Archivo de la categoría: Reportajes Especiales

Con rezago de 30 años,derechos laborales de mexicanas

STAFF:MTXNoticias/CanalMatrix/por:CIMAC/Por Guadalupe Cruz Jaimes

REPORTAJE
Con rezago de 30 años, derechos laborales de mexicanas
Artículo 123 y LFT, rebasados por la realidad

En 1979 la participación de las mujeres en el 
mercado del trabajo era de 21 por ciento de las 
personas económicamente activas; 12 años después 
alcanzó el 31 por ciento, y para 2010 la 
proporción de mexicanas en el mundo laboral llegó 
a 42 por ciento, de acuerdo con el Instituto 
Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

La creciente inserción de las mujeres va a la par 
del deterioro de las condiciones de trabajo, que 
se caracterizan por el escaso o nulo acceso a 
derechos como seguridad social, prestaciones, 
contratación permanente y un salario remunerador, 
señaló Beatriz Luján, del Frente Auténtico del Trabajo (FAT).

Las últimas reformas a la Ley Federal del Trabajo 
(LFT) y al artículo 123 constitucional, respecto 
a derechos laborales de las mujeres, datan de 
principios de los años 70 y se centraron en la 
protección de la maternidad de las trabajadoras, 
la prohibición del despido por embarazo y la no 
realización de labores de riesgo para su salud o la del producto.

También se estipularon periodos de descanso antes 
y después del parto, así como los descansos dedicados a la lactancia.

Sin embargo, estos derechos –a 40 años de 
distancia– han sido rebasados por la realidad, 
pues en muchos casos las trabajadoras no tienen 
contratos escritos para probar una relación 
laboral y exigir el cumplimiento de la ley.

De 2000 a 2010 aumentó 34.4 por ciento el número 
de trabajadoras sin seguridad social, sumando 
hasta el año pasado 10.8 millones de mujeres sin 
la cobertura de este derecho, criticó Beatriz 
Luján a partir de un estudio realizado por el FAT con datos oficiales.

La pérdida “exponencial” de derechos está ligada 
a que una proporción importante de mujeres está 
en el sector informal o en empleos eventuales, 
refirió Rosario Ortiz, ex diputada del PRD e 
integrante de la Red de Mujeres Sindicalistas (RMS).

De acuerdo con el Inegi, más de 70 por ciento de 
la participación laboral de las 16.9 millones de 
trabajadoras se concentra en actividades 
terciarias: el 32 por ciento de las trabajadoras 
es comerciante, el 27 se ocupa en servicios 
personales y 14 por ciento son oficinistas.

Al número de mujeres con un empleo formal deben 
sumarse las trabajadoras que viven de las 
actividades informales, quienes representan cerca 
de 40 por ciento de las 12.8 millones de personas 
que se ocupan en este sector, explicó Ortiz.

La situación de desventaja laboral se agudiza 
cuando se trata de las mujeres, ya que por su 
condición de género ligada a la maternidad son 
“blanco” de discriminación en el trabajo.

En el país, la brecha salarial entre los sexos es 
de 30 por ciento, aún cuando las mujeres tienen 
mayor preparación. Las mujeres que tienen 
instrucción media superior y superior ganan 5.4 
pesos menos por hora que los hombres con la misma 
instrucción, indica el Inegi.

Óscar Alzaga, de la Asociación Nacional de 
Abogados Democráticos, señaló que en este 
escenario laboral de “ilegalidad” la LFT y el 
artículo 123 constitucional “son letra muerta”. 
En los hechos, dijo, a las mujeres se les exige 
una prueba de no gravidez para ser contratadas y 
las despiden cuando están embarazadas.

Y quienes están en la informalidad, mientras 
trabajan “cuidan a sus hijas e hijos en 
‘guacales’ y no en guarderías”, pues la seguridad social no está a su alcance.

Alzaga advirtió que es necesario que la reforma 
laboral, que se revisa en la Cámara de Diputados, 
proteja el salario, la estabilidad en el empleo, 
garantice la seguridad social y servicios de 
cuidado para las mexicanas, en vez de pretender 
“legalizar lo ilegal a través de tipos de 
contratación como de capacitación inicial o la 
subcontratación, los cuales arrasan con los derechos laborales”.

La falta de acceso a derechos, como los de 
cuidado infantil, aumenta la carga de tareas de 
las mujeres, ya que en México 97 por ciento de 
las más de 16 millones de trabajadoras, además de 
cumplir con su labor asalariada, realiza tareas 
domésticas y de cuidado familiar, apuntó el 
Centro de Estudios para el Adelanto de las 
Mujeres y la Equidad de Género, de la Cámara de Diputados.

Por ello, urgió a crear una legislación que 
obligue al Estado a brindar servicios de cuidado 
infantil y de personas adultas mayores y con 
discapacidad, para aligerar la sobrecarga laboral de las mexicanas.

Actualmente, 16.2 millones de mujeres 
económicamente activas se hacen cargo de las 
labores domésticas y del cuidado de personas; a 
estas tareas las mujeres dedican cerca de 60 
horas semanales, mientras que los hombres sólo invierten 10 horas.

“Atender a la familia no sólo es un cuidado 
afectivo, implica tareas domésticas, cargadas de 
un valor simbólico”, sin remuneración y sin 
apoyos sociales, a pesar de ser “la condición de 
posibilidad de existencia del sistema social”, 
aseveró la antropóloga feminista Marta Lamas.

Durante un foro en San Lázaro, la también 
investigadora aseguró: “Sólo una legislación 
laboral que atienda la conciliación del ámbito 
familiar y del trabajo podrá abordar lo social y lo justo de forma adecuada”.

Mueren más de 300 adolescentes por guerra de Calderón

STAFF:MTXNoticias/CanalMatrix/por:CIMAC/Por:Estephanye Reyes

ESPECIAL INFANCIA
Mueren más de 300 adolescentes por guerra de Calderón
En la orfandad, 40 mil niñas y niños: OSC

México, DF, 29 abr 11 (CIMAC/AMNDI).- En México 
no existen mecanismos para garantizar los 
derechos de 39.2 millones de personas menores de 
18 años, lo que producirá la aniquilación de una 
generación joven inmersa en la violencia, 
aseguraron Organizaciones de la Sociedad Civil 
(OSC) en la conmemoración del Día de la niñez.

En la lucha contra el crimen organizado, dijo en 
conferencia de prensa Nashieli Ramírez, de Ririki 
Intervención Social, se llevan contabilizadas mil 
236 muertes de niñas, niños y adolescentes como producto de esta violencia.

Por la guerra de Felipe Calderón, 40 mil niñas y 
niños han quedado en la orfandad, afirmó José 
Alfredo Cruz, de Género y Desarrollo. Tan sólo en 
Ciudad Juárez, 8 mil 500 menores de edad se 
encuentran en esta situación, según la Red de 
Derechos de Infancia de la localidad fronteriza.

Catalina Castillo, de la Organización Popular 
Independiente ­en enlace desde Ciudad Juárez­ 
reconoció que hasta hoy suman ya 50 niños muertos 
en esa localidad por causas evitables.

Datos recopilados por la Red por los Derechos de 
la Infancia en México (Redim) indican que ­desde 
enero de 2010­ los homicidios dolosos de niñas, 
niños y adolescentes dan cuenta de un incremento 
del 30 por ciento en el número de decesos, que 
pasó de 60 muertes (enero a abril 2010) a 84 (mismo periodo del 2011).

Carlos Cruz, de Cauce Ciudadano, afirmó que 
existen más de 300 casos de adolescentes que han 
muerto en este contexto, donde las autoridades 
judiciales antes de referir una investigación criminalizan a las víctimas.

Y concluyó: “la política de atención del gobierno 
es de criminalización contra la infancia, 
especialmente en su etapa adolescente. Se les han 
negado mecanismos de desarrollo, participación y 
defensa de sus propios derechos”.

