Archivo de la categoría: Columna Invitada

#MetroBusCDMX #NoticiasMatrix2020 LA EDITORIAL: López Obrador propuso un modelo “todo nuevo”, que deseche recetas de organismos financieros #HeraldoTv #OnceNoticias #LaOctavaDigital #TelediarioEnEl6

STAFF Matrix Noticias/Canal Matrix Mx/Por: Arturo Cordova S / Por: Redacción/Con información: Ximena Arellano / Matrix Digital Mx

El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador (AMLO) aseguró que para hacer frente a la crisis económica que generó el Covid-19 se requiere un modelo del todo nuevo, que definió como Estado de bienestar igualitario y fraterno, basado en democracia, justicia, honestidad y austeridad, y destacó que el coronavirus precipitó el derrumbe del modelo neoliberal.

Foto: Imagen Ilustrativa / Agencias
Foto: Imagen Ilustrativa / Agencias
Indicó que el nuevo modelo debe desechar las recetas de los organismos financieros internacionales, supuestamente orientadas a revertir las crisis recurrente, pero que provocan nuevos ciclos de concentración de la riqueza, nuevas espirales de corrupción, crecimiento de la desigualdad, ensanchamiento de los abismos sociales entre las regiones y entre lo urbano y lo rural,
En su ensayo La nueva política económica en los tiempos del coronavirus, resaltó que el Estado debe tener como propósito principal la promoción del desarrollo para garantizar el bienestar del pueblo, dando preferencia a la población pobre. Para AMLO, la crisis actual permite visualizar nuevos horizontes y hay que aprovechar de este crítico interludio para avanzar con un renovado planteamiento de justicia social.
López Obrador sostiene que el problema de fondo no es el Covid-19, sino el sistema de organización social hegemónico basado en la explotación y la dominación de unos seres humanos sobre otros, y de todos los humanos sobre la naturaleza; y que  el neoliberalismo no es solo una teoría económica, sino un esquema completo de valores y una constelación específica de poder político y social; y por ende, el mundo posneoliberal no debe implicar un simple retorno nostálgico a las viejas teorías del estado de bienestar y las políticas keynesianas contracíclicas, sino el lanzamiento de nuevas ideas y prácticas,.
López Obrador insiste en que el nuevo planteamiento posneoliberal se debe construir a partir de las especificidades y las idiosincrasias de cada país, tras abordar la problemática actual de manera estructural e integral e invita a dejar el camino trillado de las últimas cuatro décadas y buscar uno del todo nuevo a partir de una reinterpretación de nuestra historia y tradiciones, y ratificó que el nuevo plan de gobierno es acabar con la corrupción, en vez de conseguir líneas de crédito para endeudar al país, y terminar con la impunidad a fin de liberar fondos para el desarrollo.
El presidente explicó que la meta es otorgar apoyos a 70 por ciento de los mexicanos en esa condición, y al 30 por ciento restante, que tiene mejores ingresos, nuestro modelo le da posibilidad de hacer negocios, obtener ganancias lícitas y progresar sin trabas o ataduras. Aseguró que la ratificación del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá atraerá más inversión extranjera, y sostuvo que, a pesar del coronavirus, de enero a marzo la inversión foránea fue de 10 mil 334 millones de dólares, 1.7 por ciento más que en el mismo trimestre del año pasado. “La vecindad con la economía más fuerte del mundo en las circunstancias actuales de recesión global nos ayudará a impulsar nuestras actividades productivas y a crear nuevos empleos. Es un hecho que el tratado atraerá más inversión extranjera para la industria de exportación”, señaló en el texto de 30 cuartillas.
El Presidente busca remplazar la teoría del goteo, según el cual si llueve fuerte arriba gotea abajo, como si la riqueza fuera permeable y contagiosa, con una visión profundamente democrática en que todos los ciudadanos contribuyen con su pieza correspondiente en el gran rompecabezas de la economía nacional. Su primer punto del planeamiento económico es un concepto político: la democracia. En la actualidad, economía y democracia van de la mano; la separación entre el poder económico y el poder político se está convirtiendo en una realidad. Acorde al viejo esquema, la economía debe ser pura y tecnocrática y no dejarse contaminar por criterios políticos o ideológicos. En contraste, López Obrador plantea una economía moral y democrática que privilegia el bienestar y la felicidad en lugar del crecimiento y la mera eficiencia.
Simultáneamente, busca separar el poder económico y el poder político. Es decir, si bien hay que pensar la economía desde la política, esta política debe desarrollarse a partir del interés público en lugar de los intereses privados: defender la autonomía del Estado frente a los poderes fácticos que buscan utilizar su dinero e influencias para doblar a las instituciones públicas. Cuestionó la lógica neoliberal de que el Estado debe limitarse a ser un simple gestor de oportunidades en materia económica y social, para en su lugar proponer un Estado garante de derechos en todos los ámbitos:
López Obrador destacó que su gobierno impulsa el desarrollo para el bienestar; “queremos construir la modernidad desde abajo, entre todos y sin excluir a nadie. Ese ‘abajo’ implica el protagonismo histórico que se han ganado los siempre desposeídos, oprimidos, despojados y discriminados, aquellos que han sido tradicionalmente atropellados por los grandes intereses económicos, ignorados por los medios de información convencionales y privados del ejercicio de sus derechos por el poder político”.
“Tras más de tres décadas de neoliberalismo rapaz, lo nuestro, lo ya emprendido, es una construcción colectiva en la que hay sitio para la vasta diversidad de posturas políticas, condiciones socioeconómicas, espiritualidades, culturas, regiones, idiomas, ocupaciones y oficios, edades, identidades y preferencias sexuales que confluyen en la población actual de México, sin discriminar a nadie”, indicó. 
Señaló que la prueba más fehaciente del fracaso de la política neoliberal en México se advierte con claridad en el gobierno de Carlos Salinas de Gortari, cuando se concentró la riqueza en pocas manos, y aunque la economía creció a una tasa promedio anual de 4 por ciento, se dio el mayor incremento de la desigualdad en la historia moderna de México. Nuestro plan de recuperación económica, aseveró, no se ajusta al modelo neoliberal o porfirista, se basa en desechar la obsesión tecnocrática de medirlo todo en función del mero crecimiento, lo fundamental es la distribución equitativa del ingreso y de la riqueza”. Advirtió que los ocho mil millones de dólares (ocho billones en inglés) , que de acuerdo con la revista Forbes poseen dos mil 95 personas es equivalente a 32 años del presupuesto federal de México.
El Presidente manifestó que el regreso a la nueva normalidad debe ir acompañado de la convicción de profundizar en los cambios ya iniciados por nuestro gobierno y poner atención en todo aquello que permita mejorar las condiciones de vida de los mexicanos para alcanzar una sociedad mejor.
AMLO dio a conocer el texto en redes sociales desde el recinto de Palacio Nacional donde se llevó a cabo el juramento de la Constitución liberal de 1857. Lo dedicó a enfermos y dolientes por la pandemia de Covid-19 y expresó que “no son ocurrencias, esto es producto de la reflexión y de la experiencia, recogiendo los sentimientos de nuestro pueblo”.
Gerardo Villagrán del Corral
Antropólogo y economista mexicano, asociado al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE, www.estrategia.la
http://estrategia.la/2020/05/18/lopez-obrador-propuso-un-modelo-todo-nuevo-que-deseche-las-recetas-de-los-organismos-financieros/

#MetroBusCDMX #NoticiasMatrix2020 LA EDITORIAL: ¿Seremos sociedades mejores después de la pandemia? #AquiNoMas #LaMejorFM #OnceNoticias #SomosLaMejorFM

STAFF Matrix Noticias/Canal Matrix Mx/Por: Cecilia Cordova S / Por: Redacción/Con información: Melissa Hernandez / Matrix Digital Mx
Foto: Imagen Ilustrativa / Agencias
Foto: Imagen Ilustrativa / Agencias
El coronavirus cambiará el mundo. La normalidad a la que regresaremos con los desconfinamientos y reactivación de la actividad económica no será igual a la que había antes de la covid-19. Desde Larry Flink, cabeza del principal fondo de inversión del mundo (BlackRock), hasta un líder social de un país del tercer mundo, ambos coinciden en que se viene algo diferente. Pero he aquí el fondo de la cuestión: las claves que impulsarán esos cambios, y, por consiguiente, las reconfiguraciones que implantarán en nuestras vidas, son muy diferentes en la perspectiva de un billonario que controla empresas y hasta países desde su mega estructura financiera, o la de un luchador social que defiende intereses populares. El mundo es uno para los de arriba -sobre todo, los vinculados al capitalismo financiero – y otro para los de abajo.
Por ello nuestra pregunta, ¿seremos mejores después de la pandemia? Esta interrogante viene al caso, precisamente, porque si partimos de que el mundo cambiará (hacia el panóptico de vigilancia digital a lo sudeste asiático de Chul-han o hacia la solidaridad proto-comunista de Zizek, o hacia el Estado-nación encerrado sobre sí mismo protector de la “raza auténtica” como persiguen los trumpistas), debemos reflexionar acerca de cuáles deberían ser las claves a partir de las cuales se conducirían esos cambios. Como hemos señalado en trabajos anteriores donde analizamos esta coyuntura de pandemia global, lo referido a la orientación de esos cambios será un terreno de fuertes disputas. Desde qué visión de mundo, prioridades, intereses y finalidades se determinarán esos cambios, será, así las cosas, la pugna más importante de lo que va de siglo.
En ese contexto, proponemos una reflexión colocada en dos claves fundamentales: qué fue lo que realmente quedó al desnudo con la pandemia: las bases ideológicas que sostenían -y sostienen- el mundo y estilo de vida hegemónico existente; y los consensos post coronavirus que debemos hacer: en qué prioridades sustentar la sociedad futura tras la crisis sanitaria global.

Lo que desnudó la pandemia

¿Cómo nos encontró el coronavirus? La covid-19 conoció una humanidad que, sostiene Harari en su segundo bestseller mundial Homo Deus, nunca había vivido tan en paz y saludable (actualmente muere más gente por exceso de comida que por hambre, sentencia en su libro). Un mundo de “ilimitadas” posibilidades tecnológicas que le permitía a un genio audaz -y a la vez troglodita- como Elon Musk colocar un descapotable en el espacio y convencer a millones de que debemos colonizar Marte para convertirnos en una especie interplanetaria. Y que le pagaba a Messi, Cristiano Ronaldo y Lebron James casi 100 millones de dólares anuales a cada uno por patear y encestar balones. Entretanto, Jeff Bezos, el dueño de Amazon, nos decía la revista Forbes a mediados del año pasado, se convertía en el primer individuo en la historia cuya fortuna se situaba en los 100 mil millones de dólares (quien, junto a Bill Gates, Warren Buffet, Bernard Arnault, entre otros, completaba el ansiado top 10 de las mayores fortunas del planeta[i]). Asimismo, a finales del año anterior se anunciaba que para la segunda mitad de este 2020 Apple lanzaría su nueva línea de productos en su ya célebre evento en Silicon Valley, California. Así pues, vivíamos en un mundo de gigantescas fortunas individuales, tecnología casi sin límites y predicciones que nos hacían creer que estábamos en “el mejor momento” de nuestra historia humana.
Pero se escondía otra realidad debajo de todo ese “esplendor”. Una realidad que dejaba en entredicho los augurios de “mejor vida que nunca” y al obsceno listado de los billonarios de Forbes. La covid-19 encontró también un mundo plagado de desigualdades donde el 1% de la humanidad posee el 44% de riqueza del planeta[ii]. Dejando a una parte significativa de la población mundial, alrededor del 50%, prácticamente sin nada. De modo que las condiciones de posibilidad de la mega fortuna de Jeff Bezos y los desmanes futuristas de Elon Musk, se sustentan en un sistema que reproduce amplias desigualdades. Es decir, la minoría de millonarios dueños del 44% de la riqueza mundial no son tales porque son “mejores” sino porque se han beneficiado de un modelo que les da unas condiciones de posibilidad y privilegios inaccesibles para el resto de la humanidad; cuya mayoría apenas sobrevive o bien de sueldo en sueldo o bien en la pobreza.
Si bien el coronavirus potencialmente puede infectar y afectar a cualquier persona, por cuanto se trata de un fenómeno vírico que concierne a lo biológico, la realidad es que, ese mundo de desigualdad que encontró, está provocando que los pobres y precarizados estén sufriendo sus peores consecuencias. Actualmente, en los países donde la covid-19 se ha cobrado decenas de miles de vidas como Estados Unidos, España, Italia, Francia, Inglaterra y Brasil están muriendo los más vulnerables: ancianos olvidados en geriátricos, residentes de barrios pobres y personas de escasos recursos económicos con enfermedades preexistentes[iii]. Las desigualdades imperantes hacen que unos tengan menos posibilidades de evitar contagios (porque viven aglomerados en viviendas pequeñas o porque no pueden cumplir con las cuarentenas debido a que deben salir a buscarse la vida día a día en la calle) o de recibir adecuada atención médica una vez infectados con síntomas. Esto es, el contexto de desigualdad, frente a un virus de estas características, expone mucho más a uno que a otros. En España, por ejemplo, casi el 95% de los muertos son personas mayores de 80 años; y en ciudades como Madrid, de entre el total de fallecidos, una mayoría de casi cinco mil, fueron envejecientes residentes en viviendas para ancianos. Residencias que, de la mano de gobiernos locales conservadores, se habían convertido en un gran negocio de cara a la ganancia del capital financiero trasnacional en los últimos años[iv].
Y aquí llegamos al punto nodal de la cuestión: el capitalismo financiero convirtió la vida de los prescindibles de las sociedades, aquellos que no son “productivos” o no desempeñan un rol de cara a la ganancia de capital, en prescindibles. Esto es, son los que pueden morir. Esta pandemia, pues, dejó al desnudo un sistema que detrás de su narrativa de “meritocracia” y emprendedurismo oculta una pantagruélica lógica de la muerte. Porque siempre mueren los que pueden morir: a lo interno de los países centrales del norte global estos son los precarizados: pobres en general, migrantes, minorías no blancas y viejos. Y en las periferias del sistema-mundo son todos los que, de alguna manera, no disponen de medios materiales o simbólicos aceptados por el sistema: que pueden ser desde los millones de iraquíes y afganos muertos en guerras impulsadas por el imperialismo, hasta los brasileños de las favelas que la policía de su país mata por miles cada año. La pregunta que cabe es, ¿cómo un sistema así, basado en la muerte y la deshumanización, puede ser defendido y sostenido precisamente por sus principales víctimas?
Este sistema se ha impuesto no tanto por la fuerza, sino que más bien por el convencimiento. Gramsci nos dice que la condición de posibilidad de una ideología es, justamente, no mostrarse como una ideología. Así se estructura la hegemonía que teorizó. Pues bien, el capitalismo financiero hegemonizó porque sentó unas bases ideológicas que convencieron y asumieron millones de personas. Las cuales se explican en la promesa de la meritocracia de que cada quien obtiene lo que posee según su esfuerzo. Y del emprendedurismo individualista donde cada persona cree que depende de sí mismo para el logro de sus objetivos de vida. Así, la gente compró la promesa neoliberal de que reduciendo lo público para fortalecer lo privado se alcanzaba una mejor sociedad. Lo público fue, por tanto, presentado como un obstáculo (lo concerniente a lo limitado y “atrasado”) en tanto que lo privado fue planteado como un horizonte de posibilidades ilimitadas. Porque cada quien “puede” ser rico y feliz si se esfuerza. Entonces, el mundo quedó divido maniqueamente entre “perdedores” y “ganadores”. Siendo tendencialmente los primeros la gente ideológica de izquierdas, así como los críticos que protestan. Y los segundos, los que “no tienen ideología” porque “emprenden” y en lugar de reclamar a la sociedad se realizan a sí mismo. Vemos, pues, como una estructuración completamente ideológica se impuso como lo no ideológico. Por ello, las derechas actuales se presentan como el futuro y a la izquierda o progresismos como lo referido al pasado. De ahí las promesas de un mundo “meritocrático” de los conservadores “sin ideología” al estilo de Macri en Argentina y ultraliberales de todo pelaje alrededor del mundo. Ellos, los neoliberales, avanzaron con su agenda porque lograron desideologizar desde lo específicamente ideológico. Y, a su vez, ganaron en gran medida la disputa por la definición del futuro.
Pero vino el coronavirus y desnudó esa operación ideológica. Porque, como hemos señalado en otros trabajos, lo que ha salvado a la gente, en esta crisis donde está amenazada la vida, es lo público. Esto es, la negación de la lógica neoliberal: la solidaridad y lo común. Pero se encuentra tan metida en la mente de la gente la narrativa meritocrática neoliberal que, para que esto último quede develado, hay que disputar. Es decir, conducir esta crisis para que el desnudamiento del modelo existente se vea con claridad.
Los consensos post coronavirus
Para quienes nos asumimos desde un posicionamiento crítico con respecto al orden imperante en el mundo, es evidente que, antes que del virus en sí, la mayoría de la gente está muriendo a causa del neoliberalismo. Porque este modelo es el responsable de que, por un lado, en países ricos como Estados Unidos sus mayorías vivan plagadas de enfermedades preexistentes debido a condiciones sociales concretas, y por otro, de que en lugares como España e Italia los sistemas públicos hayan sido sistemáticamente vaciados en nombre de la “eficiencia” bajo gobiernos conservadores. Y ni hablar del Brasil del psicópata Bolsonaro (personaje todavía aupado por buena parte de la clase media alta blanca y profundamente racista brasileña) donde, en promedio, ya mueren unas 800 personas diariamente de covid-19: la mayoría negros y pobres. El neoliberalismo, como vemos, en dos sentidos expuso a esas poblaciones; esto es, las tiró a morir. Eso está ahí y si vamos a los datos (por ejemplo, más de la mitad de los muertos por covid-19 en New York son latinos y negros[v]) es todavía más apabullante lo que sostenemos.
Pero vivimos en los tiempos de los fake news y los Trump, Bolsonaro y Vox en España. Donde la verdad en sí no importa tanto pues lo que convence son los efectos de verdad. Es decir, la capacidad que tenga una “noticia” o “información” de meterse en la mente de la gente y convencerla. ¿Y qué es lo que hay en la mente de la mayoría de la gente? Muchos prejuicios. En tal sentido, como demuestran estudios del caso, la gente normalmente presta atención a aquello que apele a sus prejuicios y preconcepciones. Por consiguiente, si en una sociedad de fuerte penetración evangelista como Brasil se difunde por WhatsApp la mentira de que la izquierda quiere “enseñar homosexualismo” a los niños en las escuelas, pues eso se convierte “en verdad”. Y termina ganando la presidencia una candidatura improbable como la del extremista Bolsonaro. O si Trump dice que “los chinos inventaron el virus en un laboratorio”, mientras la ciencia sostiene lo totalmente contrario, eso lo cree mucha gente porque ya hemos asumido que los chinos son “raros”. Así operan los efectos de verdad. Terreno fértil para los discursos de odio basados en prejuicios y descalificaciones contra los “otros”. Las derechas populistas viven de inventarse unos otros que son “enemigos” de la patria y de las “buenas costumbres”. El que exista un Trump dirigiendo la máxima potencia económica y militar mundial, o un Bolsonaro al frente de un país de las dimensiones y potencialidades de Brasil, o un Boris Johnson en Inglaterra, no es casualidad. Son lideratos paradigmáticos de estos tiempos donde las redes sociales y la hiper información (que es una forma de desinformación) dominan lo que piensan y sienten millones de personas de los estratos medios y humildes.
Debemos tener en cuenta ese contexto difícil a la hora de encarar la disputa post coronavirus que se viene. Considerando, estratégicamente, lo siguiente: las derechas populistas apelan al pueblo -y logran el aval de las capas medias y bajas precarizadas por el neoliberalismo- pero en la realidad, a través de sus medidas económicas y sociales, gobiernan en beneficio de las élites de siempre. Lo cual implica que, desde imaginarios anti élites y estéticas populares, hacen creer que algo cambia cuando lo esencial, que son las relaciones de poder, más bien se profundizan a favor de los arriba. En nombre del pueblo gobiernan contra el pueblo. Trump es un ejemplo manifiesto de esto puesto que, como señala Stiglitz, ha afianzado la subalternidad socioeconómica de las mayorías estadunidenses al tiempo que apuntala la acumulación del 1% más rico.
Frente a eso nos preguntamos, ¿qué posibilidades para el surgimiento de nuevas subjetividades plantea la pandemia? Las élites tratarán de que lo fundamental no cambie; y para ello cambiarán algunas cosas para que lo esencial se quede igual. Contarán con los populistas de derecha para, como vimos, en nombre del pueblo garantizar sus intereses. Lo harán, sobre todo, a través de la manipulación de mentalidades con sus aparatos mediáticos. Y ahí entra lo que enunciamos al principio: las prioridades. Las subjetividades que surjan tras esta crisis, que los progresistas debemos conducir hacia otros sentidos contrarios a los imperantes, deben partir de un reordenamiento de las prioridades. ¿Qué es lo esencial en la vida? ¿La ganancia y lo material o lo básico que tiene que ver con la vida en su sentido más profundo? Estos días de encierros y limitaciones a la movilidad hemos vividos con lo básico: comida, techo y salud. Sólo eso hemos necesitado para sortear una coyuntura inédita e insondable. La inmensa mayoría de las cosas que compramos, y que el marketing nos presentó como “necesarias”, resultaron inservibles estos días de apremio. ¿Volveremos a esas cosas cuando regrese “la normalidad”? A esos objetos materiales de placeres pasajeros para cuya producción se requiere alterar los equilibrios naturales del planeta; y cuyo consumo en masa enriquece al 1% que nos convenció de que eran “necesarios”. ¿Volveremos al punto donde nuestro consumo y nivel de vida amenazaba seriamente al planeta? El virus actual que nos afecta pasó de animales a seres humanos por el contacto de nosotros con los primeros. En la medida de que sigamos destruyendo selvas y bosques para “desarrollarnos” y “crecer” estaremos más expuestos a nuevos virus. Porque estamos rompiendo con el equilibrio natural donde los humanos somos sólo una especie más y los virus son parte intrínseca de dicho orden. Sólo que nuestro “progreso” cada vez nos expone más a aquellos, al tiempo que potencia la capacidad de diseminación de éstos mediante aviones, trenes, etc.
Tenemos que hacer evidente que no podemos volver al punto del que partimos. Que fue lo que nos trajo hasta aquí y expuso millones de vidas precarizadas, empobrecidas y prescindibles a morir de la covid-19. Mientras el 1% y las clases acomodadas en general y se resguardaron en sus fortines de privilegios. Y ese punto a cuál no podemos regresar, salvo que seamos suicidas, es el neoliberalismo. A su estructuración ideológica que puso la ganancia por encima de la vida mientras nos prometía “meritocracia” y “progreso” infinito. Que nos individualizó cuando incluso lo consustancial a la vida es la cooperación y lo colectivo. Porque nadie por sí solo logra nada en la vida. Somos nosotros antes que muchos yo andando por ahí. Somos en la medida de que vivimos con los otros. El neoliberalismo que se presenta como lo natural, es más bien, lo antinatural. El egoísmo que justifica las posturas insolidarias y la lógica suicida del sálvese quien pueda, es lo opuesto a lo humano. Lo vimos estos días donde lo público, esto es, lo colectivo fue lo que salvó vidas y se la jugó por nosotros. El esfuerzo mundial de cooperación en información y tecnología que se está dando para encontrar una vacuna contra a covid-19, antes que la competencia que proclama el decadente Trump, es lo que está permitiendo que en tiempo récord caminemos hacia una solución mundial frente al virus. No son esfuerzos individuales ni excepcionales sino colectivos. Haciendo lo que los humanos hemos hecho desde que recorríamos bosques y sabanas como cazadores-recolectores: cooperar entre sí.
El neoliberalismo es lo contrario a la vida. Los gobiernos que, en esta coyuntura, se han dedicado a achicar lo público y hacer cálculos en función de la ganancia privada, son mercaderes de la muerte. En sí mismos niegan la vida. Si ellos y a quienes representan ganan, no habremos cambiado nada realmente tras esta crisis. Debemos ganar los que creemos y luchamos por la vida. Y para ello hay que disputar los sentidos comunes post coronavirus. Con un nunca más al neoliberalismo y su base ideológica. Nunca más a un modelo que nos llevó al abismo mientras nos llenaba de objetos innecesarios, deudas e individualismo. Tiene que imponerse la vida, y todo lo material y simbólico que la sustenta, para que seamos mejores después de esta pandemia.
https://twitter.com/elvin_calcano24

