Inicio » XI Conferencia sobre la mujer Brasil2010

Category Archives: XI Conferencia sobre la mujer Brasil2010

Traducir a tu idioma

Construyamos PODEMOS Mexico YA ES TIEMPO de CAMBIAR

DESOBEDIENCIA CIVIL PACIFICA1/01/17
PODEMOS Mexico: Desoberiencia Civil Pacifica 2017-2018

Matrix Radio Mx

Es una emisora de radio comunitaria y social en la CDMX. HOY la CDMX ya cuenta con un proyecto alternativo DIFERENTE para los amantes de la RADIO. La primer radio comunitaria y social realizada por un STAFF de periodistas ENTIDADES BIOLOGICAS EXTRATERRESTRES. Alienigenas que por años han estudiado a la raza humana y que ahora seran quienes relaten y cuenten las noticias. PERIODISMO EXTRATERRESTRE y DIFERENTE. www.matrixradiomx.wordpress.com

PARO NACIONAL

2 de Octubre 2015 NO se OLVIDA

DEVOTOS a SAN EBE en la CDMX

Construyamos un México Sin PRI

CNTE en PIE de LUCHA

Sumate NO a la Reforma Educativa de Epn Fallido

YA son 16 meses de #Ayotzinapa y NO hay JUSTICIA

EVENTOS en la CDMX

YoSoy132 NADIA VERA

Apostar por la democracia e igualdad de las mujeres,concluye CEPAL

STAFF:MTXnoticias/Agencia:Cimac/Por. Miriam González, enviada

INTERNACIONAL
Consenso de Brasilia al término de XI conferencia Regional


Brasilia, Brasil 20 jul 10 (CIMAC).- Apostar por
Estados democráticos, e igualitarios, que
empoderen a las mujeres en la esfera pública, y
garanticen el respeto de sus derechos humanos,
fue el eje transversal de la XI Conferencia
Regional sobre la Mujer de América Latina y el
Caribe, que se llevó a cabo del 13 al 16 de julio en esta ciudad.

Ante las delegaciones de 33 Estados miembros de
la Comisión Económica para América Latina y el
Caribe (CEPAL), fondos y organismos de las
Naciones Unidas, así como representantes de un
centenar de organizaciones de la sociedad civil,
Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la CEPAL
declaró clausurada la conferencia, acompañada por
Nilcea Freire, Ministra de la Secretaría de
Políticas para las Mujeres de Brasil.

Durante cuatro días de actividades, temas como el
acceso universal a la salud de las mujeres, su
empoderamiento económico, la corresponsabilidad
familiar, la inclusión de las mujeres
afrodescendientes e indígenas, su participación
en la toma de decisiones así como la importancia
del acceso a las nuevas tecnologías de la
información y la comunicación, marcaron el rumbo del Consenso de Brasilia.

Este Consenso llama a los gobiernos a la acción
para brindar una mayor autonomía económica e
igualdad para las mujeres en el ámbito laboral.

Además de frenar todas las formas de violencia
contra las mujeres mediante la adopción de
medidas preventivas, punitivas, de protección y
atención que contribuyan a la erradicación de la
violencia de género en cualquiera de sus
manifestaciones, así como garantizar, a las
mujeres, el acceso a la justicia y a la asistencia jurídica gratuita.

También insta a las autoridades de la región a
fortalecer la ciudadanía de las mujeres y ampliar
su participación en los procesos de toma de
decisiones y en las esferas de poder.

Para ello, pide promover y fortalecer políticas
de Estado que garanticen el respeto, la
protección y el cumplimiento de todos los
derechos humanos de las mujeres y adoptar todas
las medidas necesarias, incluidos cambios a nivel
legislativo y políticas afirmativas, para
asegurar la paridad, la inclusión y la
alternancia étnica y racial en todos los poderes
del Estado, a fin de fortalecer las democracias de América Latina y el Caribe.

En tanto, solicita el acceso de las mujeres a las
nuevas tecnologías, al crédito y los activos, y
promover medios de comunicación igualitarios,
democráticos y no discriminatorios, así como
promover su salud integral y sus derechos sexuales y reproductivos.
Así como la realización de actividades de
capacitación, intercambio y difusión, que
permitan formular políticas públicas basadas en
los datos arrojados por el Observatorio de
igualdad de género de América Latina y el Caribe,
a través de la cooperación internacional, regional, subregional y multilateral.

“Este Consenso es un documento de negociación y
de diálogo para cada uno de los países, una
plataforma que servirá para gestionar con
nuestros Estados la adopción de medidas que
permitan la igualdad de acceso a oportunidades, y
de respeto de derechos humanos, entre mujeres y
hombres” dijo Marialenea Carbajal de la Red de
Mujeres Afrodescendientes y Afrolatinoamericanas
y de la Diáspora de República Dominicana.

A su vez, las Organizaciones de la Sociedad Civil
reconocieron que este Consenso recoge, sin duda,
lo planteado hace tres años en el Consenso de
Quito. “Esto nos demuestra que vamos avanzando
hacia la construcción de una sociedad más igualitaria.”

En tanto las representantes de los organismos
gubernamentales dijeron sentirse satisfechas de
los acuerdos que este Consenso trae, pese a las
diferencias entre países. Esta vez nuestras
diferencias hicieron posible un Consenso que rescata nuestras coincidencias.

“Este Consenso, trae a la mesa nuevos temas como
es el caso de la paridad en lo político, y en los
espacios de toma de decisiones, la penalización
del feminicidio donde todos los países acordaron
realizar cambios en sus legislaciones para
tipificarlo, la conciliación entre el Estado y la
familia”, dijo a Cimacnoticias la diputada
federal Teresa Inchaustegui, representante de México.

“También se destaca el interés por incorporar
políticas públicas para el respeto y el
reconocimiento del aporte de las mujeres en el
trabajo no remunerado y remunerado, en específico
el trabajo doméstico y los derechos de las
indígenas, afrodescendientes y de mujeres de todas las edades”, abundó.

La delegación de Guatemala dijo, a este medio,
que el Consenso de Brasilia recuperó el papel de
los Estados como actores protagónicos para la
regulación de las relaciones económicas en América Latina.

En Guatemala, las condiciones de vulnerabilidad
de las mujeres han aumentado, de ahí la
importancia, de este Consenso, de ir abriendo y
fortaleciendo la participación de las mujeres
para constituirse en sujetas políticas y
económicas, además de fortalecer y reconocer el
liderazgo de las misma en el desarrollo
económico, ante una crisis que las mujeres sostienen históricamente.

