Carta de Martí Batres a César Camacho

STAFF:Matrix Noticias/CanalMatrix HD/Por: Lucia Lopez/Redacción

Acabamos de enviar a los medios la siguiente carta abierta al dirigente nacional del PRI:

Dr. César Camacho Quiroz
Presidente del Comité Ejecutivo Nacional del PRI
Presente

Dice el filósofo alemán Federico Nietzsche que “nada cambia, sólo se convierte en lo que ya era” y el partido que usted dirige es la prueba inequívoca de la solidez de esta afirmación. Luego de 85 años de su fundación su partido conserva sus rasgos endémicos: el uso de la represión y la persecución criminal contra sus opositores.

Entre el PRI de Díaz Ordaz y el PRI de Peña Nieto no hay diferencia. En 1968 el gobierno mató a los estudiantes y luego metió a la cárcel a sus dirigentes. Los asesinos quedaron libres. En el 2006, el gobernador del estado de México mandó a la policía a reprimir y violar a las mujeres de Atenco. Dos menores fueron asesinados. A la cárcel fueron a dar los dirigentes del pueblo y no los asesinos.

Ahora, el gobierno del PRI pretende vincular a las víctimas y a los opositores del régimen con grupos delincuenciales mientras protege en los hechos a los autores materiales e intelectuales de ese horrendo crimen ocurrido en Iguala contra los normalistas de Ayotzinapa. Es verdaderamente inadmisible la práctica de criminalizar a víctimas y opositores.

Pedir, como usted lo hace, que Andrés Manuel López Obrador sea citado a declarar sobre el tema de José Luis Abarca lo interpreto como un acto de encubrimiento para evitar la ubicación de los verdaderos responsables, o en el mejor de los casos, de desesperación e impotencia por la incapacidad de su gobierno de dar respuestas satisfactorias a los familiares de los 43 jóvenes estudiantes de la Normal de Ayotzinapa que permanecen desaparecidos.

Sus declaraciones resultan aún más ridículas tomando en cuenta que vienen de un doctor en derecho. López Obrador no cuenta con un aparato policiaco y de inteligencia como sí lo tiene Enrique Peña Nieto, quien a pesar de todo eso y de su responsabilidad como Presidente aparece retratado amistosamente con José Luis Abarca. ¿De verdad ni el Cisen, ni la PGR, ni la Policía Federal alertan a Peña Nieto sobre los personajes con los que se reúne?, ¿De verdad todo el aparato del Estado no le dota de información a Peña Nieto sobre los gobernantes y políticos ligados al narcotráfico?, ¿De verdad tenemos un gobierno tan endeble?, ¿De verdad Abarca actuó durante tanto tiempo sin que los aparatos de inteligencia del Estado lo supieran?
Estamos ante un caso de tremenda incapacidad o de plano, de abierta complicidad.

Usted dice que AMLO no actuó contra Abarca aunque le dieron un documento. Pero quien no actuó fue el Procurador General de la República, quien tenía facultades y atribuciones para hacerlo.

Dice el dicho que el león cree que todos son de su condición, y usted cree que todos los candidatos a la presidencia de la república impusieron al resto de los candidatos de su partido, como hizo Enrique Peña Nieto en el PRI. En su caso, López Obrador no decidió ninguna candidatura del PRD. Ni designó a Abarca ni lo podía quitar.

La nota del Reforma y su histeria declarativa son resultado, en realidad, del enorme éxito de MORENA y del estrepitoso fracaso de EPN.

Por lo demás, la autoridad moral de su partido para hacer tales aseveraciones es nula. De hecho, el grupo “Guerreros Unidos” está diseñado con base en el modelo de “Los Halcones” y otros grupos paramilitares usados en numerosas matanzas realizadas por gobiernos del PRI, como las de Tlatelolco, 10 de junio, Acteal, Aguas Blancas, El Charco, El Bosque y muchas otras.

Ahora bien, si se trata de apoyarse en informaciones periodísticas lo invito a que declaren usted y Enrique Peña Nieto acerca de las revelaciones hechas por diversas publicaciones sobre el lavado de dinero del cártel de los Beltrán Leyva en la empresa financiera Monex, misma utilizada por el PRI para la triangulación de recursos a su campaña.

Para terminar le recuerdo que el tema de fondo no son sus desgracias políticas sino la aparición con vida de los 43 estudiantes desaparecidos y esa es una responsabilidad ineludible del gobierno que aún encabeza su partido. El gobierno de Peña Nieto no podrá tapar el sol con un spot o con un escándalo. La sociedad quiere a los muchachos con vida, con sus familiares y en su escuela.

Martí Batres Guadarrama
Presidente del CEN de Morena

Normalistas fueron entregados a militares, acusa el EPR

STAFF:Matrix Noticias/CanalMatrix HD/Por: Lucia Lopez/Redacción/Con informacion: APRO

OAXACA, Oax. (apro).- El Ejército Popular Revolucionario (EPR) sostiene que los 43 normalistas desaparecidos fueron entregados a militares en misión contrainsurgente, lo que confirma que el caso Ayotzinapa es “un crimen de Estado con motivaciones políticas, dirigido contra jóvenes activistas de la Federación de Estudiantes Campesinos de México (FECSM)”.

Su afirmación la soporta en la cercanía geográfica del 27 Batallón de Infantería con las tumbas clandestinas, situación que “comprueba una vez más el origen de la mano criminal (y) reafirma que los autores materiales de estas ejecuciones extrajudiciales es el mismo Ejército federal en coordinación con los demás cuerpos policiaco-militares-paramilitares”.

El grupo guerrillero insistió en que los “misteriosos civiles a los que supuestamente les fueron entregados los normalistas son militares en misión contrainsurgente de paramilitarismo para fabricar el crimen perfecto endosado a los delincuentes, el cual a estas alturas se les desdibuja y aflora tal cual es: un crimen de Estado con motivaciones políticas”.

La FECSM es una organización estudiantil creada en 1935 y conformada por 16 Escuelas Normales Rurales que se encuentran distribuidas en todo el país y su principal objetivo ha sido dar educación a los hijos de campesinos y defender los derechos del pueblo.

El EPR consideró en un comunicado que todas las instituciones están involucradas en los crímenes de lesa humanidad, ya que llama la atención la “celeridad y efectividad” al encontrar fosas clandestinas, lo que confirma que eran de su conocimiento y control, desde policías-militares hasta el generalato.

Los insurgentes también acusaron al gobierno mexicano de saber perfectamente el paradero y situación no sólo de los 43 normalistas detenidos-desaparecidos, sino de más de 70 mil mexicanos en esa inhumana condición.

Los eperristas piensan que la verdad histórica de este abominable caso debe conocerse, es decir, se deben saber cuáles fueron los motivos, ya sean políticos o sociales, respecto de las decenas de restos humanos encontrados.

También debe ser una exigencia más del pueblo conocer las identidades y exigir castigo a los responsables de estos crímenes.

El EPR recalcó que el gobierno insiste en imponer una burda maniobra para sostener contra viento y marea la tesis de la autoría del crimen organizado.

Y es que “desde la posición perversa del Estado ahora se pretenden diluir los motivos políticos y revertir la acción de la justicia hacia los 43 detenidos-desaparecidos y normalistas en general, al revictimizar y criminalizar, desde la PGR, a los normalistas de Ayotzinapa vinculándolos con el narcotráfico”.

También, agregaron los rebeldes, este crimen de Estado es el resultado de años de una campaña permanente de criminalización desde los monopolios de la comunicación y sus voceros contra el normalismo rural, la juventud y la lucha popular que se solidariza con las causas justas.

“Que se sepa en todo México y en todo el mundo que políticos de oficio de toda laya, y lo más pusilánime de las plumas mercenarias, intelectuales orgánicos del régimen y empresarios oligarcas también, son responsables de todos los crímenes que se han estado cometiendo contra el pueblo, al ser parte fundamental del engranaje represivo”, puntualizaron.

El grupo insurgente dijo que “no basta con la ‘científica localización-detención’ del denominado ‘A5’ y su cónyuge, con la licencia a modo del gobernador figueroísta Ángel Aguirre y las renuncias de funcionarios menores, porque el cerebro y la mano criminal permanecen intactos y protegidos por el estado de derecho oligárquico que les da fuero e impunidad a los criminales de Estado”.

Luego reiteraron que la movilización y resistencia popular deben continuar en combinación con la generalización de las acciones políticas de masas que golpeen los puntos nodales que sostienen a la dictadura del capital.

