Boletín Ruta Nororiente: Carava por la defensa del agua, el territorio, el trabajo y la vida

STAFF:Matrix Noticias/CanalMatrix HD/Por: Eika Rubio/Por: Redacción/Boletin de Prensa

Monterrey, Nuevo León
(Ala Sur,Tarikles) (Mahonry)

El paso de la caravana por Nuevo León

Después de las actividades de Ramos Arizpe la Caravana Nacional por la Defensa del Agua, el Territorio, el Trabajo y la Vida se dividió para atender la invitación de las organizaciones y colectivos en dos lugares diferentes al mismo tiempo.
Por una parte el grupo asistió a una concentración en la plaza de armas de la ciudad de Saltillo, exponiendo y visibilizando las problemáticas tanto de la caravana como los habitantes de dicha entidad.

Por la otra parte el grupo partió rumbo al municipio de Cadereyta, Nuevo Leon, en donde se reunieron con un grupo de ejidatarios de la localidad de San Juan, donde se expuso la problemática derivada de la contaminación del agua del río San Juan. Más tarde ese mismo día el primer grupo se les unió para pernoctar en San Juan.

A temprana hora la caravana parte a Monterrey para realizar un evento político en la macroplaza de la ciudad. En dicho lugar, caravana y organizaciones locales expusieron que el tema del agua y los depojos del territorio y los recursos naturales es un conflicto de índole nacional.
Así también compañeros d SME y la CNTE expusieron que los problemas mencionados van de la mano de los problemas que sufre la clase trabajadora del país.
Al mismo tiempo compañeros de la caravana realizaron una acción para no olvidar el crimen de estado de los 43 normalistas desaparecidos dejando entender que todo es una política de estado en contra de los de abajo.

La caravana se despidió de la cd de Monterrey compartiendo las experiencias recabadas a lo largo del trayecto asimismo compartieron los alimentos preparados por las organizaciones y colectivos locales, para después partir a Concepción del Oro, Zacatecas.
————————————————

San Quintín: victoria de los trabajadores

STAFF:Matrix Noticias/CanalMatrix HD/Por: Wendy de la Rosa/Por: Redacción/Con informacion: Guillermo Almeyra / Ciudadanos y Medios Independientes Divulgando la Lucha Social

Los jornaleros huelguistas de San Quintín, en Baja California, han logrado con su lucha la liberación de cuatro compañeros presos y un salario mínimo garantizado por el Estado de 200 pesos por ocho horas de trabajo. Su valiente y tenaz resistencia, su enfrentamiento a una represión salvaje y el apoyo de los sindicatos combativos y de la Nueva Central Obrera, así como la amenaza de los trabajadores agrícolas de Canadá y Estados Unidos de boicotear la producción de San Quintín si no se resolvía el conflicto, les permitieron sindicalizarse en la Alianza de Organizaciones y triunfar.

Ellos vencieron en esta batalla, que será la primera de una larga serie, a la alianza de hecho entre los patrones esclavistas, los medios orales, escritos y televisivos al servicio de éstos, las fuerzas represivas, los charros que temen los conflictos sociales porque les mueven el piso y el Estado nacional, que es siervo de los esclavistas nacionales y extranjeros explotadores de los jornaleros y organiza la sangrienta represión a toda resistencia obrera o popular.

Las empresas exportadoras de fresas pertenecen a capitales agrícolas estadunidenses o a miembros o ex miembros del gobierno del estado de Baja California. Mientras en Canadá o en Estados Unidos impera un salario de 10 dólares por hora (más de 150 pesos), en San Quintín pagaban 100 o un máximo de 150 pesos, pero por jornada de trabajo sin límites, que superaba largamente las ocho horas legales. Además, los patrones no pagan aguinaldos ni ninguna prestación legal ni cumplen con ninguna reglamentación ambiental o de protección sanitaria de los trabajadores y sus familias, que ellos reclutan en sus lugares de origen, en Guerrero o en Oaxaca.