Esto se traduce en pendientes del Estado 
mexicano, afirmó Rocío Morales, de Ednica, que 
van desde la creación de un sistema integral de 
protección de derechos infantiles, armonización 
de leyes federales con la Convención de los 
Derechos de la Niñez, generación de información 
estadística especializada en infancia, programas 
de desarrollo y políticas públicas hasta la 
promoción de la participación infantil.

Nashieli Ramírez recordó que hace más de 10 años 
la recomendación del Comité de los Derechos de la 
Niñez de la ONU al Estado mexicano fue crear un 
sistema especializado en infancia y adolescencia 
que articule y promueva políticas públicas integrales.

Ante ello, la Redim, en un comunicado de prensa, 
exigió al Estado mexicano avanzar en la 
construcción del Sistema Nacional de Protección 
de Derechos de la Infancia, entendido como la 
existencia de un órgano articulador de alto nivel 
para el desarrollo de políticas públicas, 
programas y acciones que garanticen los derechos 
de niños, niñas y adolescentes en México.

Por lo que organizaciones que promueven los 
derechos de la infancia insisten en que “el mejor 
regalo que les podemos dar a niñas y niños

(este 30 de abril) es un sistema integral de protección, subrayó Nashieli Ramírez.

Día de las niñas y los niños:nada que celebrar

STAFF:MTXNoticias/CanalMatrix/por:CIMAC/Por Gladis Torres Ruiz

ESPECIAL INFANCIA
Día de las niñas y los niños: nada que celebrar
Padecen violencia, abusos y viven en la pobreza

México, DF, 29 abr 11 (CIMAC).- El 29.1 por 
ciento de la población de México está constituida 
por niñas y niños de 0 a 14 años, 16.6 millones 
son niños y 16.1 millones, niñas, quienes 
enfrentan la falta de acceso a la educación, 
salud, salud sexual y reproductiva, así como 
violencia dentro y fuera del hogar.

La Red por los Derechos de la Infancia en México 
(Redim) informó que si bien el 30 de abril 
debería ser un motivo de celebración para niñas y 
niños, existen aún grandes pendientes para 
garantizar los derechos de la infancia en el país.

Pendientes que implican, entre otros factores, la 
armonización legislativa y el desarrollo de 
políticas públicas encaminadas al bienestar de la 
infancia y sustentadas en los principios rectores 
de la Convención sobre los Derechos del Niño, 
afirmó la organización en un comunicado de prensa.

Para 2009 más de la mitad de la población 
infantil del país se encontraba en situación de 
pobreza patrimonial (62.2 por ciento) y uno de 
cada cuatro niños y niñas (28 por ciento) no 
tenía los ingresos suficientes para cubrir sus 
requerimientos alimenticios, indica la oficina en 
México del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef-México).

Mientras que en materia educativa nuestro país 
aún no logra una cobertura universal; información 
del Instituto Nacional de Estadística y Geografía 
(Inegi) señala que el 5.7 por ciento de niños y 
niñas de 5 a 14 años no asiste a la escuela.

El organismo gubernamental precisa que entre los 
factores que inciden en esta situación destacan 
los económicos y de carácter familiar, siendo la 
población pobre la más vulnerable.

En su reporte la Infancia Cuenta en México 2009, 
la Redim afirma que la proporción de población 
sin instrucción es mayor para las mujeres que 
para los hombres, sin importar si la localidad es 
urbana o rural, a lo que se suman la pobreza y la 
crisis económica actual que tienen un impacto 
negativo en la educación de las niñas.

Las familias sin medios económicos para educar a 
todos sus hijos e hijas “consideran más 
importante enviar a los niños que a las niñas a la escuela”, explica la Red.

SIN SALUD Y EDUCACIÓN SEXUAL Y REPRODUCTIVA

A la deserción escolar de las niñas por motivos 
económicos se suma el abandono de la escuela 
provocado por el embarazo adolescente. A decir de 
especialistas, la escasa o nula educación sexual 
que recibe la infancia mexicana contribuye a ese fenómeno.

Ipas México apunta que cada minuto nacen tres 
niñas y niños en el país y uno de ellos es de 
madre adolescente. Existe 60 por ciento de riesgo 
adicional de mortalidad materna entre 
adolescentes embarazadas y más posibilidad de que 
estas mujeres abandonen la escuela por falta de recursos y discriminación.

La directora de la organización civil Afluentes, 
Gabriela Rodríguez, explica que las adolescentes 
de niveles socioeconómicos bajo y medio bajo son 
las más vulnerables a presentar embarazos no 
planeados e Infecciones de Transmisión Sexual (ITS).

A ello se suma que los servicios públicos de 
salud para las adolescentes no son accesibles, 
además de que las jóvenes carecen de información 
en prevención del embarazo y para postergar el tener hijos.

En México, el 83 por ciento de todas las 
hospitalizaciones de niñas y mujeres adolescentes 
de entre 10 y 19 años de edad –atendidas en 
nosocomios de la Secretaría de Salud (Ss)– se 
derivó de complicaciones relacionadas con el 
embarazo, parto, puerperio y aborto.

Un análisis realizado por IPAS-México, de los 
egresos hospitalarios de las mujeres atendidas 
por la Ss durante 2009, detalló que las causas 
ligadas a la maternidad representan el primer 
factor de hospitalización de niñas y adolescentes.

VIOLENCIA

A diferencia de otros tipos de violencia de los 
que es víctima la infancia mexicana, el abuso 
sexual prevalece contra las niñas y les genera 
daños psicológicos, físicos y emocionales hasta 
la edad adulta, advierten especialistas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma 
que gran parte de la violencia sufrida por las y 
los menores de 14 años ocurre en el hogar, a 
manos de sus padres, cuidadores y familiares, 
además de que las consecuencias de esta violencia 
ponen en peligro su salud y desarrollo.

La Redim asegura que México carece de información 
sistemática que muestre la magnitud del problema, 
y además no se cuenta con sistemas que faciliten 
tanto el diagnóstico en niñas y niños víctimas de 
abuso como la denuncia eficaz.

Mientras que en su “Informe Nacional Sobre 
Violencia de Género en la Educación Básica”, la 
Secretaría de Educación Pública, señala que 
cuatro de cada 10 niñas de escuelas primarias a 
nivel nacional son víctimas de insultos, golpes o 
humillaciones por parte de sus compañeros hombres.

En el caso específico de Chihuahua, la 
organización civil Justicia para Nuestras Hijas 
reportó que más de la mitad de las mujeres 
desaparecidas en 2010 fueron niñas, y advirtió 
que el mayor riesgo de desaparecer lo corren las 
adolescentes y jóvenes de entre 13 y 17 años de 
edad, el cual aumenta si viven en Ciudad Juárez.

A pesar de todo lo anterior Unicef-México informó 
en su estudio “Inversión pública en la Infancia y 
la Adolescencia Durante el Periodo de 2007 a 
2010”, presentado ayer afirma que la inversión 
pública en la infancia en México representó poco 
más de 6 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

Sin embargo, observó, su distribución es 
desigual, toda vez que programas destinados a 
proteger a las niñas y niños contra todo tipo de 
violencia, abuso o explotación tienen destinados 
menos del 1 por ciento cada uno.

Aumenta número de niñas migrantes

STAFF:MTXNoticias/CanalMatrix/por:CIMAC/Por Gladis Torres Ruiz
ESPECIAL INFANCIA
Aumenta número de niñas migrantes
Son más vulnerables ante redes de explotación infantil

En 2009 más de la mitad de la población infantil 
en México se encontraba en situación de pobreza 
patrimonial (62.2 por ciento), y uno de cada 
cuatro niñas y niños (28 por ciento) no tenía los 
ingresos suficientes para cubrir sus 
requerimientos alimenticios, según reportes de la 
oficina en México del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia.

En ese año, de acuerdo con el INEGI, 30.9 
millones de niñas y niños entre 0 y 14 años 
residían en el país, lo que significa que más de 
19 millones de menores de edad vivían en pobreza 
patrimonial, es decir, sin un ingreso per cápita 
suficiente para satisfacer necesidades de 
vivienda, vestido, calzado y transporte.

