Revela WSJ supuesto fraude de funcionarios de televisora por 1,000 mdd; López Dóriga sale a responder

STAFF: Matrix Noticias/Canal Matrix MX/Por: Arturo Cordova S/Por: Redacción/Con información: Aristegui Noticias

DESTAPAN OTRO ESCÁNDALO DE TELEVISA

CIUDAD DE MÉXICO.- El diario The Wall Street Journal reveló la existencia de una carta con remitente anónimo donde se acusa al vicepresidente ejecutivo de Grupo Televisa, Alfonso De Angoitia, y al director de administración y finanzas, Salvi Foch, como los presuntos orquestadores de un presunto fraude por 1,000 millones de dólares.

La carta fue enviada como archivo adjunto vía correo electrónico a miembros del Consejo de la cadena Univisión (donde Televisa tiene participación) y, según publica el diario, también al Departamento de Estado de Estados Unidos.

De acuerdo a la investigación, el dinero habría llegado en efectivo y en valijas al Estadio Azteca (controlado por la televisora) y ahí fue registrado como ingresos por cobro por eventos especiales celebrados en el recinto deportivo.

El reporte refiere también que el dinero fue pagado por media docena de gobiernos estatales de México, el gobierno federal, así como los partidos políticos para infomerciales.

Aunque la carta tiene errores gramaticales y ortográficos, incluye datos personales de Angoitia. El Departamento de Justicia prefirió no hacer comentarios al respecto.

El bufete de abogados de Nueva York Wachtell, Lipton, Rosen & Katz lleva a cabo la investigación, pero según The Wall Street Journal, tanto Televisa, como el bufete dicen que la investigación continúa y que, hasta el momento, las acusaciones han demostrado ser “ficticias y sin fundamento”.

El rotativo estadounidense refirieron que tanto la televisora como De Angoitia han negado la veracidad de los hechos y calificaron los hechos como distractores de sus negocios.

Al respecto, el propio presidente de Televisa, Emilio Azcárraga Jean habría enviado una carta a integrantes del Consejo del Grupo para manifestar su “apoyo inquebrantable” a De Angoitia y su equipo.

Además, Azcárraga envió respuesta al propio diario, argumentando que los hechos son un “intento orquestado para infligir un daño a la reputación dela compañía y de sus empleados”.

DA LA CARA LÓPEZ DÓRIGA POR TELEVISA

En su columna publicada en Milenio y en su sitio web, el periodista Joaquín López-Dóriga, conductor del noticiero estelar de Televisa, respondió al “anónimo” publicado por el diario Wall Street Journal, quien acusa de fraude por mil millones de dólares al vicepresidente ejecutivo de la televisora,Alfonso De Angoitia, y al director de administración y finanzas, Salvi Foch.

El diario indicó que según el anómimo el dinero fue pagado por media docena de gobiernos estatales de México, el gobierno federal, así como los partidos políticos para infomerciales.

El comunicador habla de un “patrocinador o patrocinadora” de lo que califica como una “ofensiva que tienen como común denominador el rencor a esta casa y sus antecedentes en la misma”.

Se reproduce el texto de López-Dóriga:

Hacen de una acusación, una sentencia. Florestán

En México, como he visto a lo largo de los años, se hace de un dicho sin voz propia, de una acusación sin nombre, de un infundio desde el anonimato, una sentencia.

No importa lo disparatado de la calumnia, mientras más, mejor, ni lo falso del dicho ni la ausencia de la verdad; con que sea verosímil, es creíble. Y si va contra un personaje y se comparte ese odio, vale, se da por buena y por hecho confirmado.

El libelo siempre busca dañar a partir de hechos falsos, por eso no tiene rostro, aunque sí huellas. Eso es parte de la ruindad humana, de la bajeza.

