Archivo de la categoría: Columna Invitada

Columna Invitada: López Dóriga: cuando el micrófono tiene precio TEXTO de Jenaro Villamil

STAFF: Matrix Noticias/Canal Matrix HD/Por: Cecilia Cordova S/Redacción/TEXTO: Jenaro Villamil/ PROCESO/ @Jenarovillamil 

El pleito inmobiliario entre María Asunción Aramburuzabala y la familia del conductor estelar de Televisa cimbra desde hace varios días las estructuras del consorcio, al punto de que cada vez son más fuertes las versiones sobre la eventual salida de Joaquín López Dóriga de la televisora aliada del gobierno de Enrique Peña Nieto. El litigio, en el que la poderosa empresaria ya lleva la delantera, puso al descubierto las “presiones” e intentos de “extorsión” que según ella han ejercido en su contra los esposos López Dóriga. Quedan aquí documentados los “negocios” que el conductor ha hecho al amparo del gobierno y los micrófonos de radio y televisión.

MÉXICO, D.F. (Proceso).- La batalla en tribunales entre la empresaria María Asunción Aramburuzabala, propietaria de la inmobiliaria Abilia, y los esposos Teresa Adriana Pérez Romo y Joaquín López Dóriga apenas inicia…

El litigio ha destapado el modus operandi de la extorsión del conductor estelar de Televisa y Radio Fórmula, cuya riqueza a partir del uso de poder de su micrófono incluye la propiedad de al menos seis departamentos de lujo en el Club de Golf Bosques, siete en la colonia Polanco, su lujoso yate valuado en 40 millones de pesos, una suite en residencial Villa Alejandra de Acapulco, más millonarios ingresos a través de dos empresas, Akron y Ancla, que han recibido más de 237 millones en contratos por menciones, campañas y entrevistas de dependencias federales entre 2001 y 2015.

La revelación de un presunto intento de extorsión por más de 5 millones de dólares por parte del matrimonio López Dóriga destapó lo que entre políticos y empresarios era conocido desde hace más de una década: el Teacher de Televisa presiona de esa manera a quienes no aceptan sus condiciones e intereses.

Los rumores sobre su salida de Televisa, suscitados a raíz del pleito jurídico con Aramburuzabala, arreciaron en los últimos días. Fuentes de la empresa confiaron a Procesoque el 30 de septiembre se pretendía relevar al conductor deEl Noticiero de Canal 2, pero la posibilidad se frenó para no vincular el hecho al litigio inmobiliario con la heredera del emporio de la Cervecería Modelo y exsocia de Televisa.

El propio López Dóriga, en su columna de Milenio Diario,acusó el golpe de los rumores. El viernes 25 de septiembre, bajo su seudónimo Florestán, apostilló: “Los hay que en su miseria humana andan por la vida repartiendo falsos certificados de defunción”.

Los rumores en Televisa se incrementaron a raíz de que el Tribunal de lo Contencioso Administrativo (TCA) del Distrito Federal resolvió a favor de Aramburuzabala en el juicio de lesividad sobre la construcción del desarrollo inmobiliario de la calle Rubén Darío 225, en una de las zonas de mayor plusvalía en la colonia Polanco, al lado justamente del edificio Rubén Darío 223, donde los López Dóriga son propietarios de un departamento de 552 metros cuadrados y un valor de 5 millones de dólares, según los datos del Registro Público de la Propiedad.

(Fragmento del reportaje que se publica en la revistaProceso 2030, ya en circulación)

Columna Invitada: LOS FAMILIARES DE LOS 43 TEXTO de Luis Hernandez Navarro

STAFF: Matrix Noticias/Canal Matrix HD/Por: Cecilia Cordova S/Redacción/TEXTO de: Luis Hernandez Navarro

El retrato de Jhosivani Guerrero de la Cruz está pintado en las paredes exteriores de la escuela telescundaria de Omeapa, a unos cuantos metros de su casa. Junto a él están los rostros de otros dos amigos suyos del pueblo. Crecieron juntos y estudiaron juntos. Juntos entraron a la normal rural de Ayotzinapa. Juntos los desaparecieron.

Omeapa se encuentra a unos 15 minutos en coche de Tixtla de Guerrero, la cabecera del municipio. Tiene poco menos de 400 habitantes, algunos de los cuales aún hablan alguna lengua indígena. Viven en 90 viviendas modestas, muchas con piso de tierra. Más de 40 de ellos, mayores de 15 años, no saben leer ni escribir.

Jhosivani es el menor de siete hermanos de una familia dedicada a la agricultura. De niño le gustaba jugar con carros. Sus familiares aseguran que es un pequeño genio en potencia. Antes de entrar a la normal se la pasaba inventando todo tipo de instrumentos. Quería ser químico, pero ir a la universidad resultó imposible. Sus padres conservan su cuarto tal como él lo tenía antes del trágico 26 de septiembre. Allí están los alambres que utilizaba en sus creaciones.

Sus papás primero lo llamaron Efraín, pero el nombre no se acomodó a él. Después de varios intentos, lo nombraron Jhosivani. De cara espigada, sus compañeros lo apodan el coreano. Cuando lo desaparecieron tenía 20 años. Él entró a la normal para tener una profesión, salir adelante y ayudar a su comunidad.

El pasado 16 de septiembre, Arely Gómez, la procuradora general de la República, declaró que expertos forenses de la Universidad de Innsbruck, en Austria, concluyeron que había una probabilidad de 72 a 1 de que un fragmento de hueso analizado por ellos perteneciera a alguien relacionado (genéticamente) con la madre del estudiante. Los restos fueron encontrados en una bolsa que, según los expertos del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), fue descubierta sin seguir los pasos establecidos en la cadena de custodia. Con absoluta falta de sensibilidad, en lugar de que la procuradora informara primero a los familiares de Jhosivani del hallazgo y sus conclusiones, la funcionaria lo dio a conocer a la opinión pública.

Los integrantes de la EAAF dieron a la versión de la procuradora un inusual varapalo, aclarando que lo que la investigación de Innsbruck sobre los restos concluyó es que hay indicios, pero no certezas (http://goo.gl/3Fa3OS).

Anayeli, la hermana de Jhosivani, piensa que, después de tantas mentiras que les ha dicho el gobierno sobre los muchachos desaparecidos, es difícil que lo que ahora dice sea cierto. Ella; su esposo, Pedro Juárez; su papá, Margarito –al que llaman don Benito–, y su mamá, doña Martina, han buscado incansablemente al muchacho.

Al principio le angustió informar a su madre, muy delicada de salud por tanto penar, de las nuevas afirmaciones de los funcionarios. Profundamente consternada, dijo: Sólo nos resta esperar y confiar en Dios. ¡Es un dolor profundo y una angustia muy grande la que estoy viviendo por mi hermanito en estos momentos! Y cuando finalmente doña Martina se enteró de la noticia, no le creyó al gobierno.

Para la familia Guerrero de la Cruz y para el resto de los parientes de los 43 desaparecidos, la vida cambió drásticamente la noche del 26 de septiembre. La búsqueda de sus muchachos se ha convertido en el centro de su existencia. Todo cambió. Ya nada es igual para ellos.

Muchos familiares se han trasladado a la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos. Sus días y sus noches trascurren dentro de sus instalaciones. Allí duermen, comen, se asean, se informan, se organizan, se encuentran con grupos solidarios. Desde allí pueden afrontar los nuevos retos que tienen por delante, saber qué está sucediendo, mantener la búsqueda de sus seres queridos, partir a sus comisiones y encuentros.

No son pocos quienes han tenido que dejar atrás cosechas, el cuidado de animales o la preparación de la tierra para nuevas siembras. Otros han perdido sus empleos. Los trabajos de mantenimiento de predios y viviendas se han abandonado. La dinámica familiar se ha alterado profundamente. Hay familias cuyos integrantes se rotan para asistir a reuniones y marchas.

Al ponerse en movimiento como comunidad organizada les cumplen a sus hijos. No les ha importado la distancia que hay entre sus casas y la escuela ni su salud ni su precariedad económica. Lo central en sus vidas es buscar a sus hijos. Es una urgencia que no permite pausa ni descanso. Con ellos sueñan, sobre ellos piensan, con ellos hablan, a ellos dedican sus recuerdos, con ellos sienten.

Entre los familiares de los desaparecidos se han tejido redes de solidaridad y lazos de afecto capaces de resistir la adversidad y la desesperanza. Un año juntos, unidos por una tragedia común, los ha templado como colectivo y les ha permitido enfrentar la diversidad natural de sus puntos de vista.

Del gobierno, los familiares no esperan nada. Las autoridades los han engañado, les han transmitido falsas expectativas sobre el paradero de sus hijos, les han incumplido una promesa tras otra. Varios funcionarios los ha insultado tratando de sobornarlos, dividirlos y desprestigiarlos. Las versiones oficiales distorsionando y falseando los hechos y la utilización del poder mediático a su servicio para propagarlos han generado enorme frustración y desconfianza. Una y otra vez, la respuesta a su exigencia de verdad y justicia ha sido la represión.

Cuando este 24 de septiembre, a casi un año de la tragedia, los padres de los 43 de Ayotzinapa se encuentren nuevamente con el presidente Enrique Peña Nieto, lo harán con enorme desconfianza, sospecha y enojo.

Doña Martina, la mamá de Jhosivani, cuenta: Me siento mal al no tener a mi hijo cerca de mí. Lo quiero mucho. Él sabe que donde quiera que esté lo voy a buscar. Lo quiero de regreso conmigo. Se lo llevaron vivo y vivo lo quiero de regreso. De muchas otras maneras, el resto de padres, madres y parientes de los desaparecidos dicen lo mismo. A eso van a la reunión con el Presidente: a exigirle la presentación con vida de sus muchachos.

Columna Invitada: Nos faltan 72 migrantes‏ TEXTO de Ilka Oliva Corado

STAFF: Matrix Noticias/Canal Matrix HD/Por: Arturo Cordova S/Redacción/ TEXTO: Ilka Oliva Corado/ @ilkaolivacorado

Nos faltan 72 migrantes indocumentados. Nos hacen falta miles alrededor del mundo. ¿Quién los nombra? ¿Quién los busca? ¿Quién los trata con humanidad? ¿Quién los visibiliza? ¿Quién los honra? Ningún ser humano es ilegal. ¿Quién será capaz de detener estas masivas migraciones forzadas? ¿Qué sistema?

La noche anterior lo habíamos escuchado en las noticias, nos cayó como un balde de agua fría, en México habían asesinado a 72 migrantes centroamericanos. Hay que ser indocumentado y atravesar territorios en las migraciones forzadas   y en absoluta clandestinidad para entender la ansiedad, la ira, la paranoia y el inmenso dolor que deja en un ser humano una experiencia de esta magnitud. Jamás se vuelve a ser igual.

Recuerdo que al día siguiente yendo hacia el gimnasio me encontré en la entrada a un conocido mexicano, que cuando me vio se me lanzó encima totalmente acongojado y me abrazó fuerte y me pidió perdón en nombre de su pueblo, él era oriundo de Tamaulipas. Se sentía avergonzado, lloró desconsolado en mis brazos, la muerte de los 72 nos pegaba fuerte a los dos y a los miles que hemos cruzado las fronteras de la muerte y por desgracia haberlas sobrevivido porque nos queda la memoria y el dolor de estar vivos. El preguntarnos todos los días, ¿por qué nosotros estamos vivos y ellos no?

La noticia se regó como pólvora y el mundo supo de un lugar llamado Tamaulipas y por unos segundos el peregrinar de los migrantes indocumentados que atraviesan territorio mexicano en busca de Estados Unidos. Lo cierto es que quienes llevamos las huellas de la frontera en nuestra piel sabemos que el número es lo de menos, que todos los días desaparecen y mueren indocumentados en territorio mexicano y en la frontera. Que violan, golpean, torturan migrantes tanto policías mexicanos como los estadounidenses de la Patrulla Fronteriza. Que todos estamos expuestos. Que las mujeres somos las más vulnerables. Que antes de los 72 hubieron miles más, por docenas, por montones que se denunció y las autoridades le dieron carpetazo. Que lo de los 72 fue la tragedia escalofriante, como las que hubieron antes y que están ocultas ahí en las fosas clandestinas por el mismo gobierno mexicano. En el desierto de Sonora-Arizona por el mismo gobierno estadounidense.

Si las aguas del río Bravo hablaran, si pudiera hablar la oscurana del desierto, si pudieran hablar los cactus, los caminos empolvados, aquellos cerros, las vías de tren. Ay, si yo pudiera olvidar, si pudiéramos olvidar todos los que somos post frontera. Se nos secó el alma en la travesía. Nos mataron a 72 hermanos, de ellos lo sabemos por las noticias. Pero nos han matado miles, han violado a miles de niños, niñas y mujeres. Les han quitado los órganos y desmembrado a miles y lanzado su carne a las llamas en un tonel lleno de gasolina para que no quede rastro alguno. Sus nombres han sido borrados de los registros de denuncias, las paredes de los centros de detención han sido testigos de la barbarie. Sus cuerpos cercenados quedan expuestos en las vías del tren. Se ahogan los gritos y el llanto de las niñas que son violadas en los vagones. Y los asaltan y los maltratan los mismos policías que forman parte de las bandas delictivas que se hacen millonarias a costillas del tráfico, tortura, violación, desaparición y asesinatos de migrantes indocumentados.

Por desgracia después de los 72 han sido más. Cinco años después de aquella tragedia se sigue criminalizando a los migrantes. Se ha triplicado en número de migrantes que emigran a fuerza de la denigración del sistema en sus propios países de origen. Se habla de país de origen, tránsito, llegada y retorno. Todos al final criminalizan al ser humano estigmatizado por su condición de indocumentado y extranjero. Lo re victimizan.