En el caso de las niñas indígenas, estos 
problemas se agudizan, toda vez que persiste la 
triple discriminación por ser menor de edad, 
pertenecer a una etnia y ser pobre. Esta 
situación las deja en “mayor vulnerabilidad que a 
los niños”, advierte el organismo de la ONU.

En su investigación “Pobreza infantil en América 
Latina y el Caribe 2010”, la Comisión Económica 
para América Latina y el Caribe señala que de los 
15.8 millones de niñas y niños que sobreviven en 
pobreza en la región, México concentra el 18 por 
ciento, es decir 2.8 millones de menores de edad en condiciones precarias.

“La mala nutrición, el rezago y el abandono 
escolar, la falta de expectativas y la 
discriminación que sufren por ser pobres, no sólo 
afectan sus derechos en el presente sino que los 
dejarán en los estratos más bajos de la escala 
social, haciendo que en la adultez reproduzcan la 
precariedad”, agrega la Cepal.

HUIR DE LA PESADILLA… Y LLEGAR A OTRA

Es por eso que el número de niñas y adolescentes 
que deciden migrar a EU va en aumento, afirma la 
organización civil Sin Fronteras. La agrupación 
especialista en el tema de migración explica que 
la pobreza en la que viven millones de familias 
en nuestro país es el detonante para que viajen a EU.

La Red por los Derechos de la Infancia en México 
(Redim) apunta que la pobreza incide en el 
desarrollo de la infancia y limita su acceso a 
servicios de salud, educativos, de protección, 
afecta su sano desarrollo y los posiciona en una 
situación de desigualdad frente a otras poblaciones.

Lo anterior, destaca Redim, orilla a la infancia 
a buscar alternativas que subsanen su condición, 
insertándose en espacios donde experimentan 
violencia y explotación. Uno de ellos es la migración.

Sin Fronteras ha reportado que la mayoría de los 
niños migrantes de entre 12 y 18 años lo hace 
acompañado de sus familias, lo que no los protege 
de ser víctimas de abusos de las autoridades o de 
caer en las redes de tratantes, narcotraficantes y explotadores sexuales.

Las y los niños migrantes, sostiene, no tienen 
una buena alimentación por lo que sufren de 
desnutrición, no tienen derecho al juego, a la 
salud, a la vivienda y educación, y están muy 
expuestos a la trata de menores y explotación laboral.

El Instituto Nacional de Migración (INM) reporta 
que de enero a septiembre de 2009 fueron 
repatriadas desde EU 4 mil 668 niñas y 
adolescentes de 0 a 17 años de edad. De ese 
total, alrededor de 2 mil regresó a México sin compañía.

En 2011 unas 13 mil mexicanas y mexicanos que 
vivían sin documentos en EU fueron deportados por 
la frontera de Nuevo Laredo. Tres mil eran 
menores de edad y de éstos 900 eran mujeres, de 
acuerdo con la delegación del INM en esa ciudad.

LA AMENAZA DE LA EXPLOTACIÓN SEXUAL

Organizaciones de Derechos Humanos indican que en 
materia de pobreza las niñas son las más 
afectadas, ya que son las primeras en ser 
obligadas a salir de la escuela e ingresar al 
trabajo en el hogar o fuera de el.

El Fondo de Población de las Naciones Unidas 
asienta en su informe Estado de la Población 
Mundial 2006 que en los últimos 50 años el número 
de mujeres migrantes ha aumentado más rápido que 
la población masculina en esa condición en países 
industrializados y en vías de desarrollo. Para 
2005, de los 191 millones de migrantes casi la mitad eran mujeres.

De acuerdo con la Organización Internacional del 
Trabajo, las mujeres ahora constituyen más de la 
mitad de la migración mundial y alrededor del 70 
y 80 por ciento de la migración en algunos países.

Teresa Ulloa, directora regional de la Coalición 
Contra el Tráfico de Mujeres y Niñas para América 
Latina y el Caribe (CATWLAC, por sus siglas en 
inglés), observa que es difícil que las niñas 
decidan migrar solas y que por lo regular lo 
hacen con algún familiar. Alerta, no obstante, 
que su condición de género las hace más vulnerables.

Las niñas migrantes pueden caer en manos de 
tratantes de personas, explotadores y ser usadas 
como “mulas” para transportar droga o para el 
narcomenudeo, detalla la activista.

Ulloa aclara que muchas niñas migran contra su 
voluntad y pone como ejemplo el caso de las que 
fueron traídas al DF bajo engaños por tratantes 
que les ofrecieron trabajo bien remunerado, o 
fueron “seducidas” por estas mismas redes de explotación sexual infantil.

Entre otros riesgos que corre la infancia 
migrante están los accidentes (asfixia, 
deshidratación, heridas), ser enganchados a redes 
criminales, ser sometidos a explotación sexual o 
laboral, sufrir maltrato institucional en el 
momento de la repatriación, o morir durante el 
tránsito y cruce de la frontera hacia EU.

Lleva México 5 años sin cumplir resoluciones sobre infancia

STAFF:MTXNoticias/CanalMatrix/por:CIMAC/Por Gladis Torres Ruiz

INFANCIA
Lleva México 5 años sin cumplir resoluciones sobre infancia
Prevención y castigo de abuso sexual, entre los pendientes

México, DF, 20 abr 11 (CIMAC).- México continúa sin dar cumplimiento a las recomendaciones realizadas desde 2006 por el Comité de los Derechos del Niño de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), entre las que se encuentra la implementación de una eficaz investigación que permita el acceso a la justicia a niñas y niños víctimas de delitos sexuales. 

Ante la obligación del Estado mexicano de presentar hoy sus informes periódicos cuarto y quinto respecto al cumplimiento de la 
Convención sobre los Derechos del Niño, la cual ratificó en 1990, Valeria Geremia, coordinadora de la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim), dijo a Cimacnoticias que México ha incumplido recomendaciones importantes del Comité y adelantó que es probable que el gobierno no presente sus informes este día.

La coordinadora de la Redim acotó que hasta el momento, según sus monitoreos, la Federación no ha preparado los documentos que debería enviar hoy a Ginebra –sede del Comité– para su revisión y eventual respuesta de la ONU.

LOS PENDIENTES

La Redim informó en un comunicado que el Estado mexicano aún no cuenta con prácticas efectivas que permitan el acceso a la justicia, una eficaz investigación, ni la restitución de derechos para la población infantil víctima de delitos sexuales. 

Según estudios recientes, México ocupa el primer lugar en América en producción de pornografía de niñas, niños y adolescentes.

La Red advirtió que nuestro país no ha adoptado las medidas suficientes para disminuir la violencia contra la infancia en la familia, la comunidad, o las instituciones que tienen a su cargo sus cuidados y atenciones, tales como reformas legislativas o políticas públicas integrales para promover acciones disciplinarias alternativas, positivas, participativas y no violentas.

“La inexistencia de este sistema impide valorar realmente avances o retrocesos de la aplicación de las políticas públicas y dificulta supervisión de los programas y sus impactos”, explicó la organización civil. 

Otro punto pendiente, agregó la Redim, es el referente al establecimiento de una política de Estado que garantice los diferentes derechos económicos, sociales, culturales y ambientales de la infancia mexicana, toda vez que los programas implementados no se encuentran enfocados en la prevención ni atención de los problemas sociales. 

“Un gran porcentaje de la población infantil sigue viviendo en condiciones de pobreza, la cual se encuentra directamente asociada con la deserción escolar y carencias educativas”, abundó. 

SIN INFORMACIÓN OFICIAL

Redim apuntó que el Estado mexicano tampoco ha cumplido con la recomendación de crear un sistema general de datos, desagregado por grupos de edad y sexo y con indicadores, para evaluar los progresos en la aplicación de la Convención y medir la repercusión de los factores que afectan los derechos de la infancia.