Los recolectores de fresas reciben pagas irrisorias por cajón recogido, habitan en pésimas condiciones de comodidad y de higiene y generalmente deben dormir en esteras por el suelo y bañarse en las acequias. Estas condiciones de virtual esclavitud permiten que los patrones exporten anualmente por valor de más de 500 millones de dólares y hacen que esos exportadores sean sumamente sensibles a un boicot canadiense o estadunidense, que podría costarles mil millones de dólares por año, y teman como la peste la solidaridad obrera y popular con los huelguistas, que podría encarecer los salarios incluso en las regiones de reclutamiento de mano de obra, por lo general indígena.

De ahí la importancia de la solidaridad y la fraternidad obrera internacional (de los trabajadores agrícolas de Canadá y Estados Unidos) y de la solidaridad del Sindicato Mexicano de Electricistas, otros gremios combativos y la Nueva Central Obrera que, al defender los salarios y mejorar las condiciones de trabajo de los jornaleros de San Quintín, defienden al mismo tiempo sus propios derechos frente a la alianza agresiva y feroz entre los explotadores y los servidores de los mismos en el aparato del Estado local y nacional.

Porque hay un lazo entre la represión en San Quintín; la de Atenco por el entonces gobernador del estado de México, Enrique Peña Nieto; la represión salvaje en Tlatlaya, y la matanza y desaparición de los normalistas de Ayotzinapa. Los represores son los mismos y en todos los casos el Estado hiere, tortura, asesina, secuestra a quienes se oponen a la expropiación de sus tierras, como en Atenco, o los que luchan por elementales derechos laborales o democráticos contra un capitalismo que quiere imponer condiciones de vida del siglo XIX porfiriano.

Si ahora el Estado nacional no acompaña la violenta represión contra los jornaleros de San Quintín y ofrece garantizar un aumento de salarios, es por temor al contagio de la solidaridad, que quiere limitar lo antes posible, y para no ofrecer otro espectáculo sangriento en pleno periodo electoral ante la opinión pública internacional, horrorizada ya por lo que pasa en México.

De todos modos, el aumento a 200 pesos la hora y la limitación de la jornada a las ocho horas legales, más unos pesos más por cajón de fresas, hace que el costo salarial directo en San Quintín sea menos de un quinto del que impera del otro lado de la frontera y sigue asegurando, por lo tanto, ganancias extraordinarias a los explotadores de los jornaleros.

Es muy lamentable que la situación de los jornaleros no haya conseguido modificar la actitud fundamentalmente electoralista de Morena o el autismo del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, que encontró tiempo para organizar un homenaje en Chiapas a Luis Villoro (cosa justa y necesaria, pero que se podía hacer en cualquier momento), pero no para llamar a la solidaridad con los jornaleros de Baja California, mayoritariamente indígenas.

En México son cada vez más comunes las condiciones de trabajo semiesclavistas impuestas por el moderno capitalismo agrario y debemos soportar aún un gobierno que mantiene la militarización del país y, al convertir al Estado en un semiEstado, favorece el saqueo del país por el capital financiero internacional y el accionar del narcotráfico, que se arma en Estados Unidos. Las luchas sociales, como la de los jornaleros de San Quintín, refuerzan la conciencia y la organización de los únicos que tienen interés, a la vez, en la obtención de conquistas laborales y democráticas y en la supresión de la explotación capitalista. Son peligrosamente utópicos los que creen posible que las fieras, que viven del trabajo, la sangre y el sudor ajenos, se hagan legalistas y vegetarianos y respeten pacíficamente la voluntad del electorado. Son igualmente peligrosos quienes no disputan el poder a los que, con ese poder, oprimen, torturan y asesinan a quienes se oponen al mismo. Hoy y mañana, lo fundamental sigue siendo desarrollar la organización política independiente de los trabajadores y ayudar en todos los terrenos a imponer un cambio en las relaciones de fuerzas sociales, hoy desfavorables para los oprimidos.

