Bloquean carretera en Subteniente López para exigir el retiro de un retén militar

STAFF: Matrix Noticias/Canal Matrix HD/Por: Melissa Hernandez/Redacción/Con información: Por Esto! de Quintana Roo 

MALESTAR ¿DE ”FAYUQUEROS’? EN LA FRONTERA

SUBTENIENTE LOPEZ, OTHON P. BLANCO, MX.- Alrededor de 100 pobladores de Subteniente López, fayuqueros “hormiga” y trabajadores de contrabandistas de la frontera México-Belice bloquearon durante 4 horas y media la carretera que dirige a la aduana, para exigir que sea retirado el retén de la Secretaría de Marina-Armada de México (Semar) que fue montado como medida de seguridad para combatir al narcotráfico y tráfico de armas, contrabando de cigarros, entre otros ilícitos.

Entre los manifestantes, la mayoría eran pasadores “hormiga” y empleados de contrabandistas de cigarros que han resultado perjudicados con este punto de control, pues se supo que ha habido hasta decomisos menores de cigarros importados y ello ha afectado el negocio del cual viven muchos en Subteniente López.

El bloqueo inició a las 4 de la tarde y fue disuelto a las 8:30 de la noche, después de que los inconformes dialogaran con un representante de la Comisión de los Derechos Humanos del Estado de Quintana Roo (Cdheqroo), con quien acordaron una reunión en el domo del poblado programada para este jueves en punto de las 10 de la mañana.

En dicha reunión, donde se espera la participación del secretario de Seguridad Pública, Juan Pedro Mercader Rodríguez, los manifestantes plantearán los motivos por los que exigen el retiro del puesto militar, para que con ellos se haga una misiva que será enviada al secretario de Gobierno, Gabriel Mendicuti Loría, así como a las instancias pertinentes.

Si bien el retén militar permaneció en el lugar, se acordó que sería menos estricto en las revisiones que se hicieran durante lo que quedaba del día y antes de la reunión pactada, de la cual se espera llegar a algún futuro acuerdo entre ambas partes.

Cabe mencionar que el retén de la Semar que se ubica a la altura del puente del ramal a Subteniente López, fue montado desde finales de diciembre de 2015, bajo el objetivo de ejercer tareas de disuasión, consistente en la presencia física de personal de las fuerzas armadas, a petición fundada y motivada por autoridades de los tres órdenes de Gobierno, en los lugares en donde se presuma una situación que pueda afectar a la seguridad de la población y/o derivar acciones ilícitas generadoras de daños mayores por parte de la delincuencia organizada hacia la población civil.

En un principio, los pobladores de Subteniente López, trabajadores “hormiga” y empleados de los contrabandistas de cigarros habían planeado realizar una marcha pacífica en señal de inconformidad, que iniciaría en el domo del poblado con rumbo al retén de la marina, para posteriormente regresar a la comunidad.

Sin embargo, la manifestación pacífica se convirtió en bloqueo carretero después de acordarlo entre los inconformes, pues muchos de ellos se encargan de pasar cigarros y fayuca para distribuir o vender en la Península de Yucatán y otros estados, o bien entregar a sus jefes contrabandistas, los cuales hacen acopio de estas pequeñas cantidades hasta convertirlas en grandes cargamentos que trasladan al interior de la República.

Como el retén militar es un paso obligatorio para todo vehículo que ingrese de Belice a México pasando por la Aduana de Subteniente López, les está perjudicando en esta actividad, a la que la mayoría de los habitantes fronterizos se dedica por la falta de oportunidades laborales que padecen.

También existen muchos pobladores inconformes que alegan que las revisiones que se hacen en este punto de control son severas y muy tardadas, lo que les ha generado molestias y retrasos para ir a su trabajo o para hacer sus actividades diarias.

Además, los manifestantes se dijeron preocupados de que el sensor de rayos gama que se emplea como parte de las inspecciones, pueda causarles a futuro algún problema de salud.

Otros calificaron de exageradas las revisiones que hacen los marinos, pues aseguraron que les han llegado a pedir identificación y documentos del vehículo, así como también checar minuciosamente cada parte exterior e interior del automóvil.

A pesar del bloqueo y la exigencia de que se quite el retén, los manifestantes no agredieron verbalmente a los elementos de la Armada, quienes se mantenían en sus puestos y vehículos sin interpelar a los civiles y sin dialogar directamente con ellos, pues la mediación quedó a cargo de policías estatales y federales.

