CANAL MATRIX HD

Noticias y Opinion Progresista | Television EXTRATERRESTE y CIUDADANA de la T-2 del AEROPUERTO

Archive for the ‘Balas de poesia’ Category

DE TORTUOSO DESTINO

STAFF:Matrix Noticias/CanalMatrix HD/Redacción/Por: Lic. Gonzalo Ramos Aranda

Les comparto mi triste poema . . .

DE TORTUOSO DESTINO

Michoacán, siempre estás en mi mente,
enfrentas fratricida presente,
Michoacán, de sinuoso camino,
plagado va de abrojos tu destino.

Tortuoso, ensangrentado, malherido
que, del control de Dios pues, . . . se ha salido,
tu historia se ha manchado con traiciones,
con penas, llanto, desilusiones.

Te han plagado de “gobiernos” falsarios,
de cárteles, de “la familia”, de templarios,
te ha contaminado la tragedia,
la insidia, la tristeza, la miseria.

¡Te ha fallado tu sangre, tu propia sangre!,
que se ha vuelto de atole, de vinagre,
está muy despreciada tu cultura,
tu raza, tus lagos, tu natura.

No sé qué dañe más vuestra excelencia,
tus hijos que han perdido la inocencia,
los muchos que ya no tienen conciencia
o aquellos que practican la indecencia.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Morelia, Michoacán de Ocampo, México, a 02 de julio del 2014
Reg. SEP Indautor No. (en trámite)

Written by Agencia de Noticias Matrix

26 26America/Mexico_City agosto 26America/Mexico_City 2014 at 18:41

Balas de poesia: LA LEY DEL EMBUDO de PABLO NERUDA‏

STAFF:Matrix Noticias/CanalMatrix HD/Redacción/Por: PABLO NERUDA

Ellos se declararon patriotas.
En los clubs se condecoraron
y fueron escribiendo la historia.
Los Parlamentos se llenaron
de pompa, se repartieron
después la tierra, la ley,
las mejores calles, el aire,
la Universidad, los zapatos.

Su extraordinaria iniciativa
fue el Estado erigido en esa
forma, la rígida impostura.
Lo debatieron, como siempre,
con solemnidad y banquetes,
primero en círculos agrícolas,
con militares y abogados.
Y al fin llevaron al Congreso
la Ley suprema, la famosa,
la respetada, la intocable
Ley del Embudo.
Fue aprobada.

Para el rico la buena mesa.

La basura para los pobres.

El dinero para los ricos.

Para los pobres el trabajo.

Para los ricos la casa grande.

El tugurio para los pobres.

El fuero para el gran ladrón.

La cárcel al que roba un pan.

París, París para los señoritos.

El pobre a la mina, al desierto.

El señor Rodríguez de la Crota
habló en el Senado con voz
meliflua y elegante.
“Esta ley, al fin, establece
la jerarquía obligatoria
y sobre todo los principios
de la cristiandad.
Era
tan necesaria como el agua.
Sólo los comunistas, venidos
del infierno, como se sabe,
pueden discutir este código
del Embudo, sabio y severo.
Pero esta oposición asiática,
venida del sub-hombre, es sencillo
refrenarla: a la cárcel todos,
al campo de concentración,
así quedaremos sólo
los caballeros distinguidos
y los amables yanaconas
del Partido Radical”.

Estallaron los aplausos
de los bancos aristocráticos:
qué elocuencia, qué espiritual,
qué filósofo, qué lumbrera!
Y corrió cada uno a llenarse
los bolsillos en su negocio,
uno acaparando la leche
otro estafando en el alambre,
otro robando en el azúcar
y todos llamándose a voces
patriotas, con el monopolio
del patriotismo, consultado
también en la Ley del Embudo.