Nos faltan 72 migrantes indocumentados. Nos hacen falta miles alrededor del mundo. ¿Quién los nombra? ¿Quién los busca? ¿Quién los trata con humanidad? ¿Quién los visibiliza? ¿Quién los honra? Ningún ser humano es ilegal. ¿Quién será capaz de detener estas masivas migraciones forzadas? ¿Qué sistema? ¿Qué gobierno? ¿Qué humanidad?

Del ser humano indocumentado se aprovechan miles, directores de cine que con documentales se hacen un nombre y caminan en alfombras rojas y reciben distinciones presidenciales. También llenan sus cuentas bancarias con las regalías. Con el apoyo que reciben de organizaciones humanitarias que les creen lo de buena fe y honestos.

Del indocumentado se aprovechan los gobiernos, las redes de trata de personas, los mismos presentadores de noticias que brillan cuando masacres como la de la 72 los coloca en tarimas por la cobertura amarillista que jamás denunciará a los que debe,   y los premia con distinciones en diplomas, trofeos y cheques.

Del indocumentado se aprovecha el chucho y el coche. Pero quién, ¿quién lo dignifica?

¿Y la sociedad? ¿Los intelectuales? ¿Los que pertenecen al gremio de los titulados y organizaciones sociales? ¿Los que oran día y noche? ¿Quién en potestad ocupa su espacio de difusión para nombrar a los migrantes indocumentados? ¿Para exigir sus Derechos Humanos? ¿Para exigir que se juzgue a los culpables de este genocidio mundial?

¿Y usted que lee estas letras, qué está haciendo para visibilizar esta barbarie? ¿Qué está haciendo para detenerla? ¿Usted se atrevería a nombrarlos?

Por los 72. Por los miles alrededor del mundo. Por los que ya no están, por los que están y por los que vienen. Por los que somos post frontera, qué el dolor de estar vivos nos sea breve.

#NosFaltan72

#NingunSerHumanoEsIlegal

Ilka Oliva Corado. @ilkaolivacorado.

Agosto 25 de 2015.

Estados Unidos.

Blog de la autora: Crónicas de una Inquilina.

Columna Invitada: Viva México TEXTO de Pedro Miguel‏

STAFF: Matrix Noticias/Canal Matrix HD/Por: Arturo Cordova S/Redacción/ TEXTO de Pedro Miguel/ @Navegaciones

Que vivan Xochicalco y Cantona; Palenque y Paquimé; Tula y Teotihuacán; Cholula y Malinalco; Huachimontones y El Tajín; Monte Albán y Calakmul.

Que vivan el Pánuco y el Lerma, el Grijalva y el Coatzacoalcos, el Mayo y el Balsas, el Nazas y el Tamesí, el Conchos y el Atoyac, el Bravo y el Mezquital.

Que vivan Tepozotlán y Tonanzintla, Acolman y Zapopan, Santo Domingo y La Concordia.

Vivan Chapala y Montebello, Pátzcuaro y Cuitzeo, Tamiahua y Nabor Carrillo. Vivan el litoral del Golfo, las costas del Pacífico y el Mar Caribe. Vivan los altiplanos centrales y los desiertos del norte; el Nudo Mixteco y los Llanos de San Juan; la Sierra Gorda y la Tarahumara; los Altos y la Costa Chica; la Huasteca y el Bajío; el Sotavento y la Tierra Caliente.

Vivan Tiburón y Cozumel; Socorro y San Benedicto; Roqueta y Lobos; Mujeres y Navidad; Holbox y Juana Ramírez; Cedros y Sacrificios.

Vivan los mexicaneros y los satelucos; los chintololos y los tehuanos; los wixáricas y los tzeltales; los culichis y los hidrocálidos; los juarenses y los jarochos; los cachanillas y los tlatelolcas; los seris y los tlalpenses; los regios y los texcocanos; los triquis y los alvaradeños.

Vivan las que trabajan y las que no dejan de buscar chamba; vivan los que se preocupan por la situación de sus amigos en desgracia; vivan las que cobijan al país en la intemperie.

Vivan Las Patronas. Vivan los que dan albergue a los migrantes, asistencia legal a los perseguidos, asesoría a los cooperativistas, apoyo a las mujeres violentadas, esperanza a los desesperados y medicina a los enfermos.

Vivan los electricistas en resistencia. Vivan las obreras de la maquila. Vivan los trabajadores de la salud que rechazan la privatización de los hospitales. Vivan las maestras y maestros que se movilizan contra la reforma educativa. Vivan las sobrecargos, los mecánicos y los pilotos. Vivan los telefonistas. Vivan los trabajadores universitarios.

Vivan los obreros, los campesinos y las cocineras que nos siguen dando pan y patria todos los días. Vivan los que fueron expulsados del país por la economía y que sostienen al país con sus envíos de dinero.

Vivan los migrantes de países hermanos que en el nuestro son abusados, secuestrados y masacrados.

Vivan los que votan con el país en mente. Vivan los que siguen saliendo a las calles a pesar del sol, la lluvia y los granaderos. Vivan las y los artistas, las actrices y los actores, las escritoras y los escritores que no se marean con la fama y permanecen al lado del pueblo.

Vivan las religiosas y los curas que trabajan por la liberación y la justicia.

Vivan las periodistas y los periodistas que desenmascaran al poder podrido. Vivan los informadores que sufren persecución y muerte por la honestidad de su trabajo.

Vivan los científicos que ponen la ciencia al servicio de la gente y no del capital. Vivan los ambientalistas verdaderos. Vivan los funcionarios y los representantes populares que se reducen el salario para apoyar la educación pública.

Vivan las enfermeras y los mecánicos, los panaderos y los comerciantes, los herreros, plomeros, recogedores, repartidores, odontólogos, músicos, matemáticos y traileros, pescadores y comadronas.

Vivan las abogadas que se consagran a la defensa de los derechos humanos. Vivan las terapeutas que alivian la desazón sin suprimir la rabia. Vivan los activistas incansables. Vivan los incansables de las redes sociales. Vivan los jubilados y los que no alcanzaron pensión.

Vivan las niñas y los niños expulsados de la escuela por la pobreza. Vivan las niñas y los niños que aprovechan la escuela. Vivan los jóvenes que se preparan sin someterse. Vivan las chavas y los chavos que no renuncian a la libertad.

Vivan las resistencias. Vivan Xochicuautla y Temacapulín. Vivan La Parota y Ostula. Vivan Cherán y Zongolica. Vivan Amatlán de los Reyes y San Pedro Mártir; vivan San Salvador Atenco y Mixcoac; vivan Tetela de Ocampo, Zautla, Ahuazotepec y todas las comunidades en resistencia de la Sierra Norte de Puebla; vivan Las Abejas de Acteal; vivan las comunidades zapatistas de Los Altos, La Selva y la Zona Norte.

Vivan los medios independientes. Viva Aristegui Noticias. Viva Proceso. Viva La Jornada.

Vivan los Círculos de Reflexión.

Viva la UNAM. Viva la UAM. Viva la UACM. Viva el Poli. Vivan todas las normales rurales del país. Viva la Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa.

Vivan todas las luchas y las causas justas. Viva el pueblo que se organiza para luchar en todas las trincheras. Viva la Asamblea Nacional Popular. Vivan las Policías Comunitarias. Viva el EZLN. Viva Morena.

Vivan los presos políticos. Vivan los inocentes encarcelados.

Vivan los bebés de la Guardería ABC y los ancianos del asilo “Hermoso Atardecer”, quemados por la indolencia gubernamental y el afán de lucro privado.

Viva la memoria de las víctimas de feminicidio, de las víctimas de odio, de las víctimas de la violencia gubernamental.

Vivan Nadia Vera Pérez y Rubén Espinosa, asesinados en la Colonia Narvarte y difamados por el gobierno del Distrito Federal.

Vivan los normalistas Julio César Mondragón, Julio César Ramírez Nava y Daniel Solís Gallardo, asesinados en Iguala.

Viva el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes.

Viva la lucha por la presentación de todos los desaparecidos. Vivan los familiares y los compañeros de los 43 normalistas desaparecidos por el Estado. Porque vivos se los llevaron, vivos los queremos.

Viva Cuauhtémoc. Viva Gonzalo Guerrero. Viva Bartolomé de las Casas. Viva Francisco Tenamaztle. Viva Jacinto Canek. Viva Vasco de Quiroga. Viva Gaspar Yanga. Viva Gabriel Teporaca. Viva fray Servando Teresa de Mier. Viva Francisco Primo de Verdad. Viva Miguel Hidalgo. Viva Josefa Ortiz de Domínguez. Viva Juan José de los Reyes Amaro. Viva José María Morelos. Viva Leona Vicario. Viva Epigmenio González. Viva Francisco Xavier Mina. Viva Narciso Mendoza. Viva Vicente Guerrero. Viva el Batallón de San Patricio. Viva Benito Juárez. Viva Guillermo Prieto. Viva Ignacio Zaragoza. Viva José Santos Degollado. Viva Melchor Ocampo. Viva Mariano Escobedo. Viva Vicente Riva Palacio. Viva Ignacio Manuel Altamirano. Vivan Ricardo y Enrique Flores Magón. Viva Juana Belén. Viva Emiliano Zapata. Viva María Arias Bernal. Viva Aquiles Serdán. Viva Belisario Domínguez. Viva Francisco Villa. Viva Elisa Acuña. Viva Antonio Díaz Soto y Gama. Viva María Talavera. Viva Elisa Griensen. Viva Felipe Carrillo Puerto. Viva Lázaro Cárdenas. Viva Francisco J. Múgica. Viva Heriberto Jara. Viva Rubén Jaramillo. Viva Benita Galeana. Viva Valentín Campa. Viva Demetrio Vallejo. Vivan Frida Kahlo y Diego Rivera. Viva José Revueltas. Viva Sergio Méndez Arceo. Viva Heberto Castillo. Viva Carlos Montemayor. Viva Carlos Monsiváis. Viva Bety Cariño. Viva Samuel Ruiz. Viva Carlos Fuentes. Viva Arnoldo Martínez Verdugo. Viva José María Pérez Gay. Viva Daniel Cazés. Viva José Emilio Pacheco. Viva Arnaldo Córdoba.

Viva la América Mexicana de Morelos hermanada con la Patria Grande de Bolivar.

Viva la libertad de expresión. Viva la transparencia. Viva la honradez. Viva la justicia. Viva la memoria.

Viva México.

Viva México.

Viva México.

“Vivimos entre la inconsciencia de los pobres, la insensibilidad de los ricos y la frivolidad de la clase media. “Pedro Miguel, Navegaciones ” La Ignorancia y la Indiferencia eternizan nuestra esclavitud” – Ricardo Flores Magón 

Mujeres mexicanas: fuertes, maltratadas, insumisas y trabajadoras desean pasársela bien

STAFF: Matrix Noticias/Canal Matrix HD/Por: Arturo Cordova S/Redacción/ TEXTO de Francesca Gargallo Celentani

¿Princesa azteca como Macuilxochitl, poeta virreinal como Sor Juana, pintora que instala su estudio en el centro de la ciudad desafiando la moral burguesa como María Izquierdo?  Hay muchas viejas imágenes estereotipadas  de la mujer mexicana. El cine de la época de oro se inventó a Juana Gallo. La literatura de Elena Poniatowska subrayó aspectos nacionales de la heroicidad femenina, transformando a revolucionarias, campesinas, pintoras, feministas y fotógrafas en “cabritas locas”. Tina Modotti las envolvió en banderas. La iglesia católica las hizo mártires. La violencia del narco y la trata de personas, víctimas.

En la mente de muchos, nacionales y extranjeros, existe también “una” mujer mexicana. Es la que encarna la nación, o por lo menos el 50 por ciento de ella: se parece en algo a la Madre Patria de la portada de los libros de primaria, de largo pelo negro y gesto republicano; otro poco, a las publicidades pintadas por Gala en las década de 1930-1950, flores en el pelo y hombres que las acechan caballerosamente; y finalmente, a la madre devota, el ángel del hogar, aquella que lleva  una chancla en la mano derecha para reprimir al hijo (pero sobre todo a la hija) que llega tarde, y una sartén en la izquierda para prepararle de comer a la hora que sea.

Existen estereotipos más modernos, por supuesto. Jefa de un cartel del narcotráfico, tipo “La Reina del sur”, una Teresa Mendoza muy taquillera inventada por el novelista español Pérez Reverte y convertida en antiheroina de telenovela. Las siempre enamoradas, despechadas y cocineras mujeres de las novelas mexicanas más vendidas, las Tita de Como agua para chocolate de Laura Esquivel o las tías y primas educadas para el matrimonio y la servidumbre familiar que Ángeles Mastreta retrata enMujeres de Ojos grandes. Las cabareteras fatales de los antros de Garibaldi. Las asexuadas investigadoras en ciencias genómicas que buscan el reconocimiento internacional y están dispuesta a pasar sobre todos para conseguirlo. Ninguno es cierto, pero todos tienen un uso.

El sistema de salud mexicano lucha contra el sobrepeso de 60 millones de mujeres, dando a entender que todas son candidatas a la diabetes. Por ello tapiza los muros de las ciudades de simpáticas gorditas dispuestas a saltar la cuerda para no enfermarse y ser mamás cariñosas por muchos años. La publicidad en folletos, volantes o anuncios espectaculares, por el contrario, se dirige al 40% de la fuerza laboral mexicana compuesta por mujeres y las representa como flaquitas activas, de sensualidad agresiva,  compradoras compulsivas, atentas a su figura, bien vestidas y caprichosas, dispuestas a comerse el mundo, aunque sigan ganando entre un 8 y un 20% menos que los hombres.

El racismo es poderoso en la publicidad, el cine y la televisión. Sólo el 4% de la población mexicana es blanca, aunque ese mínimo porcentaje es casi el único representado en esos medios. El arte es menos discriminador: las mujeres mexicanas se parecen más a sí mismas en los pinceles de sus extraordinarias pintoras – desde las iniciadoras María Izquierdo, Andrea Gómez, Olga Costa hasta las contemporánea Gabriela Arévalo, María Romero, Flor Minor, Magali Lara-  y en las fotografías de Mariana Yampolsky, Lola Álvarez Bravo, Graciela Iturbide y las contemporáneas Ivelín Meza, Irma Villalobos, Yolanda Andrade, Eunice Adorno.