La Red considera que la inexistencia de este sistema impide valorar realmente avances o retrocesos de la aplicación de las políticas públicas y dificulta la supervisión de los programas y sus impactos.

De igual manera, la Redim lamentó que a nivel federal aún no se cuente con una legislación en materia de justicia adolescente, por lo que las personas menores de 18 años que han incurrido en algún delito federal son juzgados por autoridades estatales que no resultan competentes en la materia. 

Asimismo, México no cumplió con la recomendación de elevar la edad mínima de responsabilidad penal de los 12 hasta los 14 años.

Nuestro país “tuvo cinco años para implantar las recomendaciones”, criticó Valeria Geremia y añadió que hay “grandes pendientes”.

El Comité de los Derechos del Niño de la ONU es el órgano de expertos independientes que supervisa la aplicación de la Convención sobre los Derechos del Niño por sus Estados Partes. 

También supervisa la aplicación de los dos protocolos facultativos de la Convención, relativos a la participación de niños en los conflictos armados y a la venta de niños, la prostitución infantil y la utilización de niños en la pornografía.

Abuso sexual deja severas secuelas en niñas y adolescentes

STAFF:MTXNoticias/CanalMatrix/por:CIMAC/Por Gladis Torres Ruiz
ESPECIAL INFANCIA
Abuso sexual deja severas secuelas en niñas y adolescentes
No hay información sistematizada sobre el delito, acusa Redim

México, DF, 19 abr 11 (CIMAC).- A diferencia de 
otros tipos de violencia de los que es víctima la 
infancia mexicana, el abuso sexual prevalece 
contra las niñas y les genera daños psicológicos, 
físicos y emocionales hasta la edad adulta, advierten especialistas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirma 
que gran parte de la violencia sufrida por las y 
los menores de 14 años ocurre en el hogar, a 
manos de sus padres, cuidadores y familiares, 
además de que las consecuencias de esta violencia 
ponen en peligro su salud y desarrollo.

La Red por los Derechos de la Infancia México 
(Redim), en su informe “La violencia contra 
niños, niñas y adolescentes en México”, elaborado 
en 2010, agrega que el abuso sexual infantil es 
una de las expresiones de la violencia que causa 
mayor indignación y preocupación dadas las 
diversas consecuencias bio-psicosociales que trae consigo.

La instancia federal estadounidense National 
Center of Child Abuse and Neglect considera como 
abuso sexual el contacto e interacciones entre 
una niña o un niño y un adulto, cuando la persona 
mayor los utiliza para estimularse sexualmente (a 
él mismo, al menor de edad o a otra persona).

Debe considerarse abuso cualquier clase de placer 
sexual que ejerce un adulto con una niña o niño 
utilizando su posición de poder o autoridad.

Cabe señalar que no es necesario establecer un 
contacto físico (penetración o tocamientos) para 
establecer el abuso; basta que se utilice al niño 
o a la niña como objeto de estimulación sexual.

El Manual de Prevención del Abuso Sexual 
Infantil, publicado por la organización Save the 
Children, ubica a las pesadillas y problemas de 
sueño, cambios de hábitos de comida y pérdida de 
control de esfínteres como consecuencias físicas 
a corto plazo del abuso sexual infantil.

Otras repercusiones son el consumo de drogas y 
alcohol, conductas auto lesivas o suicidas, 
hiperactividad, disminución del rendimiento 
académico, miedo generalizado, agresividad, culpa 
y vergüenza, aislamiento, ansiedad, depresión, 
baja estima y rechazo al propio cuerpo.

Mientras que a largo plazo una víctima de abuso 
sexual en la infancia puede llegar a configurar 
patologías como dolores crónicos generales, 
hipocondría o trastornos psicosomáticos, 
alteraciones del sueño y pesadillas constantes, 
problemas gastrointestinales y desorden alimentario.

La Redim precisa que a pesar de que la violencia 
sexual es uno de los grandes problemas que 
afectan a la infancia en México, no existe 
información sistematizada que muestre las 
tendencias, modalidades y dimensiones de este 
problema en el hogar, la escuela y lo relacionado a actividades religiosas.

La Red observa que de acuerdo con la Encuesta 
Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en 
los Hogares 2006 (ENDIREH), elaborada por el 
INEGI, 36 millones 470 mil 150 personas viven en 
hogares en donde existe uno o más tipos de violencia contra las mujeres.

“En estos hogares la mayor cantidad de los 
habitantes son menores de 14 años, los cuales 
representan el 34.6 por ciento. Dicho de otro 
modo, cuatro de cada 10 niñas y niños menores de 
14 años viven en un entorno familiar donde se 
ejerce violencia hacia sus madres o tutoras”, explica la Redim.

Igualmente, la ENDIREH, reporta que el 56 por 
ciento de las jóvenes de entre 15 y 19 años es 
víctima de la violencia, siendo la sexual el 7.24 
por ciento del total de casos.

Incesto:delito acallado que violenta a las niñas

STAFF:MTXNoticias/CanalMatrix/por:CIMAC/Por Gladis Torres Ruiz 
ESPECIAL INFANCIA
Incesto: delito acallado que violenta a las niñas 
Sin denuncias y sin leyes claras, sufren doble victimización 

En la penumbra y el silencio de la intimidad, las niñas víctimas de incesto padecen el dolor de haber sido abusadas por un familiar y no denuncian, por lo que el delito queda en la impunidad, reporta la organización Save The Children-México.  

Para colmo, la agrupación internacional Human Right Watch (HRW) advierte que en las leyes de algunos estados del país las menores de 18 años también son sancionadas penalmente por incesto, toda vez que el delito es definido como “un abuso contra la unidad familiar”. 

En nuestro país no existe un registro nacional de niñas y niños víctimas de todas las formas de abuso sexual, a pesar de ser un delito que, afirma la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim), va en ascenso.  

La Redim asegura que México carece de información sistemática que muestre la magnitud del problema, y además no se cuenta con sistemas que faciliten tanto el diagnóstico en niñas y niños víctimas de abuso como la denuncia eficaz.

“Es aún un problema cargado de un fuerte estigma, y aunque la frecuencia va en crecimiento, no es un tema muy documentado por los sistemas de justicia y salud… Lo que sí se sabe es que es un tipo de maltrato que se ejerce más sobre las niñas”, añade.

La PGJDF informó en octubre de 2010 que los casos de abuso sexual y violaciones contra menores de edad –en su mayoría niñas– sumaron 4 mil 742 de 2006 a 2009. No hubo registro de alguna denuncia por incesto, precisó la dependencia.

Un estudio reciente de la UNAM revela que los casos de abuso sexual infantil se cometen en su mayoría por padres, tíos y primos y no por personas ajenas a las víctimas.  

Organismos de Derechos Humanos reportan que la edad promedio de las víctimas es de 5.7 años y que el 77 por ciento son mujeres. En el 19 por ciento de los casos, la víctima conocía al agresor que era el hermano; el padrastro en el 18 por ciento; el tío en un 16 por ciento y el padre en un 15 por ciento.

De acuerdo con IPAS-México, la Secretaría de Salud hospitalizó durante 2009 a una de cada tres niñas de entre 10 y 14 años por razones ligadas a embarazo, parto, puerperio y aborto, lo que hablaría del índice menores de edad que son abusadas sexualmente en el seno familiar.

Laura Martínez Rodríguez, fundadora y directora de la Asociación para el Desarrollo Integral de Personas Violadas A.C. (ADIVAC), explica que la falta de denuncias por el delito de incesto se debe a que las niñas víctimas no hablan al respecto.

Abunda que en gran medida ese silencio se debe a la educación estereotipada que se da a las niñas para “darse a los demás”. La mayoría de ellas piensa que al ser tocadas sexualmente por algún familiar es una forma de demostrar “que se les quiere” y que así se toca a “todas las niñas”.

Martínez Rodríguez aclara que cuando esos casos se logran denunciar son juzgados como abuso sexual o violencia sexual y no por incesto, a pesar de que tienen características diferentes.