Written by Agencia de Noticias Matrix

11 11America/Mexico_City agosto 11America/Mexico_City 2014 at 15:59

Publicado en #YoSoy132, Balas de poesia

Para la libertad

STAFF:Matrix Noticias/CanalMatrix HD/por: Redacción

(Miguel Hernández – Joan Manuel Serrat)

Para la libertad sangro, lucho y pervivo.
Para la libertad, mis ojos y mis manos,
como un árbol carnal, generoso y cautivo,
doy a los cirujanos.

Para la libertad siento más corazones
que arenas en mi pecho. Dan espumas mis venas
y entro en los hospitales y entro en los algodones
como en las azucenas. Porque donde unas cuencas vacías amanezcan,
ella pondrá dos piedras de futura mirada
y hará que nuevos brazos y nuevas piernas crezcan
en la carne talada.

Retoñarán aladas de savia sin otoño,
reliquias de mi cuerpo que pierdo en cada herida.
Porque soy como el árbol talado, que retoño
y aún tengo la vida.

Written by Agencia de Noticias Matrix

31 31America/Mexico_City marzo 31America/Mexico_City 2014 at 10:58

Columna Invitada: Tabaquería

STAFF:Matrix Noticias/CanalMatrix/Redacción/Por: @Perlfarben

Tabaquería

No soy nada.
Nunca seré nada.
No puedo querer ser nada.
Fuera de esto, tengo en mí todos los sueños del mundo.

Ventanas de mi cuarto,
del cuarto de uno de los millones del mundo que nadie sabe quién es
(y si supiesen quién es, ¿qué sabrían?),
das al misterio de una calle constantemente cruzada por gente,
una calle inaccesible a todos los pensamientos,
real, imposiblemente real, cierta, desconocidamente cierta, con el misterio de las cosas debajo de las piedras y los seres,
con la muerte poniendo humedad en las paredes y cabellos blancos en los hombres,
con el destino conduciendo la carroza de todo por la carretera de nada.

Hoy estoy vencido, como si supiera la verdad.
Hoy estoy lúcido como si estuviese a punto de morir
y no tuviera más hermandad con las cosas que una despedida, convirtiéndose esta casa y este lado de la calle
en los vagones de un tren, y una partida silbada dentro de mi cabeza,
y un sacudir de nervios y un crujir de huesos al arrancar.
Hoy estoy perplejo como quien pensó y halló y olvidó.
Hoy estoy dividido entre la lealtad que debo a la tabaquería al otro lado de la calle, como cosa real por fuera y a la sensación de que todo es sueño, como cosa real por dentro.

Fracasé en todo.
Como me hice ningún propósito, quizá todo fuera nada.
De la enseñanza que me dieron
escapé por la ventana del fondo de la casa.
Fui al campo con grandes propósitos
pero solo encontré hierbas y árboles,
y cuando había gente era igual que la otra.
Dejo la ventana, me siento en una silla. ¿En qué he de pensar?

¿Qué se yo lo que he de ser, yo que no sé lo que soy?
¿Ser lo que pienso? ¡Pero pienso ser tantas cosas y hay tantos que piensan ser lo mismo que no puede haber tantos!

¿Genio? En este momento cien mil cerebros se consideran en sueños tan genios como yo,
y la historia no registrará, quien sabe, ni a uno,
y no quedará sino estiércol de tantas conquistas futuras.
No, no creo en mí.
¡En todos los manicomnios hay locos perdidos por tantas certezas!
Yo que no tengo ninguna certeza, ¿soy más cierto o menos cierto?
No, ni en mí…
¿En cuántas buhardillas y no-buhardillas del mundo no hay en estos momentos genios para sí mismos, soñando?
¿Cuántas aspiraciones altas y nobles y lúcidas -sí, verdaderamente altas y nobles y lúcidas y quién sabe si realizables- no verán nunca la luz del sol real ni llegarán al oído de nadie?
El mundo es de quien nace para conquistarlo
y no del que sueña que puede conquistarlo, aunque tenga razón.
He soñado más que cuanto Napoleón hizo.
He estrechado contra el pecho hipotético más humanidades que Cristo,
he pensado en secreto filosofías que ningún Kant ha escrito.
Pero soy, y quizá lo sea siempre, el de la buhardilla,
aunque no viva en ella;
seré siempre el que no nació para eso;
seré siempre sólo el que tenía cualidades;
seré siempre el que esperó a que le abriesen la puerta, al pie de una pared sin puerta,
y cantó la canción del infinito en un gallinero,
y oyó la voz de Dios en un pozo cegado.
¿Creer en mí? No, ni en nada.
Derrámenme la naturaleza sobre la cabeza ardiente su sol, su lluvia, el viento que tropieza en mi cabello,
y lo demás que venga si viene o si tiene que venir o que no venga.