El altísimo número de artistas mexicanas sigue sin ser  muy conocido, una poeta oculta a la otra, pocas veces las clases de literatura moderna recuerdan que enteras corrientes literarias del siglo XX les deben sus inicios a autoras femeninas, como lo real maravilloso a la pluma de Elena Garro, la literatura íntima a la descripción de la revolución llevada a cabo en Cartucho por Nellie Campobello y la novela de formación de caracteres críticos al racismo y al sexismo a Balún Canaan de Rosario Castellanos.

Los estereotipos de belleza inventan indígenas acostadas como montañas, con sus trenzas convertidas en colinas, o amazonas, domadoras de caballos, bebedoras de tequila, cuando no humildes muchachitas a la espera de su hombre en el umbral de una encalada casa de campo. Inventan asimismo a hijas, madres, enfermeras, maestras. Todas son fantasiosamente bellas porque son percepciones fijadas de una fantasía externa: las siempre dispuestas, las esforzadas, las seductoras. Son la encarnación del engreimiento masculino, su necesidad de saberse objeto de la intención e interés de las mujeres y su creencia de poderlas poseer.

Pero la belleza de las mexicanas no viene de su abundante cabello negro, de su sonrisa desafiante, de la altivez de su juventud ni de sus vestidos tradicionales, hermosamente bordados a mano o tejidos en telares de cintura, según una tradición milenaria atravesada por los cambios en la indumentaria que introdujo la invasión europea en el siglo XVI.  La belleza mexicana es un asunto de gentileza y de solidaridad, de capacidad productiva y de resistencia. Esta belleza no es estereotipada, sino diversa.

Entre las mujeres más bellas de México están las cocineras de La Patrona, un pueblo del estado de Veracruz, encabezadas por Norma Romero Vázquez y su madre Leonila Vázquez, quienes desde hace 20 años se paran a un costado de las vías del tren, para entregar comida a los migrantes que atraviesan por esta región en su tránsito por México con dirección a Estados Unidos.

Hermosamente vivas son también las mujeres de los 69 pueblos indígenas del país, que sostienen una economía agrícola no agresiva con la Madre Tierra. Muchas de ellas son artesanas del tejido, la alfarería, el trabajo en madera y la pintura sobre papel de corteza de un árbol, el amate. Con su telar y los conocimientos antiguos de sus abuelas, cuidan plantas medicinales e hilan sueños y esperanzas, produciendo tisanas para el cuidado de la salud y tejidos para los miembros de su familia y para la venta en las calles. Venden sus productos hechos a mano, se encuentran, caminan juntas, abarrotan los mercados, les pagan los estudios a sus hijas. Sin embargo, su vida no es fácil: en muchas ocasiones la policía, los acaparadores y los comerciantes establecidos las expulsan y les roban su mercadería. Las autoridades de muchos municipios les niegan permisos para el comercio. Las empresas internacionales, las corporaciones que patentan los medios de subsistencia y los productores de bienes genéticamente modificados las rechazan e intentan criminalizarlas.

La actividad social y política de las mexicanas parece no tener límites. Son defensoras de derechos humanos, se organizan contra la desaparición de personas, son ambientalistas, artistas visuales, poetas, narradoras, documentalistas. Las periodistas más comprometidas con las causas sociales del país son mujeres. En la década de 1980, Sara Lovera sistematizó la actividad informativa de y sobre las mujeres desde una perspectiva feminista. En 2013, Marcela Turati  fundó la Red de Periodistas Sociales “Periodistas de a pie”. Considera que el periodismo es “un medio de cambiar las cosas” y sensibilizar a los lectores. Se ha especializado por ello en investigaciones sobre la violencia y sus efectos en la sociedad mexicana. Una elección peligrosa: México es el segundo país más mortífero del continente americano para el gremio periodístico después de Honduras.

En un primer momento, Marcela Turati pensaba que no había diferencias entre un hombre y una mujer periodista; hoy su opinión ha cambiado y le preocupa la discriminación por sobreprotección tanto como el acoso sexual al que se enfrentan las periodistas. En particular, denuncia que  cuando  dan a conocer estas presiones, sobre ellas se cierne la censura moral y les dicen que están locas o histéricas; que quieren llamar la atención. Para mejorar la situación de las periodistas, Marcela insiste en la importancia de acabar con la impunidad, de emprender investigaciones con una perspectiva de
género y de ofrecer una protección adaptada a las víctimas.

Las mexicanas son valientes, no hay lugar a dudas. Y son muy trabajadoras. Demasiado, podría decirse, ya que de por sí México es el segundo país donde se trabajan más horas por semana, 50, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, que reúne a 34 países. Si se considera la segunda jornada laboral, la de los cuidados afectivos, de salud y alimentarios, así como de la reposición de la casa y la ropa, las mujeres mexicanas ¡trabajan más de 80 horas a la semana!

Las mujeres mexicanas dedican 373 minutos cada día a diversas actividades del hogar, tres veces más que los 113 minutos que les destinan los hombres.

En algunas de las tareas realizadas en casa, las diferencias entre mujeres y hombres son mayores: en el cuidado de los hijos, las mujeres destinan 53 minutos al día y los hombres sólo 15; ellos pasan 75 minutos diarios realizando actividades rutinarias como limpieza, preparación de alimentos o lavado de ropa, mientras que ellas le dedican 280 minutos al día, casi el cuádruple. No obstante, es brutal el uso del discurso de la afectividad y la no diferencia en la calidad de los cuidados, es decir del discurso de la igualdad de género de origen feminista, que los hombres esgrimen cuando reclaman la custodia de los hijos e hijas a la hora del divorcio. El problema es que la mayoría de los jueces y las juezas ¡les creen!

Tanto trabajo redunda en que las mexicanas descansan y aparentemente se divierten menos cuando viven en pareja: hay estudios que dicen que dedican una hora menos que los hombres al descanso y la diversión.

¿Entonces de veras es cierto que las mexicanas se desviven por el amor y buscan pareja como pretenden que hagan sus telenovelas?

Siete millones de mexicanas encabezan familias que mantienen con su trabajo. Conforman el 51.6 por ciento de la población del país, viven profundos rezagos en temas de igualdad, a pesar de que han logrado la batalla por el 50% de las candidaturas en las elecciones federales, y están expuestas a una violencia que las madres organizadas contra la desaparición y asesinato de sus hijas han bautizado hace 22 años en Ciudad Juárez con el fatídico nombre de “feminicidio”. A la par,  son el 52 por ciento de las estudiantes universitarias del país, médicas y biólogas destacadas,  así como importantes abogadas y sociólogas, a pesar de que el analfabetismo, en México como en el mundo, es una condición que afecta en mayor proporción a la población femenina. La posibilidad de acceder a una educación básica permanente disminuye para las mujeres respecto a los hombres ahí donde las condiciones de bienestar de las familias imposibilitan que no trabajen durante la infancia y la adolescencia. Aun así, hoy el 98% de las niñas mexicanas cursan la primaria y el 87% la secundaria.

También es cierto que ahí donde hay pobreza, las mujeres comen menos y después que los hombres. Costumbres, malditas costumbres… Desgraciadamente, los hogares encabezados por mujeres presentan carencias alimentarias en una proporción mayor a los hogares que tienen a un hombre como jefe de familia.

¿Pero cómo soportar la convivencia con un hombre si según la más reciente Encuesta Nacional sobre Dinámica de las Relaciones en los Hogares (realizada en 2011), el 46% de las mujeres mexicanas mayores de 15 años reporta haber sufrido alguna agresión de pareja? ¿Si el 53%  se considera víctima de violencia económica por parte de sus convivientes masculinos; el  29% reporta agresiones físicas y el 16%, violencia sexual?

Mejor romper con estereotipos, que soportar matrimonios. En realidad, es difícil decir de las madres mexicanas que son conservadoras y tradicionales: sólo el 50% se ha casado alguna vez y apenas el 22% vive en pareja. El 44.1% está en el mercado laboral y, desgraciadamente, un número altísimo es adolescente (19.4%). Por supuesto, no muchas llegan a ser madres, puesto que la mortalidad materno infantil es muy alta (42.3 por cada 100 mil nacimientos).

Ya que la mitad de las mujeres en las parejas heterosexuales ha sufrido alguna vez violencia doméstica, se divorcian con facilidad y construyen hogares con amigas de diversas edades o con hermanas, tías, primas, cuñadas. Son tantas las divorciadas/separadas que optan por esta forma de vida,  que el 20 por ciento de las mujeres mexicanas viven con otras mujeres.

Desde el 29 de diciembre de 2009, en la Ciudad de México las personas del mismo sexo han accedido al matrimonio. Muchas mujeres lesbianas han optado por hacerlo, conformando las parejas que hasta el momento menos se divorcian. No obstante, no se trata de todas las relaciones lésbicas, ya que muchas cuestionan la norma de la convivencia matrimonial.

Es interesante notar que entre los grupos de mujeres jóvenes en México, de sectores populares y medios, hay una fuerte crítica a las relaciones excluyentes. “No, las parejas no son para mí: no quiero vivir con una sola persona y perder por ello lo que puedo hacer con mucha más gente”, me dice una grafitera de 22 años. Igualmente una rapera que estudia química en la UNAM, insiste: “La pareja te excluye del mundo”. En las grandes ciudades más que en los pueblos y en el campo, las jóvenes, así como las mujeres mayores que se han divorciado, reivindican la amistad como sentimiento privilegiado y optan por la vida en grupo o en soledad (si el dinero da para la renta de una vivienda). Algunas cabareteras contemporáneas y feministas, como Minerva Valenzuela, se mofan del amor en tiempos de violencia y hacen una sátira política que tiene mucho de sarcasmo sobre las costumbres.

Más tradicionalistas, las mujeres que se dedican a la política en los partidos y buscan acceder a cargos de representación no se atreven a tanto. Han venido implementando desde hace cuatro décadas medidas legislativas para favorecer el acceso y la participación de las mujeres en la vida política del país. Hasta 2014, la ley electoral imponía una cuota de género del 40% en las postulaciones al Congreso Federal. Una reforma constitucional promulgada en enero de 2015, con vista a las elecciones del 7 de junio, elevó este requerimiento hasta el 50%. Estas medidas han permitido que las mujeres representen el 33.6% de los escaños en el Senado de la República y 38% de los asientos de la Cámara de Diputados, cuando a principios del 2000  no superaban el 20%.

Sin embargo, en los 32 congresos estatales de la Federación Mexicana, la presencia femenina oscila entre un 8% (Querétaro) y el 33% (Distrito Federal). Además, en los diversos poderes ejecutivos, la participación de las mujeres es aún menor: actualmente ninguna de las 32 entidades del país es gobernada por una mujer y en el gabinete federal únicamente tres de 21 secretarías (ministerios) tienen una cabeza femenina. A nivel municipal, solo el 5.5% de las alcaldías están presididas por mujeres.

En el Poder Judicial, las mujeres no están mucho mejor: en la Suprema Corte de Justicia de la Nación solo ocupan dos de 11 asientos. En el otro lado de la procuración de justicia, son presas presas tampoco gozan de derechos.

Según la periodista Mayela Sánchez, en efecto, las mujeres que están internas en el Centro Penitenciario de Piedras Negras, Coahuila, no tienen dónde dormir, ni dónde bañarse, lavarse o depositar agua para limpiar los sanitarios que usan. Las que están recluidas en el Centro Estatal de Reinserción Social 14 El Amate, en Chiapas, tienen que soportar el mal olor que provoca la zanja con agua sucia que hay alrededor de la cocina, mientras que las que viven en el Centro Femenil de Readaptación Social Santa Martha Acatitla, en la Ciudad de México, no cuentan con agua corriente, algunos de los baños que usan no funcionan y tienen que soportar la presencia de chinches. En el Centro Preventivo y de Readaptación Social Chalco, en el Estado de México, no tienen agua corriente ni drenaje, por lo que vierten sus desechos en fosas. Ellas también tienen que lidiar con las chinches. En otros lugares, como el Centro de Reinserción Social Duport Ostión, en Coatzacoalcos, Veracruz, además de las malas condiciones de mantenimiento e higiene del lugar, hay instalaciones eléctricas improvisadas, lo que implica el riesgo de un corto circuito o un incendio.

El recuento de los agravios puede seguir hasta cubrir casi todos los centros de detención femenina. Las mujeres son por lo general apenas el 4% de los presos hombres, aunque en la última década las agresiones, amenazas y seducciones económicas que acompañan el tráfico de drogas han aumentado la actividad delictiva femenina. La poeta Elena de Hoyos y la artista visual y performancera Lorena Méndez, que desde hace más de una década trabajan con presas desde una perspectiva de liberación de las emociones y enunciación de la propia historia, cuentan que además de alimentos insuficientes y de mala calidad, las presas sufren de abandono. Olvidadas por la sociedad, lo son también por sus familias, en particular por sus parejas masculinas, que tienden a sustituirlas afectivamente por otras mujeres.

Según Elena de Hoyos, sin embargo, el arte de las mujeres es más poderoso que las cadenas.  A propósito de las mujeres presas con quienes sostiene diálogos de creación, en una entrevista, sostuvo: “Hemos tenido fantasías de fugas colectivas y las hemos realizado con la escritura. A través de sus palabras, las internas han viajado fuera de la prisión, no sólo en su vivencia interior, sino al ser miradas por personas en el exterior y escuchadas en su verdad. Uno de los aspectos que más me conmueve del trabajo de escritura con las internas es su sinceridad y valentía. En un lugar como la cárcel, los sentimientos son poco gratos y se evitan en la medida de lo posible, se vive en una especie de coma emocional”.