#MetroBusCDMX #NoticiasMatrix2020 LA EDITORIAL: COVID-19 y el clima: Una pandemia no esconde la otra #AquiNoMas #LaMejorFM #SomosLaMejorFM #OnceNoticias #LaOctavaDigital

STAFF Matrix Noticias/Canal Matrix Mx/Por: Arturo Cordova S / Por: Redacción/Con información: Pamela Quiroa / Matrix Digital Mx
Foto: Imagen Ilustrativa / Agencias
Foto: Imagen Ilustrativa / Agencias
El planeta sigue transpirando. Las temperaturas globales se disparan, a pesar del leve respiro que, paradójicamente, le da el COVID-19 con su corolario de contracción económica y reducción del transporte. Los próximos e imprevistos desastres naturales seguirán tocando a la puerta de la Tierra, aunque el coronavirus buscará desplazarlos del primer plano mediático.
Foto: Imagen Ilustrativa / Agencias

Las emisiones de gases de efecto invernadero, como el C02, responsables principales del deterioro climático, se redujeron drásticamente durante la actual crisis. Por ejemplo, en China, principal emisor del mundo, se estima que las mismas bajaron en torno de un 25 %.

“Suspiro” en sala de emergencia

Sin embargo, descenso momentáneo no implica solución estratégica. Y hacia allí apunta Greenpeace, cuando afirma en su estudio de abril del año en curso que “pese a la reducción de las emisiones en algunos sectores como el transporte y el eléctrico, la concentración de CO2 en la atmósfera no baja, sino que sigue aumentando. Consecuentemente la crisis sanitaria no está contribuyendo a paliar la otra gran crisis que enfrenta el mundo: el cambio climático”  (https://es.greenpeace.org/es/noticias/la-concentracion-de-co2-sigue-creciendo-a-pesar-de-la-crisis-sanitaria-causada-por-el-covid-19/)

La ONG internacional sistematiza algunas estimaciones sobre la reducción transitoria a raíz de la crisis. Y afirma que Alemania podría emitir entre 50 y 120 millones de toneladas menos de CO2 este año por la enorme bajada en la demanda de electricidad. En la ciudad de Nueva York se estima una caída del 5-10% de las emisiones de CO2 y una caída sólida en el metano.

Carbon Brief, referencia en el tema, sostiene que esa reducción podría ser de un 5% con respecto a 2019 (https://www.carbonbrief.org/analysis-coronavirus-set-to-cause-largest-ever-annual-fall-in-co2-emissions). Y sostiene que dicho descenso va a ser el más importante de la historia, desde que se realizan inventarios. Será más significativo que las caídas de CO2 registradas, en orden descendente, durante la recesión del 1991-1992; la crisis energética del 1980-81; la Gripe Española de 1918-1919; y la crisis financiera del 2008-2009.

La Agencia Internacional de la Energía (AIE) constata que la demanda de petróleo de este año ha caído por primera vez desde 2009. Una reducción de cerca de 90.000 barriles de petróleo/día respecto a 2019, debido a la profunda contracción del consumo en China y a las suspensiones en los viajes y el comercio mundiales. Los datos más recientes indican que la demanda de petróleo se desplomó un 25%. Para visualizarlo con una imagen, esa caída sería como si toda Norteamérica (EEUU, Canadá y México) dejasen de consumir ese combustible de golpe.

Cada vez peor

Los últimos cinco años, según el balance de diferentes organizaciones internacionales especializadas, han sido dramáticos para el clima. A pesar de los gritos crecientes de nuevos actores sociales que ganaron asidua y activamente las calles, las cifras son categóricas.

Desde los años 80 cada década ha sido más cálida que la anterior. La concentración del CO2, en el último quinquenio resultó un 18% mayor que en el anterior. El año pasado se registraron los valores más elevados en cuanto a contenido calorífico en los 700 metros superiores de los océanos, amenazando significativamente la vida marina y los ecosistemas.

Las olas de calor golpearon entre 2015-2019 a todos los continentes sin distinción. Y fueron una de las causas principales de los incendios forestales sin precedentes, no solo en la selva amazónica, sino en Australia, América del Norte y Europa.

En cuanto a la repercusión directa en la especie humana, cerca un tercio de la población mundial vive en zonas con temperaturas potencialmente mortales, al menos 20 días por año, debido a las enfermedades propias de ese clima excesivo. La sequía multiplicó la inseguridad alimentaria en numerosas regiones del globo, en particular en África, en tanto los ciclones tropicales repetidos produjeron pérdidas incalculables.

Las lluvias intensas y desbocadas, facilitan la aparición de brotes epidémicos. Allí donde el cólera es ya endémico, 1300 millones de personas corren el riesgo de contraer la enfermedad.

