Columna invitada: Madres sin querer

STAFF:Matrix Noticias/CimacNoticias/CanalMatrix/por: Cecilia Lavalle

CIMAC Noticias
CIMAC Noticias

COLUMNA
Cristal de Roca
Madres sin querer

Imagine a una mujer embarazada. Ahora imagine que tiene entre 15 y 19 años. Piense en todos los problemas a los que debe enfrentarse. Piense en su futuro. Ahora multiplíquelo por 16 millones.

El pasado jueves 26 de septiembre se conmemoró el Día Mundial de Prevención del Embarazo No Planificado en Adolescentes.
Inició en 2003 como una campaña educativa en Uruguay. Hoy medio mundo conmemora este día.

Se pretende crear conciencia entre jóvenes, padres y madres de familia, instituciones y gobiernos. Se busca difundir los datos duros. Se aspira a implementar políticas públicas y rediseñar las que no han funcionado.

Y es que, a estas alturas, el embarazo en adolescentes es ya considerado un problema de salud pública. No es para menos.

Según el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), cada año dan a luz 16 millones de adolescentes en el mundo, de las cuales 90 por ciento vive en países en desarrollo.

En América Latina (AL) y el Caribe se registra la segunda tasa de embarazos más alta de adolescentes en el mundo. En promedio, 38 por ciento de las mujeres de la región presentan gestaciones antes de cumplir los 20 años de edad.

En México, datos oficiales muestran que mientras 21 por ciento de los embarazos acontece en menores de 20 años, en países desarrollados sólo ocurre en un 4 por ciento. En países africanos 50 por ciento. ¿Qué pasa?

Pasan varias cosas que, unidas, generan un desastre mayúsculo.

Para empezar, con la venia o sin la venia de las religiones, de los padres, de las madres y de quien usted guste y mande, en AL y el Caribe alrededor de 50 por ciento de las y los adolescentes menores de 17 años son sexualmente activos.

Para seguir, se calcula que 65 por ciento de las y los adolescentes en esta región no usaron protección anticonceptiva en su primera relación sexual.

Y en ese escenario, incluya grandes zonas donde la educación sexual es nula o escasa y, a menudo, está cargada de tabúes religiosos. Añada escaso o nulo entrenamiento para utilizar anticonceptivos. Difícil acceso a ellos por razones económicas o de otra índole.

Agregue desigualdad entre mujeres y hombres, y mínimo empoderamiento de las adolescentes para no aceptar relaciones sexuales si no lo desean, o para utilizar un condón femenino o negarse a relaciones sexuales si su compañero no utiliza un condón.

Licue todo eso y añada una limitada acción gubernamental. ¿Resultado? En México, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, uno de cada seis nacimientos sucede en mujeres de entre 15 y 19 años.

Además de los evidentes riesgos en la salud física y emocional de la madre, a menudo se enfrentan a la interrupción de sus estudios, la dificultad para conseguir un empleo con salario digno y, en consecuencia, las oportunidades de bienestar para ella y su bebé se reducen al mínimo y amenazan con perpetuarse en la siguiente generación.

Por eso, entre otras estrategias, la Organización Mundial de la Salud sugiere: posibilitar el acceso y reducir el costo de anticonceptivos para adolescentes, invitar a los varones a cuestionar las normas y prácticas de género, y apoyar el empoderamiento de las adolescentes.

La próxima vez que escuchemos que la educación sexual es un asunto que atañe sólo a la familia, pensemos en las 16 millones de adolescentes que en este momento crían a un bebé.

Apreciaría sus comentarios: cecilialavalle@hotmail.com.

*Periodista y feminista en Quintana Roo, México, integrante de la Red Internacional de Periodistas con Visión de Género.

COLUMNA INVITADA: Medios sin sexismo

STAFF:Matrix Noticias/CimacNoticias/CanalMatrix/por: Lucía Lagunes Huerta/@lagunes28

CIMAC Noticias
CIMAC Noticias

Zona de Reflexión

Medios sin sexismo

En medio de los actos conmemorativos por el 60 aniversario del voto femenino en México, vale la pena echarle un ojo a la reciente reforma a la Ley Federal de Radio y Televisión para evitar que los medios de comunicación difundan contenidos discriminatorios.

Si bien la intención es buenísima, es una pena que se haya decidido pasar cuando esta ley está a punto de morir para dejarle paso a la Ley Federal de Telecomunicaciones, en la cual sin duda habrá que rescatar la propuesta original de 2002 e incluir que se eviten las transmisiones de estereotipos de género, pues una de las grandes dificultades en la construcción de la ciudadanía de las mujeres ha sido la perpetuación de los estereotipos de género en los medios de comunicación masiva.

De acuerdo con el Monitoreo Global de Medios, la paridad de las mujeres para ser nombradas en los medios de comunicación tardará por lo menos 40 años, esto siempre y cuando exista un incremento de 6 puntos porcentuales cada quinquenio.

Sin embargo al hacer la disección de los medios, vemos que en el terreno político lograr la paridad tardará el doble, es decir 80 años, pues en la sección política la presencia de las mujeres es apenas de 19 por ciento y de 2005 a 2010 su incremento fue de 5 puntos porcentuales.

Si bien desde que se reconoció el derecho al voto de las mujeres las mexicanas hemos contado con representación política y desde 1982 en todas las elecciones presidenciales hemos contado con candidatas a la Presidencia, y hoy contamos con un incremento sustancial en el número de diputadas y senadoras, estos avances no necesariamente se reflejan en los medios de comunicación.