Las representantes de la comunidad indígena y
afrodescendiente, refirieron sentirse satisfechas
por la inclusión de sus demandas en el Consenso
de Brasilia. “Hoy están mas visibles nuestras
demandas, de tal forma que el Consenso de
Brasilia va encaminado a buscar la equidad y la
igualdad en esta región pluricultural y pluriétnica”.

Durante las actividades de la Conferencia, se
leyeron 3 declaratorias y 2 proyectos de
Resolución, que se recogieron en el Consenso de
Brasilia, Proyecto de Resolución de la XI
Conferencia Regional sobre la Mujer de América
Latina y el Caribe sobre la nueva entidad ONU Mujeres (UN Women).

También se dio lectura al proyecto de Resolución
en Solidaridad con la Situación de Haití y Chile
después de los terremotos, Declaración de las
Organizaciones Chilenas ante la falta de
coherencia en el discurso del Gobierno de
Sebastián Piñera, la Declaración de las Mujeres
Indígenas y Afrodescendientes de América Latina,
El Caribe y la Diáspora y la Declaración del Foro de Organizaciones Feministas.

La lectura oficial de la resolución del Consenso
de Brasilia estuvo a cargo de la representación
de México, encargada de la relatoría de esta XI Conferencia.

República Dominicana será el país anfitrión de la
XII Conferencia Regional sobre la Mujer de
América Latina y el Caribe que se realizará en 2013.

Anuncios

Urgen avance y acceso de las mujeres en el uso de las TIC

STAFF:MTXnoticias/Agencia:Cimac/Por Miriam González, enviada

INTERNACIONAL
Indispensable para el empoderamiento de las mujeres: CEPAL

Brasilia, Brasil 20 jul 10 (CIMAC).- Promover la
transversalidad de género en las nuevas
Tecnologías de la Información, y de la
Comunicación (TIC), es indispensable para el
ejercicio pleno de los derechos humanos de las
mujeres, y una forma de visibilizar la situación
de ellas en la economía y el trabajo, afirmó
Magaly Pineda, del Centro de Investigación para la Acción Femenina.

Al participar en el panel Mujer y tecnologías de
la Información y de las comunicaciones en la
economía, el trabajo y su empoderamiento en la
región, como parte de la XI Conferencia Regional
sobre la Mujer de América Latina y el Caribe, la
experta dijo que es necesario avanzar con rapidez
y eficacia, para garantizar el acceso a las
mujeres a la información y al conocimiento

Las delegaciones de República Dominicana y
Argentina hicieron propuestas concretas para la
inclusión, en distintos momentos del Consenso de
Brasilia, elementos que destaquen la importancia
de las TIC en el desarrollo de las mujeres,
además de colocar un párrafo específico llamando
a los gobiernos de la región a incentivar el
acceso, gratuito, para mujeres y niñas de las nuevas tecnologías.

“Las TIC son un campo de cultivo para el
empoderamiento de las mujeres, si los gobiernos
no miran desde ahí el tema, no podemos seguir
adelante en la discusión de sociedades más
igualitarias”, sentenció Daphne Sabanes Plour,
periodista y comunicadora social de la Asociación
para el Progreso de las Comunicaciones (APC).

Y recalcó, las nuevas tecnologías de la
información, y la comunicación, son una
herramienta que permite a las mujeres no sólo
acceder a la información, sino también acceder a
mejores condiciones de vida, ejemplo de ello son
las ecografías que se puede hacer durante el embarazo.

Sin duda, buscamos una reflexión entre gobiernos,
sociedad civil, movimientos feministas, e
instituciones públicas, que permitan ahondar en
el tema, como un eje transversal de las
estrategias de desarrollo social y económico en los países de la región.

MUNDO VIRTUAL, MUNDO REAL

Tomando como referencia el Plan Regional de
Sociedad de la Información 2010, estrategia de
los países de la región sobre sociedades de la
información, alineada a los Objetivos de
Desarrollo del Milenio (ODM) y la Cumbre de la
Sociedad de la Información, la estrategia para la
sociedad de la información en América Latina y el
Caribe, señala la importancia de una estrategia
regional orientada a impulsar un desarrollo
digital para el crecimiento, la equidad y la democracia.

Apuntando a conformar una plataforma, pública y
privada, que genere sinergias, evitando la
duplicación de esfuerzos y potenciando proyectos
regionales, que permitan el acceso de las mujeres a las TIC.

Esta estrategia cuenta con seis áreas de
intervención, en la educación, la infraestructura
y acceso, la difusión, la gestión pública y los
gobiernos electrónicos, el sector productivo así
como los instrumentos de política.

Estas áreas pretenden dar herramientas a los
países que les permita concretar estrategias
locales, en materia de difusión y acceso a las TIC para las mujeres.

Sin embargo, también plantea tres desafíos, la
falta de acceso a nivel nacional, tanto de la
conectividad como del equipo, así como el acceso
a la capacitación para su uso, a las aplicaciones
de contenidos y el lenguaje sexista que aún permean.

Su objetivo es abogar por una perspectiva de
género para que se constituya en un eje
transversal en la implementación de la estrategia
de la eLAC en los países latinoamericanos.

En América Latina, el acceso de las mujeres a
Internet ha alcanzado un 38.8 por ciento; se
conectan una vez por semana en promedio, en casa
o trabajo, sin embargo, “aún las siguen viendo
como usuarias, y no como practicantes de su
derecho a informar y ser informadas”

Finalmente, las especialistas coincidieron en que
el Consenso de Brasilia, que hoy se dará a
conocer aquí, debe incluir la importancia del
acceso a las TIC, para lograr la autonomía y
empoderamiento económico de las mujeres.

Este evento, fue propuesto de manera paralela,
por la Organización del Fondo de las Naciones
Unidas para la Mujer (UNIFEM), el Instituto
Internacional de Investigaciones y capacitaciones
de las Naciones Unidas para la Promoción de las
Mujer (UNISTRAW) y la Comisión Interamericana de la Mujer (CIM).