Con Información de La Jornada

https://mediosindependientes.wordpress.com/2015/05/17/san-quintin-victoria-de-los-trabajadores/

Cómo reproducimos la cultura del capital

STAFF:Matrix Noticias/CanalMatrix HD/Por: Wendy de la Rosa/Por: Redacción/Con informacion: Ciudadanos y Medios Independientes Divulgando la Lucha Social

Leonardo BOFF

En el artículo anterior –La cultura capitalista es anti-vida y anti-felicidad– intentamos, teóricamente, mostrar que la fuerza de su perpetuación y reproducción reside en la exacerbación de un aspecto de nuestra naturaleza, que consiste en el afán de autoafirmarse, de fortificar el propio yo para no desaparecer o ser engullido por los otros. Pero difumina e incluso niega el otro aspecto, igualmente natural, el de la integración del yo y del individuo en un todo, en la especie, de la cual es un representante.

Sin embargo no es suficiente detenernos en este tipo de reflexión es insuficiente. Junto a ese dato originario existe otra fuerza que garantiza la perpetuación de la cultura capitalista. Es el hecho de que nosotros, la mayoría de la sociedad, internalizamos los “valores” y el propósito básico del capitalismo, que es la expansión constante del lucro, que permite un consumo ilimitado de bienes materiales. Quien no tiene, quiere tener, quien tiene quiere tener más, y quien tiene más dice: nunca es suficiente. Y para la gran mayoría, la competición y no la solidaridad y la supremacía del más fuerte prevalecen sobre cualquier otro valor en las relaciones sociales, especialmente en los negocios.

La llave para sustentar la cultura del capital es la cultura del consumo, de la permanente adquisición de productos nuevos: un teléfono móvil nuevo con más aplicaciones, un modelo más sofisticado de ordenador, un estilo de zapatos o de vestido diferentes, facilidades de crédito bancario para posibilitar la compra-consumo, aceptación acrítica de las propagandas de productos etc.

Se ha creado una mentalidad donde todas estas cosas se dan por naturales. En las fiestas entre amigos o familiares y en los restaurantes se consume hasta hartarse, mientras al mismo tiempo las noticias hablan de millones de personas que pasan hambre. No son muchos los que se dan cuenta de esta contradicción, pues la cultura del capital educa para verse primero a sí mismo y no preocuparse de los demás y del bien común. Este, ya lo hemos dicho varias veces, vive en el limbo desde hace mucho tiempo.

Pero no basta atacar la cultura del consumo. Si el problema es sistémico, tenemos que oponerle otro sistema, anticapitalista, antiproductivista, anticrecimiento lineal e ilimitado. Al TINA capitalista (there is no alternative): «no hay otra alternativa» tenemos que contraponer otra TINA humanista (there is a new alternative): «hay una nueva alternativa».

Por todas partes surgen brotes alternativos de los cuales cito solo tres como ejemplo: el “bien vivir” de los pueblos andinos, que consiste en la armonía y el equilibrio de todos los factores en la familia, en la sociedad (democracia comunitaria), con la naturaleza (las aguas, los suelos, los paisajes) y con la Pachamama, la Madre Tierra. La economía no se guía por la acumulación sino por la producción de lo suficiente y decente para todos.

Segundo ejemplo: se está fortaleciendo cada vez más el ecosocialismo, que no tiene nada que ver con el socialismo una vez existente (que era en verdad un capitalismo de Estado), sino con los ideales del socialismo clásico de igualdad, solidaridad, subordinación del valor de cambio al valor de uso, con los ideales de la moderna ecología, como ha sido excelentemente presentado entre nosotros por Michael Löwy en Qué es el ecosocialismo (Cortez 2015) y por otros en varios países, como las contribuciones significativas de James O’Connor y de Jovel Kovel. Ahí se postula la economía en función de las necesidades sociales y de las exigencias de la protección del sistema-vida y del planeta como un todo. Un socialismo democrático, según O’Connor, tendría como objetivo una sociedad racional fundada en el control democrático, en la igualdad social y en el predominio del valor de uso. Löwy añade aún «que tal sociedad supone la propiedad colectiva de los medios de producción, un planeamiento democrático que permita a la sociedad definir los objetivos de la producción y las inversiones, y una nueva estructura tecnológica de las fuerzas productivas» (op.cit. p.45-46). El socialismo y la ecología comparten los valores cualitativos, irreductibles al mercado, como la cooperación, la reducción del tiempo de trabajo para vivir el reino de la libertad de convivir, de crear, de dedicarse a la cultura y a la espiritualidad y a recuperar la naturaleza devastada. Este ideal está en el ámbito de las posibilidades históricas y orienta prácticas que lo anticipan.

Un tercer modelo de cultura yo la llamaría la “vía franciscana”. Francisco de Asís, actualizado por Francisco de Roma es más que un nombre o un ideal religioso; es un proyecto de vida, un espíritu y un modo de ser. Entiende la pobreza no como un no tener sino como capacidad de desprenderse siempre de sí mismo para dar y dar, la sencillez de vida, el consumo como sobriedad compartida, el cuidado de los desvalidos, la confraternización universal con todos los seres de la naturaleza, respetados como hermanos y hermanas, la alegría de vivir, de danzar y de cantar hasta cantilenae amatoriae provenzales, cantares de amor. En términos políticos sería un socialismo de la suficiencia y de la decencia y no de la abundancia, por lo tanto, un proyecto radicalmente anti-capitalista y anti-acumulador.

¿Utopías? Sí, pero necesarias para no hundirnos en la crasa materialidad, utopías que pueden volverse una referencia inspiradora después de la gran crisis sistémica ecológico-social que vendrá inevitablemente como reacción de la propia Tierra que ya no aguanta tanta devastación. Tales valores culturales sustentarán un nuevo ensayo civilizatorio, finalmente más justo, espiritual y humano.

https://mediosindependientes.wordpress.com/2015/05/17/como-reproducimos-la-cultura-del-capital/

Once tesis sobre la evaluación educativa

STAFF:Matrix Noticias/CanalMatrix HD/Por: Arturo Cordova S/Por: Redacción/TEXTO: Francisco Pérez Arce Ibarra *

La educación en México tiene deficiencias históricas. Es necesario evaluar el sistema educativo, empezando por el secretario y los altos mandos de la SEP. Los evaluadores deben ser evaluados.

2) La infraestructura educativa es deficiente en general, y muy deficiente en las áreas rurales, indígenas y urbanas pobres. El gasto educativo, además de insuficiente, ha sido mal empleado. Los burócratas deben ser evaluados.

3) El sindicato, controlado por el grupo que entronizó la cacique Elba Esther Gordillo (hoy presa), recibe enormes cantidades de dinero. De esos recursos no se da cuenta a nadie. El SNTE debe ser auditado.

4) Miles de maestros (comisionados) del SNTE cobran su sueldo, pero no dan clases; son activistas que trabajan para el Panal o el PRI, y en tiempos electorales se convierten en mapaches. Los comisionados deben ser descomisionados.

5) La camarilla dirigente del SNTE utiliza el chantaje y las concesiones para controlar a los maestros. Los congresos seccionales son fraudulentos. Los congresos democráticos son descalificados. Las direcciones democráticas deben ser reconocidas.

6) La SEP es un aparato burocrático enorme e ineficiente. La descentralización administrativa buscaba aligerar su ineficacia. Volvieron a centralizarlo por razones de control político. La burocracia debe ser evaluada.

7) Los cuantiosos recursos de la SEP a menudo se destinan a proyectos injustificados y onerosos. Los especialistas de la SEP deben ser evaluados.

8) La educación del pueblo mexicano es pobre en buena medida por la influencia dañina de Televisa y Tv Azteca. Sus contenidos son extremadamente pobres. Los contenidos de las televisoras deben ser evaluados.

9) Los locutores de Televisa y Tv Azteca (y sus socios menores como Milenio) suelen hacer gala al mismo tiempo de su ignorancia y su prepotencia. Los locutores de las televisoras deben ser evaluados.

10) El rendimiento escolar de los alumnos de primaria a menudo es pobre debido a su alimentación deficiente. Los alumnos deben ser alimentados.

11) Hasta ahora burócratas, diputados y locutores han querido evaluar a los maestros. De lo que se trata es de evaluar a todo el sistema educativo y transformarlo.

* Investigador del Departamento de Estudios Históricos del INAH y novelista. Autor de El principio

Tomado de: http://www.jornada.unam.mx/2015/05/17/opinion/015a1pol

Liberan a jornaleros de San Quintín

STAFF:Matrix Noticias/CanalMatrix HD/Por:Alexandra Mendez/Por: Redacción/Con informacion: Antonio Heras/ Corresponsal/ Foto: Edgar Lima

Tijuana, 15 de mayo.- Con paso lento y los sentimientos encontrados, los cuatro jornaleros de San Quintín fueron liberados tras permanecer seis días en el Centro de Reinserción de Ensenada.

Un agente del Sistema Penitenciario de Baja California condujo hasta la puerta del penal a los excarcelados que solo sonrieron al verse en la calle del puerto ensenadense donde los esperaba una camioneta de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, entidad que se hizo cargo del pago de las fianzas.

Dos vestían de pantalón corto y camisetas, al tiempo que los otros portaban pantalón caqui, mientras que mostraron huellas de balas de goma.

El gobierno de Baja California otorgó el perdón por los daños provocados a dos patrullas y un vehículo de asalto de la Policía Estatal Preventiva, por lo que los trabajadores quedaron en libertad durante la tarde de este viernes al anularse la querella por la reparación estimada en 26 millones de pesos.

Los jornaleros salieron del Centro de Reinserción de Ensenada en donde permanecieron desde el 9 de mayo cuando fueron detenidos en un operativo de la policía estatal que supuestamente acudió al auxilio de un ranchero que advirtió que un grupo de personas se querían meter a su propiedad para incendiar sus parcelas de cultivo.

La PEP realizó redadas en la colonia triqui, lo que produjo un enfrentamiento con palos y piedras de los jornaleros, mientras que los policías usaron balas de goma y toletes. El saldo fue 70 lesionados, entre ellos dos policías, 17 jornaleros detenidos, dos patrullas incendiadas y un vehículo blindado desvencijado.

El desistimiento de la reparación de los daños fue producto de uno de los 13 acuerdos adoptados en una reunión en la que participaron representantes de la Secretaría de Gobernación, del gobierno  estatal, de la Alianza de Organizaciones por la Justicia Social y legisladores federales.

El delegado de la Oficialía Mayor de la administración estatal Aníbal Santana acudió ante representantes del Juzgado de San Quintín para otorgar el perdón a los integrantes de la comunidad triqui de la zona sur de Ensenada.

El coordinador de la Defensoría Pública en el área penal en Ensenada, Daniel Valeriano Aguilar, dio a conocer que para obtener la libertad personal de los jornaleros se estableció una fianza por lesiones a dos policías y delitos contra funcionarios públicos.

La CDI se hizo cargo de las fianzas de 17 mil pesos en total, correspondientes a Juan Carlos Chávez por 7 mil pesos, Aarón Francisco Gamboa por 4 mil y de Moisés Gil y Antonio Álvarez por 3 mil pesos cada uno, quienes fueron arrestados en San Juan Copala, en San Quintín.

La SSPE presentó una denuncia penal por daños en propiedad ajena, lesiones contra dos policías y delitos contra funcionarios públicos y solicitó a la Agencia del Ministerio Público que se fijara una fianza de 7 millones 815 mil a cada uno de tres detenidos y de 542 mil pesos para un cuarto arrestado.

El Sistema Penitenciario del Estado fue notificado de la resolución judicial para la liberación de los jornaleros, alrededor de las 16:30 horas, por lo que inició el procedimiento administrativo para su liberación que se produjo dos horas después.