Laura Martínez apunta que en el caso del incesto la violencia contra las niñas se da a través de la “seducción”: el victimario se fija en niñas y niños que están abandonados y con autoestima baja.

A excepción de Puebla y Tlaxcala, el resto de las entidades federativas contemplan el delito de incesto en sus Códigos Penales. Chiapas, el DF, Oaxaca, Sonora, Baja California, Chihuahua y el Estado de México lo consideran un delito “contra la libertad y el normal desarrollo psicosexual”.

Guerrero, Morelos y Veracruz lo estipulan como un delito “contra la familia”. Las demás entidades lo consideran como parte de los delitos sexuales.

El artículo 272 del Código Penal federal señala que en el delito de incesto se sancionará a los ascendientes (padres, abuelos, tíos, bisabuelos) que tengan relaciones sexuales con sus descendientes.

Las sanciones son diferentes si los victimarios son ascendientes (padres, abuelos, tíos) o descendientes (hermanos, primos). En el caso de los primeros la pena es de uno a seis años de prisión; en el caso de los descendientes la pena de cárcel será de seis meses a tres años. Igual que a los descendientes se aplicará pena en el caso de incesto entre hermanos.

HRW advierte que en las leyes mexicanas el incesto no es considerado generalmente como un delito contra la integridad física y sexual de la víctima, sino contra la familia, y lo definen como sexo “consensual” (con el aparente consentimiento de la víctima) entre padres, hijos o entre hermanos.   

“Dado que el delito es definido como un abuso contra la unidad familiar y que la relación sexual está legalmente definida como ‘consensual’, ambas partes se hallan sujetas a sanciones penales, incluidas las víctimas menores de 18 años de edad, precisa el organismo en su informe “Víctimas por partida doble”.

El artículo 255 del Código Penal de Oaxaca establece que se impondrá de uno a seis años de prisión a los ascendientes que tengan relaciones sexuales con sus descendientes. Pero aclara que “los descendientes mayores de 16 años que voluntariamente tengan relaciones sexuales con sus ascendientes, serán sancionados con la pena de seis meses a tres años de prisión”. El código también estipula la misma pena “en caso de incesto entre hermanos”.

Atiende Promajoven a sólo 4.2 por ciento de adolescentes

STAFF:MTXNoticias/CanalMatrix/por:CIMAC/Por Patricia Carmona Hernández
ESPECIAL INFANCIA
Atiende Promajoven a sólo 4.2 por ciento de adolescentes
Tiene 10 veces más presupuesto y apenas da 7 mil becas

México, DF, 14 abr 11 (CIMAC/AMNDI).- En el 
rezago absoluto, el Programa Becas de Apoyo a la 
Educación Básica de Madres Jóvenes y Jóvenes 
Embarazadas (Promajoven), de la Secretaría de 
Educación Pública (SEP), apenas atendió al 4.2 
por ciento de su población objetivo durante 2009, 
de acuerdo con información del Consejo Nacional 
de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Según el Informe de la Evaluación Específica de 
Desempeño 2009-2010 que realizó el Coneval al 
Promajoven, en 2009 el programa únicamente otorgó 
becas de educación básica a 7 mil 643 
adolescentes embarazadas o madres jóvenes de una 
población total de 180 mil 408 mujeres en esa 
condición con edades entre 12 y 18 años.

Para ese año, el Promajoven tuvo un presupuesto 
federal de 50.2 millones de pesos. Desde su 
creación en 2003, a este programa la Cámara de 
Diputados le ha asignado cada año mayores recursos.

De 5 millones aprobados en su primer año de 
operación pasó a 52.2 millones de pesos para el 
ejercicio 2011, es decir, los montos asignados 
aumentaron 10 veces en sólo siete años, de 
acuerdo con la investigación “El embarazo en 
edades tempranas en México. Políticas públicas 
para su atención”, elaborado por el Centro de 
Estudios para el Adelanto de las Mujeres y la Equidad de Género (CEAMEG).

El Promajoven fue instaurado en el 2003 por la 
SEP –a demanda de la Comisión de Equidad y Género 
de la Cámara de Diputados– y tiene como objetivo 
“contribuir a reducir las desigualdades 
regionales y de género en las oportunidades 
educativas apoyando a las madres jóvenes y a las 
jóvenes embarazadas a concluir su educación básica”.

Las investigadoras del CEAMEG Adriana Medina 
Espino y Leticia Calvario Martínez advirtieron 
que el monto de la beca (650 pesos al mes durante 
el ciclo escolar) no ha aumentado desde la creación del programa.

Agregaron que, por el contrario, el número de 
madres adolescentes de 12 a 18 años de edad casi 
se cuadriplicó al pasar de 49 mil 460 en 2008 a 
180 mil 408 en 2009, según cifras manejadas por el Coneval.

En el Informe de Evaluación del Promajoven, el 
Coneval cuantifica a 180 mil 408 mujeres 
adolescentes como “población potencial” de este 
programa y la define como “las adolescentes de 
entre 12 y 18 años que no han concluido su 
educación básica y que se encuentran en su primer 
embarazo, o tienen uno o más hijos”. En su 
investigación, las expertas del CEAMEG precisan 
que ese dato corresponde a 2007.

En tanto, especialistas en derechos de la 
infancia y la adolescencia han calificado al 
Promajoven como una política pública “paliativa” 
que no protege tales garantías, según lo estipula 
la Convención sobre los Derechos del Niño.

De acuerdo con investigadores, el Promajoven no 
garantiza el acceso a la información sobre los 
derechos sexuales y reproductivos, a la atención 
médica adecuada y tampoco el derecho a la 
educación básica para las adolescentes embarazadas o madres jóvenes.

Una de cada 10 niñas mexicanas se dedica al hogar

STAFF:MTXNoticias/CanalMatrix/por:CIMAC/Por Gladis Torres Ruiz

ESPECIAL INFANCIA
Una de cada 10 niñas mexicanas se dedica al hogar
Se les niega su derecho a la educación: ONU

México, DF, 12 abr 11 (CIMAC).- En México, una de
cada 10 niñas de 12 a 17 años se dedica a los
quehaceres del hogar, por lo que se les está
negando su derecho a la educación, afectando su
proyecto de vida y el de las futuras
generaciones, coinciden instituciones y grupos de la sociedad civil.

La Organización de la Naciones Unidas (ONU)
señala que cuando se impide que una niña asista a
la escuela o cuando el cansancio derivado de la
carga de trabajo que tiene en su casa le impide
prestar atención a la clase, se le está negando su derecho a la educación.

En México la Red de los Derechos de la Infancia
en México (Redim), en su reporte 2008 “La
Infancia Cuenta en México”, observa que el
porcentaje de niñas que se dedica a los
quehaceres del hogar varía dependiendo de la
entidad federativa y que en promedio nacional una
de cada 10 niñas de 12 a 17 años se dedica a dichas actividades.

Advierte que son las niñas indígenas y las que
viven en zonas rurales las más afectadas. Chiapas
es el estado que ocupa el primer lugar al tener
28.9 por ciento de niñas en esta situación, y el menor es Sonora con 5.8.

En el Estudio Nacional sobre Violencia de Género
en las Escuelas Primarias y Secundarias Públicas
de México, realizado por la Secretaria de
Educación Publica (SEP), el Centro de
Investigaciones y Estudios Superiores en
Antropología Social (CIESAS), y el Fondo de las
Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), se
asienta que 53.4 por ciento de alumnas y alumnos
de cuarto y quinto año de primaria dice que ayuda a su papá en su trabajo.

Del total de alumnas y alumnos de primaria que
trabajan, el 65.3 por ciento son niños y el 41.2
por ciento niñas, se indica que estas prácticas
tienen lugar sobre todo en lugares donde se
carece de infraestructura básica, servicios y
empleos bien remunerados para las y los jefes de familia.