Esclavos cardiacos de las estrellas,
conquistamos el mundo entero antes de levantarnos de la cama;
pero nos despertamos y es opaco, nos levantamos y es ajeno,
salimos de la casa y es la tierra entera más el sistema solar y la Vía Láctea y lo Indefinido.
(¡Come chocolates, pequeña, come chocolates!
Mira que no hay más metafísica en el mundo que los chocolates.
Mira que todas las religiones no enseñan más que la confitería.
¡Come, pequeña sucia, come!
¡Ojalá pudiera yo comer chocolates con la misma verdad con que tú comes!
Pero yo pienso, y al quitarles el papel de plata, que es de hoja de estaño, lo tiro todo al suelo, lo mismo que he tirado la vida.)
Pero al menos queda de la amargura de lo que nunca seré la caligrafía rápida de estos versos,
pórtico roto hacia lo Imposible.
Pero al menos me dedico a mi mismo un desprecio sin lágrimas,
noble al menos en el gesto amplio con que arrojo la ropa sucia que soy, sin papel, al curso de las cosas, y me quedo en casa sin camisa.
(Tú que consuelas, que no existes y por eso consuelas, ya seas diosa griega concebida como estatua que estuviera viva,
o patricia romana, imposiblemente noble y nefasta,
o princesa de trovadores, gentilísima y abigarrada,
o marquesa del siglo dieciocho, escotada y distante,
o cocotte célebre del tiempo de nuestros padres,
o no sé qué moderno -no me imagino bien qué-
todo eso, sea lo que fuere, lo que seas ¡si puede inspirar que inspire!

Mi corazón es un cubo vaciado,
Como invocan espíritus, los que los invocan, me invoco a mí mismo y no encuentro nada.
Me acerco a la ventana y veo la calle con una nitidez absoluta.
Veo las tiendas, veo las aceras, veo los coches que pasan,
veo los entes vivos vestidos que se cruzan,
veo los perros que también existen,
y todo ello me pesa como una condena al destierro,
y todo es extranjero, como todo)
Viví, estudié, amé y hasta creí,
y hoy no hay mendigo que no envidie sólo por no ser yo.
Le miro a cada uno los andrajos y las llagas y la mentira, y pienso: quizá nunca hayas vivido ni estudiado ni amado ni creído
(porque es posible hacer la realidad de todo eso si hacer nada de eso);
quizá hayas existido sólo como un lagarto al que le cortan el rabo
y que es rabo más acá que lagarto moviéndose.

Hice de mí lo que no supe,
y lo que podía hacer de mí no lo hice.
El disfraz que me puse estaba equivocado.
Me conocieron en seguida como quien no era y no lo desmentí y me perdí.
Cuando quise quitarme la máscara
estaba pegada a la cara.
Cuando me la quité y me vi en el espejo
ya había envejecido.
Estaba borracho, ya no sabía vestir el disfraz que no me había quitado.
Arrojé la máscara y dormí en el guardarropa
como un perro tolerado por la administración por ser inofensivo.
Y voy a escribir esta historia para demostrar que soy sublime.