De acuerdo con el observatorio de medios realizado por CIMAC sobre participación política de las mujeres, en las pasadas elecciones presidenciales se evidencia que a las mujeres políticas se les sigue reflejando en los medios por su vestimenta o aspecto físico; por su  papel tradicional de mujer, es decir, como madre, esposa, responsable de la familia; por una supuesta ausencia de liderazgo o por una aparente impotencia en el ejercicio del poder.

Esta perpetuación de los estereotipos de género en los medios de comunicación ha servido de freno para el desarrollo pleno de la ciudadanía de las mujeres y el goce de sus Derechos Humanos.

Que el pasado 19 de septiembre el Pleno de la Cámara de Diputados aprobara la reforma a la Ley de Radio y Televisión para evitar la transmisión de  influencias nocivas o perturbadoras al desarrollo armónico de la niñez y la juventud, así como la difusión de contenidos discriminatorios de acuerdo con la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación, es un avance. Tardío, sin duda, pues la propuesta esperaba desde hace 11 años.

Esta disposición legislativa debe concretarse en la ley secundaria que actualmente se discute para darle cuerpo a la Ley de Telecomunicaciones y Radiodifusión, en la cual se debe reconocer el derecho de las audiencias y el papel social de los medios de comunicación al servicio de la ciudadanía, de la cual también forman parte las mujeres.

Nosotras como ciudadanas y audiencia tenemos que estar alertas a ello y seguir, como dice la experta Beatriz Solís, los tres pasos  mínimos de la ciudadana convertida en audiencia: conocer, evaluar y denunciar, o reforzar para transformar los medios que hoy tenemos en medios respetuosos de nuestra dignidad.

*Periodista y feminista, directora general de CIMAC.

Presentan protocolo para que las migrantes accedan a la justicia

STAFF:Matrix Noticias/CimacNoticias/CanalMatrix/por: Lizbeth Ortiz Acevedo

CIMAC Noticias
CIMAC Noticias

MIGRACIÓN 
Presentan protocolo para que las migrantes accedan a la justicia
Corte da lineamientos contra la discriminación
 
México, DF, 30 sep 13 (Cimacnoticias).- La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) presentó hoy el “Protocolo de actuación para quienes imparten justicia en casos que afecten a personas migrantes y sujetas de protección internacional”.
 
El ministro presidente de la SCJN, Juan Silva Meza, enfatizó que en el protocolo se incluyeron principios de igualdad y no discriminación; no devolución, unidad familiar, no revictimización, interés superior de niñas, niños y adolescentes; gratuidad de los servicios, y la presunción de inocencia.
 
El documento que consta de 135 cuartillas cuenta con el apartado “No discriminación e igualdad”, en el que se asienta que las mujeres representan el 49 por ciento del total de las personas migrantes en el mundo, en su mayoría jóvenes y que algunas de ellas huyen de la discriminación o la violencia.
 
El protocolo establece que las mujeres migrantes que cruzan el territorio nacional están expuestas a violencia sexual, física y verbal, malas condiciones de empleo y a la trata de personas.
 
Se estima que 6 de cada 10 mujeres migrantes sufren violencia sexual durante su trayecto por nuestro país hacia Estados Unidos. 
 
En el protocolo se recomienda a las y los jueces analizar los asuntos judiciales y las políticas migratorias con perspectiva de género, para garantizar el derecho a la igualdad para las mujeres.
 
La SCJN estableció que se debe reconocer que aunque una persona haya ingresado al país de forma irregular, pudo haber creado lazos familiares o laborales que le permitan permanecer en territorio nacional, por lo que es importante garantizar los derechos adquiridos.
 
Sobre la separación de niñas, niños y adolescentes de su núcleo familiar, el protocolo indica que sólo debe realizarse bajo una justificación clara, con una duración temporal y que deberán ser devueltos a su entorno familiar en cuanto las circunstancias lo permitan.
 
En caso de las familias de migrantes que lleguen al país con niñas, niños y adolescentes, se estipula que se debe aplicar el principio de unidad familiar fuera de la estación migratoria, es decir, que llevarán su proceso en libertad respetando así el interés superior de las y los menores de edad.
 
Para aquellas personas migrantes que estén huyendo de su país de origen porque su vida, seguridad o libertad se encuentren en peligro o que hayan sido víctimas de algún delito como la trata de personas, debe evitarse la solicitud reiterada de declaraciones, interrogatorios inquisitivos, procesos largos y diligencias innecesarias.
 
El protocolo convoca a que se garanticen servicios de un traductor o traductora cuando la persona migrante no conozca la lengua y tenga que ser interrogada, dar una declaración o conocer el contenido de una resolución que le afecte.
 
Asimismo se da especial importancia al respeto de la confidencialidad para las y los migrantes, por lo que informan que puede resultar conveniente que se prohíba la toma y difusión de fotografías o videos a los medios de comunicación, si esto afecta su dignidad, situación emocional o seguridad.
 
La SCJN encargó la coordinación del protocolo a Nancy Pérez García, directora de la organización civil Sin Fronteras, y la elaboración a Mónica Oehler Toca, responsable del Área de Defensoría, con la finalidad de orientar a las y los jueces en materia de Derechos Humanos y se facilite el acceso a la justicia a las y los migrantes.