Acciones para el adelanto femenino en política económica

STAFF:MTXnoticias/Agencia:Cimac/Por Miriam González, enviada

INTERNACIONAL
Cambio de paradigmas, el reto para gobiernos: CEPAL

Brasilia, Brasil 20 jul 10 (CIMAC).- Los
gobiernos de América Latina y el Caribe, tienen
el desafío de articular un enfoque de Derechos
Humanos con un cambio de paradigmas en la
políticas económicas, a fin de que el
empoderamiento económico de las mujeres sea el
resultado de la autonomía física, económica y
política, concluyeron expertas en la mesa “El
papel de los mecanismos para el adelanto de las
mujeres en la política económica”.

Con la participación de representantes de España,
Liberia, El Salvador, Brasil, México, Jamaica,
Belice y Costa Rica, en los trabajos de la XI
Conferencia Regional sobre la Mujer de América
Latina y el Caribe, que concluye hoy con la
aprobación del Consenso de Brasilia, se
destacaron los mecanismos que cada país ha
implementado para el empoderamiento económico de las mujeres.

La mesa, moderada por Sonia Montaño, oficial a
cargo de asuntos de Género de la Comisión
Económica para América Latina (CEPAL), Julia
Evelyn Martínez, directora Ejecutiva del
Instituto Salvadoreño para el Desarrollo de la
Mujer (ISDEMU), dijo que en su país se planteó en
2009 una estrategia con enfoque derechos humanos,
y una perspectiva de género transversal, a las actividades gubernamentales.

Subrayó que en el plan quinquenal de su gobierno,
el perfil de las políticas públicas para la
igualdad de género, establece que para 2014 es
prioritaria la creación de una sociedad
igualitaria a través de la reducción de las
desigualdades y la erradicación de la violencia de género.

Para lograr estos objetivos, “se requiere que las
políticas públicas tengan un enfoque de género
así como el cumplimiento del Estado salvadoreño
en materia de derechos humanos, en el que el
ISDEMU juega el papel de garante de estos objetivos” puntualizó Martínez.

La Secretaria General de Políticas de Igualdad
del Ministerio de Igualdad de España, Isabel
Martínez insistió en que “es necesario brincar el
sesgo de políticas de igualdad y ligarlas a las
políticas sociales de reducción de la pobreza,
así como tomar en serio la transversalidad de la
perspectiva de género, y con ello lograr una
política de empleo sostenible que garantice a las
mujeres una independencia económica”.

Corresponsabilidad entre los tres poderes de
gobierno y las organizaciones de la sociedad
civil (OSC), así como de los gobiernos local y
municipal, es la estrategia que México ha
implementado para el adelanto de los derechos
humanos de las mujeres, señaló Rocío García
Gaytan, representante del Instituto Nacional de las Mujeres (INMUJERES).

En el Instituto Nacional de las Mujeres de Costa
Rica (INAMU) se ha iniciado una política de
equidad que ha sido elevada a política de Estado,
donde se establecieron seis objetivos primordiales.

Dichos objetivos tienen como eje transversal el
cuidado y la valoración social del trabajo
doméstico, el mejoramiento del empleo femenino,
la educación, la salud de calidad, la protección
efectiva de los derechos de las mujeres y el
fortalecimiento de la participación política y de la institucionalidad.

Las y los representantes gubernamentales
coincidieron en la necesidad de la etiquetar los
presupuestos, como una medida para el desarrollo
económico de las mujeres, de tal forma que esos
presupuestos se concreten en acciones tangibles para beneficio de las mujeres.

“En México si bien se han logrado etiquetar
algunos presupuestos, éstos son asistencialistas,
como es el “Programa Oportunidades”, por lo que
aún no se logra que se invierta en las mujeres
directamente. Nuestro principal reto es, no solo
bajar estos presupuestos a la población sino
reformar la Ley del Trabajo, desde una
perspectiva de género, que se adecue a las
necesidades del país” dijo García Gaytan.

MEDIOS, ALIADOS

Al hablar sobre la presencia en los medios de
comunicación como una forma de “presionar” a los
gobiernos sobre el cumplimiento de los
compromisos adoptados, se subrayó que en España
se ha incidido en los medios de comunicación, con
una presencia diaria, generando las capacidades
suficientes que toman los temas de la condición
social de las mujeres como un punto de referencia
al hablar de las políticas públicas económicas.

Mientras que en El Salvador, las mujeres son
noticia en tanto aparecen como víctimas de violencia.

Por lo que hoy otro reto es además lograr una
presencia mediática, y política que tome en
cuenta la voz de las organizaciones civiles, de
los aparatos del Estado y de las mujeres, a
través de un mecanismo de rendición de cuentas
que permita evidenciar las políticas que el
Estado ha adoptado en materia de igualdad de género.

Prioritarias las mujeres en la reconstrucción de Haití y Chile

STAFF:MTXnoticias/Agencia:Cimac/De la redacción

INTERNACIONAL
Oportunidad para visibilizar su vulnerabilidad: Conferencia CEPAL

Brasilia, Brasil 15 jul. 10 (CIMAC).- Las mujeres
y las niñas de Haití y Chile fueron
principalmente las más afectadas por los
devastadores efectos naturales (sismos) ocurridos
en esos países en enero y febrero de 2010,
respectivamente, por lo que son necesarias las
acciones que las coloquen en el centro de los esfuerzos de la reconstrucción.

Esta fue la principal conclusión de la sesión
especial sobre “Haití y Chile: (re) construir la
igualdad”, que se llevó a cabo hoy en Brasilia,
en el marco de la XI Conferencia Regional sobre
la Mujer de América Latina y el Caribe, se informó en un comunicado.

La reunión, en la que participó Susana Malcorra,
Secretaria General Adjunta de Apoyo a las
Actividades en Terreno, de las Naciones Unidas,
fue encabezada por Alicia Bárcena, Secretaria
Ejecutiva de la Comisión Económica para América
Latina y el Caribe (CEPAL) y moderada por
Marjorie Michel, Ministra de la Condición
Femenina y de los Derechos de las Mujeres de Haití.

Bárcena recordó que Brasil y Chile se encuentran
entre los países que han mostrado mayor
solidaridad con el pueblo haitiano, ya que han
participado activamente en la Misión de
Estabilización que las Naciones Unidas estableció en ese país (MINUSTAH).

De acuerdo con una evaluación del terremoto
realizada por el Gobierno de Haití con el apoyo
técnico de la CEPAL, el Banco Interamericano de
Desarrollo, del Banco Mundial, el Sistema de
Naciones Unidas y la Comisión Europea los daños
totales alcanzarían más de 7.8 mil millones de
dólares, equivalente a más del 120 por ciento del PIB del país en 2009.