Me he enterado, al leer anoche la página del Wall Street Journal, de un anónimo de 15 páginas, que vía mail, también falso, se distribuyó entre los consejeros de Grupo Televisa y de Univision, en donde hacen una serie de acusaciones contra Alfonso de Angoitia que rebasan la ficción y que el mismo diario desecha cuando hablan de mil millones de dólares en una caja fuerte que se escondieron en el estadio Azteca y que de ahí se pasaron, en efectivo, a sus cuentas bancarias.

Entiendo que la ofensiva es contra Televisa, una más, otra que no será la última, y entiendo, aunque rechazo, el modo en que se juega en esas ligas. Sé que un despacho de abogados en Nueva York hizo la investigación a petición de Emilio Azcárraga y sé, también, que han desechado lo que han leído y revisado en bancos y otras instancias.

El anónimo incluye datos personales de Alfonso, datos que dan una línea para descubrir al patrocinador, o patrocinadora, y a los operadores de esta ofensiva que tienen como común denominador el rencor a esta casa y sus antecedentes en la misma. En ambos casos la punta del hilo que lleva a esa madeja es visible. No se puede hacer una ofensiva de este tamaño sin dejar la huella.

Volvemos a ver cómo un anónimo, o una calumnia, amplia y estratégicamente distribuidos, con la finalidad de dañar, de desacreditar, desnuda la fragilidad de un sistema en el que, insisto, vale más lo verosímil que lo verídico, la percepción que la realidad, lo falso que lo cierto, lo anónimo que lo que se firma, la mentira que la verdad.

Denuncia El Norte de Monterrey intento de extorsión para permitir circulación de su periódico

STAFF: Matrix Noticias/Canal Matrix HD/Por: Arturo Cordova S/Por: Redacción/Con información: PROCESO 

MONTERREY, MX.- El periódico El Norte denunció que presuntos integrantes de la delincuencia organizada interceptaron a un distribuidor en la entrada del municipio de Pesquería para demandarle una cuota para permitirle repartir los periódicos.

De acuerdo con el diario, integrante del Grupo Reforma, los delincuentes les advirtieron a sus víctimas que “si no les paga cuota a partir de hoy, no podrá más distribuir periódicos en las tiendas del municipio”.

El medio relató que, según la versión de la mujer repartidora, a las 06:00 horas del jueves se transportaba con su esposo a este municipio, 30 kilómetros al norte de la capital, para entregar ejemplares de El Norte y Metro en 12 puntos de distribución.

Hombres armados a bordo de una camioneta pick up negra sin placas los interceptaron sobre la Carretera a Pesquería, cerca del entronque con la Carretera Miguel Alemán.

“Nos dijeron que ya no podíamos entregar (periódicos) ahí, que le dijéramos al jefe de nosotros que si queremos seguir entregando, que les lleváramos una cuota”, explicó la mujer, según su dicho publicado en el impreso en su edición de hoy.

Los delincuentes no les precisaron una cifra que debían entregar, pero les advirtieron que si no daban la aportación, tendrían que atenerse a las consecuencias.

También les señalaron que los tenían vigilados, que conocían sus horarios y los escoltaron de regreso, sin permitirles distribuir su producto.

Les advirtieron que si regresaban sería únicamente para señalarles la cantidad que les pagarían de cuota.

El 3 de octubre de 2013, el mismo diario publicó que uno de sus distribuidores sufrió una amenaza similar en la zona del Arroyo La Talaverna, del municipio de Guadalupe, de parte de personas armadas que les cobraron piso, les pidieron alinearse o atenerse a las consecuencias.

“¡Y dile a tus jefes que si no se alinean se los va a llevar la ching… Pinches amarillistas!”, habría amenazado uno de los agresores, quien demandó una cuota de 3 mil pesos a la semana o, de lo contrario, lo mataría. Los 800 ejemplares que llevaba fueron tirados.

La denuncia fue presentada por los afectados, aunque no se supo en qué terminó.

Anteriormente, el 4 de febrero de 2011, a la entrada de Nuevo Laredo, Tamaulipas, otro distribuidor fue secuestrado y la carga de diarios quemada.

