COLUMNA: Plan B: Cura para pederastas

STAFF:Matrix Noticias/CanalMatrix HD/CimacNoticias/por: Lydia Cacho/ @lydiacachosi

Matrix Noticias
Matrix Noticias

COLUMNA
 Lydia Cacho Plan B
Cura para pederastas

Especial
Especial

¿Cómo erradicar la pederastia? Esa debería de ser la pregunta después de los fuertes intercambios epistolares entre el Vaticano y la ONU; aunadas a columnas periodísticas de indignación frente a la bizarra postura del papa Francisco ante los miles de abusos sexuales cometidos por representantes de la Iglesia.

Hay un error de aproximación frente al fenómeno criminal de abuso sexual de niñas y niños. Resulta doloroso e indignante que una persona adulta, con poder frente a alguien a su cuidado o tutela, sea capaz de imponer sus impulsos libidinales con el uso de la violencia, la amenaza, la coerción o el condicionamiento a los afectos, al cobijo o a la alimentación.

De allí que muchos busquen venganza. Una venganza inútil e imposible y una justicia inacabada y por tanto poco útil para la sociedad.

De tanta violencia, dolo e hipocresía, no pueden quedar sólo las cenizas de miles de denuncias catárticas. Porque si algo hemos aprendido, gracias a la valentía de mujeres y hombres que han evidenciado abusos sexuales, es que la petición de perdón es sólo el primer paso.

Aunque pueda significar un logro importante para el resarcimiento emocional de la dignidad de las víctimas, es apenas un paso pequeñísimo, y puede ser también una trampa que abone al ocultamiento de un delito que las sociedades han normalizado a lo largo de los siglos: lo inmoral aceptado como inevitable.

Propongo que hablemos de resarcimiento del daño, de proteger jurídicamente el interés superior de la infancia, de crear estrategias reales de sanación, de justicia integral, de transformación cultural; ésa y no otra, debería de ser nuestra meta cuando llevamos al debate público la pederastia, tanto clerical como civil.

No importa si son directores de cine cuya fama les blinda tras violar a una adolescente, o enamorar a su hija adoptiva para casarse con ella.

No importa si es un líder religioso que arropado por los más ricos ha creado una escuela que en público pregona la moral, y a puerta cerrada viola a sus estudiantes bajo el fuero del poder del Vaticano.

O si es un padre de clase media, empresario y buen esposo, que cada noche se mete a la habitación de su pequeño para repetir el ritual abusivo que en su propia infancia vivió en silencio.

O un albañil que considera natural ser el primero en desvirgar a sus hijas púberes antes de que otros se las apropien como si fueran objetos.

Todos los casos de abuso sexual infantil y adolescente denunciados remueven otros miles ocultos bajo el terror; dejando tras de sí un desgate emocional que en general carece de repercusiones positivas más allá del simple desahogo. Se transforma en un pregón inagotable de impunidad y frustración reiterada.

Sabemos que grupos católicos han invertido grandes sumas de dinero en la construcción de centros de “rehabilitación” para sacerdotes pederastas, como Casa Alberione en Jalisco, la Fundación Rougier en el Estado de México, la Casa Damasco en el Distrito Federal y ahora la Casa Emaús en Coahuila.

Lo cierto es que no hay un sólo modelo en el mundo que haya demostrado científicamente que los pedófilos cambien sus comportamientos con terapia; si algo sucede es que logran hacerles sentir culpables y ocultar con mayor fiereza sus pulsiones sexuales.

Tras la reciente petición de disculpas del Vaticano, debería llegar una gran inversión para el resarcimiento del daño, el apoyo económico sostenido a cientos de centros especializados en atención a niñas, niños y jóvenes víctimas de violencia sexual.

La inversión en desarrollo de modelos terapéuticos sistémicos efectivos, que intervengan con la familia y la comunidad de las y los afectados. Modelos cuyo impacto directo en el reconocimiento del daño causado sean también útiles en la prevención del delito de abuso sexual.

Nadie les creerá su arrepentimiento por ocultar los delitos ni al papa Francisco ni a los Legionarios de Cristo, mientras no demuestren, con hechos, que están dispuestos a ser parte de una solución de justicia integral.

Cuando hablamos del interés superior de la infancia, nos referimos, además de la enunciación jurídica, al interés superior de la humanidad.

Porque desarrollar un proceso de pedagogía social que nos permita crear una cultura de protección, defensa y respeto a la niñez es simple y llanamente asegurar que en el futuro la humanidad sea más compasiva, más ética, más íntegra, más afectiva y democrática.

Pero sobre todo una sociedad en que nadie justifique el abuso de una niña o niño para proteger intereses políticos, económicos o religiosos. La dignidad de las víctimas siempre debe estar por encima de la fama pública de los victimarios.

*Plan B es una columna publicada lunes y jueves en CIMAC,Canal Matrix HD, El Universal y varios diarios de México. Su nombre se inspira en la creencia de que siempre hay otra manera de ver las cosas y otros temas que muy probablemente el discurso tradicional, o el Plan A, no cubrirá.