Esencia musical de mis versos inútiles,
ojalá pudiera encontrarte como cosa hecha por mí,
y no quedara siempre en la tabaquería de enfrente,
pisoteando la conciencia de estar existiendo
como una alfombra, en la que un borracho tropieza o una estrella que robaron los gitanos y que no valía nada.

Pero el dueño de la tabaquería se ha acercado a la puerta y se ha quedado en ella.
Lo miro con la incomodidad de la cabeza torcida y con la incomodidad del alma que está malentendiendo.
Él morirá y yo moriré.
El dejará el letrero y yo dejaré versos.
En determinado momento morirá el letrero y también los versos.
Después de ese momento morirá la calle en donde estaba el letrero y la lengua en que fueron escritos los versos.
Después morirá el planeta girador en donde pasó todo esto.
En otro satélites de otros sistemas cualquier cosa como gente continuará haciendo cosas como versos viviendo debajo de cosas como letreros.

Siempre una cosa enfrente de otra,
siempre una cosa tan inútil como la otra,
siempre lo imposible tan estúpido como lo real,
siempre el misterio del fondo tan cierto como el sueño del misterio de la superficie,
siempre esto o siempre otra cosa o ni una cosa ni otra.

Pero un hombre entra en la tabaquería para comprar tabaco
y la realidad plausible cae de repente sobre mí.
Me incorporo a medias, enérgico, convencido, humano, y voy a intentar escribir estos versos en los que digo lo contrario.
Enciendo un cigarro mientras pienso en escribirlos y saboreo en el cigarro la liberación de todos los pensamientos.
Sigo al humo como una ruta propia y gozo, en un momento sensitivo y adecuado,
la liberación de todas las especulaciones
y la conciencia de que la metafísica es una consecuencia de estar indispuesto.

Después me echo hacia atrás en la silla
y continúo fumando.
Mientras el destino me lo conceda, seguiré fumando.
(Si me casara con la hija de mi lavandera tal vez fuese feliz.)
Visto esto, me levanto de la silla, me acerco a la ventana.
El hombre ha salido de la tabaquería (¿guardando el cambio en el bolsillo de los pantalones?).
Le conozco, es el Esteves sin metafísica.
(El dueño de la tabaquería ha llegado a la puerta.)
Como por inspiración divina Esteves se ha vuelto y me ha visto.
Me hizo señas de adiós, y yo le grité ¡adiós Esteves!, y el universo se me reconstruyó sin ideal ni esperanza, y el dueño de la tabaquería sonrió.

Fernando Pessoa
1928

Written by Agencia de Noticias Matrix

29 29America/Mexico_City agosto 29America/Mexico_City 2013 at 22:28

Columna Invitada: No soy nada‏

STAFF:Matrix Noticias/CanalMatrix/Redacción/Por: @Perlfarben

Ésta es mi versión a lo Golem, de Tabaquería. Entre varias traducciones armé y junté a pegostes mi propia versión y es mi preferida.