En el desastre 222 mil personas perdieron la
vida y casi 311 mil más sufrieron heridas,
mientras que 1.5 millones – casi el 15 por ciento
de la población nacional- resultaron damnificadas.

Susana Malcorra, coordinadora de todas las
misiones de mantenimiento de la paz de la ONU en
el mundo, dijo que “probablemente, el terremoto
de Haití sea la tragedia más terrible de la
historia reciente”, pero que al mismo tiempo
constituye una oportunidad para poner a la mujer
en el centro de las tareas de reconstrucción y desarrollo.

“El camino que tenemos que recorrer para
reconstruir el país será muy largo y doloroso.
Sólo el tiempo nos permitirá determinar el
impacto y gravedad de la tragedia.”, indicó.

Mencionó que las Naciones Unidas perdió 101
personas en esta catástrofe y se refirió en
particular a Luis Carlos Acosta, distinguido
funcionario brasileño de la ONU en Haití.

Hizo énfasis en que hay 30 por ciento de mujeres
en las fuerzas de paz y que existe un gran
compromiso por incrementar este número en el futuro.

La Ministra Marjorie Michel realizó un balance de
la situación de la mujer en su país y reconoció
que, a pesar de los progresos realizados en los
últimos años, las desigualdades persisten y
representan un freno a los esfuerzos por mejorar sus condiciones.

“Ahora que terminó la etapa de emergencia tras el
terremoto, el país está evaluando los recursos
que se necesitan para la reconstrucción, la cual
debe conducir hacia una condición más igualitaria
y más justa de las mujeres”, recalcó.

En la sesión expuso también Belén Sapag, primera
Secretaria de la Misión de Chile ante las
Naciones Unidas, quien coincidió con las demás
expositoras en que es necesario poner a la mujer
en el centro de los esfuerzos de reconstrucción.
“Las mujeres están más expuestas a la
vulnerabilidad y estas emergencias sirven como
oportunidad par visibilizar la situación de las mujeres”, declaró.

Es urgente, dijo, mejorar la calidad de los
indicadores sociales de los países, para que las
estadísticas oficiales sean desagregadas por sexo
y por edad, y así poder conocer realmente el
estado en que viven las mujeres. En el terremoto
y tsunami que afectó a Chile, 521 personas perdieron la vida.

En la sesión participaron además Sergia Galván,
Directora Ejecutiva de la Colectiva Mujer y Salud
de la República Dominicana, y Lise Marie Dejean,
Coordinadora Nacional de Solidarite Fanm Ayisyen (SOFA), de Haití.

Ningún país de AL escapa a escalada de embarazo adolescente

STAFF:MTXnoticias/Agencia:Cimac/Por Guadalupe Cruz Jaimes

INTERNACIONAL
Sonia Montaño, en XI Conferencia regional de la CEPAL

México DF, 14 jul 10 (CIMAC).- Los gobiernos de
América Latina deben asumir un papel más activo
en la atención de problemáticas como el aumento
del embarazo adolescente y la fecundidad no
deseada, que afectan sobre todo a las mujeres
pobres, indígenas y afrodescendientes,
principales obstáculos que afrontan para acceder
a empleos de calidad que les permitan superar la pobreza.

Así lo señaló a Cimacnoticias Sonia Montaño,
oficial de la División de Asuntos de Género, de
la Comisión Económica para América Latina y el
Caribe (CEPAL), quien participa en la XI
Conferencia Regional sobre la Mujer de América
Latina y el Caribe, que se lleva a cabo en Brasil.

De acuerdo con la especialista de la Cepal, en la
región “no hay ningún país que haya escapado al
aumento del embarazo adolescente”, lo cual tiene
que ver con la insuficiente dotación de
anticonceptivos y de acceso a los servicios de
salud para prevenir embarazos no deseados.

En este ámbito, sigue presente el tema de la
desigualdad porque son las mujeres más pobres,
indígenas o afrodescendientes, las que tienen más
hijas e hijos de los que quieren tener, o pueden
mantener, por lo que les es imposible “brindarles
condiciones adecuadas para salir de la pobreza”.

La fecundidad no deseada, común en embarazos
adolescentes, “es sin lugar a dudas uno de los
obstáculos por los que las mujeres no pueden
acceder a empleos adecuados”, afirmó Sonia Montaño.

Ello se debe a que el cuidado infantil recae
sobre todo en las mujeres de la región, por lo
que se ven obligadas a ocuparse en jornadas
parciales, con salarios más bajos y sin protección social.

Este es uno de los temas de la XI Conferencia, en
la que “se buscarán las maneras de cómo los
gobiernos pueden financiar políticas que
resuelvan el tema del cuidado infantil, de
enfermos y de personas de la tercera edad, como
una responsabilidad social que en México y
América Latina, recae en el trabajo gratuito de las mujeres”.

Explicó que “la razón por la que muchas mujeres
no ingresan a los sectores más productivos y más
dinámicos de la economía es porque tienen que
buscar una combinación que les permita atender a
los hijos, tener un empleo cerca, horarios
flexibles, para conciliar trabajo y familia, si
las mujeres contaran con servicios en este
sentido, ellas podrían ir a empleos más estables,
porque tendrían la seguridad de que sus hijas e hijos están cuidados”.

A 11 años de la primera Conferencia Regional
sobre la Mujer de América Latina y el Caribe, la
conciliación trabajo-familia sigue entre los
pendientes que los gobiernos de la región deben
atender, con la ventaja de que se logró el
reconocimiento social y económico de esta actividad.

PENDIENTES EN IGUALDAD DE GÉNERO

De acuerdo con Sonia Montaño, el primero de los
pendientes en Latinoamérica y el Caribe es el
derecho al trabajo, ya que en los países de más
avance, el 60 por ciento de las mujeres están en
el mercado laboral, “mientras que los hombres ya han llegado a su tope.

La inserción de las mujeres al trabajo es
positiva para su desarrollo y autonomía personal,
“tener ingresos propios les da a las mujeres una
mayor capacidad de decidir y de poder negociar,
en mejores condiciones, el destino de los ingresos familiares”, explicó.

Las desigualdades también se dan entre las
mujeres, éstas son determinadas por el nivel de
ingresos de las latinoamericanas y su origen étnico.