Economista: “El capitalismo y la democracia no son compatibles”

STAFF:Matrix Noticias/CanalMatrix HD/por: Redacción/Con informacion: RT Actualidad

El capitalismo y la democracia son conceptos que no van bien juntos, según sugiere el más reciente libro del economista francés Thomas Piketty, una de las publicaciones más esperadas en materia económica y política a nivel mundial.

El libro ‘Capital en el siglo XXI’ de Pikety ha sido descrito por medios franceses como “un buldócer político y teórico”, que desafía la ortodoxia de izquierda y de derecha con el argumento de que el empeoramiento de la desigualdad es un resultado inevitable del capitalismo de libre mercado.

Piketty, profesor en la Escuela de Economía de París, no se detiene ahí. Sostiene además que la dinámica inherente del capitalismo impulsa las poderosas fuerzas que amenazan a las sociedades democráticas, según cita ‘The New York Times’.

El capitalismo, según Piketty, enfrenta tanto a los países modernos como a los emergentes con un dilema: los empresarios son cada vez más dominantes sobre los que poseen solo su propio trabajo.

Según Piketty, mientras que las economías emergentes pueden sobreponerse a esta lógica en el corto plazo, en el largo plazo “cuando quienes deciden los salarios establecen su propio sueldo, no hay límite”, a menos que se impongan “tasas de impuestos confiscatorios”.

El libro de este economista sugiere que las políticas de los gobiernos liberales tradicionales sobre el gasto, los impuestos y la regulación no podrán disminuir la desigualdad. Estas hipótesis de Piketty también han sido esbozadas en una serie de conferencias en francés y en inglés.

Picketty, economista de la Escuela de Economía de París, es conocido por su trabajo sobre la desigualdad. La mayor parte de lo que se conoce acerca de la desigualdad en EE.UU. se basa en una base de datos que desarrolló junto con Emmanuel Saez de la Universidad de Berkeley.

Vaticinan que hacia 2040 se podrá detectar vida extraterrestre

STAFF:Matrix Noticias/CanalMatrix HD/por: Redacción/Con informacion: RT Actualidad

La primera detección de vida extraterrestre ocurrirá en los próximos 25 años, alrededor de 2040, según un experto del Instituto de Búsqueda de Inteligencia Extraterrestre (SETI, por sus siglas en inglés), el astrónomo Seth Shostak.

RT Actualidad
RT Actualidad

Según ha indicado Shostak durante una charla del Departamento de Conceptos Avanzados de la NASA en la Universidad de Stanford (EE.UU.), para entonces se habrán explorado un millón de sistemas estelares del universo, “una cantidad razonable para poder encontrar señales electromagnéticas alienígenas”.

Sus conclusiones se basan en las observaciones de planetas realizadas por el telescopio espacial Kepler que “ha demostrado que la Vía Láctea probablemente está llena de mundos capaces de albergar vida tal como la conocemos”.

“Si una de cada cinco estrellas contiene al menos un planeta donde la vida es posible, en nuestra galaxia hay del orden de decenas de miles de millones de mundos similares a la Tierra”, enfatizó.

Shostak y sus colegas creen que formas de vida inteligente serán capaces de enviar señales electromagnéticas hacia el cosmos, “como la civilización humana hace todos los segundos todos los días”.

Convocatoria de las Mujeres Chilenas para el 8 de Marzo de 2014

STAFF:Matrix Noticias/CanalMatrix HD/por: Redacción/Por: Vanessa Rivera de la Fuente/ @DivinaFeminista 

Somos mujeres de diferentes edades, estudiantes, trabajadoras asalariadas, sin salario o desarrollando un triple rol, de los pueblos originarios, de distintas orientaciones sexuales, del campo y la ciudad, de Chile y de esta América mestiza, participando organizadas o de manera individual. Las mujeres todas, las de la historia, las del presente y las del mañana, estaremos nuevamente en la calle para Conmemorar el Día Internacional de la Mujer, en la reivindicación, el reconocimiento y respeto pleno de todos nuestros derechos. Somos mujeres hablando desde nuestras especificidades, desde la sociedad en la que nos encontramos sostenidas y que propicia otras desigualdades.

Por: Vanessa Rivera de la Fuente
Por: Vanessa Rivera de la Fuente

El 8 de Marzo es el hito que nos recuerda las históricas luchas de las mujeres:  sublevación de las obreras textiles; marcha de 15.000 obreras al grito de “¡Pan y rosas!”, sintetizando en la consigna demandas por aumento de salario y mejores condiciones de vida; 140 mujeres jóvenes calcinadas en la fábrica textil donde trabajaban. Por eso, a principios de siglo se establece el 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer, en homenaje a aquellas luchadoras que realizaron las primeras acciones de protesta por sus derechos.

