Desmienten cifras oficiales sobre feminicidio en Dominicana

STAFF:Matrix Noticias/CanalMatrix/CimacNoticias/por: Redacción

CIMAC Noticias
CIMAC Noticias

INTERNACIONAL
Desmienten cifras oficiales sobre feminicidio en Dominicana
Gobierno dice que delito va a la baja; hay más casos: activistas

Aunque la cifra de casos de feminicidio ocurridos en 2013 es menor a la registrada en 2012, en Republica Dominicana la violencia de género es aún una grave problemática social.

Ayer la Procuraduría General de la República (PGR) del país caribeño informó que hasta el 25 de diciembre de 2013 habían muerto 86 mujeres a causa de la violencia de género, cifra menor a los 103 casos registrados en 2012.

No obstante, según el Observatorio de Ciudadanía Activa de las Mujeres –instancia dedicada a documentar y denunciar la reiterada violencia contra las dominicanas– la disminución de los casos no implica que la violencia haya cedido.

Cabe destacar que la cifra de la PGR difiere de lo registrado por el Observatorio, ya que hasta noviembre de 2013 la organización civil tenía documentados 126 asesinatos por razones de género.

Además, de acuerdo con las activistas, la cifra se traduce en que al mes un promedio de 15.5 dominicanas fueron asesinadas de forma brutal sólo por el hecho de ser mujeres, y la mayoría de ellas a manos de varones con quienes tenían una cercanía.

Cifras oficiales indican que la mayoría de los crímenes fueron cometidos por las parejas o ex parejas sentimentales, es decir esposos o novios de las víctimas.

A decir del Observatorio, esto sucedió pese a que las autoridades del país anunciaron una serie de esfuerzos por contener la violencia de género, misma que se refleja en otros datos.

Hasta noviembre pasado las Unidades Especializadas en Violencia de Género del Ministerio Público recibieron 47 mil 283 denuncias vinculadas a amenazas contra mujeres.

Cabe recordar que para el Observatorio de Igualdad de Género de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), en 2011 República Dominicana fue la tercera nación de la región con la tasa más alta de casos de feminicidio, al llegar a 1.27 por cada 100 mil habitantes.

Sin acciones concretas, piden acabar violencia contra indígenas

STAFF:Matrix Noticias/CanalMatrix/CimacNoticias/por:Anaiz Zamora Márquez

CIMAC Noticias
CIMAC Noticias

NACIONAL
Sin acciones concretas, piden acabar violencia contra indígenas 
Inmujeres da capacitación, pero no plantea programa específico

Recientemente el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres) reconoció que la exclusión y la pobreza son las formas más arraigadas de discriminación y violencia contra las indígenas, realidad que se ve reflejada en cifras y datos de años anteriores.

Durante la inauguración del Encuentro Nacional de Mujeres Indígenas por una Vida Libre de Violencia –realizado en Chiapas–, el coordinador de Asuntos Jurídicos del Inmujeres, Pablo Navarrete Gutiérrez, reconoció que las indígenas tienen que hacer frente a una triple discriminación por ser mujeres, pobres y pertenecientes a un grupo étnico.

Dijo que la exclusión y la pobreza son las formas más arraigadas de discriminación que sufren las mujeres indígenas y que se agravan por algunos usos y costumbres, por lo que es “necesario superar la pobreza y la injusticia social”, ya que éstas alimentan y perpetuán la violación a los Derechos Humanos (DH) de esta población.

Sin mencionar si se crearía o no un programa especifico para detener la violencia contra la población femenina indígena, el funcionario destacó que el “vínculo perverso” entre la discriminación y la violencia “debe romperse con una buena dosis de justicia social”, que pasa por el conocimiento y ejercicio de los DH.

En el encuentro se brindó capacitación para que las indígenas conozcan sus derechos y las instituciones federales, estatales y municipales a las que pueden acudir en caso de necesitar apoyo.

La denuncia al gobierno federal para atender la ola de exclusión y discriminación en que viven las mujeres indígenas no es nueva, y muchas cifras reflejan la realidad adversa que enfrentan niñas, jóvenes y mujeres de comunidades originarias.

De acuerdo con la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), hay alrededor de 10.2 millones de personas indígenas que habitan alrededor de la quinta parte del país; poco más de la mitad son mujeres.