El golpe que provoca la incomprensión y el asombro, lo vivieron también las primeras rockeras mexicanas cuando, creyéndose tan capaces de hacer música como sus contrapartes masculinas, descubrieron el sexismo de las casas discográficas que las consideraban, cuando mucho, “chicas a go go” y nunca las reconocieron como protagonistas de un arte musical urbano, que provocó cambios en el mundo social, político y cultural.

Cantantes, productoras, compositoras, arreglistas, ingenieras tuvieron que superar el pasmo de verse siempre reducidas a un segundo lugar, cuando no al silencio. En la década de 1960, Mary Jett, con sus instrumentos electrónicos, y la vocalista Julissa, quien se atrevía cantar la sensualidad de la cercanía física, rompieron moldes, pero pagaron el alto precio de la soledad. Dos décadas después, Kenny y Los Eléctricos y Cecilia Toussaint abrieron la puerta para que las mujeres se ganaran un lugar en la escena musical del país.

En la actualidad, existen bandas conformadas completamente por mujeres, como Las Ultrasónicas, con sus letras agresivas contra el patriarcado, y vocalistas que componen de una manera muy particular, mezclando los guitarrazos, con melodías suaves y amorosas. Julieta Venegas le abrió las puertas a Natalia Lafourcade, rompiendo con la idea que las mujeres no crean genealogías artísticas propias. Jessy Bulbo fue bajista y voz de Las Ultrasónicas, luego decidió separarse y formar Bulbo Raquídeo en la ciudad de Xalapa y posteriormente un proyecto denominado Bulberaizer, hasta decidirse a grabar su disco solista, Saga Mama. Pero son las femcee, las raperas feministas, como la zapoteca Mare y el grupo Advertencia Lírika, que con su violencia disruptiva, en la década de 2010, han terminado su labor, hablando abiertamente del hartazgo que les provoca la opresión de género y el deseo que tienen las mujeres de hablar con su propia voz. Con un claro objetivo de liberación feminista, Mare y Advertencia Lírika usan el rap como herramienta de cambio y lanzan sus fuertes y claros mensajes contra el sistema que siempre pone a los hombres un escalón encima de ellas. La guatemalteca Rebeca Lane, que ha sido en dos ocasiones invitada por feministas y lesbianas que desde hace tres años se reúnen en la Ciudad de México para celebrar el festival Lesbianarte, canta también para acompañar a las madres de desaparecidos, a las mujeres que denuncian los feminicidios y para apoyar a las artistas callejeras que han hecho del grafiti su expresión principal de intervención cultural urbana. La “ragamuffin”, es decir compositora de reggae social, Alika completa el cuadro de las músicas comprometidas con las mujeres y el medioambiente

Cuando estos movimientos iban apenas perfilándose, en la última década del siglo veinte, a contracorriente con las dificultades económicas y la crisis de la ideología socialista, una nueva generación de cineastas mexicanas comenzó a emerger con gran empuje a lado de sus compañeros masculinos. Eran integrantes del “nuevo cine mexicano”,  combinando el compromiso social, la denuncia de la opresión de género, las expresiones del placer de las mujeres, con el éxito comercial. María del Carmen de Lara, María Novaro, Dana Rotberg, Marisa Sistach, María Elena Velasco, Isabel Tardán, Sabina Berman y Guita Schifter han tocado temas de la memoria femenina y de los afectos que sostienen nuevas formas de relación, a la vez que han estimulado la creación de mujeres más jóvenes mediante seminarios, talleres y proyecciones comentadas.

Gracias a ellas una generación de muy jóvenes documentalistas, han encontrado la libertad de decir qué sienten hacia su domesticación para “convertirse en mujeres” y la rebelión que le ha provocado. Así pueden retratar también a sus congéneres con agudeza y simpatía, en pos de la liberación. Si bien muchas filman, como la cineasta Alejandra Sánchez Orozco, largometrajes para la comprensión de los actos de violencia misógina que llegan a la muerte, como Bajo Juárez. La ciudad devorando a sus hijas, otras, como la periodista Jacaranda Correa han hecho del documental un territorio de libertad con que cuentan historias de manera fresca e innovadora.

Según Correa, la realización y difusión documental permite “una experimentación narrativa y creativa, sobre todo a nivel de contenidos impensables”: un territorio de gran libertad y expresión. Por ejemplo, en Muerte en casa, Correa investiga la violencia feminicida desde el punto de vista del asesino. Según ella, en México no existían estudios al respecto, por lo tanto decidió avanzar en la compresión del problema de la violencia contra las mujeres, echando un vistazo al otro, a la parte criminal. Al mirarlo, deshace al agresor sobrevalorado por la cultura que lo llama guerrero u hombre victimario, reflexionando en las circunstancias educativas, sociales, económicas que lo han formado para ser alguien al interior de una masculinidad violenta.

En fin, a pesar de que se ha querido decir qué son las mujeres mexicanas, buscando apresarlas en estereotipos que daban bandazos de la abnegada madre a la revolucionaria indómita, ellas hoy se dicen a sí mismas, cuestionan las autoridades, viven sus sentimientos, repensando también los elementos culturales que las han formado. La violencia delincuencial y el incremento de la trata de personas con fines de explotación sexual y trabajo doméstico debilitan su seguridad en las calles, los lugares de trabajo y las escuelas,  pero les provocan un afán de construcción de espacios colectivos para la reflexión, que redunda casi siempre en la categórica decisión  de luchar por la justicia.

En el campo de la moda como en las actividades agrícolas de cuestionamiento a las técnicas intensivas y transgénicas, en la música y en la literatura, en la física y en la medicina, las mexicanas hablan con voz propia. A la vez, reclaman sus derechos a una sexualidad libre de imposiciones, se reúnen para divertirse, invierten tiempo para disfrutar o para estudiar la sociedad donde actúan.  Cada vez con mayor decisión se comprometen en la lucha por los derechos humanos, cuestionan el racismo y se solidarizan con las víctimas de la violencia general, como las madres y padres de los 43 estudiantes de la escuela normal rural de Ayotzinapa. Su proverbial hospitalidad se ha mantenido involucrando a los huéspedes en discusiones profundas sobre el sentido de la vida y la libertad humana. Al cansarse de las asimetrías y las escalas jerárquicas, hoy juegan con los roles. La Inquietante e internacional semana de las mujeres barbudas, promovida hace diez años por las escritoras Cristina Rivera Garza y Adriana González Mateos, puso en juego la barba como símbolo de lo masculino y cuestionó que la vellosidad femenina fuera monstruosa y poco deseable. Desde entonces, las mexicanas van cuestionando las moralejas de todos los cuentos y buscan desmarcar las diferencias tajantes entre el deber ser femenino y el masculino. Su ideal contemporáneo es pasársela bien. Para ello necesitan de paz y de justicia. Sobre todo, necesitan que se ponga fin a la impunidad de sus agresores.

Columna Invitada: Contra la amnesia: Abarca y Aguirre TEXTO de Jorge Fernández Menéndez

STAFF: Matrix Noticias/Canal Matrix HD/Por: Cecilia Cordova S/Redaccion/TEXTO de Jorge Fernández Menéndez

La relación con Aguirre nació en 2011. El trabajo del comité de expertos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos ha dejado algunas certidumbres, muchas especulaciones y generado contradicciones, como la de lo ocurrido en el basurero de Cocula.

Pero más allá de eso, parece haber producido amnesia en varios actores sobre la verdadera historia de los hechos de Iguala y sobre sus principales protagonistas: el presidente municipal José Luis Abarca y su esposa, María de los Ángeles Pineda; los grupos criminales Guerreros Unidos y Los Rojos; las relaciones de esos grupos con el gobierno de Ángel Aguirre Rivero; la participación de dirigentes del PRD y Morena, y detrás de todos ellos la producción de mariguana y goma de opio en la zona.

Comencemos con los esposos Abarca. Hace 30 años, José Luis Abarcarecorría el país vendiendo aretes, collares y pulseritas de oro y plata. También vendía sombreros que llevaba con su abuelo Isidoro desde Toluca a Iguala. Pero hace una década, repentinamente, Abarca y su familia se hicieron millonarios.

Después de vender durante años sombreros y joyas casa por casa, Abarca un día anunció que invertiría 300 millones de pesos para la construcción de una plaza comercial en Iguala, la plaza Tamarindos. Era 2008 y para esa fecha ya tenía seis locales comerciales, que en el 2015 se habían transformado en 19 en Guerrero y otros seis en Morelos. Se había convertido en el mayor comerciante de oro de Iguala.

Abarca conoció a la que sería su esposa, María de los Ángeles Pineda, en la tienda que tenía su abuelo, donde también vendía vestidos de novia. Maríade los Ángeles y su madre, Leonor, llegaban a la tienda a vender vestidos que ellas mismas hacían. 

Pero en unos pocos años, también María de losÁngeles se hizo una mujer poderosa y rica. Y, como José Luis, con ambiciones políticas.

Ambos coquetearon en alguna época con el PRI, pero encontraron cobijo en el PRD. Abarca se hizo candidato del PRD cuando aún no era militante de ese partido y fue impuesto a otros grupos por un acuerdo en el que participaron el entonces secretario de salud de Ángel Aguirre, ay, el ex-senador Lázaro Mazón, quien se convirtió en el principal operador de Andrés Manuel LópezObrador en Guerrero, y la dirigencia del partido que entonces encabezabaJesús Zambrano.

Lázaro Mazón un día llevó a un aspirante externo, José Luis Abarca, ante la dirigencia del PRD, y amenazó con abandonar el partido si no aceptaban a su protegido como candidato en Iguala. La relación de Mazón con los Abarcaera vieja. Cuando ambos eran jóvenes, la tía de Abarca le surtía a Lázaropiezas de oro para que pudiera venderlas, y así fue como Mazón pudo financiarse la carrera de medicina. La relación con Aguirre nació en 2011, cuando el entonces candidato hacía campaña en Iguala y Abarca le pidió al coordinador de campaña, su compadre Mazón, que le permitiera organizarle un evento en el centro joyero.

El 9 de enero de 2011 ahí llegó Aguirre. Fue Abarca quien encabezó el evento, y comprometió su apoyo y el de otros joyeros para el candidato. A partir de ese día, María de los Ángeles y Pepe Luiz Abarca que terminó siendo íntima del gobernador, incluso con largas visitas a Acapulco, se involucraron por completo en la campaña, no sólo con apoyo moral, sino también aportando millones de pesos.

Para esas fechas María de los Ángeles ya era una de las principales líderes de la organización criminal Guerreros Unidos en Iguala, y durante los siguientes años se convirtió en la verdadera jefa del cártel en la región, más allá de su propio marido. Sus decisiones pasaban por encima de José Luis y todo el mundo lo sabía. 

Ella era quien tenía el control de la policía y de los empleados del ayuntamiento. En Iguala, a María de los Ángeles Pineda le decían La Guerrera… por su dureza con los empleados y por su relación con el cártel que encabezaron sus hermanos.

La Guerrera, unos días antes de la tragedia de Iguala, prácticamente había alcanzado su objetivo. El 7 de septiembre había sido designada consejera estatal del PRD, cobijada por Nueva Izquierda, por el gobernador Aguirre, incluso por Mazón, que ya estaba en Morena, y no había dudas de que sería la aspirante a la alcaldía de Iguala en reemplazo de su esposo.

Al mismo tiempo que los Abarca y los Pineda avanzaban en su carrera política y se integraban a las altas esferas de la política guerrerense, el grupo criminal de los Guerreros Unidos se hizo dueño de Iguala, y desde ahí terminaron controlando 14 municipios en el norte del estado y la Tierra Caliente, además de distintas regiones de Morelos y del Estado de México. 

Pero todo eso era parte de una larga historia familiar que había nacido años atrás, cuando María de los Ángeles, sus cuatro hermanos y sus padres eran parte del cártel de los Beltrán Leyva. Mañana se la platicaremos, hay que recordarla porque hoy muchos de los actores de la misma parecen haberla olvidado.

Columna Invitada: Enrique Peña Nieto: de la cúspide al infierno

STAFF: Matrix Noticias/Canal Matrix HD/Por: Cecilia Cordova S/Redacción/ TEXTO de Pablo Gómez Álvarez

En su tercer informe, el presidente de México sigue sin convencer a los ciudadanos. Los partidos de la oposición también le critican. El año pasado por estas fechas su popularidad estaba mermada Hoy lo está mucho más.

A toda demostración, el gobierno de Peña Nieto es una regresión política. A partir de la gran obra neoliberal antidemocrática que fue la reforma constitucional en materia de energía, el sistema se ha ido cerrando. La Suprema Corte negó la consulta popular y asestó un golpe a la soberanía como ejercicio de derechos; eso fue producto de una consigna vergonzosa sobre los ministros. Se consumó el fraude electoral de tercer piso fraguado en el INE (Instituto Nacional Electoral) y confirmado en el Tribunal Electoral para dotar a Peña de una mayoría espuria de diputados; ese fue un aturdidor golpe contra el dictado de los votantes, promovido con éxito por el gobierno de Peña como en los peores tiempos.

Lo característico de estos dos lances contra la democracia y los derechos políticos del pueblo es que el Poder Ejecutivo logró utilizar al otro poder, el judicial y a una institución independiente, el INE, para gobernar. Esta es una forma propia del viejo sistema político mexicano: la supeditación de todas las instituciones al presidente de la República.

El malogrado Pacto por México era una forma precisamente limitativa del poder presidencial que requería la búsqueda de acuerdos con las oposiciones pero sin colaboracionismo. Pero con lareforma energética, que no estaba en el Pacto, el poder Ejecutivo puso término a la relación de negociación simultánea con los dos principales partidos opositores y se lanzó a retomar el dictado político como método de gobierno.

Ha sido una afrenta al sistema republicano de rendición de cuentas la escandalosamente ridícula ceremonia en el Palacio Nacional de la capital, el 2 de septiembre (2015), con la presencia de los presidentes de las cámaras, que son miembros de partidos de la oposición, pero que fueron orillados a abandonar sus palacios para acudir al del presidente a un acto extralegal, caricatura de la vieja parafernalia presidencialista. El gobierno habla al gobierno y rinde cuentas a sí mismo. Así era antes, aunque entonces se hacía dentro de la sede del Poder Legislativo.