En Chile, la discriminación y la desigualdad marcan la presencia de las mujeres en la historia. Desde comienzos de siglo 20 se reconoce ampliamente que las mujeres irrumpen en la escena pública del país asociadas a las luchas en el acceso a la educación superior y la participación cívica. En este andar, trascendentes han sido organizaciones de mujeres y partidos políticos integrados por ellas, destacando el movimiento de mujeres que enarboló las banderas sufragistas del derecho a voto de la mujer.

Desde 1935 el Movimiento Pro Emancipación de la Mujer Chilena, MEMCH, demanda el voto, la protección de la madre y defensa de la niñez, el derecho al trabajo e igual salario por mismo cargo que un hombre, la sindicalización de las trabajadoras domésticas; aboga por la defensa del régimen democrático y por la paz, por la “emancipación de la maternidad obligada”, por la divulgación estatal de métodos anticonceptivos y el “reconocimiento del aborto a fin de que pueda ser practicado científicamente” y en condiciones de seguridad. Plantearon los problemas que desnuda el aborto clandestino, de la prostitución, de la madre soltera. Temas que hasta el día de hoy seguimos abordando y reivindicando.

A principios de los años 70 el movimiento feminista latinoamericano irrumpe con fuerza. La participación de las mujeres en lo social, económico y político crece significativamente. Desde los 80, el feminismo latinoamericano adquiere especificidad: se analiza la relación etnia-clase-sexo; se generan alianzas y se respalda la lucha de diferentes sectores explotados y excluidos. Con la instauración de la dictadura cívico-militar, hace ya más de 40 años, los logros del movimiento de mujeres son arrebatados. Sin embargo, muchas desarrollan una creciente organización autónoma con acciones de oposición y movilización política. Las principales consignas son: “Democracia en el país y en la casa”; “No hay feminismo sin democracia y no hay democracia sin feminismo”; “Democracia ahora”.

A 40 años de la Dictadura, el neoliberalismo, bien ensayado en nuestro país ha profundizado las condiciones de discriminación de las mujeres violentando directamente sus derechos, en la salud, en las remuneraciones, en la precariedad laboral, entre otros. La democracia que le ha seguido -funcionado dentro de los límites de la Constitución dictatorial, aún con sus reformas-, se ha transformado en un enunciado sin la fuerza de la legitimidad social, y como tal ha quedado impedida de salvaguardar las libertades, la dignidad, la igualdad y la equidad en una sociedad abocada a la priorización del interés privado por sobre el interés público, y al lucro y enriquecimiento sin límites de unos pocos, en contra de una justicia distributiva y equidad social. La lucha contra la discriminación de la mujer y la reivindicación integral de sus derechos sigue siendo un proceso inconcluso, con brechas hasta nuestros días.

Este 8 de marzo marchamos propositivas, críticas y movilizadas en un contexto político en tránsito ante la salida de un Gobierno de Derecha que se sustenta en la ideología de un modelo ultra mercantilizado, en temáticas moralistas sobre el “rol de la mujer en la familia” y su capacidad reproductiva, muy cercanas a los fundamentalismos religiosos conformando la evidencia que patriarcado y neoliberalismo conforman una alianza criminal que profundiza la precariedad de la situación de vida de las mujeres. Ante la entrada de un Gobierno de la Nueva Mayoría que poco habla de las transformaciones estructurales al neoliberalismo, marchamos por la conquista de nuestros derechos.

Denunciamos que la articulación entre patriarcado y capitalismo neoliberal en nuestro país es avalada por una Constitución ilegitima, autoritaria, heredada de la Dictadura. Se requiere de manera urgente una institucionalidad política emanada desde un proceso constituyente participativo que considere la plurinacionalidad, un modelo de desarrollo basado en la justicia social en el reconocimiento de nuestros derechos humanos, donde las mujeres seamos sujetas, protagonistas, actoras de estos cambios. Una institucionalidad que albergue con fuerza la ampliación de los mecanismos de inclusión al poder y de los espacios en que este poder se produce. Una nueva institucionalidad política que promulgue la existencia y aceptación democrática de las diferencias y el derecho a construir la realidad desde la reivindicación de la subjetividad de las mujeres, para retomar el tema de la ciudadanía en la construcción de opciones más emancipatorias. ¡Una institucionalidad que reconozca, respete y garantice plenamente todos nuestros derechos ahora!

La diversidad de organizaciones en las que participamos cada una de nosotras debe permitirnos abrir caminos de convergencia a una política y estrategia feminista y de mujeres que fortalezca nuestra articulación para construir una Agenda Común y potenciar la incidencia política hacia la autonomía y la libertad de decidir sobre nuestros cuerpos bio-sociales. El género nos une, las otras diferencias nos dan la especificidad. Por eso jugamos un papel clave en el diseño y construcción de una nueva sociedad, más justa, diversa, digna, fraternal y sororal.

¡Sepan todas y todos que nosotras las mujeres y feministas seguiremos marchando y luchando: los derechos arrebatados se recuperan, los ganados se defienden, los pendientes se conquistan!