50 años de “poco o nada”

Hace exactamente medio siglo, se “celebró” por primera vez el Día de la Tierra. Entonces, los expertos comenzaron a alertar sobre las consecuencias irreparables para la humanidad producto del calentamiento global.

El diagnóstico de entonces no era errado. Según datos de la Organización Meteorológica Mundial, la concentración de CO2 es actualmente un 26% mayor que las marcas de 50 años atrás. La temperatura aumentó en igual período un 0,86°C y ya supera holgadamente en 1,1°C la de la era preindustrial. Y la tendencia sigue en ascenso. La misma agencia de la ONU calcula saltos significativos hasta 2024, en particular en las regiones de altas latitudes y zonas terrestres, siendo más lento en los océanos, en particular el Atlántico Norte y el Austral. (https://public.wmo.int/es/media/comunicados-de-prensa/el-d%C3%ADa-de-la-tierra-hace-hincapi%C3%A9-en-la-acci%C3%B3n-clim%C3%A1tica)

Desafíos monumentales

En tanto la pandemia produjo un cimbronazo mundial sin precedentes desde la 2da Guerra Mundial, pero con impacto a corto y mediano plazo, la lucha contra el calentamiento apuesta a la estrategia misma de sobrevivencia de la humanidad.

 “Se debe actuar con decisión para proteger el planeta tanto del coronavirus como de la amenaza existencial del cambio climático”, declaró recientemente Petteri Talas, director de la Organización Meteorológica Mundial.  Agregando que “debemos aplanar la curva tanto de la pandemia como del cambio climático…Tenemos que actuar juntos en interés de la salud y la prosperidad de la humanidad, no solo durante las próximas semanas y meses, sino pensando en muchas generaciones futuras”.

Si se quiere controlar la pandemia climática, se debería asegurar – lo que parece ya casi imposible- una disminución de las emisiones globales de carbono de 7,6% para fines del año en curso. Y mantener ese porcentaje de reducción anual durante la próxima década para mantener el calentamiento global por debajo del 1,5°C a fines del siglo, según las previsiones del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente.

Visión compartida, al menos retóricamente, por el Secretario General de las Naciones Unidas. En su mensaje por el Día Internacional de la Madre Tierra, el pasado 22 de abril, Antonio Guterres insistió en que “las perturbaciones del clima se están acercando a un punto de no retorno”. Y definió seis principios para que la recuperación económica y financiera postcrisis se impulse en el marco de una nueva conciencia de protección del medioambiente. “La recuperación debe ir acompañada de la creación de nuevos trabajos y empresas mediante una transición limpia y ecológica …la artillería fiscal debe impulsar el paso de la economía gris a la verde y aumentar la resiliencia de las sociedades y las personas” (https://www.un.org/es/observances/earth-day/message)

Greenpeace, por su parte, en el estudio de abril, considera que, “aunque las reducciones puntuales en las emisiones no van a paliar la crisis climática, sí deberían servir para iniciar los cambios profundos y necesarios para reducir las emisiones a cero”. Sostiene que este punto de inflexión puede y debe ser un motor de la recuperación económica y ser la base de la prosperidad a largo plazo. Y llama a que los Gobiernos abandonen las subvenciones a los combustibles fósiles al mismo tiempo que el apoyo a las inversiones públicas se destinen a actividades productivas que garanticen la sostenibilidad del planeta.

Recuperar la calle

La pandemia y las restricciones de movilización y concentración humana frenaron en seco, por algunas semanas, la protesta ciudadana a nivel planetario. La misma estaba en ascenso en muchos países cuando se desató el COVID-19.

Esa cuarentena de calle golpeó particularmente a las movilizaciones juveniles en defensa del clima, principales protagonistas sociales durante todo 2019, en todo caso en Europa. Y hoy, una de las “víctimas” indirectas de la pandemia.

Las organizaciones nucleadas en torno la Huelga Climática, que marcaron la dinámica social en Suiza en los últimos dos años, se vieron obligadas a renunciar, por ejemplo, a la gran jornada de acción que había sido originalmente convocada para el pasado viernes 15 de mayo. Que había logrado consensuar las fuerzas juveniles medioambientales y las principales organizaciones sindicales. Y que se proponía crear un hecho político de la dimensión de la Huelga de Mujeres, del 14 de junio del 2019, cuando se movilizaron en todo el país medio millón de participantes.

Cuando la lenta reapertura comienza a transitarse en una buena parte del planeta, la pregunta de fondo es doble. ¿Logrará imponerse una nueva racionalidad productiva que sea ecológicamente sustentable? Y, adicionalmente, ¿conseguirán las organizaciones sociales -especialmente juveniles- a favor del clima recuperar la energía de un año antes o sufrirán el impacto del lockdown impuesto por los gobiernos para evitar la propagación de la pandemia?  

Sergio Ferrari, de la ONU, Ginebra, Suiza

#MetroBusCDMX #NoticiasMatrix2020 La Editorial: La vida después de la pandemia #SomosLaMejorFM #LaMejor #AquiNoMas #OnceNoticias

STAFF Matrix Noticias/Canal Matrix Mx/Por: Cecilia Cordova S / Por: Redacción/Con información: Ximena Garcia / Matrix Digital Mx
En los primeros meses de 2020, el Papa Francisco ha reflexionado frecuentemente sobre la pandemia de COVID- 19, a medida que ésta se extendía por la familia humana. Aquí se recogen ocho significativos textos, pronunciados o escritos desde el 27 de marzo al 22 de abril. ¿A quién se dirige el Papa, y cómo? ¿Qué dice y por qué?
Más allá de las ocasiones específicas, estos ocho textos pueden ser leídos juntos como un único desarrollo de su pensamiento y como un rico mensaje para la humanidad. Dicho mensaje tiene dos objetivos. El primero es sugerir una dirección, algunas claves y directrices para reconstruir un mundo mejor que podría nacer de esta crisis de la humanidad. El segundo objetivo es sembrar esperanza en medio de tanto sufrimiento y desconcierto.
https://www.alainet.org/es/articulo/206642

#LaNuevaTelevision :Columna Invitada: ¿Será nutritivo el maiz transgenico que produce cadaverina y putrescina? #PaulinaPGUSA #Tecnología

STAFF: Matrix Noticias/Canal Matrix HD/Por: Arturo Cordova S/Por: Redacción/TEXTO de: Emmanuel González-Ortega 

http://www.ecoportal.net/Eco-Noticias/Sera-nutritivo-el-maiz-transgenico-que-produce-cadaverina-y-putrescina 

Un estudio publicado recientemente en la muy reconocida revista científica ‘Scientific Reports’ aportó nuevas y contundentes evidencias sobre la realidad de los cultivos transgénicos y sobre el peligro para la salud de los paquetes tecnológicos (herbicidas) que los acompañan.

unque este estudio confirma algo que ya se sabía o que puede deducirse sin demasiado esfuerzo (que los cultivos modificados genéticamente NO son equivalentes a los cultivos convencionales), lo hace con datos que son incontrovertibles. En esta investigación se realizaron análisis detallados de los perfiles de presencia de proteínas (proteómica) y de expresión de moléculas bioquímicas (metobolómica) que revelaron diferencias significativas entre una variedad de maíz transgénico (NK603), modificado genéticamente para tolerar al herbicida glifosato; y un maíz convencional (no transgénico). Para evitar alteraciones en los resultados sobre la composición de ambos tipos de plantas debidas a factores externos (ambientales), los dos tipos de maíz se sembraron en condiciones similares, en la misma locación y en la misma temporada, a lo largo de dos ciclos de siembra. Adicionalmente, una porción de los maíces transgénicos sembrados fue asperjada con herbicida glifosato en una ocasión. El análisis evidenció una diferencia significativa en la expresión de 117 proteínas y de 91 moléculas bioquímicas (metabolitos) en el maíz transgénico NK603, en comparación con el maíz convencional. Los autores del estudio concluyeron que tales diferencias se deben exclusivamente al procedimiento técnico de modificación genética de las plantas de maíz.

El maíz transgénico NK603 fue originalmente generado por Monsanto (ver aquí), mediante la técnica de transferencia de ADNconocida como bombardeo de micro partículas, la cual consiste, tal como lo dice el nombre, en bombardear partículas metálicas microscópicas recubiertas con el ADN que se desea introducir a células de la planta (ver aquí). Los métodos biotecnológicos con los que se han generado prácticamente todas las plantas transgénicas que se comercializan actualmente no permiten conocer la localización en el genoma en el que forzosamente se introdujo el material genético de interés biotecnológico, ni tampoco cuantas copias del transgen se han introducido, lo que hace sentido que las técnicas moleculares provoquen desarreglos moleculares y metabólicos en las plantas transgénicas. El estudio encontró que algunos de los metabolitos que estaban marcadamente alterados en las plantas transgénicas son compuestos conocidos como putrescina y cadaverina; la presencia de estas moléculas en el organismo se han relacionado a procesos inflamatorios y como precursores de compuestos cancerígenos. Los animales muertos y en proceso de putrefacción producen dichos compuestos.

Es muy relevante comentar que la variedad de maíz transgénico NK603 fue utilizado para alimentar a ratas durante dos años y determinar si había daños a la salud de estos animales por el consumo de maíz transgénico y glifosato. Dicho estudio fue duramente atacado por las empresas semilleras y por científicos con conflictos de interés.

Dicha variedad de maíz transgénico NK603 tolerante al herbicida glifosato fue aprobado en México para consumo humano y animal por SAGARPA y COFEPRIS desde el año 2002 sin que se realizaran análisis de laboratorio, pero como evidenció el estudio, el maíz transgénico NK603 no es sustancialmente equivalente al maíz convencional. ¿Está este maíz en los alimentosque consumimos? ¿Hay además residuos de herbicidas tales como el glifosato en los alimentos? ¿Las autoridades evalúan la presencia de transgenes y herbicidas en los alimentos?

Qué es la equivalencia sustancial?

En el contexto de los organismos modificados genéticamente, el criterio de equivalencia sustancial está basado en una comparación superflua de las características entre un OGM y su contraparte convencional. Anticipando el desarrollo y comercialización de los cultivos transgénicos, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos –OCDE- (OECD, por sus siglas en inglés) introdujo la equivalencia sustancial, y este concepto posteriormente fue asumido por la organización mundial de la salud (OMS) y por la FAO. Aunque previamente se han realizado y publicado estudios científicos –no tan exhaustivos como el más reciente- que evidencian las alteraciones moleculares y metabólicas en los cultivos transgénicos (por ejemplo, maíz, soya, tabaco). Sin embargo, hasta el día de hoy la gran mayoría de cultivos transgénicos están clasificados como sustancialmente equivalentes. La equivalencia sustancial absuelve a las compañías semilleras transnacionales de realizar pruebas toxicológicas y nutricionales en animales necesarios para establecer si el efecto biológico de los cultivos transgénicos es equivalente a de sus contrapartes convencionales.

Considerando que el maíz transgénico NK603 tolerante a glifosato fue aprobado en México desde 2002, y que no se tiene certeza de que los protocolos de bioseguridad mexicanos funcionen para evitar la dispersión de maíces transgénicos en el campo mexicano; ni que el organismo de prevención contra riesgos sanitarios ha emitido información sobre la presencia de ese u otras variedades de maíz transgénico en los alimentos, podemos suponer que estamos comiendo maíz transgénico que produce compuestos tóxicos: cadaverina, putrescina; además del herbicida glifosato, clasificado como probablemente cancerígeno.

Ecoportal.net

Biodiversidad en América Latina y El Caribe

http://www.biodiversidadla.org 

Matrix Noticias Mx: Columna Invitada: Gracias por el muro señor #Trump TEXTO de: José Luis Camba Arriola #Morena #TLCAN #Contraportada

STAFF: Matrix Noticias/Canal Matrix HD/Por: Arturo Cordova S/Por: Redacción/TEXTO de: José Luis Camba Arriola (*)

GRACIAS POR EL MURO SEÑOR TRUMP


Ciudad de México, a 29 de enero de 2017


Nuestros políticos se la pasan lloriqueando por las cosas que hace el señor Trump. La última, el muro fronterizo. Puerilmente, amenazan con levantarse de la mesa de negociaciones del NAFTA si continúa con sus planes de construcción. Uy, ¡qué miedo! A ver, si el que dijo que no quería el Tratado fue el propio Trump, de verdad ¿alguien cree que le van a hacer manita de puerco con eso? En serio que harta escuchar tanta estulticia.

Hace años escribí que el trabajo de los gringos era cuidar la frontera de su lado y la de los mexicanos, del nuestro. ¿No se supone que la gran cantidad de armas que tienen los criminales entran clandestinamente a México? ¡Pues bienvenido el muro! Para que no entren. Hasta puede verse como un acto de cooperación contra el matadero en que se ha convertido este país. Con el muro construido, sólo por las aduanas van a seguir pasando armamento.

Dice el señor Peña o quien quiera que le escriba los discursos, que hay que tender puentes. Pues a construirlos. Para que las personas crucen ordenadamente. ¿Qué le molesta? Que la bola de jodidos que se producen sexenio tras sexenio, Partido tras Partido no puedan buscarse la vida en EE.UU. Pues a trabajar para que no tengan que emigrar. Para que no estén tan fregados que no les quede más que abandonar su país. México tiene casi los mismos años de ser país independiente que nuestro vecino. Incluso, teníamos más territorio que ellos. ¿Por qué seguimos estando tan mal? Ya no digo que los políticos hagan algo para que mejoremos. Conque no estorben es suficiente. Ojalá tuviéramos un Presidente que hiciera para México lo que Trump quiere para su país. Un Presidente que haya tenido que producir dinero con negocios propios para que no necesite el cargo para robar y con huevos para mandar a la chingada a los lambiscones.

Que no hay Tratado de Libre Comercio. Perfecto. Ese tratado se negoció en lo obscurito entre los que se beneficiarían de su existencia. O es que ¿ahora somos más prósperos que antes? No. Ahora, tal como durante la Segunda Guerra Mundial en que tuvimos que progresar para sustituir las importaciones que dejamos de recibir; debemos aprovechar la oportunidad de que papito americano deje de darnos de tragar para madurar y convertirnos en adultos responsables de nosotros. Ya basta de ser hijos de papi y depender de otros. ¡Bienvenido el muro! Con él, México empieza y termina en algún lado. Con él, ya no podrán culpar a otros de lo que nos pase.

Negociar con dignidad. ¿Cómo van a conseguirlo estando en el suelo viendo de abajo para arriba? Dejen de negociar y pónganse a trabajar. ¿Que nos va a costar trabajo y penurias? Claro, lo mismo que a cualquiera que se independiza de otro. Primero cuesta, pero cuando se consigue, jamás se quiere regresar a depender de nadie. Eso es dignidad. Se gana con esfuerzo y ganas de ser único.

Ya está bueno de ser cobardes. ¡Bienvenido el muro!

(*) Sociólogo y politólogo

Matrix Noticias Mx: El año en que #Venezuela se le escapó a la oligarquía TEXTO de Iroel Sánchez #AbriendoLaConversación

STAFF: Matrix Noticias/Canal Matrix HD/Por: Arturo Cordova S/Por: Redacción/TEXTO de: Iroel Sánchez

La oposición antichavista en Venezuela comenzó el año 2016 con la mayor oportunidad que jamás habían tenido. La victoria en las urnas les permitía el control  de la Asamblea Nacional y el descenso en un 80% de los ingresos por exportaciones provocado por el impacto de la mayor baja del siglo en los precios del petróleo, junto la permanencia de un modelo económico rentista creaba la situación económica más difícil enfrentada por el chavismo desde su llegada al poder en 1999.

Todo ello con la adición de que en los años transcurridos desde entonces se han incorporado al consumo millones de venezolanos antes excluidos, no en base a un incremento de la producción sino en el crecimiento de las importaciones pagadas por el petróleo que se hacían imposibles en las nuevas circunstancias.

La reiterada declaración con que el gobierno de Barack Obama calificó a Venezuela como “amenaza extraordinaria”, junto al cerco de instituciones financieras internacionales completaban un cuadro en el que era prácticamente imposible sobrevivir para el gobierno.
Aprovechando el poder legislativo, estaba en condiciones de golpear constantemente desde allí al ejecutivo bolivariano y no dejarlo gobernar. Por su parte, el gobierno norteamericano, a la vez que dialogaba con Cuba, conspiraba política y económicamente contra el aliado  más cercano de la Isla para presionarla a hacer concesiones en dirección al capitalismo.

Pero, lejos de coronar su victoria en un ajedrez político cuyo tablero le favorecía en fichas y posiciones, dentro y fuera del país,la precipitación antichavista en su obsesión -constituyendo el nuevo parlamento declararon su objetivo de sacar al presidente Nicolás Maduro en menos de seis meses- llevó a la oposición a dilapidar una oportunidad que ya no se repetirá.

Por desafiar a la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) en defensa de tres diputados “no electos regularmente” todas las decisiones de la Asamblea terminaron invalidadas por ese tribunal con base en la Constitución. Por querer ignorar las etapas para convocar el referéndum revocatorio contra el Presidente, solo pueden ahora, de lograr el apoyo para convocar y ganar ese proceso, sustituir a Maduro por quien el diario español El País llama “el chavista más rechazado por la oposición”, el ex gobernador del estado de Aragua, Tareck El Aissami.

Entretanto, el ejecutivo bolivariano ha tenido tiempo para promover y concretar un acuerdo entre los principales exportadores de petróleo cuyo solo anuncio ha colocado el precio del barril de crudo en el doble del precio que tenía a inicios de 2016, ha podido tomar medidas que comiencen a desplazar la distribución de productos con subsidios generalizados solo hacia los sectores más necesitados y eliminar así una de las causas de la especulación y escasez, apoyado en unas Fuerzas Armadas que le han permanecido leales y no han aceptado los llamados de la oposicion para sumarse al golpismo. Esto último ha sido unfactor clave para que la explosiva mezcla de desabastecimiento, guerra mediática y apoyo norteamericano no siguiera el curso que dio término al gobierno de Salvador Allende en Chile.

El discurso de balance anual de su gestión que pronunció el Presidente Maduro ante el TSJ, en sustitución de la anulada Asamblea Nacional, revela una comprensión profunda de los errores cometidos en la conducción económica y de la necesidad de  abandonar el rentismo y el asistencialismo para pasar a un nuevo modelo de producción y distribución que permita transformar la sociedad venezolana con la participación activa del pueblo en defensa de la enorme obra social que ha construido el chavismo.

Es la única manera de enmendar el error de permitir a los sectores golpistas reorganizarse y mantener intacto su poder económico y mediático tras el fracaso de su intentona de abril de 2002, además de que hasta 2015, como denunciaba el escritor Luis Britto García, apoyado en un documentado análisis titulado  “Desabastecimiento e inflación en Venezuela” de Paulina Curcio Curcio:

“el gobierno ha entregado la llave de su marcapasos al adversario económico  capitalista al confiarle 60.000.000 millones de dólares preferenciales o más para que los disipe en importaciones fantasmas o en bienes que luego acaparará o que impedirá que lleguen al público.”

(…)

“no llega al consumidor el enorme sacrificio que realiza el gobierno aportando dólares a tasa preferencial a los empresarios privados para que importen bienes básicos o insumos para producirlos, y éstos se quedan atascados en una purulenta mafia de intermediarios, en gran parte controlada por los monopolios y oligopolios del ramo. El ciudadano común nada puede contra este tapón que obstruye las políticas socialistas y corroe la adhesión del pueblo hacia su gobierno.”