Hasta una lancha cruzaron

Para el bloqueo, los manifestantes cruzaron camionetas y automóviles en medio del camino, e incluso un remolque que llevaba encima una lancha.

Fueron tres puntos donde se cerró el paso vehicular: la entrada que dirige al puente con rumbo al poblado de Subteniente López; la entrada que pasa por debajo del puente con rumbo a la aduana Chactemal, así como la parte que pasa debajo del puente, y que es por donde cruzan todos los vehículos que ingresan de Belice a México pasando por las dos aduanas que conforman el puerto fronterizo de Subteniente López.

Minutos después de haber iniciado el bloqueo, se empezaron a formar largas filas de vehículos procedentes de Belice o de su Zona Libre, así como aquellos que iban con rumbo hacia estos destinos.

En cuestión de una hora, la fila de autos ya llegaba a la entrada de la aduana Chactemal, en tanto que la fila de vehículos que querían llegar al poblado o a la aduana, alcanzó cerca del kilómetro de largo.

Al lugar arribaron militares, policías federales y estatales, de los cuales los federales se encargaron de mediar la situación, en tanto que los otros elementos sólo se quedaron esperando para apoyar en caso de ser necesario.

Entre los conductores afectados hubo beliceños y turistas mexicanos, camioneros y choferes de empresas privadas o dependencias como la CFE, así como chetumaleños que salían de la zona libre o de sus casinos cercanos, y también empleados del paraíso fiscal beliceño y trabajadores de la aduana.

Donde se observó más embotellamiento fue en la carretera que sale de la aduana Chactemal, pues es el único punto por donde los vehículos procedentes de Belice pueden ingresar a México.

En el caso de los conductores que se dirigían a Belice o a su Zona Libre, la mayoría optó por regresarse en sentido contrario y así evitar el bloqueo, por lo que la mayoría de los vehículos que tuvieron que quedarse y esperar fueron de beliceños y de camioneros que transportaban alguna carga a dicho país.

Algunos conductores inconformes se discutieron con los manifestantes, pues llevaban niños o tenían urgencia por llegar a su destino, y el esperar por tanto tiempo les causó desesperación y enojo.

Minutos después de las 6 de la tarde, al cumplirse las primeras 2 horas de bloqueo, uno de los manifestantes entabló el diálogo con elementos de la Policía Federal, quienes le pidieron formar una comitiva de pobladores para que viajaran a Chetumal a dialogar con autoridades de la Secretaría de Seguridad Pública o de Derechos Humanos, y así tratar de buscar una solución pacífica que pueda disolver el bloqueo.

Pese a ello, los manifestantes rechazaron la propuesta exigiendo que si las autoridades querían el diálogo lo hicieran ahí mismo, y hasta que eso no suceda advertían que el bloqueo seguiría.

Al lugar también arribó el subsecretario de Seguridad Pública, Alejandro Gamboa Cadena, quien después de insistir a los quejosos logró que éstos liberaran el paso a las 18:40 horas, para después volver a cerrarlo a las 18:45 horas.

Los manifestantes primero abrieron la carretera que es salida de la Aduana Chactemal y del poblado Subteniente López con rumbo a la carretera federal Chetumal-Cancún, aunque sólo liberaron uno de los carriles y fue por un lapso de 5 minutos.

Posterior a ello, los manifestantes abrieron el carril contrario que dirige al poblado de Subteniente López, y también lo mantuvieron liberado un aproximado de 5 minutos.
Algunos pobladores que mantuvieron diálogo con los policías acordaron abrir de nueva cuenta el bloqueo a las 19:00 horas; sin embargo, esto generó disgusto entre muchos que no aceptaron tal decisión, por lo que después de varias insistencias se logró abrir temporalmente el paso a las 19:15 horas, para volver a cerrar todos los carriles a las 19:20 horas.

Antes de que dieran las 20:00 horas, arribó al lugar un representante de la Cdheqroo, quien platicó con los manifestantes y acordó una reunión para este jueves 25 de febrero, en la cual se dijo que estaría presente el secretario de Seguridad Pública, Juan Pedro Mercader Rodríguez.

A las 20:30 horas el bloqueo fue retirado de forma total, por lo que los cientos de vehículos que se mantuvieron varados empezaron a pasar uno por uno, con el riesgo de provocar algún accidente, pues muchos llevaban prisa y el enojo que esto les generó.

Para poder disipar el bloqueo, los policías junto con los representantes de los manifestantes, tuvieron que convencer a varios que no querían irse, pues éstos insistían en que debían de quedarse hasta que el retén de la Marina sea quitado.