“Todavía hay brechas muy grandes entre las
mujeres, ya que pobres e indígenas en la mayoría
de nuestros países, no han recibido de manera
equitativa los beneficios del desarrollo”, lamentó la experta.

En las mujeres más desfavorecidas, recae en mayor
medida, el trabajo gratuito en el hogar, el
cuidado infantil y la fecundidad no deseada.
Ellas son afectadas en mayor medida por el
desempleo, por la pobreza, por problemas de salud y educación deficiente.

La desigualdad entre mujeres, es una tendencia
uniforme en los países de la región, que se
observa especialmente en Guatemala, Perú,
Ecuador, Bolivia, donde hay una población
indígena importante, y en Brasil, en el caso de las afrodescendientes.

Ante el panorama regional, Sonia Montaño refirió
que el papel de los Estados de la región debe ser
más activo “en políticas de empleo para romper la
segmentación laboral, mediante acciones
especificas, como incentivos que sean fiscales,
materiales, económicos para que las mujeres
accedan a empleos mejor remunerados, desvinculados al cuidado”.

En segundo lugar, dijo, los gobiernos deben
impulsar acciones para que las latinoamericanas y
caribeñas puedan ingresar al ámbito laboral en
empleos más productivos, con protección social,
lo que implicaría que los Estados se alleguen los
recursos suficientes financiar el cuidado
infantil, el cuidado de enfermos y de ancianos.

“Si bien, el gasto social ha aumentado en salud y
educación en América Latina, el gasto social aún
no incluye las tareas del cuidado y están en
manos de las familias, cuando debiera ser
responsabilidad de los Estados”, indicó.

Al respecto, concluyó la especialista, “los
Estados deben atender esta necesidad, desde una
perspectiva de derechos, no como programas
asistenciales, sino como parte de los derechos
que tienen mujeres y hombres trabajadores a una
protección social de corto y largo plazo”.

Autonomía económica,física y política para las mujeres en LA

STAFF:MTXnoticias/Agencia:Cimac/Por Miriam, González, enviada

INTERNACIONAL
Demanda CEPAL a Estados, en conferencia regional de Brasil


Brasilia, Brasil 14 jul 10 (CIMAC).- El trabajo
es la base de la igualdad entre mujeres y
hombres, para ello es fundamental lograr una
autonomía económica, física y política de las
mujeres, señala el documento “Que Estado para qué
Igualdad” presentado por la Comisión Económica
para America Latina (CEPAL) durante la XI
Conferencia Regional sobre la Mujer de América
Latina y el Caribe, que se realiza aquí.

El informe analiza los logros y los desafíos que
enfrentan los gobiernos de la región en materia
de igualdad de género. “No será posible lograr
igualdad laboral, mientras no se resuelva la
carga de trabajo no remunerado y de cuidado, que
recae históricamente sobre ellas, hay que buscar
los mecanismos que integren la esfera pública con
la privada”, señaló Alicia Barcena, Secretaria Ejecutiva de la CEPAL.

Además de centrarse en la necesidad de
visibilizar el valor económico y social del
trabajo remunerado y no remunerado, cuidado de
terceros principalmente, así como la importancia
de empoderar a las mujeres en el ejercicio de sus
derechos, a elegir y a participar, de manera
igualitaria, en la esfera laboral y en las
instancias de toma de decisiones, sostuvo.

Propuso tres ejes fundamentales para el ejercicio
de esta igualdad laboral. Un Estado garante de la
titularidad de derechos humanos, igualdad en lo
público y lo privado y una redistribución del
trabajo remunerado y no remunerado.

Planteados a través de 3 autonomías fundamentales
para el desarrollo de las mujeres; la autonomía
económica, que implica el control sobre los
bienes materiales y recursos intelectuales así
como la capacidad de decidir sobre sus ingresos.

La integridad y autonomía física, requisito
indispensable para el ejercicio de sus derechos
sexuales y reproductivos. Mientras que la
autonomía política tiene que ver con la
representación paritaria en los espacios de toma
decisiones, especialmente en los gobiernos y parlamentos.

“Estas tres autonomías se encuentran reflejadas
en el Observatorio de igualdad de género de
América Latina y el Caribe, cuyos resultados son
este documento, que servirá de guía para que los
países revisen sus actividades, en torno a la
igualdad de género” subrayó la Secretaria Ejecutiva de la CEPAL.

Es así como se hacen necesarias las políticas
públicas que reformen los vínculos entre las tres
instituciones fundamentales de la sociedad:
Estado, familia y mercado, para articular un
nuevo pacto social de redistribución del trabajo
total (remunerado y no remunerado) entre mujeres
y hombres, a fin de facilitar el acceso de ellas
al mercado laboral como parte de sus derechos
humanos, dijo la ex Secretaria Ejecutiva de la
Comisión Económica de America Latina y el Caribe (ECLAC)

“Es necesario que el Estado tome todas las
medidas necesarias, ya sean legislativas,
institucionales, educativas, de salud, fiscales o
de participación de las mujeres, en la toma de
decisiones para así eliminar los sesgos de género
en el mercado laboral, superar la brecha
salarial, la segmentación y la discriminación contra las mujeres.

“Además de garantizar los derechos de las mujeres
en el mercado laboral y familiar, para que
cuenten con las herramientas adecuadas que les
permitan conquistar estas tres autonomías y
generar una institucionalidad sólida y con
capacidad normativa que haga valer sus derechos”.

BUENAS PRÁCTICAS

Cabe señalar que algunos países han dado ejemplo
de buenas prácticas para reconocer el valor del
trabajo no remunerado y de cuidado de los otros,
ya sea mediante reformas constitucionales como en
el caso de Venezuela, Bolivia, República
Dominicana y Ecuador, o a través de leyes y
políticas específicas que incentivan la igualdad
de género en el Mercado laboral como en los casos
de Brasil, Costa Rica, Argentina, México, Chile, España y Uruguay.

En Latinoamérica, las mujeres no sólo dedican más
tiempo que los hombres, al trabajo doméstico, o
de cuidado no remunerado, sino que su carga de
trabajo es mayor que la de los hombres, sin
embargo siguen siendo subrepresentadas en el mercado laboral.

Ejemplo de ello es Brasil donde las mujeres
dedican 56.6 horas semanales al trabajo total,
mientras que los hombres ocupan 52 horas. En
México las mujeres dedican 76.3 horas, contra sólo 58.4 de los hombres.