En julio de 2012, instalaciones del norte en Nuevo León fueron objeto de ataque en sus oficinas ubicadas en las localidades de La Silla, Linda Vista y Sierra Madre. Desconocidos balearon las fachadas de los establecimientos, aunque no se reportaron personas afectadas.

Escalofriantes confesiones de un ex militar sobre torturas a presuntos delincuentes; “cumplíamos órdenes, nada más”, dice

STAFF: Matrix Noticias/Canal Matrix MX/Por: Arturo Cordova S/Por: Redacción/Con Información: Agencias 

“HAY QUE MOJARLOS, HAY QUE DARLES TOQUES”

“La información que se obtiene en los interrogatorios se convierte en inteligencia” para capturar grandes capos o rescatar gente secuestrada, explicó bajo anonimato durante una entrevista con la AFP este veterano, que por más de 30 años sirvió en las tropas militares. “Que hablan, hablan”, dijo, al abogar por que se aplique a los delincuentes “la misma dosis (de tortura) que ellos aplican”.

Esta inusual confidencia llega en momentos en que el gobierno de México intenta contener la vorágine de una serie de escándalos de tortura por parte de militares y policías, difícilmente disimulable incluso en las cifras oficiales.

En 2012, cuando el presidente Enrique Peña Nieto asumió su mandato, hubo 287 denuncias de tortura a nivel federal. Para 2014, sumaban 2.403, según información de la Fiscalía General que Amnistía Internacional obtuvo mediante una petición de información pública.

Del lado de las víctimas, son numerosos los casos documentados por diversas ONG e incluso la ONU. Del lado de los victimarios, el militar entrevistado por la AFP da su versión.

Cuando el interrogado se escuda tras “el famoso ‘no lo sé’, ‘no lo conozco’”, se le presiona primero con “un sometimiento de golpeo”. Después vendrá el estrangulamiento de envolver la cabeza con una bolsa plástica, describió el ex mando, que presenció varios de estos interrogatorios.

Si se resiste, la bolsa se llenará de agua. “Cuando se les acaba el oxígeno, por ahí tienen que respirar y (el agua) se le va a meter entre las narices. Es una asfixia”, detalló este veterano, que pidió no relevar su grado en la jerarquía militar ni la fuerza armada a la que perteneció.

Después vendrá la electrocución. “Hay que mojarlos, hay que darles toques” eléctricos, dijo, al asegurar que numerosos militares y policías fueron “completamente despedazados, decapitados, torturados” al caer en manos de criminales.

El ex militar –que fue desplegado a los extremos este y oeste de la frontera de México con Estados Unidos, dos de los puntos más peligrosos– asegura que él y muchos de sus compañeros temen represalias contra sus familias y padecen estrés postraumático.

“¿Usted cree que yo voy a dormir tranquilamente mis cuatro horas de descanso escuchando los gritos? Gritos de lo que se está llevando a cabo, una tortura”, preguntó, al explicar que, “espiritualmente hablando”, llega a sentir culpa.

Desde 2006, México mantiene desplegados decenas de miles de militares y policías federales en las calles para combatir el narcotráfico. Esto, aunado a las batallas campales entre cárteles, ha dejado más de 100.000 muertos y desaparecidos.

En 2014, la ONU denunció una situación “generalizada” de tortura por parte de militares y policías en un ambiente de “impunidad”.

El gobierno de Peña Nieto lo rechazó tajantemente, pero un nuevo escándalo estalló en abril, cuando corrió por internet un video que muestra dos militares y una policía federal torturando a una mujer.

Días después, el grupo de expertos extranjeros que investigó la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa señaló casos de tortura contra detenidos por este crimen.

Y la semana pasada, en un hecho histórico, un general del Ejército que ordenó en 2008 la electrocución de un detenido y la incineración clandestina de su cadáver fue condenado a 52 años y medio de prisión.

“Cuando imitas una guerra, se desprenden todos los elementos negativos: el enfrentamiento, los militares acosados por el crimen organizado que responden con sentimiento de defensiva individual”, estimó Raúl Benítez Manaut, experto en seguridad nacional de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Tras la difusión del video, el ministro de Defensa pidió disculpas públicas, algo inédito, pero subrayó que se trataba de hechos “aislados”.

“Eso también se decía en las dictaduras de Sudamérica. No pueden decir que es sistemático, un protocolo”, estimó Gustavo Fondevila, investigador del prestigiosos Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE).

El veterano militar también encuentra contradicciones en el pedido de disculpas.

“La orden (de torturar) viene de ellos. (…) Quieren resultados porque la ciudadanía ya no aguanta la inseguridad. (…) Nosotros cumplíamos las órdenes, nada más”, sentenció.

Contactados por AFP, ni el Ejército ni la Marina respondieron si, efectivamente, sus tropas están adiestradas para torturar.

“Los famosos derechos humanos de los que habla actualmente la administración de Peña Nieto, para nosotros los que fuimos militares, es lo más absurdo que podemos encontrar. (…) ¿Dónde están entonces nuestros derechos como militares?”, dijo el veterano.

Inocentes al banquillo

Al preguntarle sobre la posibilidad de que algún inocente haya sido torturado, el militar zanjó: “Negativo. Todos eran delincuentes”.

Sin embargo, según una encuesta del CIDE realizada en 2012 entre reclusos de cárceles federales, el 30,5% de los que se declararon culpables lo hicieron porque los torturaron o golpearon.

El despliegue de fuerzas federales es “una cacería de brujas. (…) Para mí, los delincuentes son ellos, que se escudan bajo un uniforme”, dijo a la AFP Claudia Medina, una mujer de 36 años que asegura haber sido secuestrada y torturada en 2012 por elementos de la Marina Armada, en un caso que fue documentados por el relator de la ONU.

Tras 36 horas de tortura y 23 días en la cárcel, esta comerciante de clase humilde fue exonerada –por falta de pruebas– de sus cargos: portación de armas de uso exclusivo del Ejército, narcomenudeo y lavado de dinero.

Medina aún tiene frescas las huellas del calvario que vivió con los ojos vendados, las manos atadas y bajo una estridente “música tipo rap” que maquilló sus gritos.

“Creemos que lo superamos, pero no”, dice con la voz cortada, tras recordar los golpes de puño cerrado en la nuca, el picante inyectado en su nariz, las patadas en el estómago, los cables eléctricos amarrados a sus pies, la voz de quien la violó.

Hace su lucha candidato de Morena en OPB y pide salir a votar el próximo 5 de junio

STAFF: Matrix Noticias/Canal Matrix HD/Por: Arturo Cordova S/Por: Redacción/Con información Agencias 

CHETUMAL, MX.- El candidato de Morena a la presidencia municipal de Othón P. Blanco, Laurentino Estrella Chan, recorrió esta mañana las calles del fraccionamiento Sian Ka’an en compañía de su equipo de campaña.

Estrella Chan caminó casa por casa presentando sus propuestas a los vecinos a quienes expresó su firme compromiso de implementar una policía confiable, profesional y bien pagada, además de suprimir cobros de impuestos que tanto agobian a los othonenses. También ofreció mejorar los servicios de transporte público para que haya un mejor acceso y frecuencia a zonas alejadas.

También invitó a la ciudadanía a salir a votar este cinco de junio. El candidato señaló que la garantía de sus propuestas es su palabra y los tres principios por los que se rige: no robar, no mentir y no traicionar al pueblo.