Del total de los municipios indígenas (871), 295 viven en un grado muy alto de marginación. Entre algunas de las condiciones socioeconómicas que caracterizan al total de esta población, el 64 por ciento cuenta con agua entubada y el 83.1 por ciento con servicios de electricidad.

Apenas el 43.7 por ciento cuenta con piso de tierra en su vivienda y el 62.4 por ciento aún cocina con leña.

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) afirmó en 2012 que del total de la población indígena en México, 3.3 millones no podían satisfacer sus necesidades alimenticias básicas, y que 46.5 por ciento no contaba con educación primaria completa.

En esta última condición educativa las más desfavorecidas son las mujeres, pues el 34.5 por ciento de las jóvenes de 15 años o más eran analfabetas, en contraste con el 19.6 por ciento de los varones.

A decir del PNUD, el nivel de escolaridad está muy vinculado con una alta mortalidad materna. Por ejemplo: el 36.5 por ciento de las mujeres fallecidas en los municipios con más de 70 por ciento de población indígena no tenía ningún nivel de escolaridad, y 24.7 por ciento tenía la primaria incompleta.

Endurecen medidas para cumplimiento de pensión alimenticia

STAFF:Matrix Noticias/CanalMatrix/CimacNoticias/por:Anayeli García Martínez

CIMAC Noticias
CIMAC Noticias

DERECHOS HUMANOS
Endurecen medidas para cumplimiento de pensión alimenticia
Propuesta en ALDF plantea delito de “fraude familiar”

Debido a que las personas que deben dar una pensión alimenticia incumplen su obligación, el grupo parlamentario del PRD en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) presentó una propuesta para reformar el Código Penal del DF y establecer la figura del “fraude familiar”.

Hace unas semanas el diputado perredista Alberto Martínez Urincho presentó una iniciativa que buscar la protección de la familia y su patrimonio, así como asegurar el cumplimiento de las obligaciones alimentarias por parte de los deudores y sancionar con cárcel a quienes no cumplan con esta pensión.

La propuesta prevé una sanción de uno a cinco años de prisión y multa de hasta 300 días de salario mínimo a quien en detrimento de la sociedad conyugal o patrimonio común generado durante el matrimonio o el concubinato, oculte, transfiera o adquiera a nombre de terceros bienes a fin de incumplir sus obligaciones alimentarias con la familia.

El legislador señaló que pese a las leyes vigentes aún persiste la insuficiencia normativa que hagan válidas, efectivas y eficientes las disposiciones para evitar que los responsables alimentarios eviten cumplir con sus obligaciones.

De acuerdo con el perredista, las personas –en su mayoría mujeres– que tienen el derecho de recibir la pensión enfrentan el grave problema de hacerla efectiva, y se ha demostrado que la más afectada por este problema es la población femenina.

Según datos del Inegi, en 2010 tres de cada 10 mujeres jefas de familia son viudas y una proporción similar están separadas o divorciadas, y sólo en 28.7 por ciento de los casos la cabeza de hogar está unida, es decir casada o en concubinato.

En este sentido, Alberto Martínez consideró que se debe continuar con los avances de 2011 cuando la ALDF aprobó reformas para crear el Registro de Deudores Alimentarios como un medio para obligar al cumplimiento de la pensión.

Juicio a Ríos Montt se retrasa por “abusos” de su defensa legal

STAFF:Matrix Noticias/CanalMatrix/CimacNoticias/por: Randy Saborit Mora

CIMAC Noticias
CIMAC Noticias

INTERNACIONAL
Juicio a Ríos Montt se retrasa por “abusos” de su defensa legal 
Fiscal Claudia Paz confía en que ex dictador no quede impune

Imagen retomada del portal 1325mujerestejiendolapaz.org
Imagen retomada del portal 1325mujerestejiendolapaz.org

Humildad y ternura transpira la fiscal general de Guatemala, Claudia Paz y Paz, una mujer que tiene sobre sus hombros una peligrosa responsabilidad: enviar a la cárcel a quienes infrinjan la ley, ya sean narcotraficantes, ex militares o delincuentes comunes.