En la ficha informativa número 12, la ONU afirma
que en general el promedio de asistencia de las
niñas a la escuela es inferior a la de los niños,
y que una de las principales causas es la carga
de trabajo que tienen en el seno de la familia y fuera de la familia.

“A menudo se retiene a las niñas en el hogar para
que ayuden a la familia, porque no se reconoce el
valor social y económico de educar a las niñas”.

Como consecuencia de ello, agrega el documento de
la ONU, las niñas sin acceso a la educación son
privadas de conocimientos y habilidades necesarias para mejorar su vida.

“Cuando una niña lleva el peso de las
responsabilidades en las tareas del hogar
mientras su hermano estudia, juega o se dedica a
sus intereses o pasatiempos, se le está
discriminando y violentando sus derechos”.

En el artículo “La evolución del acceso a la
educación por géneros en México”, publicado en la
Revista Digital Universitaria de la Universidad
Nacional Autónoma de México (UNAM), se indica que
una mujer con un mayor nivel de educación se
inclinará a tener pocas hijas e hijos y más sanos.

“Ella fomentará el interés por la educación en
sus hijas e hijos, haciendo posible a las futuras
generaciones aprender y contribuir de una mejor
manera en la sociedad. Una mujer con mayor nivel
de educación estará más preparada para ingresar
al sistema laboral y contribuir para mantenerse a ella y a su familia”.

En el texto, los investigadores Jessica Lorena
Escobar Delgadillo y Jesús Salvador Jiménez
Rivera indican que en los países en desarrollo la
educación de las mujeres y su capacitación para
el sistema laboral son una manera eficaz para combatir la pobreza.

Maternidad en adolescentes:reflejo de la marginación social

STAFF:MTXNoticias/CanalMatrix/por:CIMAC/Por Gladis Torres Ruiz

ESPECIAL INFANCIA
CONTEXTO
Maternidad en adolescentes: reflejo de la marginación social
Urgen políticas efectivas para prevenirla: Conapo

La maternidad durante la adolescencia es una manifestación de la exclusión social, advierte el Consejo Nacional de Población (Conapo).

En su informe Situación Demográfica de México 2010, Conapo reporta que las mujeres inician tempranamente su vida sexual a una edad promedio de 15.9 años.

Advierte que las adolescentes inician su sexualidad con prácticas generalmente no protegidas lo que las predispone a infecciones de transmisión sexual (ITS), embarazos no planeados, aborto y un riesgo elevado de complicaciones para la salud de la madre y del recién nacido.

La maternidad en las adolescentes es el reflejo de una sociedad desigual en las que sólo una parte de la población tiene poder real sobre sus decisiones reproductivas al contar con la información y la capacidad necesarias para planear un proyecto de vida personal, libre y autónomo, recalca Conapo.

Es por ello que el Consejo, dependiente de la Secretaría de Gobernación, subraya la urgencia de establecer políticas públicas dirigidas a contribuir a la reducción de los embarazos en adolescentes, disminuir las ITS y sus complicaciones potenciales.

Todo esto ante un panorama en la que la población de niñas y adolescentes aumentó 40 por ciento en 35 años.  En 1974 la población femenina en el país era de 28.5 millones y llegó a 54.6 millones en 2009.

Se estima que en 2007 la población de mujeres adolescentes alcanzó su máximo histórico con 8.4 millones.

Con resultados aún no muy claros –a decir de especialistas–, la presente administración federal por primera vez instauró un Programa de Acción en Salud Sexual y Reproductiva para Adolescentes, en el cual se establecen objetivos, metas, estrategias y acciones para todas las instituciones del Sistema Nacional de Salud.

Así, en el Programa Nacional de Población (PNP) 2008-2012 de manera explícita se considera como uno de los objetivos de la política de población “favorecer el ejercicio libre e informado de los derechos de las personas en los ámbitos de la sexualidad y la reproducción”.

A dicho objetivo responde la estrategia para “asegurar las condiciones sociales e institucionales favorables al ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos” en donde se estipula explícitamente la intención de “contribuir a la disminución del embarazo no planeado en adolescentes y a la prevención de infecciones de transmisión sexual (ITS) y VIH/Sida”.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica 2009 (Enadid) elaborada entre el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) y el Conapo, en México hay 5 millones 264 mil 133 niñas entre 15 y 19 años de edad.

De ese total, 671 mil 572 adolescentes han estado alguna vez embarazadas, por lo que se observa que las políticas públicas para prevenir los embarazos en adolescentes no están cumpliendo su cometido.

Ya hay hogares con 3 generaciones de mamás adolescentes

STAFF:MTXNoticias/CanalMatrix/por:CIMAC/Por Gladis Torres Ruiz

REPORTAJE ESPECIAL INFANCIA
Ya hay hogares con 3 generaciones de mamás adolescentes
Niñas y jóvenes, sin educación sexual y métodos anticonceptivos

Hoy en México existen hogares en donde habitan hasta tres generaciones de madres adolescentes, lo cual es un reflejo de que las políticas de salud sexual y reproductiva “no están impactando como debe ser”, advierten especialistas.

“Tenemos una abuela de 38 años que tiene una hija de 19, quien a su vez tiene una hija de 8 años. Esta modificación en las familias prevalecerá sino se transforman los programas de salud dirigidos a niñas y adolescentes”, explican los expertos.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica 2009 (Enadid) elaborada entre el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) y el Consejo Nacional de Población (Conapo), en México hay 5 millones 264 mil 133 niñas entre 15 y 19 años de edad. De ese total, 671 mil 572 adolescentes han estado alguna vez embarazadas.

El 55.2 por ciento de las y los adolescentes mexicanos son pobres, y uno de cada cinco adolescentes tiene ingresos familiares y personales “tan bajos que no le alcanza siquiera para la alimentación mínima requerida”, indica el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), capítulo México.

El Conapo reporta que las adolescentes de estratos socioeconómicos bajo y medio bajo son las más vulnerables a presentar infecciones de transmisión sexual y embarazos no planeados, los cuales están asociados en muchos casos a la falta de acceso a métodos anticonceptivos.

REZAGO EN EDUCACIÓN SEXUAL

A la vulnerabilidad de las adolescentes pobres que no acceden a esos métodos se suma el estancamiento de la educación sexual dirigida al sector en las escuelas públicas y privadas.

“A las niñas y las adolescentes no se les brinda información científica y confiable para tomar decisiones en salud sexual y reproductiva. No se les informa que un embarazo adolescente rompe un proyecto de vida”, abundan los especialistas consultados.

Advierten que la responsabilidad de dar esa información a niñas y adolescentes es tripartita, es decir inicia en la familia, luego en la escuela como parte del Estado, y posteriormente es reforzada por los sistemas de salud.

En la actualidad la educación sexual y reproductiva en las escuelas, es similar a la que se impartía hace 15 años. “Un libro de texto de la primaria de hace 15 años daba más información que los actuales; a ello se suma que con la entrada de los gobiernos conservadores del PAN se empezó hablar cada vez menos de salud sexual y reproductiva en las escuelas”, afirma una fuente del sector salud.

Nuevamente como hace 50 años se está dejando a las y los jóvenes que encuentren y busquen las respuestas sobre sexualidad entre sus grupos de amistades de la misma edad. “En la pandilla de la escuela ahí aprendimos”, añade.

FALTAN INFORMACIÓN Y SERVICIOS DE CALIDAD

El Centro Latinoamericano Salud y Mujer (Celsam) señala que el derecho a la salud se garantiza con el acceso a información, educación y servicios de calidad para ejercer la sexualidad libre de riesgos de embarazos no planeados, infecciones de transmisión sexual –como VIH/Sida–, violencia o cáncer cérvico uterino.

La organización documenta que sólo una de cada 10 adolescentes solteras y sexualmente activas en México usa métodos anticonceptivos.

Una de cada tres mexicanas se embaraza por primera vez antes de cumplir los 20 años de edad, y en siete entidades federativas el embarazo en adolescentes ocurre con mayor frecuencia debido a la demanda insatisfecha de métodos anticonceptivos y la falta de información, abundan expertos en el artículo “35 años de planificación familiar en México”, el cual forma parte del informe La Situación Demográfica de México 2009, elaborado por el Conapo.