Los gobernadores, como en los viejos tiempos, pagaron inserciones en los diarios para saludar el tercer informe de gobierno, pero fueron todos, priistas, panistas, perredistas, aliancistas, en un acto nada civilizatorio sino propio de la vieja barbarie política mexicana, la de la cargada, aquella que hizo de uso común la lambisconería ignominiosa hacia el presidente.
Los cambios políticos en la sociedad mexicana, aquellos que arrojan un respaldo minoritario al gobernante en turno, los que han generado una masa millonaria de ciudadanía que enjuicia a los políticos y mucho más al poder Ejecutivo, se encuentran bajo el desafío de un presidente recién llegado, como todos, que se propone desde la cúspide restaurar las señas básicas del viejo poder priista y cree que lo está logrando.

Lo que Peña hace es retar a la conciencia democrática del país. De la cúspide en la que se siente ubicado como presidente bajará pronto hasta el infierno del desprecio nacional. Es cosa de un poco más de tiempo. Lo vemos ya en las encuestas que arrojan muy pobres resultados para el gobierno. Esa tendencia seguirá porque, sencillamente, México no va a admitir la involución al priismo como sistema. Por más que se apliquen represalias a los periodistas que tocan ciertos temas y sean defenestrados como en viejos tiempos, todos los demás, los sometidos a la autocensura, quienes conocen sus propios límites según la aplicación de las pautas oficiales, saben de sobra que eso no durará mucho tiempo, que pronto cederá ante la acometida ciudadana como ya antes ocurrió.

De la cúspide al infierno no hay distancia. Es casi el mismo lugar. Quien se siente ubicado muy arriba para someter a casi todos, en México está muy equivocado, porque en realidad ya está pisando suelos del infierno, terrenos del desprecio popular.

  1. Pablo Gómez Álvarez es senador mexicano por el PRD.

Columna Invitada: LA DISPUTA POR LA EDUCACIÓN un TEXTO de Bernardo Bátiz V

STAFF: Matrix Noticias/Canal Matrix HD/Por: Cecilia Cordova S/Redacción/TEXTO de : Bernardo Bátiz V

El 31 de agosto en Casa Lamm tuvo lugar un panel del que tomo el título para esta colaboración en La Jornada. Participamos el doctor Enrique Calderón Alzati, de la Fundación Galileo; la doctora Antonia Candela, del Cinvestav; la maestra Martha de Jesús López Aguilar, de la sección 9 de la CNTE, y quien esto escribe. Coincidimos en señalar que la llamada reforma educativa es un proceso del gobierno federal que busca convertir la educación que presta el Estado en cumplimiento de un derecho fundamental de los niños y jóvenes, en un negocio en manos de escuelas privadas para los privilegiados y en una organización llamada de autogestión, en la que padres de familia y maestros tendrán que hacerse cargo de los gastos o buena parte de ellos, en las escuelas públicas, en las que estudian quienes no pueden pagar altas colegiaturas.

Coincidimos también en apuntar que otro objetivo de la reforma es desmantelar la organización de los maestros que se oponen al atentado y someterlos, mediante todo tipo de presiones, entre ellas amenazando su seguridad en el empleo y en caso extremo, usando la fuerza pública para sujetarlos.

En mi turno manifesté, y ahora comparto con los lectores, que el sistema pretende dos tipos de educación, una para las élites y otra para el resto de la población. Para ello, difunde y exalta como valor supremo de la sociedad la competitividad; se educa a las clases altas para que sean competitivas y a la población marginada o menos favorecida se le entrena para que sus integrantes sean aptos para colaborar con los privilegiados en un plano inferior y desigual. El modelo distingue dos clases de persona, los triunfadores y los perdedores.

Se pone la competencia como proceso social básico en la convivencia de la colectividad, lo que lleva necesariamente a crear diferencias sociales cada vez mayores. En los procesos competitivos, que tanto exaltan el primer mandatario Peña Nieto y sus colaboradores, siempre alguien gana y muchos pierden.

El otro modelo educativo, el que se defendió en el panel de Casa Lamm, es el que impulsó la Revolución Mexicana, a partir del artículo tercero de la Constitución de 1917, que apunta como un deber del Estado responsabilizarse de la educación; esa misma convicción, fundada en la justicia y en la búsqueda de la igualdad entre todos, movió al secretario de Educación Pública José Vasconcelos, al inicio de la década de los años 20, a fundar la secretaría del ramo y a emprender toda una revolución cultural y educativa, hoy traicionada.

Vasconcelos entendió que el derecho de todos a recibir educación y cultura tiene como contrapartida una carga del Estado, que es la que el sistema actual pretende desconocer para que se eduquen sólo quienes puedan costearse los estudios, con lo que se rompen principios básicos de solidaridad humana de igualdad y de justicia social. Todos los niños y jóvenes mexicanos tienen derecho a la escuela, no sólo a la elemental, sino en todos los grados posibles y en la medida de su voluntad y su capacidad; atinadamente, el Constituyente de 1917 colocó la educación dentro del capítulo de las garantías individuales, como un derecho fundamental que no puede ser ni desconocido ni atropellado.

Quienes en el régimen actual están al frente de la educación pública tienen la obligación derivada del precepto mencionado, de garantizar, a todos los que lo requieran, el derecho a ser educados, a recibir información, formación y capacitación para la convivencia, el trabajo y la solidaridad.

La reforma constitucional aprobada en 2008 no desconoció los principios en que se funda el artículo tercero; siguen vigentes los que afirman que la educación será democrática y más que un régimen político o una estructura jurídica, es un sistema de vida, fundado en el constante mejoramiento económico, social y cultural del pueblo; se conservó sin alterarse el principio de que será nacional, y la finalidad de que contribuirá a la convivencia humana.

El inciso d) agregado en la citada reforma no está a la altura de los otros preceptos, ni en redacción ni en elevación de miras; agrega tan sólo que la educación será de calidad, término tomado de la mercadotecnia, que sale sobrando; que sea de calidad es un pegote mal puesto; no agrega nada, en todo caso, es un intento de cambio soterrado o disimulado.

El modelo que impulsó la Revolución Mexicana y el artículo tercero aún vigente no supone como valor supremo la competitividad, proceso social inferior que puede ser útil circunstancialmente, pero que no es el más valioso o elevado para la convivencia; nosotros, conforme a nuestra Carta Magna, a nuestra tradición, exaltamos los valores de la solidaridad, la cooperación y la igualdad de los mexicanos. Competir es un proceso disyuntivo que enfrenta a las personas y afloja los lazos sociales; cooperar es un proceso que afirma los lazos de solidaridad y hace fuertes y felices a las comunidades.

jusbb3609@hotmail.com

Columna Invitada: Héctor Casique, sinónimo de tortura TEXTO de Pedro Canché

STAFF: Matrix Noticias/Canal Matrix HD/Por: Arturo Cordova S/Redacción/TEXTO de Pedro Canché

Especial
Especial

A espaldas del Palacio municipal de Cancún, está el Juzgado Cuarto Penal. Por esas escaleras reducidas llega al último tercer piso Héctor Casique custodiado por 10 elementos policiacos fuertemente armados. Es imposible creer que ese hombre nacido en un día del amor y la amistad, un 14 de Febrero de 1986 tenga 29 años de edad, porque a simple vista aparenta más de 40.

La cárcel y la tortura lo han envejecido. Su madre Yazkade Fernández, mujer menuda de ojos azules profundos quiere abrazarlo. Se contiene ante el numeroso grupo de agentes, sus pistolas y armas de alto poder que se ponen como una barrera y tiene que pedir permiso al comandante del grupo quien “ magnánimo” la hace esperar unos minutos. Luego ese amor fraterno se funde en un largo abrazo cerrando los ojos como cuando hace 29 años esa criatura lo necesitaba por su estado de indefensión. Ahora también está indefenso. Sin embargo su rostro adusto parece no mostrar emoción alguna. Es como si la vida de repente se convirtiera en una tortura misma. La cárcel es la peor tortura para un inocente.

Héctor Casique tiene que ladear mucho la cabeza cuando su madre le dice algo. Tiene que hacerlo. Durante la tortura perdió la membrana del oído izquierdo así como la visión del ojo de ese mismo lado. Se narra el dolor y sufrimiento del torturado en pleno siglo XXI en la agencia Reforma del día 23 de Noviembre de 2014 http://www.nnc.mx/nacional/1416759422.php

Traen Junto a Héctor a 4 procesados más. El hombre de pelo cano y gris indica a su madre que les compre el desayuno. Los veo devorar esos alimentos de manera frugal. En la cárcel crecen juntos el apetito y el hambre. Él no come. tiene el estómago hinchado. Acusa que Arturo Mendiola bailó la danza de la santa muerte sobre su estómago y le dañaron los intestinos, esófago y estómago. Tiene hambre, pero duele comer, tiene apetito, pero duele hasta desear un taco de cochinita. Duele comer y se satisface que otros coman. Pide algo ligero para él.

Veo a Héctor tratando de distinguirme entre esos uniformes oscuros, entre armas de alto poder, estoy en medio de ese estrecho pasillo con esos 10 policías estatales que cumplen su función de traerlo al juzgado a “pasear” porque en las audiencias ante el juez que lo cita nunca nadie se presenta. No pueden presentarse testigos fantasmas, nombres inventados por la Procuraduría del Estado de Quintana Roo, México; me diría luego Yazkade la madre de Héctor. ”No me estás engañando mamá, ¿vino el periodista Canché? Y con el ojo que aún le funciona me reconoce y no puede fingir una alegría esa alegría interna que sé muy bien cuando alguien ajeno a tu familia viene porque está interesado en tu bienestar y no hay palabras para describirlo. Me tocó cuando estuve en la cárcel , me tocó sentir esas emociones. Mi hijo sonreía señor Canché, sonreía, dejó atrás ese rostro adusto y hasta los abogados decían “qué le pasa a Héctor”? .

Soy directo y le pregunto a Casique “A mi puedes decirme la verdad porqué te incriminan de manera cruel y te torturan con esa saña aquí en el moderno Cancún (donde la crisis humanitaria por el irrespeto a los Derechos humanos es una práctica de Roberto Borge Angulo, el gobernador),¿le quitaste la novia a un junior político? ¿algunos de esa cofradía de funcionarios del momento, homosexuales tras el clósed (reprimidos y eso les crea hastío y crueldad a la sociedad) te quisieron conquistar y los rechazaste?… Héctor tiene las respuestas pero se las guarda. En la prisión es común que una revelación de esa naturaleza tenga consecuencias a veces hasta trágicas o despiertan el interés y te hacen visible. Es un albur. Héctor no se arriesga pero expresa una poderosa razón que luego pide no se publiquen los nombres: “Cuando sufrí tortura a fuerzas querían que yo incriminara a dos políticos enemigos del gobernador Borge, a quienes no conozco salvo por los periódicos”. Es Héctor así un preso político más del gobernador Borge Angulo.

La madre de Héctor Yazkade Fernández se convirtió en la primera mujer en México contra la cual un gobernador-en este caso Roberto Borge- se amparó ante la justicia federal a su servicio para no recibirla, para no darle audiencia a una mujer cuyo hijo le cuidó sus espaldas alguna vez, que le cuidó también las espaldas al invitado de Borge, el gris Alvaro Uribe cuando fungía como presidente de Colombia.Un documento sellado por la secretaría particular del Gobierno de Quintana Roo recibe la carta-súplica de la madre para tener una audiencia con el gobernador fechada el 11 de julio de 2014. Y el 11 de marzo de 2015 la Consejería Jurídica del Poder Ejecutivo de Quintana Roo a través de José Gaspar Ríos Padilla se ampara para no recibir a Yazkade. Esta valiente mujer, cuyo estrés ha convertido en su motor de lucha –un combustible letal para para cualquiera- interpone un recurso de revisión contra el amparo borgista para que le den audiencia. Ni Franz Kafka soñó reverenda estupidez legaloide.

Disculpa mi ignorancia señora ¿qué es el Protocolo de Estambul?

Sentado en su escritorio, sin inmutarse y tecleando la computadora, el secretario de Gobierno de Quintana Roo, Gabriel Mendicuti Loría (muy conocido por revelar en los cafés con amigos los secretos personales del gobernador Roberto Borge, que por ética no publicamos) no mira a Yazkade Fernández la vez que le dio audiencia. Sigue tecleando mientras la madre extiende todos los documentos de incosistencias , errores, fotos de la tortura, nombres, historial de Héctor como instructor de taekwondo, sus medallas, las que ganó en EUA y Canadá; sus diplomas de instructor de la S.A.W.T., amparos ganados. El mismo expediente usado otra vez para detenerlo a pesar de que un juez le otorgó amparo liso y llano. Mendicuti sin apartar la vista de la computadora le dice la escucho señora, siga hablando por favor. Hasta que Yazkade le muestra las fotos de Héctor Casique con el gobernador Roberto Borge y Alvaro Uribe en el hangar del aeropuerto de Cancún cuando fungía de guardaespaldas de apoyo .El secretario de Gobierno abre los ojos, se quita los lentes, deja de teclear y le toma las fotos y empieza a verlo estupefacto y pregunta si tiene más y donde están.

A mi hijo le aplicaron el Protocolo de Estambul, daños internos no le permiten comer cualquier cosa, el baile de la danza de la santa en el estómago, la pérdida de la visión y oído lado ….

Interrumpe Mendicuti “¿disculpe señora mi ignorancia, pero qué es el Protocolo de Estambul?”.