Durante casi 25 minutos, Prensa Latina/Cimacnoticias conversó con una de las candidatas al Nobel de la Paz 2013, quien ríe con frecuencia y a veces está al borde del llanto cuando se le pregunta, por ejemplo, qué le salva el día tras una sobrecargada jornada.

Mi hijo, respondió. Aseguró, casi en un suspiro, que sintió muchísimo cariño de la gente cuando su Joaquín fue intervenido quirúrgicamente del cerebro en enero de 2012. Indagué cómo estaba. “Bien, gracias a Dios”, dijo ella.

Para esta mujer, la primera en Guatemala en asumir para un periodo de cuatro años al frente del Ministerio Público, la justicia se define en su diccionario personal como la que actúa respetando la igualdad, independientemente de quien sea.

Después de pensar un instante, definió a la valentía como la capacidad de sobreponerse al temor, mientras que consideró al poder como algo que debe ser controlado. Para ella el trabajo es “uff, esfuerzo diario”. En ese instante rompió en risas, aunque aludía a lo más serio del mundo.

Reveló, también risueña, que se esfuerza por ser una soñadora como su padre y perseverante al estilo de la madre. Consultada sobre los resultados de su gestión desde diciembre de 2010 hasta la fecha, aseveró que en estos tres años se ha avanzado en el combate al crimen organizado, en especial el narcotráfico.

“Hemos logrado detener, para extradición, a varios de los más grandes capos y también hemos juzgado acá en Guatemala”, subrayó.

–Prensa Latina/Cimacnoticias (PLC): Específicamente en el enfrentamiento de la violencia contra las mujeres ¿cómo han avanzado?

–Claudia Paz y Paz (CPP): En este tema hemos creado modelos de atención integral, que en 2010 solo existían en la ciudad de Guatemala. En 2011 llegamos hasta Villa Nueva (municipio colindante con esta capital), en 2012 hasta Huehuetenango, Alta Verapaz y Escuintla, y este año hasta Quetzaltenango, Chimaltenango y Chiquimula.

“Ya contamos con agencias especializadas en Petén, Jalapa y Jutiapa. Los lugares que he mencionado son donde existe un alto índice de violencia contra las mujeres. Es una prioridad poderles atender porque ese delito es el más denunciado a nivel nacional”.

–PLC: ¿Qué tendría que decirles a quienes afirman que pese a la disminución en las cifras de asesinatos y femicidio/feminicidio, la percepción de inseguridad aún persiste en la población guatemalteca?

–CPP: En realidad creo que ha aumentado la confianza en la justicia. Hay mayores índices de denuncia en ciertos delitos, por ejemplo en violencia contra las mujeres. Hay mucho camino por recorrer en materia de seguridad, pero sí se ha avanzado en el esclarecimiento de hechos violentos.

–PLC: ¿Qué porcentaje de los crímenes cometidos hoy en Guatemala quedan sin resolver?

–CPP: Hemos pasado de un 95 por ciento de delitos contra la vida sin esclarecer a un 70, es decir, hemos transitado de un 5 a un 30 por ciento de casos resueltos.

–PLC: ¿Cómo valora el trabajo desempeñado por la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG)?

–CPP: La colaboración de la CICIG ha sido fundamental. En 2007, cuando se estableció, había mucha desconfianza y descrédito del sistema de administración de justicia. Estaba esa cifra del 95 por ciento de impunidad.

“Desde entonces para acá se ha avanzado en tener procesos transparentes para la elección de funcionarios en puestos claves, como en el esclarecimiento de crímenes complejos y ha trasladado al Ministerio Público metodologías importantes para combatir el crimen organizado y ha ayudado en el fortalecimiento de nuestra Dirección de Análisis”.

–PLC: ¿Considera que Guatemala estará en condiciones en septiembre de 2015 para enfrentar la impunidad sin la presencia de la CICIG?

–CPP: Creo que Guatemala ha avanzado mucho. Estos años han sido cruciales para el fortalecimiento del sistema de justicia. Pero no podría evaluar de aquí al 2015 cuáles serían las condiciones.

“Lo que sí puedo sostener es que hay que trabajar para que el sistema de justicia sea capaz cada vez más de caminar en el sendero de la lucha contra la impunidad”.

–PLC: En el almanaque de Claudia Paz y Paz, ¿qué relevancia tiene el 10 de mayo de 2013?