Por eso, la creación de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) está dando una respuesta novedosa y efectiva con protagonismo popular a esta problemática y ya abastecen a 2 millones de familias de bajos y se pretende hacerlas crecer hasta el doble de esa cifra en los primeros meses de 2017, al margen de las redes mafiosas creadas por la oligarquía y el desmoralizador bachaqueo.

El chavismo parece haber sacado las lecciones adecuadas de su más dura coyuntura y la oligarquía venezolana ha desperdiciado una oportunidad de oro que difícilmente se le vuelva a presentar. Como reza el verso guilleniano, los opositores han sabido “lo que es morir de sed junto a la fuente” y ya difícilmente volverán a llegar hasta ella.

#MatrixNoticiasMx “No se dejen engañar: El ‘ #Gasolinazo2017 ‘no es para programas sociales, es para la corrupción” #TránsitoCDMX #Cars3 #CámaradeRatas

STAFF: Matrix Noticias/Canal Matrix HD/Por: Arturo Cordova S/Por: Redacción/TEXTO de John M. Ackerman / RT en Español 

Foto: Imagen Ilustrativa
Foto: Imagen Ilustrativa

No es cierto que el estrepitoso e inaceptable aumento del precio de la gasolina, el apodado ‘gasolinazo’, venga de ‘factores externos’. Se trata de una decisión tomada personalmente por el presidente de México, Enrique Peña Nieto, y aprobada por los partidos del ‘Pacto por México’, PRI, PAN, PRD, que saben que su única posibilidad de mantenerse en el poder más allá de las elecciones presidenciales de 2018 es por medio de la compra masiva de votos y la manipulación de los medios de comunicación.

Los miles de millones de pesos adicionales que recibirá el Gobierno por el aumento del precio de la gasolina no se destinarán a escuelas u hospitales, sino a aceitar la corrupción política y el fraude electoral. El PRI, el PAN y el PRD perciben que cada vez menos mexicanos creemos sus mentiras y que en 2018 muy pocas personas votarán por el ‘Pacto por México’ que ha arruinado la economía nacional y ha privatizado los recursos naturales.

Enrique Peña Nieto no ha gobernado solo. Desde el primer día de su sexenio firmó el ‘Pacto por México’ para trabajar juntos en el desmantelamiento de la economía nacional y el reparto entre los amigos del jugoso negocio de la privatización de PEMEX y de todo el país. También ha trabajado de la mano de los intereses más oscuros de EE.UU., militares y económicos, dando continuidad a la abyecta política entreguista iniciada por Felipe Calderón.

En lugar de regalar el petróleo a los EE.UU., privatizar el país y desmantelar la economía, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto tendrían que haber invertido en los mexicanos y en nuestra economía. Los resultados están a los ojos de todos: una economía colapsada, un salario mínimo que cada vez alcanza para menos, un peso que vale menos cada día y una indignación cada día más grande.

#CanalMatrix MX: Columna Invitada: Desobediencia civil: el único camino TEXTO de @fernandeznorona #DePecadoEnPecadoYo

STAFF: Matrix Noticias/Canal Matrix HD/Por: Arturo Cordova S/Por: Redacción/TEXTO de Gerardo Fernandez Noroña /COLABORACIÓN ESPECIAL

Foto: Imagen Ilustrativa
Foto: Imagen Ilustrativa

Es horrible decir se los dijimos, pero se los dijimos: que la reforma energética era una traición al pueblo de México y que el ofrecimiento de bajar la gasolina era cambiar migajas por la panadería y que, ni eso cumplirían.

Entregar la riqueza natural más importante que tenemos, como lo es el petróleo, era una decisión irresponsable y suicida. A la gente que decía que Pemex no le daba nada, le reiteramos que el 38% del presupuesto nacional salía de Pemex y que al ya no poder pagar PEMEX estos ingresos, por entregarse el petróleo a las trasnacionales, quien acabaría pagando esos impuestos sería el pueblo de México.

Manifestamos también que la entrega del petróleo implicaría el desmantelamiento de la  educación pública, de la Seguridad Social y de todos los derechos sociales que tenía el pueblo de México. Insistimos en que, una de cada tres carreteras, uno de cada tres hospitales y una de cada tres escuelas, habían sido construidos con dinero del petróleo. Pero no se nos quiso oír. Ya se sentían de primer mundo con gasolineras que en lugar de Pemex dijeran Chevron, Texaco, MOBIL, Shell.

Ahora resulta que la gasolina no aumentará cada mes sino diariamente. Resulta además que los impuestos ocultos (IEPS) de alrededor de 30% se mantienen, dando una contribución de cerca del 36% por cada litro de gasolina.

El impacto que tendrá en los costos de vida serán brutales. La inmensa mayoría de las mercaderías se trasladan por carretera, con vehículos movidos por combustibles derivados del petróleo. 

La indignación frente a la obvia y necia realidad es enorme. Se promueve una manifestación el mismísimo 1 de enero, al mediodía, en el ángel de la Independencia. Otros, más ingenuos, plantean no cargar gasolina los primeros tres días de enero. Tendrán que cargar el cuarto día, así que no veo como presionaría esa protesta.

La realidad es que lo que debe llevarse a cabo es una rebelión del pueblo no violenta para remover al actual gobierno corrupto y contrario a los intereses nacionales. Una vez lograda la renuncia de Enrique Peña Nieto, convocar a elecciones extraordinarias de presidente y convocar un congreso constituyente. Ese es el camino que se debe tomar, sin duda.

Habrá quien me diga que no es posible ni necesario tomar estas medidas. Lo es. Esperar que este gobierno dé marcha atrás a las políticas contrarias al pueblo es de una ingenuidad monumental. Esperar a 2018 sería un error de enormes consecuencias.

Así que volvemos a proponer en lo que tanto hemos insistido y que hemos, en los hechos, llevado a cabo: la desobediencia civil.

Acudir el día 14 de enero al medio día a todas las gasolineras del país, cargar gasolina y no pagar el 36% de los impuestos. Les recuerdo que la desobediencia civil es: ilegal, pública, consciente y no violenta. No pagar los impuestos es una medida ilegal. Al hacerlo de manera pública, consciente y sin violencia, se convierte en un acto de desobediencia civil.

Los que acudamos el 14 de enero al mediodía a realizar este acto de desobediencia, debemos estar dispuestos a perder la libertad por llevar a cabo esta protesta no violenta. Si millones respondemos a esta iniciativa, no les alcanzarán las cárceles del país. Si millones nos decidimos a ejercer por fin nuestro poder, barreremos las estructuras políticas, económicas y sociales caducas y corruptas y, abriremos un nuevo camino para nuestra patria.

Quienes esperan que las soluciones vengan de los otros, podrán seguir esperando sentados. Vivirán en carne propia cada vez más engaños, cada vez más atropellos y cada vez más injusticias. Llegó el momento de actuar. Reitero, no veo más camino que la desobediencia civil.

“El pueblo tiene derecho a vivir y a ser feliz.

Gerardo Fernández Noroña

New York, NY. a 28 de diciembre de 2018.

#CanalMatrix MX: ¿Camino hacia un golpe de Estado?: #México no es cuartel TEXTO de John M. Ackerman #EnNavidadTeVoyADar #EsDeChavoRuco

STAFF: Matrix Noticias/Canal Matrix HD/Por: Arturo Cordova S/Por: Redacción/TEXTO: John M. Ackerman /RT en Español 

Foto: Imagen Ilustrativa
Foto: Imagen Ilustrativa

Los militares deberían regresar a sus cuarteles. De lo contrario, nos encaminamos hacia un golpe de Estado.

Felipe Calderón nos mintió. Cuando él sacó a los militares a las calles dijo que iba a ser temporal. Pero ahora, 10 años después, estamos peor que nunca. Los policías todavía no están profesionalizados y los militares violan cada día más los derechos humanos de la población. Ahí tienes los casos de Tlatlaya, de Ayotzinapa… 200 mil muertos en estos últimos dos sexenios.

La participación de las fuerzas militares en la seguridad pública es anticonstitucional. ¡Viola el artículo 129 de la Constitución! Es por ello que el general Salvador Cienfuegos y los otros militares están chantajeando al poder legislativo para aprobar una ley de seguridad de interior o una ley reglamentaria del artículo 29 de la Constitución, lo cual equivale a dos propuestas para legalizar, institucionalizar y eternizar la presencia de los militares en las calles.

El camino es otro. La misma ONU lo ha dicho, y el pueblo mexicano también lo exige: los militares, a sus cuarteles. Demos una oportunidad a la paz y a los policías que cumplen con sus responsabilidades institucionales y legales.

#CanalMatrix MX: Los gobernantes mexicanos siguen adelante con el Acuerdo Transpacífico, que liquida la soberanía #MeDesveloPorElTri #Sub20Fem #TPP

STAFF: Matrix Noticias/Canal Matrix HD/Por: Arturo Cordova S/Por: Redacción/TEXTO de John M. Ackerman / RT en Español 

Archivo
Archivo

Con la reforma energética se privatizó el petróleo nacional, pero con el Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP, en inglés) se busca privatizar a todo México. El documento, negociado por los jefes de Estado de toda la zona Asia-Pacífico, busca situar a las empresas transnacionales por encima de los Estados. Por encima de la soberanía nacional, de la soberanía popular. Ello permitiría a estas firmas demandar al Gobierno mexicano por regulaciones que se pudieran implementar en materia ambiental o de derechos humanos.

En México ya tenemos experiencia con este tipo de arbitrajes nacionales. Hemos perdido millones de dólares con empresas de desechos tóxicos como Metalclad de Canadá y Abengoa de España. Hasta Donald Trump ha anunciado que desde el primer día de su Gobierno echará abajo el Acuerdo Transpacífico. Él tiene muchos problemas pero sí defiende la economía nacional. Mientras, aquí en México somos mal gobernados por un puñado de vendepatrias. Y ellos están decididos en seguir avanzando con el Acuerdo Transpacífico aunque EE.UU. no lo vaya a aprobar. Somos más papistas que el papa. Tenemos que detener este a Acuerdo por medio de la acción ciudadana en las calles y en el país.

OPINION: Tapar el exterminio con un dedo

STAFF: Matrix Noticias/Canal Matrix HD/Por: Arturo Cordova S/Por: Redacción/TEXTO de Raymundo Rivapalacio /@rivapa

El gobierno de Coahuila está insatisfecho con la difusión renovada de un campo de exterminio –como lo definieron los peritos forenses de la PGR– en Patrocinio, un ejido en San Pedro de las Colonias, a unos 80 kilómetros de Torreón, que tiene una herida de más de un kilómetro de extensión que es la fosa clandestina más grande jamás descubierta en México. En voz del encargado del despacho de la Subprocuraduría de Personas Desaparecidas de la Procuraduría estatal, José Ángel Herrera Cepeda, una carta aclaratoria a este espacio del gobierno de Rubén Moreira, habla mucho de sus deficiencias y omisiones, y poco de lo que quiere defender: que ese campo de la muerte en la Comarca Lagunera ha sido tratado con negligencia.

Herrera Cepeda afirmó: “La Subprocuraduría de Personas Desaparecidas ha realizado seis operativos en dicho ejido, y prueba de ello es que se han revisado varios puntos geo referenciados y en la inspección, en ninguna acta ministerial se da fe de la existencia de una grieta que se encuentra encallada en la tierra, lo cierto es la existencia de un canal de riego, mismo que es utilizado por ejidatarios para abastecer parcelas que forman parte del mismo ejido; por ello existe fractura de la tierra”.

Muy bien. Herida o fractura dice que no hay, como si quisiera sugerir que no hubo ninguna excavación de mil 500 metros de largo por 80 de ancho que fuera cavado exprofeso para ser utilizado como fosa clandestina. Es un canal de riego donde, “jamás se ha encontrado un cuerpo humano”. En el reportaje publicado por Eje Central el jueves pasado, referido el lunes en este espacio, nunca se habló de ningún cuerpo humano, sino de restos de cuerpos humanos. “Desde hace más de un año –se apuntó– (la fosa) ha ido vomitando restos de cuerpos humanos, 341 el año pasado y tres mil 147 en lo que va de este”. 

Desde el principio de su la réplica, Herrera Cepeda entró en contradicciones. En el primer párrafo de su carta aclaratoria el subprocurador interino señaló: “En las búsquedas y operativos que se han efectuado no se ha encontrado evidencia biológica de ningún tipo que refiera que éste fuera utilizado en su momento como punto para ocultamiento de restos”. En el segundo párrafo, sin embargo, admite que durante los operativos realizados “se han logrado asegurar diversos indicios, entre ellos, tres secuencias anatómicas incompletas, fragmentos óseos, prendas de vestir, material balístico, entre otros”.¿Entonces? ¿A quién creerle? ¿Al funcionario que escribió el primer párrafo o al que escribió el segundo? Su inicio de réplica es un galimatías.

Hay que creerle al segundo, porque más adelante reconoce que derivado de los operativos, se lograron “recuperar y embalar tres mil 488 fragmentos de restos óseos, mismos que con su debida cadena de custodia fueron recolectados por peritos especializados de la Policía Federal Científica y enviados al laboratorio de la Comisión Nacional de Seguridad Pública para la obtención de perfiles genéticos”. Herrera Cepeda rechazó que haya habido negligencia o que se hayan suspendidos los trabajos que, confirmó, han realizado en coordinación con el Grupo Vida, que fue quien les llamó la atención de la fosa en abril de 2015.

El reportaje cita –recogido por este espacio el lunes– a Silvia Ortiz, una de las líderes del Grupo Vida, que condujo a los periodistas de Eje Central por la fosa clandestina, quienes olían aún el diésel que se utilizó para incinerar los cuerpos, y con cuidado de no pisar restos humanos, que encontraron por todos lados. “Aquí inicia -dijo Ortiz-, pero no hay una entrada, no hay un acordonamiento, es campo abierto. Quizá dicen que es el inicio porque un montón de zapatos en descomposición dan los primeros indicios, luego la ropa y más zapatos. Hay que mirar con cuidado, hay que pisar con cuidado”.

Aun así, Herrera Cepeda afirmó que no hay abandono institucional. En su recorrido por el campo de exterminio en que se convirtió ese canal de riego, habilitado como fosa clandestina, los periodistas de Eje Centralcorroboraron lo contrario, el abandono institucional. Ningún acordonamiento del área, ninguna presencia de ninguna autoridad, ningún señalamiento de que se trabajara en Patrocinio para, como subrayó el subprocurador interino, “dar una respuesta a las necesidades y demandas de la sociedad, en ese sentido, procurar justicia y encausar a los responsables de estos actos”.

La realidad es que no han hecho nada más allá que realizar los operativos, realizar peritajes que no han conducido a nada, y permanecer a la espera de que se logre un perfil genético, difícil, admitió Herrera Cepeda, “por su grado de complejidad, degradación y carbonización”. O sea, se lavaron las manos y hasta la publicación del “campo de exterminio” la semana pasada, se acordaron que tenían un pendiente en la Comarca Lagunera y cuentas qué saldar con la sociedad. También cayeron en la misma cuenta las autoridades federales. 

Tras la publicación, funcionarios de la PGR informaron que personal de las subprocuradurías de Derechos Humanos y de Control Regional, Procedimientos Penales y Amparo, viajarían junto con un visitador de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, dentro de unas dos semanas al ejido donde se dio esta tragedia mexicana. La Procuraduría de Coahuila, en cambio, siguió pasiva, salvo por la réplica que envió a la prensa para cubrir su negligencia. Pero tapar el exterminio de Patrocinio con un dedo no será posible. Ni ahora ni nunca.

Columna Invitada: Por qué Atenco no se olvida (ACCESO LIBRE)

STAFF: Matrix Noticias/Canal Matrix HD/Por: Arturo Cordova S/Por: Redacción/TEXTO de: Adolfo Gilly

Enrique Peña Nieto fue a la Ibero el viernes 11 de mayo a un encuentro bien preparado y sin problemas previsibles. Los estudiantes, ellas y ellos, le plantearon sus preguntas; entre otras, qué había pasado en Atenco seis años antes. El candidato dio una respuesta administrativa. No satisfizo a nadie, pero tal vez la habría librado si, antes de irse, no se le ocurre tomar otra vez el micrófono y, a modo de Santo Papa, declarar a voz en cuello:

Asumo plena responsabilidad por lo sucedido en Atenco. Los responsables fueron consignados ante el Poder Judicial, pero, reitero: fue una acción determinada en el legítimo derecho que tiene el Estado mexicano de usar la fuerza pública para restablecer el orden y la paz.

Mala hora, viernes negro: se armó la de Dios es Cristo. Los estudiantes gritaron y clamaron: ¡Atenco no se olvida!, ¡Atenco no se olvida!, el candidato perdió el aplomo y, perseguido por las voces de los jóvenes, se refugió en los baños, para su esquiva suerte, los baños de mujeres. Las cámaras registraron su expresión de desconcierto y la de quienes lo acompañaban; finalmente atinó a salir por las escaleras entre gritos de: ¡fuera! ¡fuera! ¡fuera!.

De ahí nació y se extendió por las universidades y sus alrededores el imprevisto, desparpajado, inencuadrable y desordenante movimiento de los estudiantes: primero de los 131 de la Ibero que dieron la cara, mostraron su credencial y desafiaron a quienes pensaban, tal vez como en Atenco, encontrar culpables para aplicarles el uso legítimo de la fuerza pública; y después de todos los que, atraídos por ese gesto de desafío, se fueron sumando como torrentera para declarar, cada uno y todos juntos, #YoSoy132.

* * *

El 28 de mayo, como es sabido, tuvo lugar el encuentro con los cuatros candidatos presidenciales en el castillo de Chapultepec, organizado por el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad. Las crónicas se ocuparon sobre todo de cuanto dijeron los abanderados y mucho menos de los testimonios de las víctimas, sobre lo cual pude escribir en estas páginas.

Quiero retomar ahora otro registro de la reunión del castillo: el alegato desafiante y acusador de la señora Trinidad Ramírez, en nombre del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra de San Salvador Atenco, dirigido al candidato Enrique Peña Nieto allí presente. Esas palabras, y la actividad tenaz de doña Trini y sus compañeros durante años, hasta lograr la absolución por la Suprema Corte de Justicia de la Nación y la liberación de los 12 presos de Atenco, en julio de 2010, declarados inocentes de toda culpa más de cuatro años después de haber sido encarcelados, explican bien por qué hoy, en mayo de 2012, Atenco no se olvida.

* * *

Dijo Trinidad Ramírez a Enrique Peña Nieto en el castillo de Chapultepec:

En México, los pueblos han aprendido a defender a la madre tierra frente al despojo de los gobiernos que pierden los principios y la moral y se convierten en meros ejecutantes de intereses mezquinos de empresas trasnacionales. Violan la Constitución, humillan la voluntad de los pueblos y cometen toda clase de agravios contra la población que se defiende y se organiza para evitar que su patrimonio y raíces sean exterminados. Cherán, Ostula, Wirikuta, Temacapulín, La Parota y muchas más resistencias se viven hoy en nuestrro país. Todas han recibido como respuesta represión, desprecio, asesinatos, engaños y la descalificación sistemática. Todos los agravios en su contra han permanecido impunes.

Atenco es un botón de muestra. Y tú, Enrique Peña Nieto, lo sabes perfectamente. Sabes que en 2001 intentaron arrebatar nuestras tierras para la construcción de un aeropuerto. Como resultado de la defensa legal y legítima del pueblo tuvieron que derogar el decreto que nos despojaba.

Siendo gobernador del estado de México, el 3 y 4 de mayo de 2006 tú ordenaste el operativo contra nuestros pueblos. La violencia la provocó tu gobierno. A pesar de haber alcanzado un acuerdo el día 2 de mayo, tú traicionaste y ordenaste golpear a nuestros compañeros en Texcoco. No fue una situación fortuita, fue una venganza planeada de tu parte. Venganza en contra del pueblo que se resistió al despojo de sus tierras. Pretendían desaparecer al Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra para apoderarse de lo que es nuestro, y hoy mantienen vigente esa amenaza.

Has repetido que fue tu decisión la que se llevó a cabo en ese operativo, en el que fueron asesinados dos jóvenes: Javier Cortés Santiago y Alexis Benhumea Hernández, (este último) estudiante de la UNAM, a manos de las fuerzas que tú llamas del orden. Tú has reiterado que eres responsable de lo sucedido en Atenco, donde fueron torturadas sexualmente 46 mujeres, entre ellas cuatro extranjeras. Entonces, Peña, eres responsable de dos asesinatos impunes, eres responsable de que una banda de violadores siga actuando al amparo de la policía que tú creaste. Esas son tus credenciales para intentar llegar a la Presidencia.

Además de ser ilegalmente detenidos y bestialmente torturados, nuestros compañeros fueron encarcelados. Moviste todos los instrumentos de tu gobierno para condenar a 112 años de prisión a quienes defendieron la tierra. Se tuvo que llegar hasta la Suprema Corte de Justicia de la Nación, que cabe aclarar que no avaló el operativo, sino que reconoció que hubo tortura sexual y violaciones graves a los derechos humanos. La misma Suprema Corte dictaminó la liberación de nuestros compañeros después de cuatro años de procesos.

No fue para ti importante cuántos hijos y esposos sufrieron la impotencia frente al agravio a sus mujeres. Cuántas familias quedaron sin hijos, sin sus esposos y sin ingresos por los años de persecución y cárcel que sufrieron siendo inocentes. No te importó porque el dolor y el sufrimiento de nuestros pueblos es para ti un trofeo. Por eso también nadie ha sido castigado por todos estos delitos, nadie de los tuyos pisó nunca una cárcel. Los muertos, las agraviadas y los presos los puso el pueblo.

Intentas tapar el sol con un dedo. Ahora quieres volver a justificar tu imperdonable represión recurriendo a la imagen del policía que fue golpeado. Te recordamos que esa reacción del pueblo fue a consecuencia del cruel asesinato de Javier Cortés Santiago, de 14 años de edad. Las televisoras pasaron una y otra vez la escena de un hecho que no debió ocurrir, indudablemente no debió ocurrir. Pero nunca salió en la televisión cómo golpearon y detuvieron a nuestros compañeros, ni los allanamientos ilegales, ni a nuestros niños rociados con gas lacrimógeno, etcétera. Desde entonces era evidente la nefasta alianza con la manipulación de las televisoras.

La brutalidad de tu policía no se debió a excesos individuales. Lo ratifican decenas de organismos e instituciones de derechos humanos nacionales e internacionales. La Comisión Nacional de los Derechos Humanos, el Centro Miguel Agustín Pro, Amnistía Internacional, la ONU, la Comisión Internacional, once premios Nobel de la Paz y la Comisión Civil Internacional de Observación de Derechos Humanos, por mencionar algunos, coinciden en señalar el operativo Atenco, en su conjunto, como violaciones graves a los derechos humanos.

Esto es lo que el PRI representa. Ustedes tratan al pueblo y sus líderes como delincuentes. Lo hicieron en 1968 y en 1971, en las masacres de Aguas Blancas y Acteal. No importa cuánto quieras deslindar, ese es tu partido.

Lo que tú representas es un gobierno prepotente y violento, incapaz de aceptar la crítica y acostumbrado a imponerse por la fuerza y la manipulación. Tu campaña es un peligro para esta nación, sobre todo para los pueblos y para cualquier espíritu crítico y honesto.

No venimos a pactar, sino a señalarte y decirte que sabemos que la justicia no vendrá de ustedes, los represores, sino del pueblo.

* * *

Así concluyó el alegato de San Salvador Atenco en la voz de la señora Trinidad Ramírez, del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra, en el castillo de Chapultepec. Poco o nada musitó al respecto Enrique Peña Nieto. ¿Qué podía decir? No hay que olvidar que en la represión de Atenco participó también la Policía Federal por órdenes del entonces presidente Vicente Fox, hoy aliado de Enrique Peña Nieto. El abogado Leonel Rivera, defensor de Atenco, declaró entonces a Emir Olivares y Blanche Petrich (La Jornada, 5 de mayo de 2006):

Desde que la movilización popular frustró el proyecto del aeropuerto internacional para defender sus tierras, hace tres años, estaba pendiente un ajuste de cuentas por parte de quienes, dentro de los círculos del presidente Vicente Fox y el ex gobernador Arturo Montiel, perdieron negocios por muchos miles de millones de dólares. Estos intereses no iban a perdonar a los campesinos. Y el miércoles se la cobraron.

Está claro, entonces, por qué hoy Atenco no se olvida.

Columna Invitada: Ayotzinapa dos años: ¡Fue el Estado!

STAFF: Matrix Noticias/Canal Matrix HD/Por: Arturo Cordova S/Por: Redacción/TEXTO de Alvaro Delgado

–Faltan 43 y otros 28 mil

–Aristóteles Núñez, fiscal anticorrupción

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Si el Estado oculta, destruye, desdeña, obstaculiza, manipula y fabrica evidencias de un hecho criminal que involucra a su aparato represivo, entonces la conclusión es una sola: Fue el Estado.

Y a dos años del asesinato de seis personas y la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa en Iguala, Guerrero, no hay manera de no culpar de esta barbarie al Estado mexicano, cuya “verdad histórica” descansa en mentiras.

Fue el Estado aun con 130 involucrados en prisión, incluyendo el alcalde perredista José Luis Abarca y su esposa, María de los Angeles Pineda Villa, hermana de los supuestos líderes de Guerreros Unidos, el grupo criminal que habría recibido de policías municipales a los jóvenes que luego supuestamente ordenó incinerar en el basurero de Cocula.

Fue el Estado, porque el responsable de la investigación de la Procuraduría General de la República (PGR), Tomás Zerón de Lucio, en vez de ser sujeto a proceso por “sembrar” evidencias y someter a tortura a varios de los involucrados, dejó su cargo para ser protegido por su amigo Enrique Peña Nieto.

Fue el Estado porque, en lugar de llamarlos a testificar para esclarecer los hechos, la Presidencia de la República protege y solapa a mandos y tropa militares implicados, como el general Alejandro Saavedra Hernández, jefe de la 35 Zona Militar, de Chilpancingo, y el coronel José Rodríguez Pérez, comandante del 27 Batallón con sede en Iguala.

Fue el Estado porque, tras los hechos de Iguala, Saavedra Hernández fue ascendido de general brigadier a general de división, mientras que Rodríguez Pérez pasó de coronel a general de brigada.

Fue el Estado porque sólo eso explica el coro mediático para descalificar toda opinión que pone en entredicho la verdad oficial que involucra a autoridades federales, estatales y municipales, incluidas las militares que en Guerrero tienen una turbia historia.

Fue el Estado, porque desde las altas esferas del poder político, castrense y mediático se acosó y se expulsó del país al Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) por derrumbar la “verdad histórica”.

Fue el Estado porque, consumada la desaparición, el gobierno de Peña Nieto redujo la barbarie a un asunto “local”, como lo definió el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, quien ahora en pos de su campaña presidencial se cuelga del dolor: “Ni olvido para las víctimas ni perdón para los culpables”.

Fue el Estado porque, pese al involucramiento del exgobernador Ángel Aguirre Rivero, mandos estatales y municipales policiacos como Huitzuco, donde Rubén Figueroa es el cacique, la autoridad federal ha sido omisa y encubridora.

Fue el Estado porque en Guerrero, el estado de la República donde el Ejército es el auténtico poder, en vez de disminuir, prospera la siembra, cosecha, procesamiento y distribución de mariguana y amapola.

Y mientras no aparezcan todos los 43 jóvenes de la Escuela Normal Isidro Burgos, mientras siga el encubrimiento, la conclusión seguirá siendo la misma: Fue el Estado.

La tragedia, lamentablemente, no es sólo de 43 muchachos y sus familias. Los desaparecidos se multiplican casi por 700: Hay en México, oficialmente, 27 mil 887 personas cuyos familiares no saben dónde están…

Apuntes

Aristóteles Núñez, el exjefe del Sistema de Administración Tributaria (SAT) de Luis Videgaray, es perfilado en el Senado para ser el fiscal anticorrupción de la PGR. El PRI lo promueve y supuestamente es avalado en principio por el PAN, creador del Sistema Nacional Anticorrupción, del que el fiscal es una posición clave. Sandoval Núñez armó los expedientes contra exgobernadores priistas como Javier Duarte, quien hoy lunes fue suspendido de sus derechos políticos en el PRI presidido por Enrique Ochoa Reza, exhibido ya también como corrupto. Aristóteles dejó en el SAT a Osvaldo Santín Quiroz, subordinado suyo en el Estado de México, ambos bajo las órdenes de Videgaray. El año pasado, el PAN tenía como candidato a la fiscalía anticorrupción al director general del Instituto Nacional de Ciencias Penales (Inacipe), Rafael Estrada Michel, hijo del magistrado Rafael Estrada Sámano, a su vez hijo de Rafael Estrada Iturbide, fundador de ese partido… Más que el debate Hillary-Trump, lo relevante es la firma de la paz en Colombia tras 52 años de guerra civil…