Cifras de 2008 muestran que 31.6 por ciento de
las mujeres de 15 años o más en la región, no
tenía ingresos propios, mientras que solo 10.4
por ciento de los hombres estaba en esa condición.
Asimismo las mujeres superan a los hombres en
materia de desempleo, es decir 8.3 por ciento de
mujeres frente a un 5.7 por ciento de hombres.

El documento incluye un análisis sobre Igualdad y
desarrollo, el trabajo remunerado, las políticas
laborales y de protección social y la economía del cuidado.

Igualdad y equidad,otros nombres de libertad y democracia

STAFF:MTXnoticias/Agencia:Cimac/Por Miriam González, enviada

INTERNACIONAL
Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva para AL de CEPAL

Brasilia, Brasil 14 jul 10 (CIMAC).- La
declaratoria, presentada aquí por el Foro de
Organizaciones Feministas (FOF), en torno a
la situación de las latinomericanas, se centra
en el papel que los Estados deben jugar para
lograr que los avances alcanzados en lo público,
se proyecten en lo privado, y que los logros en
el mercado laboral, se traduzcan en la esfera del
cuidado, para hacer visible el nexo entre el
trabajo remunerado y no remunerado.

En entrevista para Cimacnoticias, la Secretaria
Ejecutiva de la Comisión Económica para América
Latina (CEPAL), Alicia Bárcena calificó así la
declaratoria de las FOF “¿Qué Estado, para qué
igualdad?, respecto al avance de las mujeres en materia de igualdad de género.

En el primer día de actividades de la XI
Conferencia Regional sobre la Mujer de América
Latina y el Caribe, que concluirá el 16 de julio,
la funcionaria subrayó que las mujeres somos una
marcha constante, obstinada, e irreductible.

“Y estamos aquí “armándonos de los argumentos y
las capacidades que nos permitan volver a
nuestros países, convencidas de que la igualdad y
la equidad de género, son los otros nombres de la libertad y la democracia”.

Creemos que centrar el trabajo de la XI
Conferencia, en la división sexual del trabajo y
la economía del cuidado, nos dará las
herramientas necesarias para lograr la igualdad de género en la región.

Además de que el trabajo que hemos realizado, nos
muestra que es necesario redistribuir, de forma
justa, las responsabilidades del cuidado de los
otros, de tal forma que exista una redistribución
equitativa del trabajo y lo convierta en una
tarea de responsabilidad social, no sólo de las mujeres.

Apostamos a una estrategia que cree una
infraestructura de economía del cuidado que le
libere tiempo a las mujeres, para participar en
la esfera pública, invirtiendo en servicios como
la creación de guarderías para niñas, niños y adultos mayores.

En ese sentido, la propuesta de este Consenso de
Brasil gira en torno a romper la segmentación
laboral, para que los países desarrollen
políticas para sacar a las mujeres de los empleos
mal remunerados, y en condiciones de
vulnerabilidad, mayormente afectadas por la
flexibilidad laboral, que las deja sin protección social.

Se trata, dijo, de romper con el “techo de
cristal”, que impide que aquellas mujeres que
llegan a empleos formales puedan ejercer
posiciones de liderazgo. Y solo será posible la
autonomía económica, en la medida que se asegure
la redistribución del trabajo remunerado y no
remunerado, ahondó Alicia Bárcena.

Por lo que en la XI Conferencia que hoy inició
“podemos esperar un análisis del progreso y
retroceso desde Beijing hasta Brasilia,
analizando 15 años desde la Plataforma de acción
de Beijing, 10 años de la Declaración de los
Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) y 3
años desde la adopción del Consenso de Quito.

Dijo que dicho Consenso, hace tres años, marcó la
ruta a los países de la región, en torno a la
creación de políticas públicas, a favor de la
igualdad de género y hoy a organismos
internacionales, a los gobiernos y la sociedad
civil, nos toca medir los avances al respecto.

En este contexto podemos señalar que en los
últimos tres años, 14 países de la región, han
incluido preguntas relativas al uso del tiempo,
ya sea como módulos o encuestas específicas. Al
menos 4 países han hecho esfuerzos concretos por
medir el aporte, al Producto Interno Bruto (PIB),
del trabajo doméstico no remunerado.

Sin embargo, uno de los frutos más importantes
del Consenso de Quito, es el establecimiento del
Observatorio de Igualdad de Género de América
Latina y el Caribe, en 2010, dijo.

Inspirado en la experiencia de Colombia y México,
su objetivo es ayudar a dar seguimiento, mediante
la información estadística de los países de la
región, sobre los avances en torno a la
Plataforma de Acción de Beijing, los ODM, así
como de las agendas regionales, alentando a los
países a construir redes de intercambio de
información, que contribuyan a mejorar y cumplir
con los desafíos que se plantearon en el Consenso.

Además de la elaboración de un informe anual que
proporcione un diagnóstico sobre las
desigualdades entre mujeres y hombres en temas
clave como: el trabajo remunerado y no
remunerado, uso del tiempo y pobreza, acceso a la
toma de decisiones y representación política,
violencia de género y derechos sexuales y reproductivos.

Este observatorio ha sido replicado en Brasil, la
República Bolivariana de Venezuela, Argentina,
mientras que en el tema de la violencia contra
las mujeres se han creado el de Perú y Panamá,
así como el Observatorio del Consejo de Ministras
de la Mujer de Centroamérica (COMMCA)

RETOS PARA LOGRA LA IGUALDAD

La funcionaria sostuvo que “uno de nuestros
principales retos es que los Estados entiendan
que su papel es insustituible en el logro de
umbrales mínimos de bienestar, y que la igualdad
de género, no resta impulso, ni recursos al dinamismo económico”.

En este proceso, el papel de las Organizaciones
de la Sociedad Civil (OSC) es fundamental, ya que
ellas van empujando a los Estados a cumplir con
los acuerdos y tratados, y a visibilizar los
avances y retrocesos, en torno a los compromisos
que los Estados han signado a favor de la igualdad de género.

Por ejemplo, hoy por primera vez, en una
Conferencia Regional sobre la Mujer,
representantes de la sociedad civil se encuentran
con nosotros y tendrán un espacio para poder
incidir en la creación de este Consenso.