–CPP: Ese día se dictó sentencia en el caso de genocidio (contra el ex general Efraín Ríos Montt), aunque lamentablemente fue anulada días después por la Corte de Constitucionalidad.

–PLC: ¿Cómo valora la anulación del juicio contra Ríos Montt por parte de la Corte de Constitucionalidad?

–CPP: Como fiscales no la compartimos. Consideramos que utilizamos todos los recursos en nuestras manos para impugnarla, pero la respetamos.

–PLC: ¿Qué perspectivas ve en la resolución del caso Ríos Montt, cuando aún está pendiente un pronunciamiento de la Sala Primera de la Corte de Apelaciones?

–CPP: Hay un número elevado de otros recursos que están dando vueltas sobre ese tema, además del que permanece por resolverse en la Sala Primera. El juicio lo programaron para enero de 2015.

–PLC: ¿Cómo valoraría que se resolviera este caso?

–CPP: Para nosotros, como Ministerio Público, es muy importante resolverlo. Pero también es un buen ejemplo para saber cómo se hace abuso de los recursos de defensa a fin de retardar los procesos.

–PLC: ¿Tomar decisiones como fiscal general le ha ganado enemigos?

–CPP: Sin dudas, el ejercicio de la acción y persecución penal, que es nuestro trabajo, traerá simpatías para las personas que han sido víctimas, si se esclarecen sus casos.

“Probablemente las que sufran el poder penal, a veces no lo comprenderán como un puro ejercicio de la ley y del Estado de Derecho. Son temas que van con el cargo”.

–PLC: ¿Qué le quita el sueño a Claudia Paz y Paz?

–CPP: Creo que hay una gran responsabilidad sobre mis hombros de cumplir a cabalidad con lo que me exige la ley: cumplir como institución con nuestro mandato de defender adecuadamente a las víctimas, y que mis compañeros fiscales hagan su trabajo, que sin dudas tiene riesgos, con los necesarios niveles de seguridad.

–PLC: ¿Qué precio tiene que pagar cada día por estar en un puesto como éste?

–CPP: Siempre son opciones personales. Es una decisión de asumir un desafío y de ejercer una función pública, que conlleva, como otras, ciertos riesgos. Hay que tener paciencia con los riesgos que conlleva y tomar ciertas medidas de seguridad necesarias.

–PLC: Usted ha ejercido la docencia. ¿Es de las profesoras que aprende de los estudiantes?

–CPP: Siempre, siempre se aprende.

–PLC: ¿Qué enseñanzas recuerda de sus alumnos?

­–CPP: Siempre las preguntas obligan a estudiar, hacen pensar que las cosas se pueden ver desde varios puntos de vista, sin que exista sólo una forma de comprenderlas.

“Si se logra que la clase no sea un monólogo, sino un diálogo con los alumnos, se puede construir entre todos una manera de entender las cosas”.

–PLC: ¿Cómo describiría un día normal en la vida de Claudia Paz y Paz?

–CPP: Desayuno con la familia. Vengo muy temprano al Ministerio Público. Muchas reuniones internas y externas. Y (se ríe) termino en la noche muchas veces cansada.

–PLC: ¿Le alcanza el tiempo a la fiscal general para leer un libro de temáticas diferentes a su contenido de trabajo?

–CPP: No como quisiera.

–PLC: ¿Cuáles son sus libros de cabecera?

–CPP: Hay uno que me dio a leer mi papá, cuando era niña, que se llama “Matar a un ruiseñor”, de la escritora estadounidense Harper Lee. La historia versa sobre una niña que tiene un papá abogado. Ese texto me encanta.

Paz y Paz confesó que la mayor sorpresa recibida al ocupar el cargo fue conocer la existencia de funcionarias y funcionarios honorables, de carrera, con muchísimos años de trabajar en la institución.

“La mayoría de ellos merecerían una estatua y confiaría en que se lo han ganado. Muchas veces hacen su trabajo de forma anónima. Quien recibe los méritos por el buen hacer de la institución soy yo, pero detrás está la labor de muchas mujeres y hombres”.

Coherente con esta respuesta, sostuvo que la nominación al Nobel de la Paz fue un gran honor, que apoya su desempeño, pero también el de sus compañeras y compañeros.

*Corresponsal de Prensa Latina en Guatemala.