NECESIDAD INSATISFECHA

En 22 años (entre 1987 y 2009), la necesidad insatisfecha de anticonceptivos (NIA) de adolescentes se ha mantenido, reporta Conapo en el mismo informe pero correspondiente al 2010.

La NIA se define por la proporción de adolescentes sexualmente activas que no tienen acceso a anticonceptivos y no quieren quedar embarazadas.

Tal proporción permanece en 22 por ciento. Este indicador era de 23.7 por ciento en 1987 y para 2009 se redujo a 21.5 por ciento, es decir, apenas 2.2 por ciento.

Conapo explica que la prevalencia de embarazo no deseado y no planeado entre las adolescentes en 2009, es de 40 por ciento, “cifra que revela el tamaño del reto para los programas de salud sexual y reproductiva de adolescentes en México”.

La institución, perteneciente a la Secretaría de Gobernación,  sugiere que para conseguir logros significativos se requiere fortalecer las actividades y estrategias encaminadas a favorecer el acceso y la disponibilidad de una gama más amplia de métodos anticonceptivos para las y los adolescentes.

Ser niña,motivo de exclusión educativa

STAFF:MTXNoticias/CanalMatrix/por:CIMAC/Por Gladis Torres Ruiz
ESPECIAL INFANCIA
Ser niña, motivo de exclusión educativa
México no logrará meta de equidad de género en escuelas

México, DF, 8 abr 11 (CIMAC).- Menos del 40 por
ciento de los países en el mundo ofrecen a las
niñas las mismas oportunidades de acceso a la
educación que a los niños, afirma el Instituto de
Estadística de la Organización de las Naciones
Unidas para la Educación (Unesco).

En su informe “Compendio Mundial de Educación
2010”, si esta tendencia persiste para 2015
únicamente en 85 países del mundo existirá
paridad en el acceso a la educación primaria y
secundaria; mientras que 72 naciones no
conseguirán el Objetivo del Desarrollo del Milenio en la materia.

En el reporte se afirma que a pesar del
reconocimiento universal de los Derechos Humanos
de la infancia el hecho de ser una niña continúa
siendo un poderoso motivo de exclusión.

En los últimos 20 años, la proporción de mujeres
analfabetas se ha mantenido. En el 2008, las
mujeres todavía representaban dos tercios de los
759 millones de analfabetos del mundo.

“Actualmente la probabilidad de ser excluido de
la educación primaria es más alta para las niñas
que para los niños”, advierte la Unesco.

Según el Compendio, en los niveles de educación
primaria y secundaria un 60 por ciento de los
países aún no ha logrado la paridad entre los
géneros, objetivo que durante el Foro Mundial de
Educación y la Cumbre del Milenio celebradas a
comienzos de este siglo se había previsto cumplir en el 2015.

En materia de género, la esperanza de vida
escolar de las alumnas (13.9 años) es levemente
superior a la de sus contrapartes hombres (13.3
años), similar al caso de regiones más desarrolladas.

De 157 países que en 2008 reportaron datos para
educación primaria y secundaria, sólo uno de cada
tres logró la meta de paridad de género en la
educación. Por consiguiente, más del 63 por
ciento de los países no han alcanzado la meta en esa materia.

Un 46 por ciento de las naciones del mundo se
encuentra en riesgo de no concretar la meta para
el 2015, entre ellos: México, Argentina,
Australia, Belice, Colombia, Costa Rica, España,
Nicaragua, Nueva Zelandia, Panamá y Paraguay, por mencionar algunos.

Las regiones donde la mayoría de los países
enfrenta el mismo riesgo de incumplir con la
paridad de género en educación son África
Subsahariana, América Latina y el Caribe, los
Estados árabes y Asia oriental y el Pacífico.

En ascenso,el bullying contra las niñas:SEP

STAFF:MTXNoticias/CanalMatrix/por:CIMAC/Por Gladis Torres Ruiz
ESPECIAL INFANCIA
En ascenso, el bullying contra las niñas: SEP
Cuatro de cada 10 sufren acoso escolar 

México, DF, 8 abr 11 (CIMAC).- Cuatro de cada 10 niñas de escuelas primarias a nivel nacional son víctimas de insultos, golpes o humillaciones (bullying) por parte de sus compañeros varones, reporta la Secretaría de Educación Pública (SEP).

En su “Informe Nacional Sobre Violencia de Género en la Educación Básica” –elaborado en colaboración con el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) y el Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS)–, la SEP alerta que el fenómeno del bullying (acoso escolar) va en aumento en los planteles de educación básica de diversos estados del país.

La dependencia federal estima que en México más del 70 por ciento de las y los estudiantes que conforman la educación primaria y secundaria ha padecido bullying en algún momento de su vida.

La SEP detalla que las agresiones verbales, por ejemplo las burlas, fueron mencionadas por niñas y niños como el tipo de agresión más común y cotidiana.

Las alumnas y alumnos de sexto de primaria y de secundaria señalaron que uno de los motivos para molestar a las niñas es que no cumplan con características del estereotipo femenino. “Se les dice que se comportan como hombres”, y el fenómeno se presenta en mayor medida en primarias indígenas que en generales.

De acuerdo con el informe, los niños son quienes más son señalados como sujetos que insultan o humillan en el nivel básico. Proporciones levemente menores de niñas y niños de secundaria plantearon también haber sido objeto de agresiones por parte de niños.

Según los datos de la SEP, en sexto de primaria los niños agreden en porcentajes semejantes a hombres y mujeres, lo cual cambia en la secundaria donde disminuye el número de mujeres que dicen haber sido agredidas físicamente por un hombre en comparación al de hombres que se mantiene prácticamente igual.

El documento destaca que son niños los principales sujetos y objetos de agresión física, lo que denota la persistencia de prácticas violentas que socialmente se asocian a la masculinidad tradicional.

Sobre el bullying en las instituciones educativas públicas hay diferencias entre el medio rural y el urbano. En éste último es más elevado el porcentaje de intimidación en grupo dentro del salón de clases.

La SEP informa que el bullying se presenta más en las ciudades, por lo que se debe poner atención a las cifras que reportan las y los docentes de secundaria general y de zonas urbanas.

En marzo pasado, en los estados de Tamaulipas, Durango y México se presentaron iniciativas de reformas a diversas leyes con el fin de prevenir, detectar y corregir las conductas de maltrato psicológico, verbal o físico entre escolares (bullying).

En el DF, en febrero pasado, el pleno de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal aprobó la creación de programas de prevención de los problemas de salud pública relacionados con la violencia e intimidación en el ámbito escolar.

El bullying o acoso escolar es un fenómeno de violencia interpersonal injustificada que ejerce una persona o grupo contra sus semejantes y que tiene efectos de victimización en la persona que lo recibe.

El  tipo de violencia dominante es el emocional y se da principalmente en el aula y patio de los centros escolares, donde los protagonistas de los casos de acoso escolar suelen ser niños y niñas en proceso de entrada en la adolescencia (12-13 años de edad).

Llaman a invertir más en educación para las niñas

STAFF:MTXNoticias/CanalMatrix/por:CIMAC/Por Gladis Torres Ruiz

ESPECIAL INFANCIA
Llaman a invertir más en educación para las niñas
Brinda posibilidades de desarrollo: Save the Children

México, DF, 5 abril 11 (CIMAC).- La organización internacional Save the Children llamó a los gobiernos del mundo a aumentar la inversión en educación para las niñas, como una medida para que cuando sean adultas tengan mayores oportunidades de desarrollo y autonomía.

En su informe “Estado Mundial de las Madres 2010”, la agrupación humanitaria advirtió que una niña sin acceso a la educación tiene muchas más posibilidades de vivir en la pobreza, casarse temprano, vivir embarazo adolescente, morir durante el parto, perder a un hijo a causa de enfermedades o tener muchos partos muy seguidos.