Columna Invitada: Todos pagamos el desastre ecológico TEXTO de Pedro MIguel

STAFF: Matrix Noticias/Canal Matrix HD/Por: Arturo Cordova S/Por: Redacción/TEXTO de Pedro Miguel / La Jornada 

Ayer se decretó nuevamente contingencia ambiental fase 1, por lo cual se aplicaron operativos para detectar vehículos altamente contaminantes i dejaron de operar algunas gasolineras, como la ubicada sobre las calzadas Ignacio Zaragoza y Ermita Iztapalapa

 La contaminación se estacionó y todos estamos pagando su parquímetro: la población, sabrá Dios con qué padecimientos, sufrimientos adicionales en su trajín cotidiano y nuevos sacrificios del bolsillo; las autoridades, capitalinas y federales, con un nuevo chapuzón en las aguas de la impopularidad y el descrédito; la economía, con un frenazo inesperado en tiempos –de por sí– de vacas flacas. La superficie del Valle de México entra en su tercer día de contingencia fase 1 con un tránsito vehicular recortado 40 por ciento, casi idílico para quienes pueden ocupar las vialidades. Salvo, claro, por los puntos conflictivos marcados en el mapa urbano por la construcción de nuevos y paradójicos tributos a la movilidad vehicular, como ese paso deprimido de Río Mixcoac que se ha llevado por delante centenares de árboles para abrir paso a los automóviles que hoy, por disposición oficial, vienen siendo el enemigo público.

En el subsuelo la situación es más complicada: el Sistema de Transporte Colectivo Metro trabaja con una sobrecarga de usuarios de entre 7 y 15 por ciento respecto de sus niveles del año pasado. Parece un incremento modesto cuando no se está al tanto del grado de compactación humana que eso conlleva en andenes, vagones, pasillos, escaleras y demás espacios del sistema, especialmente en horas pico. La estadística no se pronuncia acerca del incremento de las agresiones sexuales y las billeteras sustraídas.

Aglomeraciones semejantes, aunque atenuadas por el hecho de que ocurren al aire (es un decir) libre, tienen lugar en paraderos de autobuses, microbuses, trolebuses y camiones de la Red de Transporte Público (RTP). Las estaciones de ecobicis lucen vacías por necesidad. Un taxi libre es como una pieza de pan lanzada a una muchedumbre de famélicos.

La población ha acatado a regañadientes, y con algo muy parecido al heroísmo cívico, las medidas de emergencia ambiental, pero se extiende la percepción de que el gobierno (o los gobiernos, en el caso de quienes están al tanto de que el estado mayor conjunto de esta crisis no sólo está formado por el capitalino, sino también por los de los estados cirunvecinos y la administración federal) da palos de ciego y les carga la mano a los motores de combustión interna simplemente porque tiene que aparentar que hace algo.

Lo cierto es que, tras 48 horas de descanso obligatorio para dos de cada cinco automóviles, los niveles de ozono se dispararon sin razón aparente poco después de mediodía y para las cuatro de la tarde el repunte era de 147 a 192 puntos en la delegación Tlalpan. Y sin inversión térmica. Y con vientos que se perciben a simple tacto. Así las cosas, la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) dice lo mismo que mucha gente sin tribuna: que el Hoy no circula en su versión hard no sirve y hay que atacar la crisis mediante acciones rápidas para mejorar los sistemas de transporte colectivo, fomentar el uso compartido de vehículos particulares y aplicar en escala masiva la solución del trabajo en casa.

Otro organismo cúpula, la Cámara de Comercio, había hablado a principios de semana de pérdidas de cientos de millones. O sea que el descontento no sólo está en los paraderos de microbuses.

Pero una de las consecuencias negativas de la sopa gaseosa que se ha instalado sobre el Valle de México es que en ella se disuelven las certezas y ya nadie tiene claro a qué se debe la catástrofe: reducir la circulación de coches está muy bien como axioma civilizatorio, pero el compaortamiento de las partículas parece desmentir una relación causal entre el número de los motores de combustión activos y la calidad del aire.

Multifactorial, es el terminajo del momento, con referencias a las fábricas del estado de México, la deforestación salvaje y rápida en las salidas a Toluca y Puebla, y la operación de las termoeléctricas de la Comisión Federal de Electricidad que surten de energía limpia al valle de lágrimas y moqueos en el que estamos sobreviviendo.