Ahí está la segunda autoridad de un Estado Libre y Soberano que desconoce esos temas y que solo se ha dedicado en los últimos años al tema del autismo (por sufrirla en carne propia) y su visión corta y empobrecida no le da para esos temas en un Estado de Quintana Roo donde la tortura es el pan de cada día y él sin hacer nada por el sufrimiento humano, con su jefe Borge que lo ordena, permite y lo alienta. Aquí en Cancún campante se pasea el capitán Arturo Mendiola Olivares, a quien la familia dan el mote de torturador y Borge lo premió con un cargo de mayor rango en días pasados.En Cancún, en todo Quintana Roo los corruptos son premiados.

Con una mochila llena de documentos, sueño de cualquier periodista objetivo, Yazkade Fernández anda tocando puertas, anda deambulando buscando plumas valientes y medios y autoridades. Una madre que recibió el mejor regalo un 14 de Febrero hace 29 años tiene toda la fuerza para hacerlo. Son 923 días y sigue enérgica. Me recuerda a las osas que protegen a sus oseznos en un bosque donde los lobos y coyotes están al acecho.

Como guardaespaldas del sistema gubernamental, Héctor recuerda una anéctoda. En la reunión del G-9 en el hotel Moon Palace de Cancún el presidente Hugo Chávez ante la denigración de Alvaro Uribe, se levantó para defender la América y patria bolivariana y retó a golpes al presidente de Colombia. Chávez se acercó y le dijo que si era hombrecito que respondiera como tal. Los guardaespaldas de ambos reaccionaron pero fueron contenidos por el Estado Mayor , y los escoltas de ayudantía como Héctor. Felipe Calderón llevó al presidente Chávez y a Uribe a una sala aparte donde calmó los ánimos entre ambos mandatarios.

Entre sus recuerdos tiene una foto con Alvaro Uribe. Eran tiempos de gloria. Poco después lo convierten en chivo expiatorio.A Borge le urgía tener uno por el asesinato de 6 personas en un bar de mala muerte. En Cancún, destino turístico mundial no podían permitir un escándalo así y les urgía resolverlo. Quisieron rebasar al FBI o Scotland Yard .

¿Si quedas libre te quedarías en Cancún?

-Primero mi salud. Con tanto daño no se cuanto tiempo de vida me queda.Luego regresaría a este paraíso, porque es mi hogar, dice Casique nacido en Oaxaca.

-¿Qué te preocupa Héctor?

-A mi me pueden hacer lo que sea,pero con mi familia nada por favor.Les pido a todo cuidar de ellos.

-Héctor, sabes que mucha gente le apoya y en las redes sociales esta entrevista será compartida por todo el mundo?

Veo que a Héctor se le nublan los ojos. Es un muchacho de 29 años. Tiene juventud, una familia le espera por ahí e hijos en el futuro. No así con su compañero Max, quien durante la tortura le quemaron los testículos y lo convirtieron en estéril. Ya no podrá tener hijos por la tortura en este gobierno borgista, Max ya salió. Salió poco después. Era un estudiante que acompañaba a Héctor a la disco. A Máx ningún organismo lo ha apoyado. Héctor tiene el apoyo de la CNDH,CEAV y CENCOS y Amnistía Internacional .También tiene el apoyo de los amantes de la justicia y de los enemigos de la tortura.

Columna Invitada: Movimiento por la renovación del PAN TEXTO de Javier Corral Jurado

STAFF: Matrix Noticias/Canal Matrix HD/Por: Fernanda Rodriguez/Redacción/ TEXTO: Javier Corral Jurado

El régimen político de México está en crisis. En los hechos, los partidos no son bienes públicos porque consorcios políticos se han apoderado de ellos; su falta de democracia interna y de representatividad es la principal causa de la corrupción rampante que se sucede actualmente en la nación mexicana.

La regresión autoritaria, la desigualdad social, la colusión entre partidos, la claudicación a ser oposición, la deformación y subordinación de los poderes e instituciones autónomas del Estado, son consecuencias de la complicidad que gradualmente se consolida entre las élites políticas que dominan las instituciones partidistas. El gran problema de México es la corrupción política y el deterioro del sistema de partidos para enfrentarla.

Acción Nacional atraviesa una época oscura: enfrenta la peor crisis de su historia. Está comprometida la sobrevivencia de su legado cultural democrático y humanista. Los resultados de la elección que acabamos de vivir en Acción Nacional para la renovación de las dirigencias nacional y estatal en Nuevo León, dan cuenta de la gravedad de la situación. Fueron competencias desiguales, sin piso parejo y con muchas prácticas de manufactura verde-priísta.

Sin embargo así decidimos competir, como cuando en esas circunstancias decidíamos hacerlo contra el PRI. Por ello mismo llamamos a una rebelión de las bases, que se fue traduciendo en una rebelión de las conciencias, como un tiempo de liberación, para ejercer dignamente nuestro derecho a disentir, a diferir de la manera como se ha conducido al Partido, que denunciamos esta dolorosa tragedia política en la que han convertido a esta noble institución los simuladores y los logreros; es la rebelión que expresa a todo México que somos los que, dentro de

Acción Nacional, tenemos respeto por nosotros mismos. ‘‘Porque cuando los que mandan pierden la vergüenza, los que los obedecen pierden el respeto’’.

En este recorrido por el país, pude ver la mejor y la peor cara del PAN. Quedó bien claro que hay una cultura panista que resiste en el ideal y se empeña en recuperar los principios y valores que dieron origen a nuestra institución, y otra cultura priísta representada por el consorcio que ha colocado los intereses de sus socios – económicos y políticos – por encima del bien común, y está aliada con el Gobierno corrupto de Enrique Peña Nieto.

La contienda fue claramente definidora de ese contraste, entre una cultura que hace de la libertad y la dignidad humanas sus objetivos, y la otra priísta que intimida, chantajea, simula, engaña. Que practica aquí adentro, lo que tanto tiempo criticamos allá afuera. No fue por supuesto una disputa entre dos personas, sino una batalla entre esas dos culturas.

A pesar del ambiente de adversidad, siempre cuesta arriba y contra toda la cargada, nuestro llamado hizo emerger lo mejor de esa cultura panista: el espíritu generoso y el sentido voluntario de la pertenencia. Es la cultura que concibe la participación política como forma de contribuir, de aportar, de poner nuestra parte, y la otra que busca obtener una parte, conseguir una tajada, la que coloca su conveniencia por encima del partido y de México.

En ese contraste se realizó una campaña apresurada que culminó el domingo pasado, pero de ésta surgió un movimiento democrático que no sólo puede hacerle gran beneficio al PAN, sino al país como un impulso democratizador, que asuma el deber de contrapeso y denuncia frente a la regresión autoritaria que vive el país, ante la cual guardan silencio los carteles políticos oficialistas que secuestraron a los partidos de oposición, las partidocracias de Estado.

Tal y como lo pidió Don Manuel Gómez Morín, movimos las almas. Acercamos a cientos de panistas que tienen reconocimiento por su propia biografía y que ya estaban desanimados; vimos a liderazgos de enorme prestigio moral y político volver a gastar suela, a tocar puertas, buscar a los militantes de a pie, para convencerlos, para inspirarlos. La acción más funesta del consorcio es que ha alejado a varios de los liderazgos más valiosos y los ha desilusionado de la lucha, y han perdido la esperanza en el Partido e incluso en la democracia.

El mal mayor que nuestra generación está enfrentando es un deterioro brutal del sistema de partidos fruto de la corrupción política. El partido está afectado en una gran proporción de ese veneno de la corrupción. No debemos castigar a la democracia, sino a los corruptos y combatirlos en todos los niveles y en todos los sectores.
Las posibilidades de nuestra participación en el PAN deben estar orientadas por ese reto. Porque los escándalos de corrupción afectan la confianza en nosotros mismos, debilitan al Estado y corrompen la cultura cívica. La resolución del TRIFE por ejemplo, que validó el padrón inflado con el que el consorcio se volvió a imponer, es expresión de esa corrupción; autoridades electorales nombradas por partidos corrompidos.

De ahí que hayamos tomado la decisión de articular este movimiento y de encauzar positivamente esa energía revitalizadora que en poco tiempo le devolvió la esperanza a mucha gente.
Ayer se concretó de una manera espléndida en la Ciudad de México. 148 delegados de 27 estados de la República decidimos conformar el movimiento por la renovación del Partido Acción Nacional.
Es fruto de una reflexión colectiva que reafirmó en primer término nuestra permanencia en el Partido, decisión que revisaremos dentro de un año, a la luz de los objetivos y acciones que acordamos en una franca y sólida deliberación.

Concurren liderazgos de enorme prestigio político y de gran contribución a la democratización de México. Se alza una fuerza que quiere influir decisivamente en la recuperación del sistema de partidos, ocupándonos en primer lugar del nuestro, para volver a ser “escuela de ciudadanos en lecciones de democracia”.

La ruta que trazamos es precisamente una lucha contra el sistema clientelar que ha erosionado la vida ciudadana a través de procesos electorales que tratan a las personas como mercancías, acarreadas y sometidas a la línea de los grupos, que impiden la entrada de panistas independientes.
Seguiremos luchando contra la onda grupera, pues ha quebrado lo más preciado del panista: su compromiso con el partido y con México, pues su lealtad se ha movido a la del grupo. El bien del partido no es referente, la verdad ha sido rehuida, la mística ha quedado ridiculizada: empañada por la venta de posiciones o el trueque de favores. La política interna se ha convertido en un juego de tahúres y no en un esfuerzo ciudadano para establecer una patria ordenada y generosa.

Entre los objetivos del movimiento se encuentran:
*Articular una red nacional de panistas que realicen una acción política en el partido de carácter permanente, que cuente con representación en cada una de las entidades federativas y en los principales municipios del país, dirigida por un órgano colegiado.

*Promover los valores democráticos: Transparencia, rendición de cuentas, legalidad, imparcialidad, debate público, respeto al ejercicio de las libertades, que sea cauce para promover la participación ciudadana efectiva al interior del partido.

*Impulsar la capacitación y formación de cuadros y liderazgos para el partido y la sociedad.

*Fortalecer a los comités municipales como la entidad fundamental del desarrollo político del partido.
*Asumir el deber de contrapeso como oposición democrática frente a la corrupción política y la regresión autoritaria que vive el país.

*Impulsar una profunda reforma al sistema de Partidos para que sean democráticos y representativos, así como una auténtica reforma nacional anticorrupción.
A su vez, hemos establecido nuestro plan de acción del movimiento renovador de la democracia interna y de rescate de los principios y valores del Partido Acción Nacional:

*Agenda política y social para la nación. Con el propósito de impulsar una reforma legal para obligar elecciones primarias en el sistema de partidos, rotación periódica de dirigencias y elaborar un programa de combate efectivo a la pobreza y desigualdad social.

*Orden Interno. Comprometer a la nueva dirigencia a firmar los 8 compromisos del grupo MASPAN en materia de transparencia, reglas de conducta ética, rendición de cuentas y combate a la corrupción.

*Depuración del padrón del partido. En un tiempo no mayor a 3 meses.

*Integración de los órganos del partido. Con  base en los méritos de las personas y que representen la pluralidad política hacia su interior.

Para poder decidir acerca de nuestra participación en el partido, en un año hemos resuelto revisar los avances de nuestro plan de acción y el cumplimiento de los compromisos que le estamos exigiendo a la dirigencia electa. Si en el PAN se cancela toda posibilidad de que subsista y persista la cultura del panismo, estamos obligados a tomar los cauces donde nuestra cultura pueda afirmarse.

Columna Invitada: ¿Síndrome de Estocolmo Electoral? TEXTO: Dr Fernando Buen Abad Domínguez

STAFF: Matrix Noticias/Canal Matrix HD/Por: Cecilia Córdova S/Redacción/TEXTO: Dr. Fernando Buen Abad Domínguez

Preguntas retóricas para iniciar una reflexión. ¿Puede una víctima votar por su victimario? Alguien que roba, tortura, reprime, saquea y humilla sistemáticamente a un pueblo, ¿puede salir victorioso en unas elecciones limpias? Aquel que exhibe con impudicia –impune- en los hechos, su obscenidad ideológica, sus derroches, sus corruptelas, su servilismo, su entreguismo… su estulticia, ¿puede ganar el voto de una mayoría y representarla? Esos que se muestran circenses y faranduleros, insensibles al dolor popular, embriagados con su “vida empresaria” o “funcionaria”, henchidos de glorias fraudulentas, desfigurado el rostro por su mentalidad corrupta, deformados por su ignorancia y señalados como delincuentes, criminales y traidores… todo junto y por partes ¿pueden ser líderes populares de varias generaciones?

Uno no puede descargar responsabilidades sobre las víctimas hasta no “separar la paja del trigo” y se esclarezcan los factores, objetivos y subjetivos, que permiten a la democracia burguesa convertirse en dictadura de la estulticia con votos. Tenemos a la vista casos estruendosos. Todo análisis simplista prueba ser fallido. Unos argumentan que la “ignorancia” del votante es la bendición de la oligarquía; que el “atraso político” de los pueblos es el ariete de todos los engaños; que todo es obra de la manipulación mediática al estilo Berlusconi y que la escuela de Goebbels está más actualizada que nunca. Pero el debate teórico y práctico es crucial.

¿En qué piensa cuando piensa el votante? Si, hipotéticamente, ser pobre contiene, entre mil factores, el de la vergüenza que se convierte en auto-negación; si la “cultura del despojo” impide la existencia de un imaginario y un ideario que derrota a la “propiedad privada”; si la política se reduce a “figuritas” de temporada; si reina la indiferencia y la irresponsabilidad salvo cuando hay que acarrear votos; si se cree que todo lo resuelve una “buena foto” y un “buen slogan” repetidos hasta la nausea… si todas las formas del maltrato operan ideológicamente como fatalidad para el pueblo y golpe de suerte para el “político”… en suma si los trabajadores nos son protagonistas ni conductores de la acción política, incluso electoralmente ¿En qué piensa el que vota, cuando vota?

