Columna Invitada: El regreso de las deudas externas‏

STAFF:Matrix Noticias/CanalMatrix HD/Redacción/Por: Carlos Marichal/ ALAI

El regreso de las deudas externas

 

En las últimas semanas el tema de las deudas externas ha vuelto a colocarse en el candelero de las finanzas y de la política internacional debido a un juicio de la Suprema Corte de los Estados Unidos, que ha emitido una resolución en contra del gobierno de Argentina. Esta decisión evoca el profundo dilema que existe entre soberanía nacional y globalización financiera. Cuando un gobierno coloca deuda en los mercados internacionales, ofrece garantías de pagos que comprometen a sus contribuyentes al pago a mediano o largo plazo.  Sin embargo, al venderse los bonos públicos se convierten en títulos privados que pueden convertirse en determinadas circunstancias en objeto de gigantescas especulaciones que pueden desencadenar bancarrotas de los Estados deudores.

 

Recordemos que en 2011 y 2012, España, Portugal y Grecia estuvieron sujetos a este tipo de especulaciones por parte de bancos e inversores quienes se beneficiaron de las abruptas subidas del premio (tasa de interés) de los bonos soberanos. En algún momento se temió que podría producirse una bancarrota soberana y, por consiguiente, el hundimiento de la moneda común, el euro. Fue la intervención de Mario Draghi, director del Banco Central Europeo, factor clave en disipar la burbuja de la especulación y el peligro de “default”. Pero el fantasma de la deuda sigue planeando y no tardará en regresar.

 

En el caso de América Latina, no pueden olvidarse la brutalidad y persistencia de las crisis de las deudas externas, tanto en los años de 1980 como en las crisis financieras de México en 1995, Brasil en 1998 y Argentina en 2001-2002. Cada una de estas debacles tuvo impactos económicos y sociales muy costosos y sus historias constituyen capítulos claves de la historia reciente de la globalización financiera.

 

La experiencia de Argentina al doblar el siglo fue de las más traumáticas. Hacia 2000 su gobierno comenzaba a hacer agua, y por ello solicitó un enorme rescate al Fondo Monetario Internacional (FMI). Sin embargo, antes de concretarse, la confianza de los ahorradores e inversores se evaporó y las retiradas de dinero de los bancos argentinos comenzaron en gran escala. Con objeto de evitar el hundimiento de su administración, el presidente Fernando De la Rúa nombró a Domingo Cavallo como ministro de economía en abril de 2001 pero su plan, conocido como el “Megacanje” de las deudas públicas, fracasó debido a la falta de confianza de todos los actores económicos y financieros. El pánico bancario siguió su curso hasta que el ministro estableció un control sobre los depósitos en los bancos que fue bautizado popularmente como “el corralito”. A partir de ese momento el gobierno ya tenía sus días contados y en diciembre cayó tras revueltas populares cada vez más extendidas.

 

Después siguieron dos años marcados por una enorme inestabilidad política (con cuatro presidentes en un año y pico) y aumentos dramáticos del desempleo y de la pobreza.  No sería hasta la elección a la presidencia argentina de Néstor Kirchner, político peronista de izquierdas, en mayo de 2003, que comenzó a vislumbrarse un posible cambio de rumbo. El nuevo gobierno tuvo la fortuna de contar con un aumento sostenido de las exportaciones agropecuarias pero igualmente importante fue su respuesta a la crisis financiera. Desde diciembre de 2001 el gobierno estaba en “default” sobre sus deudas, lo cual se debió en buena medida a la negativa explícita del FMI de activar el rescate. Para principios del año de 2004, la deuda externa alcanzaba la estratosférica cifra de 178,000 millones de dólares. A partir de repetidos viajes a Washington, el ministro de economía, Roberto Lavagna, con el apoyo muy firme de Kirchner, logró una reprogramación de las obligaciones con los principales organismos financieros multilaterales (FMI, Banco Mundial, Banco Interamericano de Desarrollo). Luego se negoció con los acreedores privados garantías de pagos del servicio de los bonos externos a cambio de una reducción de su valor nominal que se estimaba en 100,000 millones de dólares en marzo de 2005: se alcanzó una quita de cerca de 55%, una de las mayores en la historia financiera internacional reciente.