De acuerdo con Save the Children, la falta de educación limita a las niñas en sus oportunidades de vida, lo que tendrá un impacto negativo en su salud y la de sus futuras hijas e hijos, al no ser capaces de leer información sobre buenas prácticas de salud, y a su vez se deteriorarán su autoestima y autonomía para tomar decisiones.

“Las niñas con educación tienden a casarse más tarde, tener menos hijas e hijos y más sanos y mejor nutridos. Mientras que las madres con poca o ninguna educación son mucho menos propensas a recibir ayuda especializada durante el embarazo y el parto”, aseguró la organización.

Una mujer con educación reduce la posibilidad de que ella y sus hijas o hijos vivan en pobreza, ya que tienden a utilizar los recursos de mejor manera y son capaces de obtener un nivel de vida decente, y ejercer el poder sobre los recursos económicos, sobrevivir y prosperar, abundó Save the Children.

POBLACIÓN VULNERABLE

En salud pública existen grupos poblacionales que requieren una atención especial. Tal es el caso de indígenas, ancianos, mujeres en edad reproductiva, niños en edad preescolar y discapacitados.

Una mujer indígena pobre, por ejemplo, tiene mayores riesgos de enfermar (y reproducir estos riesgos en sus hijos) por sus condiciones de vida, reportó la Fundación Mexicana para la Salud (FUNSALUD) en el documento “La Salud En México: 2006/2012”.

En su informe 2010, Save the Children observó que por diversas causas en muchas partes del mundo, las mujeres embarazadas y los niños pequeños no reciben atención médica a menos que haya un trabajador de la salud que sea mujer.

“Cuando las mujeres reportan un mayor confort y una mayor satisfacción con la atención que reciben de otras mujeres, son más propensas a usar servicios profesionales, y buscar ayuda antes de que afecciones tratables pongan en peligro su vida”, explicó el organismo.

Por ello, también recomendó a los gobiernos que en materia educativa capaciten a las niñas y las mujeres en la primera línea de la atención de la salud, con lo que se salvarían muchas vidas.

Save the Children sugirió invertir en capacitar mujeres trabajadoras de la salud, toda vez que las mujeres con pocos años de educación formal pueden dominar habilidades necesarias para diagnosticar y tratar enfermedades comunes de la primera infancia, movilizar la demanda de vacunas, promover una mejor nutrición, maternidad segura y cuidado esencial del recién nacido.

“Una inversión relativamente modesta puede tener inmensurable impacto en las tasas de supervivencia en las comunidades rurales aisladas. En los países en desarrollo, los servicios de salud pueden salvar vidas”, advirtió.

La organización concluyó que diversos estudios en el mundo han demostrado que el cuidado de salud más eficaz a menudo comienza en casa, o muy cerca de casa, a partir de las relaciones de las mujeres para mejorar los resultados de salud para las madres y los niños.

El vía crucis de la salud reproductiva en Guatemala

STAFF:MTXnoticias/Agencia:CIMAC/Por Lucía Lagunes y Yunuhen Rangel, enviadas

SALUD
El vía crucis de la salud reproductiva en Guatemala
Muerte materna, embarazo adolescente y penalización del aborto

Ciudad de Guatemala, 28 feb 11 (CIMAC).- Cada
año, más de un tercio de las 180 mil
guatemaltecas que enfrentan un embarazo no
planeado buscan un aborto, 49 por ciento son
atendidos por parteras tradicionales y 16 por ciento por médicos.
Cerca de 65 mil abortos son inducidos, lo que se
traduce en una tasa anual de 24 abortos por mil
mujeres en edad reproductiva entre 15 y 49 años.
Datos de Instituto Guttmacher señalan que aun
cuando 54.1 por ciento de las guatemaltecas en
unión usan un método moderno de anticoncepción,
la tasa es menor entre mujeres indígenas (40.2
por ciento) que entre no indígenas (63.3 por ciento).
Las regiones con tasas más altas de aborto son Metropolitana –
Ciudad de Guatemala y zona conurbada- (19 por
ciento), y Suroccidente, la más poblada, en su
mayoría rural y con comunidades mayas (13 por
ciento), con 30 y 29 abortos por cada mil mujeres, respectivamente.
Con relación a la salud reproductiva en jóvenes,
en los trabajos del taller con periodistas “Por
una Maternidad libre y voluntaria”, que se llevó
a cabo aquí el pasado viernes, la organización
Tierra Viva presentó la siguiente información: En
2009 hubo 248 mil 574 nacimientos, del total de
partos, 20 por ciento fue en adolescentes; 83 por
ciento de jóvenes entre 15 a 19 años no desea
tener otra hija o hijo en los siguientes dos
años, y solamente el 18 por ciento usa métodos anticonceptivos.
La necesidad insatisfecha de anticoncepción es
alta en Guatemala, indicó, 45.9 por ciento de
mujeres no está usando métodos anticonceptivos,
especialmente entre la población indígena: tres de cada diez mujeres.
En 2009 hubo 316 casos de muerte materna por
hemorragias, eclampsia, sepsis, hipertensión,
trauma obstétrico y complicaciones en el parto y
aborto. También se presentaron 48 mil 909 casos
de morbilidad materna por complicaciones en
embarazo, parto y puerperio; infecciones;
complicaciones del trabajo de parto; parto único y abortos.
De los 22 departamentos en el país, en nueve el
aborto es la primera causa de morbilidad: Baja
Verapaz, Chimaltenango, Chiquimula, Totonicapán,
Sololá, San Marcos, El Progreso, Petén y Zacapa.
En tres departamentos es la segunda causa de
morbilidad, y en seis, la tercera.
LEGISLACIÓN
En el evento también participó Convergencia
Cívico Política de Mujeres, organización que
expuso cómo el aborto está restringido por la ley
en Guatemala y sólo se permite cuando peligra la vida de la mujer embarazada.
El Código Penal, en su decreto número 17-73,
estipula diferentes tipos de aborto, con lo cual
se limita a las mujeres el pleno ejercicio de sus
derechos sexuales y reproductivos, acordados en
compromisos internacionales firmados por
Guatemala. De acuerdo con el artículo 137 no
existe sanción en el caso del aborto terapéutico.
El artículo 133 define el aborto como la muerte
del producto de la concepción en cualquier
momento de la preñez y cuatro artículos
establecen sanciones: 134, 136, 139 y 140.
El aborto procurado se sanciona en el artículo
134 cuando “la mujer que causare su aborto o
consintiere que otra persona se lo cause será
sancionada con prisión de uno a tres años. Si lo
hiciere impulsada por motivos que, ligados
íntimamente a su estado, le produzcan indudable
alteración síquica, la sanción será de seis meses a dos años de prisión”.
Hay aborto calificado, artículo 136, cuando
“quien de propósito causare un aborto será
sancionado: 1o. Con prisión de uno a tres años,
si la mujer lo consintiere, 2o. Con prisión de
tres a seis años, si obrare sin consentimiento de
la mujer. Si se hubiere empleado violencia,
amenaza o engaño, la pena será de cuatro a ocho años de prisión”.
La tentativa y aborto culposo se establece en el
artículo 139 como “la tentativa de la mujer para
causar su propio aborto y el aborto culposo
propio, son impunes. El aborto culposo verificado
por otra persona será sancionado con prisión de
tres años, siempre que tal persona tenga
conocimiento previo del embarazo”. Y el 140 habla de agravación especifica.
La sanción para el personal médico se especifica
en el artículo 135: “El médico que abusando de su
profesión causare el aborto o cooperare en él se
sancionará con multa de 500 a 3 mil quetzales e
inhabilitación para el ejercicio de su profesión de 2 a 5 años”.
El taller forma parte de la Campaña “Por una
maternidad libre y voluntaria” que, con apoyo de
la Fundación Ford, se lleva a cabo en cuatro
países de Centroamérica y 18 entidades federativas de México.