“Porque nuestro camino a la igualdad ha sido una
marcha constante, una construcción diaria, una
acumulación permanente de avances civilizatorios,
que luego hacemos patrimonio de toda la sociedad”.

“Desde el derecho a votar, hasta el derecho a la
autonomía de nuestros cuerpos, desde la paridad,
y las leyes de cuotas, hasta renegociar las
labores del cuidado, y comprender los mecanismos
culturales que han facilitado la opresión de las
mujeres”, puntualizó Alicia Bárcena.

Igualdad de género en AL y el Caribe,demandan feministas

STAFF:MTXnoticias/Agencia:Cimac/De la redacción

INTERNACIONAL
Declaratoria de organizaciones, ante la XI Conferencia regional

México, DF, 14 jul 10 (CIMAC).- Organizaciones
feministas de América Latina y el Caribe,
denunciaron hoy que la desigualdad de condiciones
entre mujeres y hombres sigue siendo una
constante en la región, por lo que demandaron a
los gobiernos latinoamericanos y caribeños
acciones concretas para abatir esta problemática.

Durante la inauguración de la XI Conferencia
Regional sobre la Mujer de América Latina y el
Caribe, que se lleva a cabo en Brasil, las
participantes del Foro de Organizaciones
Feministas (FOF) de la región, demandaron a las
representaciones de los Estados, presentes en el
acto, políticas públicas que transformen la
sociedad actual en una más igualitaria y justa para las mujeres.

Las feministas suscribieron la Declaración del
FOF ante la Undécima Reunión sobre la Mujer-
CEPAL “¿Qué Estado para que Igualdad?”, luego de
dos días de trabajos, en la que señalan que a
pesar de los avances, a 15 años de Beijing, la
superación de las desigualdades entre hombres y
mujeres, “aún no constituye una dimensión inherente de la justicia social”.

Esta realidad obedece a que Estados y gobiernos,
latinoamericanos y caribeños, mantienen una
contradicción entre los compromisos
internacionales suscritos, y la concreción de
políticas para la igualdad, y garantía de derechos.

Las mujeres de la región enfrentan problemáticas
debido a su condición de género, etnia, estrato
económico y orientación sexual. Entre las
problemáticas que desfavorecen la calidad de vida
de las mujeres, está el trabajo gratuito que
ellas realizan en casa, considerado “uno de los
principales obstáculos para la autonomía y el bienestar de las mujeres”.

Asimismo, las feministas señalaron que las
mujeres de la región se ocupan en empleos
marginales, sin protección social, en los que sus
derechos laborales, como la jornada de ocho
horas, son atropellados por los patrones con la
permisibilidad de los Estados. Muestra de ello,
es el trabajo doméstico remunerado.

Otra preocupación que externaron las activistas
de la región es por el aumento de la violencia
contra mujeres y niñas, la cual se agrava con la
violencia política, y el racismo institucional
contra las mujeres afrodescendientes e indígenas.

La violencia sexual, familiar y el feminicidio
evidencian que los avances legales e
institucionales en casi toda la región, no han
sido suficientes para garantizar la protección a
las mujeres y sus derechos humanos.

Otros factores, que agravan la violencia de
género es la violencia generada por el control de
amplios territorios del narcotráfico y otras
redes del crimen organizado, las cuales se sobreponen al poder del Estado.

Esta circunstancia, “tiene un impacto devastador
sobre los vínculos sociales, afectando la vida
cotidiana de las mujeres y comunidades pobres”, refieren.

A la exigencia de empleos dignos y de prevención
y erradicación de la violencia contra las
mujeres, las feministas de la región sumaron sus
voces para reclamar servicios de salud de calidad
que disminuyan la mortalidad materna, pues la
maternidad continúa representando para muchas mujeres un riesgo de vida.

En este sentido, manifestaron que el aborto en
condiciones inseguras, su criminalización y
penalización, son una realidad que afecta la vida
y la salud de las mujeres, adolescentes y jóvenes.

La prohibición del aborto está vinculada con que
en la mayoría de los gobiernos la laicidad del
Estado es vulnerada. “La injerencia de las
jerarquías religiosas en las estructuras
institucionales impide a las mujeres ejercer la
autonomía sobre sus cuerpos”, coinciden las organizaciones feministas.

Otro hecho, igualmente lamentable, es el bajo
nivel de participación política de las mujeres y
su acceso a espacios de poder, los cuales fueron
calificados como “escandalosos”, aún más para las
indígenas y afrodescendientes.

Pese a los compromisos adquiridos por los
gobiernos para el logro de la paridad, en el
marco del Consenso de Quito, y de la creación de
mecanismos como las cuotas de género, “no se ha
logrado transformar el discurso en estrategias,
metas concretas y recursos suficientes”, por lo
que las feministas demandaron a los Estados que
se materialicen las políticas públicas.

Otras acciones que demandaron fue un nuevo modelo
de desarrollo, es decir que los Estados fomenten
transformaciones socioculturales y productivas
que aseguren una relación sustentable con la
naturaleza, la preservación de los bienes comunes
de la humanidad y la pluralidad de las culturas.

Ante este panorama, las organizaciones feministas
urgieron a los gobiernos a enfrentar los desafíos
necesarios para garantizar el respeto de los
derechos humanos de las mujeres. Y en este
sentido, concluyeron que “resulta inadmisible la
militarización de la seguridad ciudadana y el
incremento de los presupuestos militares en
detrimento de la inversión pública para el bienestar de las personas”.

Inicia Conferencia Regional sobre la Mujer de AL y el Caribe

STAFF:MTXnoticias/Agencia:Cimac/Por Miriam González, enviada

INTERNACIONAL
“Sin igualdad de género no habrá desarrollo para los países”

Brasilia, Brasil 14 jul 10 (CIMAC).- Sin igualdad
de género no habrá desarrollo económico y social
para los países, fue la consigna que marcó aquí,
el inicio de los trabajos de la XI Conferencia
Regional sobre la Mujer de America Latina y el Caribe.

Ante representantes de los 33 países de la
región, así como de un centenar de Organizaciones
de la Sociedad Civil, (OSC) Celso Amorim,
Ministro de Relaciones Exteriores de Brasil,
inauguró hoy los trabajos de la Conferencia,
acompañado por Alicia Bárcena, secretaria
ejecutiva de la Comisión Económica para América
Latina y el Caribe (CEPAL), Rachel Mayanja,
asesora especial en cuestiones de género y avance
de las mujeres de las Naciones Unidas, y la
ministra de la Secretaría de Políticas para las
Mujeres de Brasil, Nilcea Freire.