 

Como consecuencia, el gobierno de Argentina fue marginada de los mercados de capitales internacionales pero durante los últimos diez años ha pagado el servicio acordado de la deuda de manera puntual todos los años, lo cual ya ha representado una transferencia de más de 100 mil millones de dólares a los tenedores de bonos y una reducción dramática de la deuda externa. Sin embargo, una pequeña porción de bonos que no entraron en el acuerdo fueron adquiridos por un par de fondos de inversión de los Estados Unidos que son conocidos como “fondos buitre” porque compran por centavos para luego tratar de cobrarlos a precios mucho más altos.   Este negocio depende de la posibilidad de convencer a una corte de Nueva York que las compras especulativas deben reembolsarse al cien por cien de su valor nominal. Esto es lo que ocurrió hace unas semanas a partir de la decisión del juez Thomas P. Griesa de la Corte del Distrito Sur de la ciudad de Nueva York, que ha sido avalado por la instancia superior del sistema judicial norteamericano: en este caso, se sostiene que los reclamos de los especuladores serían de mayor valor jurídico que aquellos de un gobierno soberano.

 

El gobierno argentino ha respondido con dos estrategias complementarias. Por una parte ha ofrecido negociar con los fondos buitre durante este mes de julio, pero al mismo tiempo ha puesto en marcha una campaña política internacional para limitar los daños a su economía. Desde el lunes 7 de julio, el juez Griesa ha autorizado a un intermediario, el famoso abogado Daniel Pollack de Nueva York, para que supervise el proceso de negociaciones alucinantes en ciernes entre los especuladores y el gobierno de Argentina.

 

La respuesta internacional de solidaridad con Argentina ha sido impresionante.

 

En primer término, ha logrado el apoyo de los gobiernos latinoamericanos, incluyendo los de Mercosur  así como una resolución de apoyo de la Organización de Estados Americanos, aprobada el 4 de julio En segundo lugar, ha obtenido los apoyos de diversas instancias multilaterales, entre ellas, la Comisión Económica para América Latina (Cepal) y la agrupación de 77 países en Naciones Unidas conocida como G77. Pero, además, ha atraído la atención de dos grandes potencias, Rusia y China. En los días de 15 y 16 de julio se reúnen los presidentes del grupo de naciones conocido como BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) en la ciudad de Fortaleza, Brasil. El presidente de Rusia, Vladimir Putin ha anunciado que después visitará a Buenos Aires para demostrar su apoyo en contra de los especuladores. Más importante aún, ha sido la declaración del presidente de China, Xi Jinping, quien también viajará a Argentina para firmar acuerdos comerciales y demostrar su apoyo en contra de los “fondos buitre” de Nueva York.

 

En resumidas cuentas, se trata de un episodio de geo/política y financiera de considerable impacto. Cabe preguntar: ¿cuál es el alcance de la soberanía de un gobierno y sobre todo de los contribuyentes en esta época de globalización financiera? Este es un problema medular que afecta a las democracias modernas. El principio fundamental del gobierno parlamentario consiste en que el pago de los impuestos es la base de la representación política: por ello, la soberanía fiscal y por ende de los ciudadanos, merece una defensa mucho más visible y transparente que la de los intereses financieros privados. De ello depende en buena medida la supervivencia y la legitimidad de las democracias contemporáneas y, precisamente por ello, el debate sobre las deudas públicas no dejará de acrecentarse en el escenario nacional e internacional.

 

*Carlos Marichal es un historiador estadounidense nacionalizado mexicano.

Columna Invitada: Supina irresponsabilidad

STAFF:Matrix Noticias/CanalMatrix HD/Redacción/Por: Samuel Valenzuela

Al momento de elaborar estos Entretelones, en Vicam se realiza espectacular y prepotente operativo de la Policía Estatal Investigadora con la pretensión de detener al vocero de la Tribu Yaqui, Tomás Rojo y al secretario de la cabecera de los 8 pueblos Mario Luna, en el marco de una escalada represiva ordenada por el gobernador de Sonora Guillermo Padrés.

A bordo de al menos 25 unidades de la PEI, el despliegue policiaco derivó en reventones y cateos de varios domicilios donde presumían se encontraban los líderes indígenas, acciones que incluyeron el intento de irrumpir en la guardia tradicional y la ramada sagrada donde deliberan los gobernadores de la etnia, donde incluso un desconocido hizo un disparo al aire.

La movilización ordenada por el oficialismo panista de Sonora inició al filo del mediodía de este viernes y hasta donde se sabe ha tenido resultados infructuosos en cuanto a su objetivo, ya que los buscados se encuentran en buen resguardo y protegidos por sus hermanos de raza, en tanto que la tropa yoreme se organiza para defender sus espacios sagrados.

Tomás Rojo

Tomás Rojo

El operativo policial en territorio de la etnia más representativa de Sonora, luce como la cereza del putrefacto pastel confeccionado por el mandatario sonorense, desde que se le ocurrió construir el acueducto El Novillo sin respetar la ley ni los derechos de los habitantes del sur del Estado y sobre todo pisoteando los usos y costumbres de la tribu y su prerrogativa ancestral sobre la cuenca del Río Yaqui.

Y se emprende cuando uno tras otro se emiten resolutivos judiciales en contra de la operación de esa emblemática obra de la corrupción del gobierno panista, para lo cual se sirve de una denuncia de secuestro interpuesta por un sujeto que fue detenido por la tropa yoreme cuando ebrio y drogado a bordo de su automóvil pretendió romper el bloqueo de la carretera en Vicam.

La revancha contra Mario y Tomás no es otra cosa que las ansias de venganza de Padrés y sus esbirros ante la estrepitosa derrota legal que en pocas horas puede derivar en la suspensión de la operación del acueducto, porque es de todos conocido, incluso por el gobernador, que los citados ni siquiera estuvieron en el proceso que de acuerdo a los usos y costumbres se aplicó al sicario del oficialismo panista, quien dicho sea de paso, se le permitió retirarse cuando se le bajó la borrachera y el efecto de las drogas que se había metido.

Pero eso es lo de menos desde la perspectiva de los corruptos e incompetentes que gobiernan a esta entidad, cuya supina irresponsabilidad los lleva a provocar un enfrentamiento de impredecibles consecuencias con un grupo indígena, que además de contar con una tropa debidamente avituallada y con una dignidad a toda prueba, la historia de siglos cuenta de la irreductible defensa de su territorio y de su autonomía.

Mario Luna

Mario Luna

Desde cualquier punto de vista, el operativo contra liderazgos yaquis es una supina irresponsabilidad del mandatario sonorense, ya que nadie en su sano juicio va a creer de que se trata de un acto de procuración de justicia para un estupidizado sujeto al que se le aplicó la ley de la etnia, sino que se trata simplemente de un acto de venganza y de revancha ante la derrota judicial que manda su acueducto al basurero de la historia.

Es como si en efecto, se creyera que el cierre de un casino en Hermosillo obedece al incumplimiento de requisitos que garanticen la seguridad a los apostadores, cuando es obvio y de todos conocido que se trata de una respuesta ante la contundencia de la información relativa al asalto en proceso que la aristocracia panista perpetra en contra de la educación en Sonora, material que ha sido manejado por un grupo radiofónico cuyo propietario lo es también del casino clausurado.

El problema con la tribu yaqui es mayor porque representan los principales actores de la lucha en contra de la ilegal construcción y operación del acueducto El Novillo y las implicaciones son muy peligrosas porque conllevan eventual violencia de Estado en su contra y como los yaquis no son dejados, este sesgo puede llevar a consecuencias muy peligrosas incluso para la vida de personas.

Es muy grave lo que está ocurriendo en Sonora con un gobernador que no repara en perversidades con tal de salirse con la suya o simplemente utilizar como carne de cañón a ciudadanos mediante manipuleos mediáticos con los que pretende engañar a los hermosillenses endilgando a otros las responsabilidades que él no supo cumplir y que llevaron a la catástrofe su acueducto.

Rogelio Díaz Brown

Rogelio Díaz Brown

Sabe cuál sea la pretensión de estos majes que nos mal gobiernan, porque si creen que deteniendo a un par de líderes revertirán su funesta situación, pues están jodidos, porque al contrario, desde Vicam nos reportan en plena deliberación a las autoridades de la tribu, en tanto que la tropa yoreme está en estado de alerta, no descartándose que este sábado amanezca totalmente bloqueada la carretera internacional, en respuesta a las estulticias del de Cananea.

De hecho, desde esta mañana de viernes la circulación sólo era por un carril en ambos sentidos y ya todo estaba listo para el cierre total al ser instaladas las carpas, los puntos de control, la cocina y centro de avituallamiento o sea, la imprudencia e irresponsabilidad del gobernador sólo pudo acelerar la toma de decisiones de las autoridades tradicionales.

Valga aclarar que por un mal entendido se pensó que agentes policiacos de Cajeme participaban en ese operativo de la PEI, pero rápidamente el alcalde Rogelio Díaz Brown hizo las aclaraciones pertinentes, por su calidad de aliado cercano y comprometido con la causa de la tribu que no es otra que la misma causa de los ciudadanos de ese municipio y de otros cuatro de la región.

Por lo pronto la aristocracia panista que depreda el erario de Sonora entró a una fase de histeria muy bien estudiada, ya que con el fin de desviar la atención de lo que ocurre en territorio yaqui, se ha desplegado una perversa estrategia en la que se pretende culpar al PRI o a otros de la suspensión del acueducto, con el agregado de que se pretende engañas a los hermosillenses de que para el martes ya no habrá agua en la capital de la entidad.

Es cuestión de revisar lo que manejan en redes sociales varios miembros del gabinete y su recua de troles para ver la escasa catadura moral y el grado de estupidez en que han caído, porque el cierre del acueducto sólo implica reducir en un 20 por ciento del caudal que consume Hermosillo y además de que ya entramos de lleno en la temporada de lluvias, el reservorio está lleno y en posibilidad de abastecer de agua por varias semanas.

Ernesto Munro

Ernesto Munro

Y esas varias semanas podrían servir para estructurar un plan B que responda a la emergencia, que de acuerdo a noticias que tenemos ya está estructurado y sólo es función de que la Conagua asuma esa responsabilidad en auxilio al ayuntamiento de Hermosillo y a su organismo operador.

O sea, el secretario de Seguridad Ernesto Munro; el titular de la Codeson, Vicente Sagrestano y otros maquiavelitos de pacotilla, incluidas las cuachas troleras a su servicio, mejor deberían de hacer un examen de conciencia para determinar quién es el responsable de que al acueducto se lo haya cargado el payaso y si ese examen se lo hacen con honestidad ¿? se darán cuenta que fue Padrés y sus asesores quienes en aras de provecho financiero propio y aprovechando las necesidades de los hermosillenses, atropelló leyes y derechos y por esa ruta algún día iba a caer en el barranco, y ya cayó.

Esa bola  de idiotas deberían de tener más respeto por la inteligencia de los hermosillenses y sobre todo no cometer la irresponsabilidad de abonar a odios y rencores entre sonorenses, porque eso se paga y se paga muy caro tarde o temprano.

Vamos a terminar temprano porque queremos arrancarnos a Vicam para estar en condiciones de reportear sobre el terreno de los hechos, no sin antes agradecer las invitaciones que nos hicieron llegar por rumbos del PRI para asistir a la asunción de Ulises Cristópulos como nuevo dirigente de ese partido en Hermosillo, acto que representa el arranque mismo de las definiciones del tricolor para esta jurisdicción electoral.

Ulises Cristópulos

Ulises Cristópulos

Luego más tarde está la reunión de amigos que presidirá nuestro también amigo el aún titular del Registro Agrario Nacional, Manuel Ignacio Acosta, quien bajita la mano se verá cara a cara con varios miles de capitalinos que lo perfilan como precandidato a la alcaldía, aunque la reunión de referencia sea sólo para refrendar afectos.

Por ahí deberá andar toda la clase política de ese partido y ya estaremos en condiciones de platicarles al respecto en los Entretelones de enfrente.

Columna Invitada: Detrás de un apellido Salinas critica de Denisse Dresser

STAFF:Matrix Noticias/CanalMatrix HD/Redacción/Por: Denisse Dresser

Ciudad de México, México (5-Ago-2013)

Ser un Salinas -Raúl, Carlos, Adriana- implica formar parte de un enjambre de dramas, asesinatos, violencia, corrupción, mentiras, traiciones, amantes, cuentas ocultas, pasaportes falsos, la búsqueda del poder y el precio que se paga por conseguirlo. Ésas son las historias que acompañan a la familia Salinas por dondequiera que va. Ésas son las palabras que la definen. Una familia que parece que logra exoneraciones, perdones, reinserciones en la vida social del país como si nada hubiera pasado. Una familia que muestra cómo ha funcionado la política en el país y la podredumbre de ese funcionamiento. Una pequeña mafia mexicana. Allí en el sótano, allí en el subsuelo, allí operando en las sombras y con jueces a su lado, como el juez 13 de Procesos Penales Federales del DF.

Ser un Salinas es ser un arquetipo. Representan algo más que a sí mismos. Plasman la forma en que la clase política se ha comportado y quiere seguirse comportando. De manera sórdida. De manera torcida. Con amantes en México y cuentas en Suiza; con partidas secretas y testigos ejecutados; con millones acumulados y juicios que ganan en circunstancias cuestionables. Rodeados de fiscales que se suicidan, países que los investigan, colaboradores que desaparecen, cargos que no se pueden comprobar. Al margen de la ley, al margen del interés público.

Ser un Salinas entraña la experiencia aterradora de asomarse a la cloaca de un clan. De presenciar las actividades de personas esencialmente amorales. De contemplar la vida que viven, los abusos que cometen, las mentiras que dicen, en vivo y a todo color. Presidida por Carlos Salinas de Gortari. Ahora de vuelta e intentando influenciar la política nacional. Y tan lo logra que obtiene la absolución de su hermano Raúl por el delito de enriquecimiento ilícito a pesar de todas las cuentas con nombres apócrifos y la conversación grabada entre Raúl y Adriana -desde la cárcel- en la cual sugieren que Carlos, el entonces Presidente, orquestó todo. Ser un Salinas implica vivir al frente de un imperio subterráneo que empieza con la clase empresarial, abarca a los medios, constriñe la conducta de muchos periodistas, incluye a sectores del PRI, toca a Los Pinos y termina en los tribunales, que se lavan, y le lavan las manos a Raúl.

Ser un Salinas implica vivir en el esfuerzo cotidiano de limpiar el apellido ensombrecido. Ganar legitimidad social para la familia. Ser admirado, buscado, reconocido, aunque partes del imperio salinista estuvieran construidas sobre los cimientos de la corrupción. Una corrupción facilitada por empresarios, avalada por amigos, ignorada por tecnócratas, permitida por las autoridades, exonerada por los jueces. Año tras año. Cuenta tras cuenta. Millón tras millón. Inmueble tras inmueble. Una corrupción fácil de tapar y difícil de comprobar, como lo argumentaron durante años los fiscales suizos que se ocuparon del caso.

Pese a la indagación -y la farsa de la PGR que “apela la resolución”- hay algo inocultable. Eso que queda, eso que permanece. Lo que huele mal de 48 cuentas congeladas a lo largo del sistema financiero suizo. Lo que huele mal de compañías fantasma en las islas Caimán. Las transferencias multimillonarias de bancos en México, Estados Unidos, Luxemburgo, Alemania y Francia. Las acusaciones de lavado de dinero. El total de 130 millones de dólares. Acumulados por una persona que siempre fue un funcionario menor, un bon vivant. Que cuando conoció a María Bernal, su amante, le dijo que era multimillonario, con la suerte de ser “el hermano del Presidente”.

Ser un Salinas le permitió a Raúl incorporar un “fondo de inversión” fuera de México, le permitió recibir y enviar transferencias secretas de empresarios que compraron concesiones públicas, le permitió acumular pasaportes falsos, le permitió ser “el señor diez por ciento” por las comisiones que cobraba, le permitió mentir una y otra vez. Esa suerte que el sistema político le provee a quienes están cerca del poder. Ser un Salinas es la personificación de lo peor del PRI y cómo gobierna, ni más ni menos. La avaricia incontenible y la irresponsabilidad rampante. Sentir que los recursos del país eran suyos y podía hacer lo que lo quisiera con ellos. Allí fotografiado en un yate con su amante sobre las piernas. Allí con su casa en Acapulco y su chalet en Aspen y sus caballos en El Encanto.

Ser un Salinas implicó apropiarse de recursos que pertenecían -directa o indirectamente- al pueblo de México. El crimen, actualmente “absuelto”, fue utilizar su posición privilegiada para hacer negocios tras bambalinas, a oscuras, sin firmas, sin contratos, con sólo un apretón de manos. Negociar acuerdos y facilitar franquicias y canalizar recursos y transferirlos de cuenta en cuenta. A espaldas de la población. De la mano de leyes que lo permitieron porque para eso fueron creadas. Y por eso en México el enriquecimiento ilícito ha sido un delito “no grave”. Y por eso en México, el trato hacia los poderosos ha sido siempre reverencial. Y por eso la familia Salinas se ha salido y se sigue saliendo con la suya.

NO DEJES DE  ENVIARLO A TUS CONTACTOS PENSANTES, este es un verdadero insulto a la inteligencia de los Mexicanos … ¿ hasta cuándo seguiremos aguantando?