Finalmente plantearon consignas como “¡Ayotzinapa somos todos¡”, “Porque el color de la sangre jamás se olvida, el pueblo clama que los masacrados deben ser vengados”, e insistieron en ¡Presentación con vida de los 43 normalistas de Ayotzinapa detenidos-desaparecidos por el Estado!

OAXACA, Oax. (apro).- El Ejército Popular Revolucionario (EPR) sostiene que los 43 normalistas desaparecidos fueron entregados a militares en misión contrainsurgente, lo que confirma que el caso Ayotzinapa es “un crimen de Estado con motivaciones políticas, dirigido contra jóvenes activistas de la Federación de Estudiantes Campesinos de México (FECSM)”.

Su afirmación la soporta en la cercanía geográfica del 27 Batallón de Infantería con las tumbas clandestinas, situación que “comprueba una vez más el origen de la mano criminal (y) reafirma que los autores materiales de estas ejecuciones extrajudiciales es el mismo Ejército federal en coordinación con los demás cuerpos policiaco-militares-paramilitares”.

El grupo guerrillero insistió en que los “misteriosos civiles a los que supuestamente les fueron entregados los normalistas son militares en misión contrainsurgente de paramilitarismo para fabricar el crimen perfecto endosado a los delincuentes, el cual a estas alturas se les desdibuja y aflora tal cual es: un crimen de Estado con motivaciones políticas”.

La FECSM es una organización estudiantil creada en 1935 y conformada por 16 Escuelas Normales Rurales que se encuentran distribuidas en todo el país y su principal objetivo ha sido dar educación a los hijos de campesinos y defender los derechos del pueblo.

El EPR consideró en un comunicado que todas las instituciones están involucradas en los crímenes de lesa humanidad, ya que llama la atención la “celeridad y efectividad” al encontrar fosas clandestinas, lo que confirma que eran de su conocimiento y control, desde policías-militares hasta el generalato.

Los insurgentes también acusaron al gobierno mexicano de saber perfectamente el paradero y situación no sólo de los 43 normalistas detenidos-desaparecidos, sino de más de 70 mil mexicanos en esa inhumana condición.

Los eperristas piensan que la verdad histórica de este abominable caso debe conocerse, es decir, se deben saber cuáles fueron los motivos, ya sean políticos o sociales, respecto de las decenas de restos humanos encontrados.

También debe ser una exigencia más del pueblo conocer las identidades y exigir castigo a los responsables de estos crímenes.

El EPR recalcó que el gobierno insiste en imponer una burda maniobra para sostener contra viento y marea la tesis de la autoría del crimen organizado.

Y es que “desde la posición perversa del Estado ahora se pretenden diluir los motivos políticos y revertir la acción de la justicia hacia los 43 detenidos-desaparecidos y normalistas en general, al revictimizar y criminalizar, desde la PGR, a los normalistas de Ayotzinapa vinculándolos con el narcotráfico”.

También, agregaron los rebeldes, este crimen de Estado es el resultado de años de una campaña permanente de criminalización desde los monopolios de la comunicación y sus voceros contra el normalismo rural, la juventud y la lucha popular que se solidariza con las causas justas.

“Que se sepa en todo México y en todo el mundo que políticos de oficio de toda laya, y lo más pusilánime de las plumas mercenarias, intelectuales orgánicos del régimen y empresarios oligarcas también, son responsables de todos los crímenes que se han estado cometiendo contra el pueblo, al ser parte fundamental del engranaje represivo”, puntualizaron.

El grupo insurgente dijo que “no basta con la ‘científica localización-detención’ del denominado ‘A5’ y su cónyuge, con la licencia a modo del gobernador figueroísta Ángel Aguirre y las renuncias de funcionarios menores, porque el cerebro y la mano criminal permanecen intactos y protegidos por el estado de derecho oligárquico que les da fuero e impunidad a los criminales de Estado”.

Luego reiteraron que la movilización y resistencia popular deben continuar en combinación con la generalización de las acciones políticas de masas que golpeen los puntos nodales que sostienen a la dictadura del capital.

Finalmente plantearon consignas como “¡Ayotzinapa somos todos¡”, “Porque el color de la sangre jamás se olvida, el pueblo clama que los masacrados deben ser vengados”, e insistieron en ¡Presentación con vida de los 43 normalistas de Ayotzinapa detenidos-desaparecidos por el Estado!

“Tenemos que empezar un movimiento generalizado que cambie la situación”

STAFF:Matrix Noticias/CanalMatrix HD/Por: Lucia Lopez/Redacción

Se ha escrito tanto sobre los acontecimientos en Iguala y principalmente sobre los 43 normalistas desaparecidos (y no es para menos), que nos hemos olvidado un poco de los sobrevivientes del trágico 26 de septiembre. Algunos lograron escapar con vida e ilesos del violento escenario, pero ahora están en pie de lucha demandado la aparición con vida de sus 43 compañeros.

El testimonio de uno de los sobreviviente, desde interior de la Normal Rural de Ayotzinapa, sobre los temores, las preocupaciones y los proyectos de autogestión en los que parece desembocar este histórico acontecimiento que promete ser un parteaguas en la vida política y social del país. Un provocador llamado a la sociedad.

Conclusión: la organización social es el primer paso:

“Tenemos que empezar un movimiento generalizado que cambie la situación, que podamos tomar en nuestra propias manos la Justicia y la Seguridad, ya hay precedentes[…] es una alternativa, hay más alternativas, hay que explorarlas todas.”
“Si las instituciones no funcionan, pues ¿qué vamos a hacer?”
Omar García

Reprueban The Economist, The New York Times y The Washington Post el Mexico Murder de Peña Nieto

STAFF:Matrix Noticias/CanalMatrix HD/Por: Cecilia Cordova S/Redacción/ TEXTO: Jenaro Villamil/@JenaroVillamil

Del Mexican Moment al Mexico Murder. Así se pueden resumir los tres artículos más recientes de tres medios impresos de referencia entre las élites norteamericana y anglosajona frente a la crisis de las narcofosas, las matanzas de Tlatlaya e Iguala y la desaparición de los 43 normalistas. Primero, The New York Times publicó en su primera plana hace dos días que su mandato pasa por una crisis de decadencia en materia de derechos humanos. El viernes, The Economist fue más duro en un artículo titulado “Cuando la Crisis Sale de Control” en el que relaciona las matanzas de Tlatlaya e Iguala. The Washington Post hizo suya la frase de que ante la proliferación de fosas, el gobierno peñista vive el Mexico Murder.

“Las dos atrocidades –Tlataya e Iguala- parecen lo suficientemente serias para cambiar el rumbo del gobierno de dos años del presidente Enrique Peña Nieto quien ha priorizado las reformas económicas y subestimado la ley y el orden como manera de modernizar a México, sin reconocer que ambas son igual de importantes”, advirtió el artículo de The Economist.

La misma revista que publicó textos muy loables a su reforma energética, advirtió en este análisis que “al margen de los secuestros, lo que es especialmente aterrador son las afirmaciones de que el crimen organizado gobierna Iguala, al instalar a dos de los suyos –el alcalde y su esposa- quienes usan a la policía municipal para saldar cuentas violentamente con escaso temor de ser aprehendidos”.

“La falta de confianza de los mexicanos en las autoridades a cargo de la procuración de justicia significa que el número de crímenes no investigados, así como el total de delitos, es apabullante”, afirma The Economist. El análisis viene acompañado de una gráfica donde demuestra que los delitos no investigados o no reportados en México crecieron de 92 a 93.8 por ciento entre 2010 y 2013.

En su remate, el análisis de The Economist no deja espacio para el optimismo: “tres cargadas palabras resumen el reto que ahora enfrenta Peña y México en su conjunto: impunidad, rendición de cuentas y gobernabilidad”.

Por su parte, The New York Times afirmó que la crisis del crimen organizado en México durante el gobierno de Peña Nieto “podría ser peor del o que han admitido las autoridades”.

“La proliferación de fosas en Guerrero –incluidos 28 cuerpos humanos calcinados que resultaron no ser los normalistas- arroja nuevas dudas sobre el conteo del gobierno, potencialmente apuntando hacia un número más grande de muertos que no han sido contados”.

The Washington Post indicó que Iguala es conocido como un “basurero humano” y describió la crisis reciente como “una parada más en la rueda de la fortuna del horror, reforzando la creencia de que hay fosas clandestinas en todo el país donde se han esfumado un número incalculable de mexicanos”.

El diario de la capital norteamericana concluyó en su texto que las fosas no son las primeras pero “han destrozado la campaña de relaciones públicas de EPN para desviar la atención internacional de los fracasos en materia de seguridad”.

TeleSUR en México: Ayotzinapa sufre la impunidad

STAFF:Matrix Noticias/CanalMatrix HD/Por: Cecilia Cordova S/Redacción/Con Informacion: TeleSUR

En una crónica especial teleSUR te muestra la realidad de la inseguridad imperante en México, tema que se mantiene en la palestra pública por la desaparición de 43 estudiantes de la Normal de Ayotzinapa tras una arremetida policial.

La inseguridad en México ataca directamente al sector estudiantil. Mediante un trabajo especial realizado por teleSUR, varios jóvenes confesaron que se sienten a la intemperie y acosados por las fuerzas gubernamentales.

Los testimonios de los sobrevivientes de la arremetida en Iguala (municipio del estado de Guerrero, sur de México), reflejan como los jóvenes, estudiantes humildes del estado que defienden la histórica revolución mexicana, vivieron la barbarie de la represión policial por efectuar acciones de calle contrarias al Gobierno.

Ayotzinapa siempre ha sido símbolo de la lucha social, pero el Gobierno parece haber recrudecido sus métodos para frenar sus ideales. Más de 20 fosas clandestinas han sido encontradas en los últimos días y en algunas de ellas implementos estudiantiles.

En contexto

Entre el 26 y 27 de septiembre, la policía de Iguala disparó contra los autobuses donde se trasladaban los estudiantes normalistas, hecho que dejó a seis personas muertas (una con signos de tortura) y 17 heridas, además de 58 estudiantes desaparecidos, de los cuales 15 aparecieron, uno de ellos muerto.

La indignación global por el caso también se sustenta en la aparente inacción del Gobierno nacional y su falta de respuestas en un caso de desaparición masiva y a la luz pública. Los familiares de los jóvenes, que llevaban a cabo una protesta contraria al Gobierno regional, han asegurado que no confían en la claridad de la investigación del caso.

teleSUR te invita a conocer en detalle el Caso Iguala

La mejor inversión en México es combatir la pobreza, dice Slim

STAFF:Matrix Noticias/CanalMatrix HD/Por: Cecilia Cordova S/Redacción/Con informacion: Roberto González Amador, enviado y Mariana Chávez, corresponsal

Querétaro, Qro. La mejor inversión que se puede hacer en México es la encaminada a combatir la pobreza en que vive una vasta capa de la población, aseguró este domingo el empresario Carlos Slim Helú.

En la medida en que más personas se incorporan al trabajo, reciben un ingreso y ello fortalece la economía, dijo. “Es una forma de retroalimentar el crecimiento, que se sustente no sólo en la exportación, sino en el mercado interno y la demanda interna”, sostuvo, al participar en la apertura de la décimo segunda edición del foro “México cumbre de negocios”.

“En México somos 120 millones de habitantes. La población económicamente activa es de 48 millones de personas, de las cuales sólo 20 millones tienen seguridad social. Quiere decir que hay 28 millones de personas, la mayoría en la informalidad, que no tiene seguridad social. Lo que hay que hacer es inversión en las actividades económicas generadoras de empleo e invertir mucho en educación”, aseguró Slim, cuya familia es la principal accionista de América Móvil.

Slim Helú cerró la primera sesión del foro, que es convocado cada año por el empresario Miguel Alemán Velasco, para hablar sobre las iniciativas que requiere el país para impulsar ya el crecimiento económico.

Planteó las opciones que se abren con la apertura al capital privado en el sector energético, la construcción de infraestructura, el turismo y la rehabilitación de centros urbanos para acercar a la población a sus centros de trabajo, alternativas en las que –a través de sus diferentes empresas—ya participa activamente.

“La riqueza es una responsabilidad, un compromiso y no un privilegio”, respondió Slim Helú cuando un asistente a la sesión, Alejandro González, de Puebla, lo interrogó respecto de la paradoja de que en el país la mitad de población viva en pobreza y al mismo tiempo uno de sus ciudadanos, el propio Slim, sea el hombre más acaudalado del mundo.

“Nadie se lleva la riqueza cuando se muere, hay que manejarla con sobriedad. Lo importante es que se invierta. Lo que hay que mejorar de manera sustancial es el ingreso. Si mañana repartimos todas las acciones de Petróleos Mexicanos o de Teléfonos de México, no le sirven de nada a las personas. Lo que van a hacer es venderlas. Lo que necesitan es un ingreso para vivir mejor, tener una casa, educar a sus hijos.

“Lo que es indispensable”, afirmó Slim, “es que invirtamos cada vez más en sectores formales de alta actividad y que las personas puedan tener buenos sueldos para vivir bien”.

Presidente del consejo de administración de Impulsora del Desarrollo y el Empleo en América Latina (IDEAL), una firma de infraestructura, Slim agregó: “Si se me preguntara cuáles son los atractivos para un obrero, respondería: tener un buen trabajo, que sea un trabajo seguro; tener seguridad en el retiro, salud para sus hijos, educación para sus hijos y una vivienda”.

Gremio de maestros de California se une al reclamo por desaparecidos

STAFF:Matrix Noticias/CanalMatrix HD/Por: Cecilia Cordova S/Redacción/Con informacion: laeducacion.us

Los Ángeles. La organización gremial de los más de 300 mil maestros de California se solidarizó con la demanda del pueblo mexicano al gobierno de Peña Nieto para que aparezcan con vida los 43 normalistas de Ayotzinapa.

El presidente de la Asociación de Maestros de California, Dean Vogle, suscribió una carta en la que exige que se haga una investigación a fondo para saber dónde están los estudiantes y que se castigue a los responsables.

Unas 300 personas marcharon esta mañana desde la Plaza Olvera, donde el 11 de septiembre de 1781 una cuarentena de mexicanos fundaron esta ciudad, con destino a la sede del consulado mexicano, pero antes entraron al céntrico hotel Bonaventure, donde se realiza una reunión estatal de maestros. Ingresaron ritando consignas, cantando y tocando tambores, lo que llamó la atención de los cientos de presentes.

A decir de empleados de seguridad, es la primera ocasión que ocurre una manifestación dentro de ese sitio, de los más modernos del centro angelino. El líder de los maestros les había concedido tiempo para que los manifestantes se comunicaran con los más de 300 asistentes, pero no pudieron hacerlo porque llegaron retrasados.

Sin embargo,  el dirigente comunitario Daniel Montes habló en el vestíbulo ante unos 100 maestros y les pidió su solidaridad con el pueblo de Guerrero. La adhesión fue inmediata.

Hubo múltiples expresiones de apoyo de los mentores. La maestra Kelly Flores afirmó que es inadmisible la desaparición de los normalistas. También fustigó la política neoliberal de Peña Nieto, porque “empobrece al pueblo y propicia la violencia”.

En la marcha participaron miembros de la Unión de Barrio, del Frente de la Resistencia, de Alerta Cali, de la Coalición de Inmigración del Sur de California. Del hotel fueron al consulado mexicano, donde a menudo se realizan protestas por la desaparición de los normalistas.

Canta Blades por normalistas al cierre del Cervantino

STAFF:Matrix Noticias/CanalMatrix HD/Por: Cecilia Cordova S/Redacción/Con informacion: La Jornada

Guanajuato, Gto. Con un explosivo concierto, con un profundo contenido social, cerró el compositor Rubén Blades, la 42 versión del Festival Internacional Cervantino, en la Alhóndiga en Guanajuato.

Durante su concierto, Blades cantó, comentó y se solidarizó con los 43 estudiantes desaparecidos en Ayotzinapa, en el estado de Guerrero.

Interpretó festivas composiciones que han perdurado al paso del tiempo, así como canciones que tienen que ver con el racismo, la violencia doméstica, con Gabriel García Márquez, la literatura y la salsa y los curas que defienden a los pobres.

Por más de dos horas y media Blades abarrotó y puso a moverse y bailar a los asistentes de la cláusula del FIC, concluyendo con las conocidas canciones Pedro Navajas, Plástico y haciendo un llamado que le da nombre a la combativa canción: Prohibido olvidar.

Presenta Magdalena Nuñez proposiciones a favor de los municipios

STAFF:Matrix Noticias/CanalMatrix HD/Por: Melissa Hernandez/Redacción

Boletin de prensa #059

Palacio Legislativo de San Lázaro a 21 de Octubre de 2014

* Necesario instrumentar programas y acciones de organismos públicos en coordinación con el Municipio.

En congruencia con su constante labor legislativala Diputada Magdalena Núñez Monreal propuso ante el pleno de la Cámara de Diputados tres proposiciones con punto de acuerdo que atienden diferentes problemáticas que enfrentan los municipios del país.

En la primera proposición, la Legisladora por el Partido del Trabajo exhortó al Archivo General de la Nación a coordinar con el ámbito de gobierno municipal las acciones necesarias que coadyuven a enriquecer el patrimonio documental de México, así como para difundir y acercar a sus gobernados los servicios que proporciona.

Al respecto, la Diputada argumentó; “el Archivo General de la Nación es un organismo público descentralizado que de conformidad a su marco jurídico, es el órgano rector de la archivística nacional que debe custodiar, ordenar, describir y conservar los documentos que conforman su acervo, con el fin de facilitar y promover la consulta y aprovechamiento público, por lo que la impetrante de la presente proposición considera indispensable contribuya al desarrollo del basamento celular de nuestra Nación que es el Municipio, mediante la coordinación con el ámbito de gobierno municipal, ya que en él existe una bagaje de información histórica y documental de gran valía y al propio tiempo el municipio es el espacio idóneo para difundir y acercar a sus gobernados los servicios que proporciona tan importante entidad, como acervos gráficos, atención a grupos académicos, procedimientos de autorización para publicar determinados contenidos, fondos documentales, hemeroteca, entre otros”.

En otra de las proposiciones, la Diputada Núñez expresó la necesidad de que el Instituto Mexicano de la Juventud implemente las políticas públicas necesarias para contribuir al fortalecimiento del ámbito de gobierno municipal, mediante el impulso democrático de los jóvenes.

La también Secretaría de la Mesa Directiva expresó que los órdenes de gobierno federal y estatal, deben reconocer la existencia del orden jurídico municipal y en consecuencia contribuir a su desarrollo, por lo tanto es responsabilidad de la administración pública centralizada y paraestatal, tanto en el orden federal como estatal, así como de los propios órganos constitucionales autónomos, establecer los mecanismos necesarios en el ámbito de su competencia para transferir al municipio facultades, junto con los recursos necesarios, para que el gobierno municipal pueda ponerlos al servicio de la sociedad y de esta manera fortalecer el ámbito competencial del Municipio.

“Se requiere el empoderamiento de la juventud en las diversas tareas de gobierno municipal”, sostuvo la Diputada.

Así mismo, en la tercera proposición con punto de acuerdo, Magdalena Núñez exhortó a la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros a implementar las acciones necesarias para contribuir al fortalecimiento del ámbito de gobierno municipal, mediante la instrumentación de un programa específico para la protección y defensa de los derechos e intereses de los empleados municipales.

Señaló la necesidad de que dicha Comisión instrumenté un programa específico orientado a la protección y defensa de los derechos e intereses de los empleados municipales, que comprenda de manera integral programas educativos y de otra índole en materia de cultura financiera, como lo establece la Ley de Protección y Defensa al Usuario de Servicios Financieros.

Finalmente la Legisladora por Zacatecas se comprometió a seguir impulsando acciones que beneficien al municipio.

¡Urgente, urgente, que renuncie el presidente!

STAFF:Matrix Noticias/CanalMatrix HD/Por: Melissa Hernandez/Redacción/ TEXTO: Alonso Urrutia y Arturo Sánchez Jiménez / La Jornada /23/10/2014

PADRES DE LOS NORMALISTAS DAN DOS DÍAS DE PLAZO AL GOBIERNO PARA QUE APAREZCAN

  • Si no hay respuesta, que se atengan a las consecuencias, advierten

  • Miles de estudiantes marchan al Zócalo; exigen la salida de Peña Nieto y Aguirre Rivero

  • No somos todos, nos faltan 43, decía una pancarta como epígrafe de la movilización que reunió a decenas de miles de estudiantes que exigieron la presentación con vida de los 43 normalistas de Atotzinapa.

Del Zócalo a Paseo de la Reforma, la masa estudiantil entró en ebullición, con irreverencia e indignación. Confluencia de pasiones de decenas de miles que salieron a las calles –en una de las movilizaciones más nutridas de los años recientes– para hacer tabla rasa de los políticos y sin distingo de cargos, federales o estatales, sentenciaron de manera sumaria:¡Asesinos! O acaso ya tienen identificado al culpable, como señaló una pancarta de la Facultad de Filosofía y Letras: Ayotzinapa, fue el Estado.

Fue una ebullición con tintes de rebelión. El destino de los 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa catalizó el drama de los desaparecidos que arrastra el país desde hace años y que ahora es repudiado a coro por los jóvenes que reclaman: “PRI, PAN, PRD=narcogobierno”, un gobierno al que sin regateos le imputan la responsabilidad principal en la tragedia de Ayotzinapa.

Nos arrancaron tanto que hasta el miedo se llevaron, decía una de las miles de pancartas enarboladas en el Día de Acción Global por Ayotzinapa, cuya convocatoria unificó ayer a la comunidad estudiantil que salió a las calles en una marcha multitudinaria. A saber las cifras, pero cuando los padres de los jóvenes desaparecidos comenzaban a hablar frente a las puertas de Palacio Nacional, el último contingente sorteaba la glorieta de Colón y pasadas las 21:30 horas ingresaba a la Plaza de la Constitución.

Muerte, sangre, corrupción

Incontables escuelas hicieron acto de presencia en la movilización e insólitamente entre ellas hubo grupos del Instituto Tecnológico Autónomo de México. Cada conjunto se esforzó por plasmar su identidad escolar, pero hubo denominadores comunes que los unificaron en la protesta: muerte, sangre, corrupción, desaparecidos.

Y algo más: gran parte de los contingentes llevaron a niveles más altos la responsabilidad de los hechos de Ayotzinapa y corearon: ¡Fuera Peña!

En la vanguardia de la movilización, padres y madres de los normalistas desaparecidos. Con la tristeza a cuestas llevaban consigo los retratos de sus hijos, de quienes nada saben desde hace 27 días. Caminaron en silencio la mayor parte del trayecto, pero a ratos algunos desahogaron su impotencia y exigieron, por enésima vez, la renuncia del gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre Rivero, y que se castigue a los culpables de los homicidios y desapariciones de normalistas, para rematar con una advertencia: si las autoridades estatales y federales no pueden hacer justicia, que se vayan todos.

Alexander, ¡vivo!; Martín, ¡vivo!; Carlos, ¡vivo! Uno a uno se pasó lista a los estudiantes desaparecidos mientras la manifestación recorría Paseo de la Reforma y avenida Juárez rumbo al Zócalo.

El paso de los familiares de los normalistas y de sus compañeros de estudios fue atestiguado por miles de personas que formaron vallas a los costados de los contingentes a lo largo de Reforma.

Con enormes retratos de los jóvenes desaparecidos, la vanguardia del contingente entró al Zócalo. Se colocó en la parte central del templete, desde el cual los oradores recordaron una y otra vez: Nos faltan 43 compañeros, a quienes dejaron 43 sillas vacías para patentizar su ausencia. Tres sillas más tenían una veladora, para recordar a los normalistas que fallecieron aquella noche.

El gobierno no nos ha respondido como debería. Le demandamos que nos dé respuesta lo más pronto que pueda. Les vamos a dar dos días más; si no, tomaremos otro tipo de medidas. Que se atengan a las consecuencias, dijo desde el templete uno de los hombres cuyos hijos no aparecen.

Otro de los padres señaló que en Ayotzinapa la gente se está organizando para buscar a los que se llevaron a sus hijos. Y reiteró: Les damos dos días o vamos a tomar otras acciones.

Casi cuatro horas de movilización

Convocada para las 18 horas, la marcha se retrasó ante la interminable confluencia de contingentes que llegaron a las inmediaciones del Ángel de la Independencia, que padeció el embate de la indignación de los jóvenes, mientras la policía capitalina estuvo ausente o, al menos, desplegados de forma discreta.

La intensidad de las consignas dio cuenta de la relatividad del tiempo en esta tragedia. Entre la parsimonia gubernamental para esclarecer los hechos y el apremio, con tintes de emergencia nacional, que para la comunidad estudiantil tiene conocer el destino de los 43 desaparecidos.

La lucha tuvo varias formas de expresión. En las inmediaciones del Ángel de la Independencia varios jóvenes desafiaron la solemnidad del monumento y embozaron a las petrificadas mujeres que simbolizan la justicia, la paz y la ley. Parecía demasiada ironía para los tiempos que vive el país y optaron por ocultarles el rostro.

Antes de salir, el contingente del Instituto Nacional de Bellas Artes dio muestras de su particular forma de protesta: la danza y la música contra el horror de Ayotzinapa. Vestidos de negro, varios jóvenes improvisaron una danza ¿por la vida o por la muerte? La interpretación fue celebrada por la masa que remató con gritos en demanda de la aparición de los normalistas.

Otro grupo de estudiantes optó por el desnudo. Los cuerpos de las mujeres de la Escuela Nacional de Antropología e Historia cubiertas con pintura que simulaba la sangre de un país violento, y la consigna: No más muertes.

Porque la agresión contra los jóvenes debe atraer la atención social, porque nuestros cuerpos desnudos muestran la indefensión en la que estamos los estudiantes, explicó una alumna.

La diversidad de la protesta fue del silencio casi con tono de procesión hasta el legendario estribillo contra el ¿viejo régimen?: ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos! Algunos grupos con rítmica música taladraron las calles con esa añeja consigna.

Entre la gran cantidad de grupos estudiantiles se intercalaron organizaciones sociales que añadieron al reclamo popular sus propias demandas: el Sindicato Mexicano de Electricistas, los campesinos de San Salvador Atenco y representantes del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, entre otros.

La enorme columna de manifestantes (50 mil personas, según el Gobierno del Distrito Federal) hizo imposible la confluencia de todos en el mitin central. Padres, madres y normalistas de Ayotzinapa demandaron desde el templete la salida de Enrique Peña Nieto y de Ángel Aguirre Rivero, cuando gran parte de la multitud apenas ingresaba a la avenida 5 de Mayo.

Mientras algunos oradores desahogaban a las puertas de Palacio Nacional sus sentimientos de rabia, dolor, tristeza e indignación, o todos juntos, el Zócalo se llenaba paulatinamente de centenares de veladoras que rodearon el asta bandera. En amplios espacios de la Plaza de la Constitución la consigna política dio paso al silencio, mientras las luces de las veladoras ardían en memoria de los desaparecidos.

La marcha concluyó pasadas las 22:30 horas. Asistieron casi todas las escuelas de la región, aunque una pancarta fue el epígrafe de la movilización: No somos todos, nos faltan 43.

Columna Invitada: Todos somo #Ayotzinapa

STAFF:Matrix Noticias/CanalMatrix HD/Por: Melissa Hernandez/Redacción/ TEXTO: Jenaro Villamil/ @jenarovillamil

La marcha estudiantil más grande en décadas retumba en el DF: Todos Somos Ayotzinapa

Antorchas, veladoras, trompetas, pero, sobre todo, un silencio impactante de decenas de miles de jóvenes en varios contingentes provenientes de todos los puntos cardinales de la Ciudad de México fluyeron como un río humano durante cuatro horas desde el Angel de la Independencia, sobre la avenida Reforma, hasta el Zócalo con un clamor: “Vivos se los llevaron, vivos los queremos”.

Aquí Todos somos Ayotzinapa, pero también todos somos normalistas, padres de familia, primos, hermanos, de los más humildes, de los más criminalizados durante décadas por un Estado que desprecia a sus maestros egresados de las normales rurales.

Todos demandan la aparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, Guerrero, secuestrados desde el 26 de septiembre, en una orgía de narcopoder protagonizada por policías municipales que, hasta hoy, nos confirmó la Procuraduría General de la República que recibieron la orden del alcalde perredista de Iguala, José Luis Abarca.

No piden la renuncia de Angel Aguirre, mandatario estatal. Para casi todos, el ex priista está hundido en las mismas 19 fosas que se han encontrado recientemente. Piden la renuncia del primer mandatario Enrique Peña Nieto y acusan a los tres grandes partidos (PRI, PAN y PRD) de estar coludidos con el “narcopoder”.

Los jóvenes anarquistas, encapuchados, encapsulados, hacen pintas en el trayecto, pero todo amago de violencia y provocación es rechazado de inmediato. Es una marcha pacífica, sin vigilancia policiaca ostentosa ni intimidante.

“No violencia, no violencia”, gritan cientos de jóvenes, muy jóvenes, de la Universidad de Chapingo, sobre la calle de Tacuba, a dos cuadras del Zócalo, cuando hubo uno de los intentos de utilizar las antorchas para incendiar una bandera del Hotel Holiday Inn.

ayotzinapa 2210 2

No pasó a mayores. La gente se vigila a sí misma. Es la intersección de una indignación largamente larvada por una guerra contra el narco que se transformó en una guerra contra los más pobres. Un etnocidio simulado. Crímenes de lesa humanidad. Desapariciones forzosas. “El país se nos volvió una narcofosa”.

Decenas de familias, oficinistas, turistas y cientos de reporteros vieron pasar una marcha que se prolongó desde las 18 horas hasta más allá de las 22 horas.

Las veladoras proliferaron en la plancha del Zócalo, donde se instaló un templete con la presencia de los padres de familia de los 43 jóvenes desaparecidos, de sus compañeros de la Escuela Normal Rural y con integrantes de otros colectivos como el Frente Popular de Defensa de Atenco.

Estamos ante la marcha más grande de los últimos años –quizá desde las jornadas del movimiento universitario del 68- sin signo partidista, sin consignas electorales y con una gran indignación que se ve en los rostros, en las mantas, en los carteles, en las pintas, en las consignas que escalan la rabia hasta Enrique Peña Nieto.

ayotzinapa 2210 3

“Podrán arrancar la vida, jamás los ideales”, proclama una manta de jóvenes de la UNAM. “En México es más peligros ser estudiante que ser narcotraficante”, reza una pancarta. “La rebeldía es arena cargada de futuro”, de la Facultad de Filosofía y Letras.

“México huele a muerte, en el dolor de una madre de su hijo desaparecido”, reza una pancarta. La porta una madre de clase media, sentada en silla de ruedas, con una bandera mexicana que ondea a media asta, en una esquina de la Catedral Metropolitana.

La imagen es un símbolo y una síntesis. Aquí las clases sociales se mezclan. Los niños bien de la Ibero marchan con los del Politécnico Nacional. Los chavos ITAM con los de la UNAM, las antiguas vocacionales con varias escuelas normales que toman por asalto el corazón de la marcha.

“Que se Atengan a las Consecuencias”

Sobre el templete instalado delante del Palacio Nacional, Rafael uno de los padres le advirtió al gobierno de Peña Nieto:

“Nomas de dos días les vamos a dar. Sino que se atengan a las consecuencias”.

Otro normalista arenga: “Hoy no va a dormir Peña Nieto”. Y los gritos en su contra, con peticiones de que renuncie se escucha con fuerza en un Zócalo con contingentes que llegan de manera intermitente.

Los integrantes del Frente de Defensa de la Tierra de Atenco se hicieron presentes. Ignacio del Valle, líder histórico de Atenco, toma la palabra. Blande su machete. Y recordó que desde hace 14 años ellos han vivido la intensa represión del gobierno peñista.

En esta concentración no hay líderes políticos. Sólo hay líderes cívicos. Y los principales son los 43 ausentes. El pase de lista de cada uno de estos jóvenes se acompañó con el grito: “Justicia, justicia”.

Columna Invitada: Tácticas para el despojo en México

STAFF:Matrix Noticias/CanalMatrix HD/Por: Melissa Hernandez/Redacción/ TEXTO: Juan Danell Sánchez

ALAI AMLATINA, 23/10/2014.-  La estrategia del caos, estructurada por el Estado mexicano para distraer la atención de la llamada opinión pública, léase sociedad, en lo referente a la entrega, al capital extranjero, de las riquezas naturales (petróleo, gas, electricidad y minería) que en conjunto representan más de 50% del producto interno bruto (PIB), hasta hoy día ha sido eficaz, aunque persiste la posibilidad de que se le salga de control. Pero, esto, es una variable que asumió el Gobierno con base en las experiencias vividas en la larga historia de represión y despojo registrada en el país.
 
En estos días en los que los mexicanos debiéramos estar más que ocupados y preocupados por las negociaciones y víspera de la licitación (febrero de 2015) de tal vez las últimas riquezas naturales que le quedan al territorio nacional, el Estado abrió tantos frentes para secuestrar la atención de la sociedad, como lo consideró necesario, y con ello evitar la oposición razonada a dicha situación. Esto último es lo que menos quieren los gobernantes.
 
Sería infantil suponer que cuando empujaron la aprobación de la Reforma Energética y sus leyes secundarias, a principios de 2014, los estrategas del Gobierno no vieron venir el desplome de los precios internacionales del petróleo (alrededor del 20%); ya que el valor del hidrocarburo es la verdadera divisa para atraer el interés de las grandes empresas trasnacionales para invertir en el sector energético de México.
 
Esta situación de la baja de los precios del crudo, aunque prevista, implica ajustes en las negociaciones del Gobierno mexicano con los inversionistas extranjeros, que vienen por todo y aún cuando en el sector energético el margen de utilidad es enorme –los costos de producción de un barril de petróleo en México, por ejemplo, es de siete dólares y se vende, en estos días, entre 77 y 80 dólares- la actual cotización del combustible fósil implica una reducción de la ganancia de entre 20 y 30 dólares por barril, comparando los precios registrados en los días de la aprobación de la Reforma Energética, con los actuales.
 
Para los dueños del capital esa diferencia de precios representan grandes pérdidas, y la única posibilidad de revertir el proceso es que los países exportadores de petróleo reduzcan su producción, así como que se eleve la demanda de crudo en el invierno, misma que no tendrá mayor problema para cubrirse con los excedentes registrados en el mercado, por lo que es poco probable que se recuperen de manera significativa los precios. En lo primero los integrantes de la OPEP ya declararon que no lo harán, en lo segundo, es una coyuntura determinada por los ciclos de la naturaleza que termina en marzo, justo un mes después de que en México se lleve a cabo la programada licitación de los energéticos.
 
Mientras tanto, el Gobierno mexicano se vio obligado a recomponer el presupuesto para 2015 con ajustes a la baja (en la Ley de Ingresos) en las proyecciones de los precios del petróleo (un dólar por barril) y el recorte del gasto en diferentes sectores, entre ellos la cultura y la producción agropecuaria.
 
Los especialistas calculan que cada dólar que cae el precio del petróleo, a México, que tiene una producción de 2.5 millones de barriles diarios, le cuesta 30 millones de dólares.
 
En cuanto a la producción de alimentos, el Programa Especial Concurrente (PEC) para 2015 resiente una reducción de seis mil 500 millones de pesos. Asimismo, la secretaría de Estado (Sedatu) encargada de garantizar la seguridad en la tenencia de la tierra, factor fundamental para darle estabilidad al campo e impulsar la producción de alimentos, plantea que 81% de los proyectos que recibe no pueden ejecutarse por falta de presupuesto. Y con esto se aleja cada vez más la autosuficiencia y seguridad alimentaria: problema histórico que ha sumergido en la miseria a 75% de los habitantes del medio rural en México.
 
4,000 núcleos agrarios afectados
 
Además, este ajuste del presupuesto para 2015, conlleva otra problemática de la que muy poco se ha hablado. Dicho por el propio procurador agrario, Cruz López Aguilar, “la intervención de la procuraduría en materia energética en el nuevo marco reglamentario (motivado por la Reforma Energética) enfrenta el reto de transitar del diagnóstico e información sobre propiedad social susceptible de ser afectada por la explotación y uso de suelo, con lo que se han identificado cerca de 4 mil núcleos agrarios (alrededor de 20% del total) que pueden demandar servicios de asesoría y representación legal.
 
“Así, también, coadyuvar en la negociación justa de contraprestaciones relativas a los pagos en materia de propiedad social, presidir asambleas generales de ejidos y comunidades, conciliación y arbitraje en conflictos agrarios y capacitación, para lo cual se requiere mayor presupuesto para 2015, cuya propuesta prevé 992.8 millones de pesos, pero se requieren mil 417 millones de pesos para atender esas nuevas funciones”.
 
Y esto trae a colación un dato que revela la realidad de los campesinos afectados por las concesiones, en este caso mineras, a los que las compañías les pagan una renta de 124 pesos por hectárea al año; así lo establece la Ley.
 
Lo que sucede en la minería es un claro ejemplo del futuro que le espera al país, y en particular al campo. Con cifras a 2010 (Camimex), este sector invirtió 3,316 millones de dólares y obtuvo un valor de la producción por 13,900 millones de dólares, es decir, sus ganancias significaron tres veces la inversión.
 
Opacidad
 
Pero estos temas se ven opacados en los medios por la coyuntura noticiosa del extremo de la inseguridad y la barbarie, personificados en los casos de la ejecución de 22 personas en Tlatlaya, Estado de México, y 43 estudiantes desaparecidos y seis asesinados, de la Normal Rural de Ayotzinapa, Guerrero, hace 25 días; información a la que el propio Gobierno le imprime relevancia, poco creíble por cierto, en su discurso, pero no solución, y que mantiene ocupadas a la prensa y la opinión pública en ella como el punto fundamental para acreditar la democracia y la justicia del régimen mexicano.
 
El caso de los normalistas toma dimensiones de protesta nacional, en la que los jóvenes estudiantes son los protagonistas, como sucediera en 1968, pero ya se dejan ver ciertas inconformidades de algunos sectores de la sociedad por las manifestaciones que interrumpen el tráfico de la capital del país, en la exigencia de la presentación con vida de los normalistas desaparecidos, así como el esclarecimiento y castigo a los responsables de dicha agresión.
 
Ese es un componente básico de la estrategia del estado, prolongar la solución del problema, que generalmente nunca llega, para desgastar los mecanismos de protesta y exigencia de justicia de los afectados, como son las manifestaciones masivas, de tal manera que por su forma de expresión y la falta de conciencia del grueso de la sociedad, ante este tipo de situaciones, se aíslen y pierdan la solidaridad y apoyo de la población, con lo que, también, acotan su fuerza.
 
En 1968 la estrategia culminó con la masacre de estudiantes en Tlatelolco el 2 de octubre, con lo que el Estado disolvió la protesta y el Gobierno logró su objetivo de tener “unas Olimpiadas en santa paz”.
 
En los días corrientes la estrategia está por llegar a su etapa más álgida con las manifestaciones en apoyo a Ayotzinapa, que este miércoles (22) da una muestra de fuerza extraordinaria con una megamarcha que culmina en el Zócalo de la Ciudad de México, sin que ello garantice la respuesta favorable por parte del Gobierno a dicho caso. Y, mientras, el despojo, y entrega al capital extranjero, de las riquezas naturales en materia energética y las consecuencias de esto para el país, en cuanto a costo social y económico, es un hecho irreversible.
 
– Juan Danell Sánchez es reportero mexicano, especializado en temas del campo, indígenas y derechos humanos. Ciudad de México.

URL de este artículo: http://alainet.org/active/78234

Columna Invitada: Las Exigencias ante los 43 Desaparecidos

STAFF:Matrix Noticias/CanalMatrix HD/Por: Melissa Hernandez/Redacción/ TEXTO: Alfonso Hernández

¿Qué representan las movilizaciones que se multiplican en todo el país para reclamar que se halle a los normalistas desaparecidos el 26 de septiembre en Iguala, Guerrero? No se está manifestando tan solo el dolor de los padres y familiares, no responden únicamente a la indignación por la brutalidad de los policías que primeramente asesinaron a 6 personas y dejaron heridas a otras 20 (entre ellas algunas ajenas al conflicto), para después detener a los 43 estudiantes de la Escuela Normal Raúl Isidro Burgos que hoy se buscan; hay mucho más.

En las protestas surgidas por el caso de Ayotzinapa también se exclama el ¡Ya Basta! de un pueblo harto del despotismo y corrupción de las autoridades, se expresa el cansancio de vivir en la miseria, la irritación ante la serie de atropellos de los cuerpos policíacos y del ejército, el poner un hasta aquí al despropósito de los gobernantes de querer seguir engañando a un país con discursos vacíos y falaces.

Las manifestaciones populares también son la respuesta a más de 30 años de políticas económicas que tan solo han beneficiado a unos cuantos al concentrar aún más el ingreso a costa de la mayoría de la población. Según las cifras oficiales, más de 50 millones de mexicanos sobreviven en la pobreza.

Además está presente el rechazo a la sed de lucro de los partidos políticos que lo menos que les ha preocupado son los intereses ciudadanos, de manera que en estos momentos en las movilizaciones populares su representatividad es nula; ellos tan solo calculan los costos políticos y cuál candidato será ahora el que los lleve a ocupar posiciones gubernamentales.

El Presidente de la República lo que echa de menos es su imagen, tal como lo declaró recientemente al señalar que los acontecimientos de Ayotzinapa ‘han opacado’ sus logros en materia de seguridad ¿la seguridad de quién? seguramente la de los potentados y sus familias. El Ejecutivo Federal y partidos políticos comparsas preveían que con cacarear sus reformas estructurales tenían ganado el futuro; nunca hubo la menor sensibilidad acerca de los problemas sociales, seguían confiando en su mercadotecnia televisiva. Incluso a nivel internacional tales reformas dejaron de ser noticia; también en el orbe se denuncian los asesinatos de los estudiantes en Guerrero.

En un principio Peña Nieto declaraba que respecto a los sucesos en Iguala las autoridades municipales y estatales tenían que asumir su responsabilidad, es decir, que ellos investigaran y dieran las explicaciones del caso, que asumieron los costos políticos, otro poco y remedaba al clásico ‘¿y yo por qué?’ del inútil Vicente Fox, cuando se le preguntó qué medidas adoptaría ante la toma de las instalaciones del entonces Canal 40 por civiles armados pagados por Salinas Pliego, con lo que dicho canal, cabe decir,  pasó a ser parte del consorcio de TV Azteca.

En el caso de Ayotzinapa al Ejecutivo Federal el cálculo le falló, los reclamos fueron subiendo de tono y no le quedó otra opción que entrar, en un principio, ‘a coadyuvar con las investigaciones’, una vez que el presidente municipal ‘inexplicablemente’ se fugó de la entidad pese a la vigilancia policial de que era objeto. Por su parte, el gobernador del estado, Ángel Aguirre Rivero, ha sido rebasado completamente por los acontecimientos, al grado de encontrarse en un vacío de poder, pese a que el recién nombrado y flamante presidente del PRD declare lo contrario en un insípido juego de palabras.

Los gobiernos federal y estatal han tratado de tender diversas cortinas de humo que en algún momento a los priístas de cuño tal vez les funcionaron, como dar largas para que la situación se enfríe; sin embargo ahora les resultó contraproducente, cada día son más álgidos los reclamos. También y como es recurrente antes de toda investigación, culparon al narcotráfico, lo absurdo radicaba en que los titulares de las procuradurías de justicia del Estado de Guerrero y General de la República no explicaban los móviles del crimen organizado para asesinar a estudiantes que en nada perjudicaban a sus intereses, pero que a quienes sí afectaban era a la aparente estabilidad que los políticos tratan de mantener. Hay un apotegma consistente en que a la hora de buscar al culpable de un delito, debe iniciarse por sospechar de aquellos que saldrían beneficiados.

Como los artificios de los gobiernos estatal y federal no han dado los efectos esperados, se han dedicado a pregonar las actividades realizadas para hallar a los normalistas; eso tampoco importa, lo único relevante consiste en que informen dónde se encuentran los desaparecidos, de otra forma con sus discursos solo muestran su ineficacia por los nulos logros alcanzados.

Así, la Procuraduría General de la República sigue dando vueltas a una posible explicación de los hechos, como si estuviera calculando qué tesis representa los menores costos políticos, perdiendo así la poca credibilidad que aún pudiera tener. Primeramente dicen que los cuerpos hallados en las fosas clandestinas no corresponden a los normalistas de acuerdo a las pruebas periciales realizadas por ellos, pero después, el 22 de octubre corrigen que tales análisis los realizaron con las muestras de consanguinidad proporcionadas por el Gobierno del Estado de Guerrero y que por tanto, esperan los resultados de los estudios practicados por los forenses argentinos.1 Al parecer reandan un camino que habían desmentido cuando no encontraron nuevos cauces, mostrando una increíble ineptitud o para preparar su tinglado o para realizar sus funciones, o bien para ambos.

A la vez, después de varios días de las sesudas investigaciones realizadas por la Procuraduría General de la República, vuelven a retomar como móvil que los policías municipales entregaron a los estudiantes a los sicarios del narcotráfico por instrucciones del presidente municipal de Iguala para que no alteraran la celebración del cumpleaños de su esposa,2[i] la cual es hermana de un jefe del cartel denominado Guerreros Unidos, quienes supuestamente identificaron a los normalistas como pertenecientes a una banda rival. ¿En eso quieren quedar, hasta ahí tan solo quieren llegar? ¿A quiénes están encubriendo, porque tantos días para tan portentoso descubrimiento que desde el principio ya se mencionaba, que clase de negociación establecieron en ese lapso los grupos políticos involucrados?

Resulta claro que las autoridades se encuentran cada día más presionadas para dar explicaciones por las protestas sociales; también que conforme pasan las horas, surgen testimonios de que los estudiantes no se encuentran ya con vida. Lo que hasta el momento ha quedado evidenciado es el contubernio del narcotráfico y la clase política, de la ineptitud de las instituciones y de que se privilegia la reducción del costo político frente al esclarecimiento fehaciente de los hechos.

Tampoco será relevante que los partidos políticos representados en el Senado convenzan a lo que queda del empecinado gobernador de Guerrero para que renuncie; esto será el fruto de la movilización y la presión política de los guerrerenses y demás mexicanos en solidaridad. El PRD como partido político que postuló a Ángel Aguirre Rivero a la gubernatura de Guerrero, ha enseñado sus miserias una vez más, justificando con argucias jurídicas su renuencia para no iniciar el proceso que conduzca a la destitución del gobernador. Después los chuchos optaron por no hacer público su apoyo incondicional a Aguirre Rivero, como si el querer tapar el sol con un dedo constituyera una formidable estrategia política.

Incluso Morena y su insigne representante no se ha pronunciado de manera pública y contundente, también López Obrador tiene sus cálculos políticos ya que su candidato viable a la gubernatura de Guerrero para el año 2015, el recién cesado Secretario de Salud estatal, Lázaro Mazón Alonso, guarda vínculos con el exalcalde prófugo de Iguala, José Luis Abarca Velázquez; de hecho el exsecretario de salud fue quien promovió a este último ante Aguirre Rivero para que lo postulara a ocupar la presidencia municipal de Iguala por el PRD; a cambio mantenía en la nómina del municipio a otros dos hermanos Mazón Alonso. Y ahora todos ellos dicen que desconocían las actividades ilícitas de Abarca Velázquez; su menosprecio al sentido común de la ciudadanía no tiene límites ¿o es que tampoco sabían de los nexos familiares de la esposa de Abarca con el narcotráfico? La posible respuesta tiene dos opciones, que en este caso no son excluyentes: idiotez y corrupción.

Por su parte ha sido notoria la ausencia de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, su titular está más preocupado por reelegirse en el cargo y por tanto procura no afectar intereses que comprometan su carrera política; otra prueba más de que prevalece más el cálculo político a la responsabilidad pública, ese es el minúsculo tamaño de las instituciones vigentes. Por cierto, el preclaro defensor de los derechos humanos también se encuentra estrenando una mansión en el Pedregal valuada en 20 millones de pesos ¿su sueldo alcanza para ello?

En todo caso lo que se está demostrando en las diversas movilizaciones a lo largo del país es que se recuerda a los muertos de Acteal y Aguas Blancas, a los niños de la Guardería ABC, a la larga serie de asesinatos que quedan en la impunidad y a un sinfín de injusticias cotidianas. Consideraron los gobernantes éste sería un ultraje más que quedaría impune, de otra forma no puede concebirse que mandaran reprimir a los normalistas, haya sido por las manos de sus policías o de narcotraficantes en contubernio, la línea divisoria en este caso es demasiado delgada. Si algún día se llegan a esclarecer los hechos, a quienes debe apuntarse directamente es a los autores intelectuales, que por cierto nada se ha dicho al respecto por los 22 asesinados el 30 de junio pasado por el ejército en Tlatlaya, Estado de México, como si los soldados actuaran por iniciativa propia sin recibir órdenes.

Seguramente habrá voces que aparentando buenas intenciones llamen a la cordura, pero si se dirigen a ambas partes ¿no resulta demasiado ingenuo esperar que quienes han hecho de la violencia una forma de gobierno ahora si estén dispuestos a escuchar? Entonces solo queda que la parte agraviada ponga una vez más la otra mejilla; en ello radica la trampa de sus proclamas ‘pacifistas’.

Lo que el caso de Ayotzinapa demuestra es el cansancio del pueblo de vivir sin esperanzas mientras asesinan a sus hijos; exhibe el contubernio de la clase política con el crimen organizado; que la supuesta modernización del país era tan solo un mito, ya que solo busca seguir beneficiando a unos cuantos, con el consecuente deterioro social; que el PRI, PAN, PRD y demás parásitos del sistema no representan ya ni a ellos mismos.

Pero también Ayotzinapa ha ejemplificado que existen otros medios para exigir justicia, la extensa solidaridad por todo el país así lo confirma, al parecer los únicos incapacitados para apreciarlo son las élites políticas, pertenecen a otro mundo, que así sea. Lo que también ha quedado claro es que las argucias de los gobernantes pueden topar con un hasta aquí, en esta ocasión no hay duda de quienes son los culpables del artero asesinato.