Como está de moda que los “candidatos” de las oligarquías no expliquen, no respondan no postulen… convicciones, programas o planes. (moda en España, México, Argentina, Colombia…) porque es “tendencia” en el mercado de las “ingenierías de imagen”. Como se estila la pose más que la idea, quizá en la lógica “moderna” de la burocracia burguesa prospera el silogismo infeliz de que: el elector que no piensa es el elector anhelado. O mejor aún, el elector que sólo piensa lo que le decimos que piense, es decir nada, será el elector más codiciado por los estrategas de la vaciedad electoral.

Otro capítulo es el delito de lesa humanidad que consiste en prometer el cumplimiento de tareas que jamás se cumplen o que se cumplen al contrario de lo prometido. “Fortaleceremos la economía”, “defenderemos el empleo”, “garantizaremos la salud”, “mejoraremos la educación”, “garantizaremos la vivienda” y bla, bla, bla, bla. Jamás un tribunal especializado en delitos de falacias electorales, fraudes o traiciones a mansalva. Jamás una herramienta de justicia para los pueblos que miran desfilar ante sus ojos y sus oídos la retahíla nauseabunda de palabrería electorera diseñada corruptamente para el engaño serial. Delincuencia con premeditación, alevosía y ventaja. Sin atenuantes.

Y todo eso a precios demenciales con episodios de obscenidad inenarrable a la hora en que no hay cuenta que salga si hacemos balance de costos en materia de “campañas” electorales. Los grandes triunfadores como siempre son los monopolios y consorcios televisivos, radiofónicos y editoriales que con formato de “propaganda oficial” o camuflados con entrevistas, referencias o noticias facturan a destajo en el reino del mercenarismo mediático esta vez disfrazado de “democracia”. El costo por voto es una bofetada (otra más) a la clase trabajadora que paga por estos circos el precio de ser humillada, despreciada y robada por el modelo de fraudes políticos consuetudinarios. Y dicen, algunos “politólogos” que eso es lo “moderno”.

Dicen muy despatarrados los señorones y los señoritos que medran con los procesos electorales (funcionarios, publicistas, asesores, encuestadores, periodistas….ufff) que al pueblo le gusta ver a los “políticos” en contacto con la realidad (pero sin decir qué harán con ella, qué mandato obedecen ni cuánto cobran por eso) Dicen los “eruditos” del voto que a la gente le gusta que el “político” debata (pero al estilo televisivo, con tiempos recortados, sin mucho enredo y calculando los anuncios publicitarios sin los cuales en negocio de la imagen no se sostiene… dicen) Dicen los “jefes de campaña”, de los candidatos oligarcas, que la gente vota por la “gestión” y no por el discurso. Y le llaman gestión a salir en la foto, en la tele, en los cines en carteles públicos… con su sonrisa de vencedor y su slogan de coyuntura. Dicen que eso es hacer “política”. Confunden a los pueblos con los “públicos”.

En el fondo de la historia la cosa es muy distinta. Los pueblos votan acosados por una sistema de presión primero económico-política, con ello ideológica y mediática, en el que reina la incertidumbre y el chantaje omnipresentes, bajo miles de trastadas cotidianas y en el pantano de la desinformación y la manipulación de la realidad. Si hubiese información libre y suficiente, si la comunicación sirviera para organizarnos críticamente y para confiar en la fuerza de los trabajadores y no para el individualismo y el linchamiento mediático de las luchas a nadie se le ocurriría votar por sus verdugos aunque se disfrazaran de santos o de “buenos muchachos”. Nadie pondría un voto a cambio de babas gerenciales salpicadas contra la historia de despojos y humillaciones incontables. Nadie votaría ni por el “glamour” de campaña ni por el fetiche. Nadie pondría su confianza en el torturador histórico que ha mentido, robado y vuelto a mentir y robarnos sempiternamente. Nadie permitiría semejante farsa y fraude, si pudiésemos votar libremente. Sin capitalismo. Votaríamos sólo por quienes conocemos, con nosotros, en lucha hombro a hombro, diariamente y por el bien de todos. ¿Exagero?

Dr. Fernando Buen Abad Domínguez
Universidad de la Filosofía

http://fbuenabad.blogspot.com/
http://filmimagen.blogspot.com/
http://universidaddelafilosofia.blogspot.com/
http://paper.li/FBuenAbad/1315843074
@FBuenAbad

​Fuente: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=201815

 

Columna Invitada: Rutas de privatización en salud

STAFF: Matrix Noticias/Canal Matrix HD/Por: Cecilia Córdova S/Redacción/TEXTO: Asa Cristina Laurell

Una vez más asistimos a la polémica sobre si el sistema público de salud, particularmente el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (Issste), está en vías de privatización. Para entender el problema y los procesos de privatización es preciso recordar que privatizar no es lo mismo que vender activos; por ejemplo, hospitales. La privatización puede transitar por varias rutas. Una es la subcontratación o subrogación de servicios con prestadores privados y ambas instituciones tienen la facultad legal de hacerlo al igual que las secretarías de salud federal y estatales.

Aunque no se haya discutido mayormente, la llamada Nueva Gerencia Pública (NGP) se aplica con fuerza en México con el argumento de que permite mejorar los servicios de distinto tipo y abatir los costos. El modelo de la NGP es precisamente pagar con fondos públicos a los administradores o prestadores privados. Está sin duda en marcha en el sistema de salud.

En el capítulo XI de su más reciente informe al Congreso, el IMSS expone lo que llama el proceso de cambio estructural en la subrogación de servicios integrales, y señala que se están en proceso de diseño las bases para la contratación de diversos servicios integrales bajo un esquema plurianual de diálisis, hemodiálisis, laboratorio y cirugías de mínima invasión, entre otros.

Cabe señalar que los laboratorios del IMSS están subrogados desde 2008 y 22.4 por ciento del total de los casos de hemodiálisis ya están subrogados, pero se pretende profundizar este proceso. Es más, hace unos días el IMSS publicó las bases de una licitación internacional de más de 7 millones de sesiones de hemodiálisis en el Diario Oficial de la Federación. El informe también revela que el instituto ensaya el arrendamiento de vehículos administrativos y de ambulancias. Otra forma de privatización usado por el IMSS es la contratación de cuatro hospitales para el periodo 2015-2018 bajo el esquema de Asociación Público-Privada que es un negocio redondo para los privados y carísimo para el sector público.

Otro caso de interés es la prueba piloto para la atención integral de 15 mil diabéticos contratada por el IMSS con la empresa IMS Health. Se puede argumentar que representan una fracción muy pequeña de los 2.5 millones de derechohabientes con diabetes bajo control en el instituto, pero apunta hacia donde se dirige el IMSS. Las características de IMS Health son reveladores. Esta empresa dispone de una base de datos gigantesca, que le permite calcular el riesgo o la probabilidad de grupos poblacionales con diversas características de enfermar por distintas causas, presentar complicaciones o morir anticipadamente. Estos cálculos son usados por las aseguradoras para determinar primas diversificadas y son la base de la inclusión de personas de bajo riesgo y la exclusión de las de alto riesgo.

El IMSS puede alegar que esta prueba piloto permitiría determinar el monto justo de pago por la subrogación de los servicios integrales de diabéticos. Sin embargo, también posibilita subrogar los derechohabientes de bajo riesgo y mantener el tratamiento de los de alto riesgo y mayor costo en los servicios del IMSS, una innovadora forma de privatizar ganancias y socializar pérdidas. Abre además la posibilidad de permitir el acceso de IMS Health a los expedientes electrónicos del IMSS, que es una mina de oro potencial para las aseguradoras y prestadores privados.

El gran peligro de subrogar servicios se ilustra con el contrato multianual con FinaMed de 11 mil millones por servicios especializados en 11 hospitales estatales de Veracruz. El fraude, que involucró el tráfico de influencias, quitó cuantiosos recursos financieros a la Secretaría de Salud y llevó a la negación o posposición de servicios a la población. Aunque las instituciones públicas también son susceptibles de tráfico de influencia, fraudes y conflictos de intereses, hay reglas claras y no se tiene que pasar por procesos judiciales prolongados y complejos para recuperarlos.

Las raíces de la privatización están en el modelo de reforma iniciado con la del IMSS, en 1995/97, y paso a paso instrumentado en el sistema público de salud con el Seguro Popular, en 2003, y la reforma del Issste, en 2007. Los servicios públicos de salud son un ámbito apetecible para la iniciativa privada, ya que el presupuesto federal es del orden de 515 mil millones de pesos o 2.8 por ciento del PIB.

Hasta ahora la movilización ha frenado el proceso privatizador, pero las intenciones siguen en pie.

asa@asacristinalaurell.com.mx

“Vivimos entre la inconsciencia de los pobres, la insensibilidad de los ricos y la frivolidad de la clase media. “Pedro Miguel, Navegaciones

” La Ignorancia y la Indiferencia eternizan nuestra esclavitud”
– Ricardo Flores Magón –

¿Simulación de la PGJDF en el caso Rubén Espinosa?

STAFF: Matrix Noticias/Canal Matrix HD/Por: Erika Rubio/Redacción/Con informacion: Ernesto Villanueva/ PROCESO /@evillanuevamx

MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- El martes pasado la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal dio a conocer a la opinión pública un video de una cámara de vigilancia del llamado C4, según el cual se pudo identificar a los probables responsables de la muerte del foto reportero de Proceso y de otras personas. Se trata de una verdad a medias o de una mentira completa. Veamos.

Primero. A principios de esta semana distintos medios de comunicación publicaron el video del C4 acompañado de las declaraciones de la PGJDF que confirmaban la autenticidad del citado video. Al verlo, solamente se puede distinguir, por la pésima calidad de la resolución, que se trata de tres personas, aparentemente hombres y en principio morenos. No se pueden distinguir sus rasgos físicos, que pudieran de esta forma conducir a la identificación con mayor precisión de quiénes se puede tratar. Este hecho, de entrada, se convierte en una cortina de humo para simular que se avanza en las investigaciones, pero sin ningún paso firme en esa dirección. Y no es para menos. Con los datos que aparecen en el video lo único que se puede asegurar es que los presumibles responsables son seres humanos. Y digo presumibles no sólo por el derecho a la presunción de inocencia, sino porque el video no muestra, así sea de lejos, que dichas personas estaban in fraganti, cometiendo los delitos de homicidio de las víctimas. Aun si se hubieran identificado a las personas que aparecen el video se trataría de un indicio, no de prueba plena. Pero ni eso aporta la PGJDF con su video.

Segundo. Con la “evidencia” del video del C4 se tiene, en principio, un universo de 128 millones aproximadamente de personas mayores de 15 años que viven en América Latina. Si esa cifra se amplía a hindúes y árabes la cifra alcanzaría casi el doble. ¿Quién en su sano juicio podría creer que esos datos constituyen un avance en la investigación aunque sea mínimo? ¿Por qué la PGJDF ventila en público una averiguación previa y sus detalles cuando es sabido que el secreto inicial es requisito sine qua non para asegurar que los eventuales responsables no se enteren antes de los pasos del ministerio público? La única explicación que me llega a la mente es que dada la explosividad mediática del caso, el GDF quiere presentar a cualquier costo “muestras” de que está avanzando, de que las cosas se hacen “de cara a la sociedad” aunque ello mismo viole la ley. En este caso lo más importante es que se capturen a los responsables de los delitos de Rubén y de las otras 4 personas, no hacer política. Eso no se va a lograr si se politiza la investigación como está pasando en estos momentos de manera irresponsable por la autoridad. Entiendo claramente que los medios no son juristas y que cualquier información que se les brinde la harán pública, sobre todo en este caso de gran interés público, pero la autoridad sólo debe ceñirse a la Constitución y a la ley.

Tercero. Las formas y modos en que fue muerto Rubén y las otras 4 personas no dejan lugar a dudas para el azar, la mala suerte o el robo que salió mal. Fue un multihomicidio planeado y con autores intelectuales revelados por el propio Rubén y confirmado su miedo razonable por gente cercana a él como el director de Proceso, Rafael Rodríguez Castañeda y el Director de la Agencia fotográfica Cuarto Oscuro, Pedro Valtierra. Estas declaraciones y la reacción inusitada de varios periodistas y medios de distinto color y tendencia hicieron un frente común que, de entrada, impidieron que funcionara la clásica estrategia de culpar a las víctimas de su propia muerte y de descartar, a priori, que hubiese sido un caso de atentado a la libertad de expresión, como se apresuró a decir el recién designado Fiscal para delitos contra la libertad de expresión de la PGR, Ricardo Nájera Herrera, que inicia su labor con el pie izquierdo y es más de lo mismo.

Por otro lado, este lamentabilísimo suceso pone en evidencia que no hay lugar seguro en México para ejercer la libertad de expresión crítica. Antes de ello se pensaba, como un reflejo sicológico de seguridad, que el Distrito Federal era un santuario, un oasis o un lugar para estar a salvo. Más todavía si se trata de una clásica zona de clase media como la colonia Narvarte que dificulta que fructifique la tesis gubernamental de mala zona en mal momento. Cada día que pasa es un paso hacia la impunidad que a nadie conviene. Por el contrario, enrarece la convivencia social y da un tiro de gracia a la libertad de expresión tan necesaria para que las prácticas democráticas puedan existir. Con la muerte de Rubén y la impunidad que parece ceñirse sobre este caso perdemos todos. No hay que dejar de exigir que la autoridad cumpla su deber constitucional de investigar y detener a los culpables.

ernestovillanueva@hotmail.com
http://www.ernestovillanueva.blogspot.com

Columna Invitada: México, sin control ni rumbo TEXTO de Ricardo V. Santes Álvarez

STAFF: Matrix Noticias/Canal Matrix HD/Por: Paula Flores/Redacción/TEXTO de Ricardo V. Santes Álvarez / @RicSantes

Urge entonces saber, ¿Quién está al volante en este momento? que:

(1) inclusive en condición de fugado, un juez ha concedido amparo a Guzmán Loera para evitar su extradición a Estados Unidos; (2) continúan los asesinatos de periodistas; (3) el ejército sigue ejecutando civiles; (4) el país sigue sin crecer como se esperaba; (5) el desempleo avanza; (6) el dólar se cotiza casi en los 17 pesos, cuando al inicio de la actual administración el tipo de cambio era menor a 12.50 x 1; (7) incrementó el número de pobres: (8) la educación empeora día tras día (9) el sistema de salud acusa crisis; (10) el nivel de aprobación del presidente de la República se halla por el suelo.