Este poema se disfruta mejor escuchando Metamorphosis V de Philip Glass mientras se lee. Y es que sucede que su música es como una escalera que te va llevando a lugares desconocidos mientras la escuchas. De repente, conoces cosas insospechadas de ti mismo, de repente incluso, no te reconoces. Yo conocí una desesperación inexplicada, unas ansias de saber, una tristeza de agonía; su música me lleva a lugares extraños, apocalípticos, de guerra. Es un mórbido placer adictivo. Es un vacío de entrañas, es The Waste Land; son las palabras muertas, las que nunca se dijeron ni escribieron. Es el fin del tiempo, es el éxtasis de la victoria sobre la muerte.
Recuerdo cuando conocí su música. Mis días eran muy solitarios. En las tardes, me recostaba en mi sillón-mecedor, prendía la lámpara de piso de la sala, escogía un libro-la mayoría de las veces leía a Fernando Pessoa, pero también leía a cualquier desesperado y me disponía a leer y a escuchar sus discos durante toda la tarde. Anochecía y sólo quedaba, cual núcleo solar en medio de la oscuridad de la soledad, el foco de la lámpara, y yo, como en medio de un escenario sin espectadores, en un teatro vacío esperando a mi público que nunca llegaba. Las ventanas con las cortinas abiertas me reflejaban flotando en el departamento vacío, como en un escaparate etéreo. A veces no leía nada, y durante cuatro horas escuchaba Einstein on the Beach. Cerraba los ojos y repasaba cada palabra, saboreaba cada nota atropellada por la subsecuente; aplastaba con los dientes cada sonido accidentado. Porque sus notas siempre están huyendo, siempre escapan, son veloces, se mueven. En Philip Glass todo es movimiento, todo es una huida circular de la muerte, todo es un constante viaje al infinito. La serpiente que muerde su cola. Sus tempos tan rápidos, tan inalcanzables, tan imposibles (ahorita me vino a la mente cuando, hace mucho, tuve mi affair fatuo con los prefijos im- y sólo escribía palabras que los tuvieran) Así, inalcanzable, imposible es Philip Glass. Cuando nos da de postre una pieza con un tempo más lento, aparece la brisa cálida que antecede al cansancio, al susurro de los pensamientos, de la resignación.

Habiendo dicho eso, debo confesar que hoy no quiero trabajar, no quiero ver a nadie. Sólo quiero fumar, dormir, mirar las estrellas, el cielo nocturno- que aquí no se ve.
Quisiera levitar en la voracidad de alguna nebulosa a millones de años luz, que me tragara un agujero negro y perderme en su vacío infinito; quisiera colapsar en polvo estelar y volverme parte del misterio de lo indefinido, de lo inexplorado, de lo inconcebible; quisiera danzar eternamente en la materia oscura del universo y congelarme en el frío de la eternidad; quisiera gravitar en torno al tiempo y devorar las horas y los días; que el sol me tendiera su abrazo y me hiciera el amor, quisiera engendrar constelaciones, parir galaxias; soltaría mi cabello para que fuera el manto de estrellas que te besara cada noche, y así, que caiga sobre el mar, que se estrelle en los arrecifes desprendiendo corales a su paso, que las inmensas ballenas deglutan el brillo de la estela de mi pelo y lo expulsen al océano. Quisiera sumergirme en el silencio submarino, pelear con tiburones y martillar con sus cráneos hasta el centro de la tierra y habitar su útero incandescente, y que en el gran óvulo de su núcleo, se gestara un hermano. Un igual, un otro que me acompañe siempre, que asfixie a la soledad. “Hoy estoy vencido, como si supiera la verdad. Hoy estoy lúcido, como si estuviese a punto de morir y no tuviera más hermandad con las cosas que una despedida.”

… pero hoy, como hago muchas cosas en la vida, me obligo a salir. Me obligo a que me guste el sol de 40 watts de este día tan mediocre. Me obligo a no sentir, me obligo a apagar el fuego que me consume las tripas y a sonreír, como siempre lo he hecho ¡controla esos caballos, Perla!

Pero entonces me pregunto ¿Para qué? De todos modos todos no somos más que polvo de estrellas. Y hablando de caballos, hoy me gustaría ser un caballo salvaje corriendo con el pelaje al viento, con la conciencia de que mis grandes piernas me sostienen en cualquier terreno; que soy fuerte y libre y que una patada mía te puede romper la cara y el corazón. Me gustaría ser ese caballo que va valiente a la guerra, que corre hacia el enemigo sin miedo a morir y que sigue siendo bello.

Ya me voy a mi lugar: blanco, agreste, violento, imponente, atlántico y mirando a Calais por siempre. Espero no regresar.

Quisiera, quisiera, quisiera ser tantas cosas, menos yo.