En todo caso, resulta imposible desvehiculizar la polémica pública, porque aun en el caso de que el villano principal sea el coche privado, la ofensiva oficial orientada a hacerles la vida difícil a los automovilistas (sea por convicción ambientalista, por afán recaudatorio o por ambos) se ha traducido en un entorpecimiento manifiesto del tráfico, ya sea por medio de los embudos inducidos en entradas y salidas de los segundos pisos de paga, los carriles para bicicleta que hacen más conflictiva la circulación o la reducción obligada de velocidad por obra del nuevo reglamento de tránsito.
Para no ir más lejos, el mismo Hoy no circula ha generado, y ni las autoridades se atreven a negarlo, un crecimiento descontrolado de un parque vehicular particularmente contaminante. Más vale dejar fuera del recuento los componentes hasta ahora indemostrables de lo multifactorial, pero ha de notarse que en ausencia de explicaciones y rumbo coherentes por parte de las instancias de gobierno cualquier cosa puede florecer en el pensamiento colectivo.
Algunos expertos sostienen que puede haberse alcanzado un punto de no retorno en lo que fue el delicado equilibrio ecológico del Valle de México (o del país, o del mundo), pero eso tampoco ayuda porque la población chilanga y mexiquense apiñada en la megalópolis no está dispuesta a esperar sentada el fin del mundo. La prueba es que la masa aguantó las colas y las esperas hasta de 40 minutos para abordar alguna lata de sardinas subterránea o de superficie, y agotó taxis y ecobicis. Se puede leer esta voluntad colectiva de mantener la normalidad cotidiana en medio de atmósfera y acciones oficiales anormales como una enésima prueba de la pasividad e indolencia sociales, pero la actitud también se deja interpretar como una férrea decisión de subsistencia a pesar de partículas suspendidas y dependencias públicas que merecerían la suspensión.
Cuando empezaron las contingencias, allá en los inicios de los años 90, Carlos Fuentes espetó: aunque nos quieran matar como a cucarachas y nos hagan respirar mierda, no nos vamos a ir de aquí ni nos vamos a morir; aquí vamos a seguir viviendo.
Un aspecto que no abona a la confianza es el agarrón entre los gobiernos capitalino y mexiquense con el telón de fondo del desastre. En la administración de Toluca no cayó nada bien que Miguel Ángel Mancera atribuyera parte de la responsabilidad por la infición a la industria asentada en los municipios conurbados. La respuesta brutal fue que el estado de México dejaría de recibir la basura chilanga en sus tiraderos y rellenos sanitarios, y se sabe que el gobierno capitalino reviró la amenaza con una menos divulgada, pero no menos radical: impedir el ingreso de los camiones mexiquenses a territorio defeño o como se diga ahora.
A las disputas políticas habría que sumar los intereses mafiosos que han impedido erradicar la corrupción en los centros de verificación vehicular de ambas entidades, los corporativos que impulsan desde siempre a la industria automoriz y los de la especulación inmobiliaria que han producido un trazo urbano casi fractal, es decir, una fiel representación de las posibilidades del caos.
Quién sabe cuándo vaya a irse la inmundicia gaseosa que duerme en la hamaca de este valle, en la que fue incubada, pero las autoridades tienen que hacer algo coherente y eficaz antes de que empecemos a caer muertos como esos pajaritos que los mineros llevan al socavón para detectar la presencia de gases tóxicos.
La solución no será, en todo caso, el remplazo del doble Hoy no circula extremo al Casi nunca circula,porque entonces la que caerá muerta, con o sin nosotros, será la economía.

“Vivimos entre la inconsciencia de los pobres, la insensibilidad de los ricos y la frivolidad de la clase media. “Pedro Miguel, Navegaciones ” La Ignorancia y la Indiferencia eternizan nuestra esclavitud” – Ricardo Flores Magón –