Celso Amorim enfatizó que “es responsabilidad de
los Estados promover políticas públicas para el
avance de las mujeres, su participación política,
económica y social, así como garantizar sus
Derechos Humanos (DH), requisitos indispensables
para la democracia de cualquier nación”.

Recordó que a 15 años de la Cuarta Conferencia
Mundial sobre la Mujer, es necesario dar un paso
más, para generar Estados democráticos e igualitarios.

Destacó la relevancia de esta conferencia pues,
dijo, consagró la igualdad de género como un
objetivo estratégico para el crecimiento y
desarrollo por parte de la comunidad
internacional, al tiempo que dio lugar a los
Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), los
cuales integran los ejes centrales de la promoción de los DH de las mujeres.

A su vez, Rachel Mayanja advirtió que no se puede
pretender construir Estados democráticos,
mientras las mujeres continúen excluidas.

“No podemos hablar de desarrollo social si no
empoderamos a las mujeres, no podemos permitir
que sigan siendo subrepresentadas en el mercado
laboral, que no estén presentes en los espacios
públicos de toma de decisiones”.

Tampoco podemos permitir “que la violencia de
género siga siendo un flagelo en la región, que
el acceso a los servicios de salud, especialmente
los relacionados a los derechos sexuales y
reproductivos, sigan siendo restringidos”:

Para Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la
CEPAL, los pendientes siguen siendo muchos, pero
reconoció los avances significativos,
principalmente en participación política al
destacar que más mujeres en la región, ocupen el cargo de presidentas.

Así, en el recuento se escucharon nombres como el
de Michel Bachelet, ex presidenta de Chile,
Violeta Barrios de Chamorro, ex presidenta de
Nicaragua, Mireya Moscoso de Panamá, Cristina
Fernández de Kirchner, presidenta de Argentina y
Laura Chinchilla Miranda, de Costa Rica.

Por lo que bajo el lema de no hay igualdad, sin
acceso efectivo de las mujeres a oportunidades de
mayor calidad de vida, quedó oficialmente
inaugurada la conferencia tendrá lugar del 13 al 16 de julio.

El tema de la misma es “¿Que Estado, para que
igualdad?”, con el objetivo de proporcionar un
foro para debatir sobre temas de género,
presentar recomendaciones de políticas públicas,
y evaluar el cumplimiento de los acuerdos, y
planes regionales sobre la igualdad de género.

La mesa directiva de la conferencia será
presidida por las y los representantes de Brasil,
mientras que la vicepresidencia estará a cargo de
las delegaciones de Argentina, Chile, Cuba,
Paraguay, Perú, Trinidad y Tobago, Panamá,
Venezuela, Jamaica, Antigua, Costa Rica, Ecuador,
Uruguay, El Salvador, Barbados, República
Dominicana y España. La Relatoría estará a cargo de la delegación mexicana.

Políticas públicas de AL y el Caribe sobre la igualdad de género

STAFF:MTXnoticias/Agencia:Cimac/Por Miriam González, enviada

INTERNACIONAL
En la XI Conferencia sobre la Mujer que inicia mañana en Brasil

Brasilia, Brasil 12 jul 10 (CIMAC).- Jefes de
Estado, autoridades ministeriales, representantes
de organismos internacionales y de la sociedad
civil, se reunirán del 13 al 16 de julio en
Brasilia, Brasil, para celebrar la XI Conferencia
Regional sobre la Mujer de América Latina y el Caribe.

Uno de los foros intergubernamentales más
importante de la región, que espera la
participación de 800 personas, para el análisis
de las políticas públicas de los países, en torno
a la igualdad de género, que tendrá como eje
central la pregunta “¿Qué Estado, para qué
igualdad?” con la que se intentará responder,
desde la perspectiva de los Derechos Humanos (DH)
de las mujeres, cuáles son los avances en esta materia.

La Conferencia Regional sobre la Mujer de América
Latina, y el Caribe, es un órgano subsidiario de
la Comisión Económica para América Latina y el
Caribe (CEPAL) y se realiza cada tres años. Su
objetivo es proporcionar un foro para el debate
sobre los temas de género, presentar
recomendaciones de políticas públicas, y evaluar
el cumplimiento de los acuerdos, y planes
regionales sobre la igualdad de género.

Durante la conferencia, la CEPAL presentará un
documento con el análisis de los logros y
desafíos, que enfrentan los gobiernos de la
región en materia de igualdad de género, en el
que señala que el trabajo es la base de la
igualdad entre los géneros, para ello es
fundamental el logro de la autonomía económica,
física y política de las mujeres.

Subraya que no será posible lograr igualdad
laboral para las mujeres, mientras no se resuelva
la carga de trabajo no remunerado, y de cuidado
que recae históricamente sobre ellas. En este
sentido, es necesario buscar una nueva ecuación
virtuosa, que incluya al Estado, al mercado y a las familias.

El documento propone una estrategia para lograr
la igualdad, a partir de tres ejes fundamentales:
a) haciendo hincapié, desde lo normativo, en la
titularidad de derechos para los géneros; b)
desde lo económico a través del tipo de
macroeconomía que se requiere para la igualdad y
c) desde la política, mediante el tipo de Estado
que se necesita para que este pueda “igualar para
crecer y crecer para igualar”.

La XI Conferencia Regional sobre la Mujer de
América Latina y el Caribe, será inaugurada el 13
de julio por Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva
de la CEPAL y se prevé la presencia del
presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva.

Posteriormente, se realizará un panel de alto
nivel en donde la Secretaria Ejecutiva de la
CEPAL, presentará el documento principal de la
reunión, y la ex Presidenta de Chile, Michelle
Bachelet, ofrecerá una conferencia magistral.

En los días posteriores, se realizarán cinco
sesiones en donde más de 40 panelistas abordarán
los distintos temas expuestos en el documento, y
el 15 de julio habrá una sesión especial sobre
Haití y Chile, titulada “(Re) construir la igualdad”.

El viernes 16 de julio, el foro concluirá con la
presentación del Consenso de Brasilia, documento
que reunirá los acuerdos y compromisos de los
gobiernos, y la agenda futura de acción en torno a la igualdad de género.

A %d blogueros les gusta esto: