El poder del CJNG como un grupo paramilitar en México

STAFF:Matrix Noticias/CanalMatrix HD/por: Redacción

Aunque los protagonistas en seguridad nacional son los Caballeros Templarios y el Cártel del Golfo y Zetas, pareciera como si nadie recordara el nacimiento del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) como los denominados “Los Matazetas”.

Que comenzó en 2011 a difundir vídeos con amenazas directas al Cártel de Los Zetas luego de que arrojaran 35 cuerpos de presuntos rivales que trabajaban para la última letra. Peor aún, se ha infravalorado la relevancia del CJNG por su estructura semejante a la de un grupo paramilitar o escuadrón de la muerte con posibilidades de ser financiado.

Presuntamente por un grupo criminal, el gobierno o empresarios, dedicado a crear mediante campañas de relaciones públicas a través de videos en YouTube una operación limpieza que, no hace más que responder intereses particulares.

Recordar el nombre de este grupo se debe a que el pasado 12 de mayo, un grupo de sicarios fuertemente armado perteneciente al Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) emboscó a un convoy de militares en la ciudad de Guachinango, en el norte de Jalisco. Éstos dispararon contra ellos y utilizaron el camión donde viajaban para bloquear el camino y, posteriormente lo incendiaron junto con los cuerpos de cuatro elementos castrenses.

De acuerdo con los reportes periodísticos y gubernamentales, los criminales habrían llegado en ocho vehículos con decenas de delincuentes que confrontaron a los militares con granadas de fragmentación. Después, miembros del Ejército los persiguieron a sus atacantes, lesionaron gravemente a dos de ellos, pero no lograron aprehenderlos.

Para la organización de análisis del crimen organizado de las Américas, Insight Crime: “Si este último ataque que involucró el uso de armas pesadas, coordinación y numerosos vehículos fue de hecho perpetrado por miembros del CJNG, indicaría que el grupo está vivo y sano, y que está buscando aumentar su poder”. Y continúa: “Aunque los Caballeros han perdido poder ante el desmantelamiento de liderazgo clave, las preocupaciones han girado en torno a que el CJNG podría entrar a llenar el vacío de poder que se ha creado”.

Y no sólo eso, también el año pasado, las narcofosas halladas a las afueras de Guadalajara, fueron atribuidas a este grupo, así como sus operaciones ilícitas a lo largo del Pacífico.

El Cártel Jalisco Nueva Generación guarda sus antecedentes desde el calderonismo. Trataron de efectuar un canal de comunicación ante la ciudadanía para justificar sus actos mediante un “espíritu justiciero” y “nacionalista” que confirmó en uno de sus comunicados: “Jalisco, tierra de libertad y gente de trabajo. Muerte a los secuestradores y extorsionadores. Aquí en Jalisco no permitiremos que quieran entrar otros grupos que quieran imponer sus famosas cuotas. Empresarios, gente del gobierno, funcionarios públicos, policías de todas las corporaciones y la ciudadanía entera del estado de Jalisco. ¡No se preocupen! Que mientras el Cártel de Jalisco siga aquí, no permitiremos la autodestrucción de nuestro propio estado”.

Y a pesar de que el 29 de septiembre de 2011, la Secretaría de Gobernación negara toda posibilidad de que el CJNG fuera un grupo paramilitar, sino un grupo de narcotraficantes que simplemente se quería adueñar de la plaza del estado de Veracruz, se publicó un análisis de José Gil Olmos, donde apunta que: “Después de esta macabra aparición, por la forma de presentarse mediante vídeos y comunicados, así como por la formación militar o policíaca con la que se exhiben, analistas y expertos han calificado a este grupo como “paramilitar”, creando una peligrosa confusión en la opinión pública porque los asemejan a los paramilitares colombianos que durante los años ochenta realizaron actos de terrorismo en contra de Pablo Escobar, solapados por un grupo de empresarios y de funcionarios interesados en eliminar al mayor capo de Colombia”.

Precisa: “El analista uruguayo Edgardo Buscaglia dice que en México hay 167 grupos paramilitares y aunque no es preciso con la fuente de información ni tampoco con la definición, asegura que son paramilitares aquellos grupos de expolicías, exmilitares, mercenarios nacionales y extranjeros que se han alquilado para proteger a empresarios o que son pagados por gobernadores para “limpiar territorios” a favor de algún grupo del crimen organizado”.

Finalmente, el doctor Buscaglia, sentenció que el paramilitarismo es de algo que sufre México y lo llevará a que “se precipite al abismo como sucedió con Afganistán, Kosovo y Colombia”.