Mire, presidente Henry Monster, no, no es ira lo que tenemos los mexicanos; no, no, no somos unos perros que agarraron a pedradas. Tampoco enojo, no, no, no somos… esteee… mujeres abandonadas. A las fallas de la autoridad, por desgracia, las fallas de la autoridad son el pan nuestro de cada día. Lo que sí hay, más que enojo (¡naaahhjjjnnn!), ira (¡hahaha!) es… ¡hartazgo! Porque ya nos consta a todos que la impunidad y la corrupción han llegado muy, muy lejos; y ya penetraron hondo, penetraron HONDO, en las instituciones del país.

(Brozo, en Foro TV, 21 de julio de 2015)

El lunes 13 de julio, en medio del sacudimiento provocado por la fuga de Joaquín Archivaldo Guzmán Loera, alias El Chapo, en su programa matutino el conductor Víctor Trujillo, personificando al payaso Brozo, preguntó: “¿Alguien en el gabinete presidencial está pensando en renunciar? […] ¿Qué tiene que pasar en este país para que alguien renuncie?” El cuestionamiento hizo eco de lo que muchos pensamos respecto a la inmovilidad del presidente Enrique Peña Nieto, de cara a la deficiente administración que encabeza. Brozo remató su alocución sentenciando: “Hoy, México es mucho más inseguro que el viernes; y nuestras máximas autoridades están paseando de poca madre en París. ¿Quién gobierna? ¿En quién se puede confiar?”

Como si la manifiesta indignación-molestia-preocupación condensada en la pregunta del pintoresco personaje hubiese llegado directamente a los oídos presidenciales, el viernes 17 de julio, recién llegado de su paseo por Europa, Peña Nieto respondió. En la residencia oficial de Los Pinos, declaró que la actual no era una situación que se resolvería mediante enojo y llenos de ira; que había que asumir la responsabilidad que esto implicaba… pero sin enojo. No satisfecho con la alusión, el martes 21 de julio, Brozo sugirió al mandatario que no se equivocara, que no es ira lo que tenemos, sino hartazgo de su gestión.

Sin duda, muchos simpatizamos con la irreverencia del payaso, y no son pocos los que se declaran sorprendidos porque en Televisa haya quien critique de manera tan ruda, hasta soez, a la figura presidencial. Máxime que, como es sabido, la empresa ha colmado de elogios al mandatario en todo tiempo, soterrando o de plano ignorando sus no pocos yerros. La moneda de cambio, por supuesto, han sido los jugosos beneficios del erario que recibe la televisora. ¿Qué pasa ahora?

Algunos analistas han afirmado que la voz de Brozo no es propia; que tampoco es de Víctor Trujillo; que es voz de Televisa… o más bien, de su dueño, Emilio Azcárraga Jean. En consecuencia, el famoso gordinflón es utilizado por Azcárraga para manifestarle al presidente su molestia por algo que aún no se define con claridad, si bien se supone que tiene que ver con las reformas en materia de telecomunicaciones. Aunque puede que sea por algo más.

La experiencia nos dice que, en las alturas, el interés económico es lo único importante. En la medida en que los poderes formales y los poderes fácticos se mantienen en condiciones de confort, su relación es armoniosa y colaboracionista; y lo que ocurra en la base es intrascendente: ellos están bien. Sin embargo, cuando ocurre descoordinación, inconformidad o desavenencia al interior de la elite del poder, las consecuencias son de pronóstico reservado.

Al margen de clarificar si el payaso dice lo que dice por sí mismo o porque recibe órdenes, con frugalidad expresa lo que esvox populi. Pero en el presidente “de todos ustedes”, Brozo dixit, no hay mayor reacción. La pregunta sobre qué tiene que pasar para que en el gabinete ocurra una renuncia se mantiene viva.

Considero que el encargado de la seguridad del país, el secretario de gobernación, no necesita tener un poco de dignidad para renunciar; menos ahora que uno de los delincuentes más buscados del mundo se fugó enfrente de sus narices, poniendo en evidencia su ineficacia. Por su lado, el encargado de las finanzas, el secretario de hacienda, tampoco necesita una pizca de decencia para renunciar; especialmente, cuando la situación económica de México ha entrado en tremenda crisis; es decir, los sesudos pronósticos de crecimiento del señor secretario se han fugado por un túnel, como El Chapo.

En la misma línea, la encargada del bienestar social de los mexicanos, la secretaria de desarrollo social, no requiere de un mendrugo de vergüenza para renunciar; no ahora que las estadísticas nos revelan que, durante su gestión, el número de pobres se incrementó en dos millones. Y qué decir de la educación; para renunciar, el señor secretario no necesita recato; particularmente, frente a la aguda crisis en que se encuentra el sistema educativo nacional gracias a su inconmensurable negligencia.

Los “funcionarios a cargo” de las carteras enlistadas no necesitan tener un pellizco de dignidad para dejar el puesto (si tuvieran, ya se habrían retirado), pero es patente que alguien tiene que tomar la decisión de despedirlos. Alguien fuerte, pues el poder no lo ejercen los débiles.

En ese tenor, Televisa sabe muy bien de las flaquezas de Peña Nieto, y así lo evidenció públicamente cuando otro de sus empleados le preguntó a fines de junio, luego de ser intervenido quirúrgicamente por segunda ocasión en lo que va de su administración, “¿Quién está en el timón en este momento que el presidente está operado?” Pese a que la respuesta fue, “No, pues el presidente, Joaquín […] estoy al frente de esta actividad”, es la hora que no vemos a un jefe de Estado políticamente fuerte, en control y con rumbo.

Si la impresión es equivocada, urge entonces saber quién está al volante en este momento que: (1) inclusive en condición de fugado, un juez ha concedido amparo a Guzmán Loera para evitar su extradición a Estados Unidos; (2) continúan los asesinatos de periodistas; (3) el ejército sigue ejecutando civiles; (4) el país sigue sin crecer como se esperaba; (5) el desempleo avanza; (6) el dólar se cotiza casi en los 17 pesos, cuando al inicio de la actual administración el tipo de cambio era menor a 12.50 x 1; (7) incrementó el número de pobres: (8) la educación empeora día tras día (9) el sistema de salud acusa crisis; (10) el nivel de aprobación del presidente de la República se halla por el suelo.

Dado que no hay quien sepa conducir el país, se entiende que las cosas van por tan desgraciada vía, y que los incapaces del gabinete sigan ahí. No existe quien tenga los arrestos para demandarles su renuncia, menos para obligarles a cumplir su trabajo. Cada funcionario se conduce “por la libre” y, en consecuencia, el presidente queda atrapado entre camarillas rebeldes.

Respondiendo al payaso Azcárraga… digo Brozo, lo que debe ocurrir para que alguien del gabinete renuncie es que un mando superior lo controle. En el momento actual, Enrique Peña Nieto no tiene ese control. ¿Lo asumirá?

http://www.ricardosantes.com

– See more at: http://www.losangelespress.org/mexico-sin-control-ni-rumbo/#sthash.hQCpw5l7.dpuf 

EPN FALLIDO: La traición de Santa María Ostula

STAFF: Matrix Noticias/Canal Matrix HD/Por: Paula Flores/Redacción/TEXTO: Luis Hernández Navarro

La detención de Semeí y el ataque militar-policial a los comuneros es una traición: viola los acuerdos firmados entre la colectividad y el gobierno, tanto el federal como estatal, en los que se asentó el compromiso de respetar a la policía comunitaria local.

Trágicamente, Ostula nos recuerda que en este país quienes se defienden del crimen organizado son atacados por el gobierno, mientras los delincuentes están libres e impunes. No hay que hacerse bolas: el responsable de los asesinatos de dos niños y un adulto en esa comunidad indígena fue el Ejército.

En tres ocasiones, narcotraficantes, terratenientes y mineros quisieron asesinar a Semeí Verdía Zepeda. No tuvieron éxito. Delgado y con sombrero, sagaz, el comunero nahua de Santa María Ostula salió con vida de los atentados. Sin embargo, el domingo 19 de julio no tuvo suerte. Ese día, a las 10 de la mañana, elementos del Ejército lo detuvieron en el poblado de La Placita, a pesar de no tener orden de aprehensión en su contra.

Semeí, primer comandante de la policía comunitaria de Santa María Ostula y coordinador general de las autodefensas de los municipios de Aquila, Coahuayana y Chinicuila, fue trasladado en helicóptero hasta Morelia. Se le acusa de probable violación a la Ley de Armas de fuego y explosivos y su probable participación en delitos relacionados con la destrucción de material electoral.

Ese 19 de julio, un pelotón se presentó en los parajes de El Duin y Xayakalan, donde la policía comunitaria de Ostula y los grupos de autodefensa de la costa-sierra mantienen puestos de vigilancia. Los soldados aventaron sus vehículos contra los retenes, realizaron disparos e intentaron detener a varios miembros de la comunidad.

Más tarde, integrantes del Grupo de Coordinación Michoacán trataron de apresar al tesorero del comisariado de bienes comunales de Santa María Ostula. No pudieron hacerlo pero, en cambio, hurtaron radios de comunicación que utiliza la comunidad para resguardar su territorio y el sello del consejo de vigilancia.

Horas después, a las 5 de la tarde, las fuerzas federales y estatales agredieron los retenes colocados por miembros de la comunidad en las encargaturas de Xayacalan y El Duin, que se encuentran sobre la carretera 200, Lázaro Cárdenas-Manzanillo. Con sus vehículos impactaron los retenes de la policía comunitaria e incendiaron varias camionetas y tráileres que se encontraban allí. Lanzaron gas lacrimógeno y dispararon de forma indiscriminada a miembros de la comunidad.

Según reportan los comuneros, el saldo trágico de esta agresión fue el asesinato del menor Iriberto Reyes García, de 12 años, de la niña Neymi Natali Pineda Reyes, de seis, y Melesio Cristino, de 60. Otras dos personas están heridas.

La detención de Semeí y el ataque militar-policial a los comuneros es una traición: viola los acuerdos firmados entre la colectividad y el gobierno, tanto el federal como estatal, en los que se asentó el compromiso de respetar a la policía comunitaria local.

Ostula es una comunidad indígena en el municipio de Aquila, Michoacán. Su nombre significa en náhuatl el lugar de las cuevas. Tiene más de mil habitantes, en su inmensa mayoría comuneros indígenas, que cultivan jamaica orgánica, papaya y tamarindo y desarrollan proyectos de turismo ecológico alternativos. Sus playas son uno de los más grandes centros de arribo de las tortugas golfinas, y un lugar muy apreciado por los surfistas.

Ostula está asolada por la alianza del cártel de los Caballeros templarios, supuestos pequeños propietarios y empresarios mineros, que han tratado de despojar a los indígenas de sus tierras, sus recursos naturales (minas de hierro) y su madera (especialmente del árbol sagrado de sangualica). Su orografía puede ser una muy importante base de operaciones para el traslado de drogas y armas.

Según el Plan Regional Sustentable de Michoacán, el gobierno quiere construir allí carreteras, puentes, hoteles y fraccionamientos residenciales sin consultar a la comunidad. Pretende abrir el negocio a otros.

En su empeño por quedarse con estas riquezas, la alianza no ha dudado en utilizar la violencia. Desde que en 2009 los habitantes de Ostula se organizaron para defenderse han sido asesinados 32 comuneros y desaparecido seis más, varios de ellos maestros bilingües. Curiosamente, ninguno de los jefes de plaza de los Caballeros templarios que operaban en la región ha sido detenido. Todos siguen libres y buscan recuperar a como dé lugar ese rico territorio.

En junio de 2009, mucho antes del surgimiento de las autodefensas michoacanas, los comuneros de Ostula suscribieron, junto a los integrantes del Congreso Nacional Indígena (CNI), el Manifiesto de Ostula (http://goo.gl/jPaOyb ). El documento –de muchas maneras histórico– reivindica el derecho a la autodefensa indígena, que después se extendió a muchos lugares del país, asolados por el crimen organizado y la complicidad gubernamental con éste. Dos semanas más tarde de la firma, centenares de comuneros recuperaron más de 700 hectáreas ilegalmente ocupadas por caciques mestizos ligados al narcotráfico.

Fue cuando los indígenas de Ostula, de acuerdo con sus sistemas normativos, formaron su policía comunitaria para defenderse a sí mismos y proteger sus tierras y territorios. Semeí Verdía, su primer comandante, fue elegido el 8 de febrero de 2014, en una asamblea general a la que asistieron mil 200 personas. En 2010 había tenido que huir de su pueblo porque intentaron matarlo mientras jugaba futbol. Durante años estuvo a salto de mata en Jalisco, Colima y Veracruz. En ese tiempo dos tíos suyos, maestros, fueron asesinados.

La policía comunitaria de Ostula restableció ejemplarmente el orden y expulsó a los narcotraficantes de la región. Pero los criminales, que se refugiaron en otras comunidades, están al acecho, esperando la oportunidad de controlar nuevamente la región. Por eso el ataque militar-policial contra los comuneros y la detención de Semeí Verdía, violando los acuerdos firmados entre comuneros y autoridades gubernamentales, es una traición. En los hechos, le abre el terreno al narco para sentar allí nuevamente sus reales, y facilita a los grandes empresarios la posibilidad de hacer pingües negocios sobre terrenos comunales, sin consentimiento de sus genuinos dueños.

Trágicamente, Ostula nos recuerda que en este país quienes se defienden del crimen organizado son atacados por el gobierno, mientras los delincuentes están libres e impunes. No hay que hacerse bolas: el responsable de los asesinatos de dos niños y un adulto en esa comunidad indígena fue el Ejército.