1 De acuerdo a conferencia de prensa dada por el Procurador General de la República, Jesús Murillo Karam, el 22 de octubre de 2014.

2 Misma conferencia de prensa.

22 octubre 2014

Carta abierta desde el extranjero – #AyotzinapaSomosTodos

STAFF:Matrix Noticias/CanalMatrix HD/Por: Melissa Hernandez/Redacción

Vivos se los llevaron, vivos los queremos.
Vivos se los llevaron, vivos los queremos.

Aclaración: todos los que se sientan llamados a firmar esta carta, por favor, háganlo. Sus firmas contarán mucho. Mostraremos firmas tanto de académicos como de cualquier persona solidaria y en acuerdo con lo que postula la carta. Gracias totales a todos los que se suman. Seguiremos recabando firmas hasta que aparezcan con vida los 43 estudiantes en desaparición forzada.

Octubre 22 de 2014.

Lic. Enrique Peña Nieto
Presidente de la República

Lic. Miguel Ángel Osorio Chong
Secretario de Gobernación

General Salvador Cienfuegos Zepeda
Secretario de Defensa

Lic. Emilio Chuayffet Chemor
Secretario de Educación

Lic. Jesús Murillo Karam
Procurador General de la República

Lic. Ángel Heladio Aguirre Rivero
Gobernador constitucional del Estado de Guerrero

Dip. Silvano Aureoles Conejo
Presidente de la Cámara de Diputados

Sen. Miguel Barbosa Huerta
Presidente del Senado

Ministro Juan N. Silva Meza
Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación

Dr. Raúl Plascencia Villanueva
Presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos

A todas las mexicanas y los mexicanos

A todas las personas que fuera de México siguen los acontecimientos violentos recientes

A la opinión pública

A los 43 estudiantes de Ayotzinapa desaparecidos, a sus familiares y compañeros,

Académicos mexicanos y de diversas nacionalidades, radicados en el extranjero, nos unimos a las voces de preocupación por la violencia que impera en México. Los hechos ocurridos en Iguala, Guerrero el 26 de septiembre de 2014 son una de sus manifestaciones más execrables en la historia del país. No hay palabras para expresar el horror y la rabia que sentimos por el asesinato de seis personas, entre ellas tres estudiantes de la Escuela Normal “Raúl Isidro Burgos” de Ayotzinapa (uno de ellos de forma por demás salvaje), y por la desaparición, a manos del gobierno y la policía local, de otros 43 estudiantes.

Nos solidarizamos con las demandas de justicia y compartimos el dolor de las familias, amigos y compañeros de los estudiantes de Ayotzinapa. Nos indigna profundamente que ante la magnitud de los hechos el gobierno mexicano ofrezca declaraciones contradictorias y presente resultados no sólo nulos sino incluso más preocupantes: las irregularidades de la investigación aumentan cada día sin que se sepa nada respecto de la aprehensión de los culpables o del paradero de los 43 estudiantes y en cambio, se han descubierto muchas fosas más, muchos cadáveres más. ¿De qué tamaño son las fosas en este país, cuántos más caben en ellas, cuántos más esperan el mismo destino?

Hasta ahora no se han dado a conocer el nombre de los detenidos ni las líneas de investigación. Son lamentables la lentitud y la aparente negligencia con la que avanzan las investigaciones. Las propias autoridades han obstaculizado la participación de un grupo de forenses argentinos especializados en la identificación de cadáveres, y los padres de los desaparecidos se han encargado prácticamente solos de la búsqueda. Si lo ocurrido es de por sí terrible, la actitud general de los órganos de gobierno es una afrenta al sentido de humanidad y a la inteligencia de quienes observamos en la distancia. Nos indigna la manera en que las autoridades mexicanas han tratado a este grupo de estudiantes, uno de los más vulnerables del país.

La realidad que México ha mostrado al mundo es decepcionante. El caso de Iguala, sumado a muchos otros sucesos en los últimos meses, ha dejado claro que no se puede hablar ya de criminales comunes sino de la criminalidad de representantes del gobierno tanto local como estatal y federal, que por acción u omisión permitieron que esto ocurriera y ahora no parecen hacer lo necesario para resolverlo y restaurar la confianza en ese mismo gobierno. No entendemos que el gobernador de Guerrero no haya renunciado aún y que las autoridades federales estén conformes con esta situación. Todos sabemos que el gobernador estaba al tanto de la situación en Iguala —él mismo lo declaró así y aseguró que también el Ejército y la Procuraduría General de la República lo sabían. Nos preguntamos entonces, ¿qué otras situaciones de colusión entre crimen y gobierno, que ningún estado de derecho podría tolerar, son del conocimiento de las autoridades?

Escribimos porque México y su gente merecen mucho más: un verdadero estado de derecho, justicia. Ningún gobierno puede permitirse realizar ni que se realicen actos de barbarie como los acontecidos en Ayotzinapa.

Por ello, exigimos:

1. La aparición con vida de los 43 normalistas.

2. El cese de represalias y hostigamiento a los estudiantes de la Normal de Ayotzinapa, y a los estudiantes en general.

3. Que el Alcalde de Iguala con licencia, José Luis Abarca y su esposa María de los Ángeles Pineda Villa sean inmediatamente detenidos, procesados y castigados dentro del marco de la ley.

4. La renuncia del Procurador General de la República, Lic. Jesús Murillo Karam, si se demostrara que tuvo conocimiento de las acciones ilícitas del alcalde Abarca y fue omiso al respecto.

5. La inmediata dimisión de Ángel Aguirre Rivero, gobernador de Guerrero, pero también la del Lic. Iñaki Blanco Cabrera, Procurador del mismo estado y de todos los miembros del Ejército que hayan sabido, encubierto o participado en estas acciones.

6. Una investigación confiable, real y transparente, con la participación de peritos y observadores internacionales, como el Equipo Argentino de Antropología Forense.

No nos cansaremos ni dejaremos de insistir de ésta y otras maneras. Continuaremos atentos a los acontecimientos y ampliando las redes de información entre colegas, estudiantes y amistades en México y el extranjero. No podemos permitir que se repitan masacres como la del movimiento estudiantil de 1968 o la persecución y aniquilamiento de poblaciones campesinas como las de Acteal y Aguas Blancas. Ayotzinapa rebasó un límite que no debería haber sido nunca cruzado. Sumamos nuestra indignación y nuestra solidaridad para con los estudiantes normalistas mexicanos y sus familias.

Quisiéramos que los 43 desaparecidos pudieran leer esta carta algún día también. A ellos la dirigimos, pero además a todos aquellos enterrados en fosas clandestinas que no cesan de ser descubiertas, a todos los que merecen mucho más que una carta y que una protesta. Ellos merecen todo el esfuerzo de este gobierno y de los ciudadanos dentro y fuera del país. Debemos asumir nuestra responsabilidad ante esta situación inaceptable y exigir sin descanso justicia, un verdadero estado de derecho, una política al servicio y protección de la ciudadanía y total transparencia en las acciones de los funcionarios y representantes de la nación. Cada desaparecido y cada asesinado por criminales, militares o policías representan una pérdida incalculable para nuestro país. Ayotzinapa nos toca muy profundamente a todas y todos los que firmamos esta carta. Por ellos y por nosotros exigimos justicia. ¡Vivos se los llevaron y vivos los queremos!

#AyotzinapaSomosTodxs
#WeAllAreAyotzinapa
#JusticeForAyotzinapa
#JusticiaAyotzinapa

SI VIVES FUERA DE MÉXICO, PUEDES SUMARTE A ESTE ESFUERZO COLECTIVO FIRMANDO ABAJO. ESTA CARTA SERÁ PUBLICADA EN LA PRENSA INTERNACIONAL Y ENTREGADA EN CONSULADOS Y EMBAJADAS DE MÉXICO EL 22 DE OCTUBRE. SEGUIMOS RECOLECTANDO FIRMAS HASTA QUE APAREZCAN CON VIDA LOS 43 ESTUDIANTES NORMALISTAS.

IF YOU LIVE OUTSIDE MEXICO, YOU MAY WANT TO JOIN US IN THIS COLLECTIVE ENDEAVOR BY SIGNING BELOW. WE WILL PUBLISH THIS LETTER IN THE INTERNATIONAL MEDIA AND HAND IT OVER MEXICAN CONSULATES AND EMBASSIES ON OCTOBER 22nd. WE ARE STILL COLLECTING SIGNATURES UNTIL ALL OF THE 43 STUDENTS IN FORCED DISAPPEARANCE COME BACK HOME ALIVE.

ayotzinapasomostodos@gmail.com