Written by Agencia de Noticias Matrix

29 29America/Mexico_City agosto 29America/Mexico_City 2013 at 22:11

Balas de poesia: INVICTUS

STAFF:MTXNoticias.com/CanalMatrix/Redacción

Invictus
William Ernest Henley (1849–1903)

Out of the night that covers me,
Black as the pit from pole to pole,
I thank whatever gods may be
For my unconquerable soul.

In the fell clutch of circumstance
I have not winced nor cried aloud.
Under the bludgeonings of chance
My head is bloody, but unbowed.

Beyond this place of wrath and tears
Looms but the Horror of the shade,
And yet the menace of the years
Finds and shall find me unafraid.

It matters not how strait the gate,
How charged with punishments the scroll,
I am the master of my fate:
I am the captain of my soul.

Por la noche me cubre,

Negro como la fosa de polo a polo,

Agradezco cualquier dioses pueden ser

Por mi alma inconquistable.

En el embrague cayó de circunstancia

Yo no he pestañeado ni gritó en voz alta.

Bajo la bludgeonings de oportunidad

Mi cabeza es sangriento, pero erguida.

Más allá de este lugar de ira y lágrimas

Telares pero el Horror de la sombra,

Y sin embargo la amenaza de los años

Encuentra y me encontrará sin miedo.

Es importante no cómo estrecho la puerta,

¿Cómo cargada con castigos del desplazamiento,

Soy el amo de mi destino:

Soy el capitán de mi alma.

Written by Agencia de Noticias Matrix

15 15America/Mexico_City septiembre 15America/Mexico_City 2012 at 14:01

Balas de Poesia:Juego con el sueño de tu cuerpo

STAFF:MTXNoticias.com/CanalMatrix/Redacción

Juego con el sueño de tu cuerpo

Duermo
y en el sueño pienso en tus labios que con su beso crean mi silencio

Siento en tu rostro áspero
los rasgos propios de tu sexo, Cálido, percibo el aroma de tu cuello

Abro los ojos pero continúo soñando

Mi vientre anuncia mi deseo solitario

La noche se convierte en brisa fresca entre mis piernas

E ilumina el desierto sediento de tus manos, descubriendo las marcas que dejan tu sonrisas

Cierro mis ojos de tierra sólo para ver tu rostro

Y me pierdo en el fuego de tus ojos Tomo una pluma y dibujo el camino que recorre tu mirada en mi cuerpo

En mis manos, siento las tuyas por dentro, dentro

Y así sigo con ellas la ruta que traza tu deseo.

La lluvia trae consigo frenesí repentino en el desierto

Y en un efímero éxtasis despierto

Con tu esencia en mi boca,

Con tus manos reposando en mi pecho

Con tu ausencia llenando todos los espacios de mi cuerpo.

Perla Camacho
Julio 2011

Written by Agencia de Noticias Matrix

15 15America/Mexico_City septiembre 15America/Mexico_City 2012 at 13:44

Julia Muriel Dominzain

Corresponsal en Moscú.

contraperiodismomatrix

Otro sitio más de WordPress.com

Políticas y Disidencias

Análisis y opiniones sobre política, historia, cultura, alternativas de izquierda y movimientos sociales. Un Blog de Víctor Manuel Torres Olivares @gaucheofcourse

#Ayotzinapa Somos Todos

Vivos se los llevaron, vivos los queremos

DIANA E. GONZÁLEZ

Darle sentido a lo que estamos viviendo..

Solidaridad Mario Gonzalez

Solidaridad con Mario Gonzalez

Super Stereo 100.5 FM

"Al Ritmo de tu Ciudad"

La Poca Madre de los Poderosos!!!

...y la sumisión de los demás!!! | Lo único que se necesita para que triunfe el mal, es que los hombres buenos hagan nada. Edmund Burke. Escritor y pensador político irlandés. 1729-1797

Revista Suburbanos

La única guía en #EdoMex

A %d blogueros les gusta esto: