Plagado de vejaciones, el camino de niñas migrantes a EU

STAFF:Matrix Noticias/CanalMatrix/CimacNoticias/por: Marta Sigarán, corresponsal

CIMAC Noticias
CIMAC Noticias

LA OTRA RUTA MIGRATORIA
Plagado de vejaciones, el camino de niñas migrantes a EU
Maltratos de autoridades migratorias, “coyotes” y redes de trata
 
San Salvador, 19 ago 13 (Cimacnoticias).- En el trance de las madres migrantes por recuperar a sus hijas e hijos que se quedaron en sus países de origen, centenares de menores de edad intentan llegar a Estados Unidos de manera irregular y sufren vejaciones, maltratos, caen en redes de trata, o incluso pierden la vida.
 
Roxana, salvadoreña de 30 años, vive en EU desde 2005. A su hijo de dos años lo dejó al cuidado de su vecina Ester en tanto juntaba el dinero para pagar su traslado a la Unión Americana.
 
En 2007, Roxana le pidió a Ester que trasladara a su hijo a EU. Para ello, la mujer contrató a un “coyote” (traficante de personas).
En la ciudad fronteriza de Tapachula, Chiapas, en México, Ester fue detenida por tráfico de menores y el niño deportado a El Salvador. La vecina de Roxana pasó cuatro años en la cárcel en México antes de ser enviada al país centroamericano.
 
Roxana nunca se enteró de lo sucedido y comenzó una intensa búsqueda de su hijo, hasta que unos parientes le informaron que estaba en un albergue. Tras meses de gestiones, el niño es entregado a su abuela paterna.
 
El caso de Roxana es uno de los muchos que ocurren a diario en el trayecto de niñas y niños migrantes en su intento por llegar a EU.
 
MENORES DE EDAD DESAPARECIDOS
 
En 2012, 976 niñas, niños y adolescentes migrantes fueron repatriados desde México a El Salvador. De ese total, 307 tenían menos de 12 años, según datos de migración y extranjería.
 
Ester narra a Cimacnoticias su dramática travesía. Cuenta cómo las y los niños son maltratados durante el trayecto o dejados en el camino.
 
Recuerda que al cruzar la frontera iban tres menores de edad y que una niña se quedó a medio camino completamente deshidratada, pero la tuvieron que abandonar para no ser detenidos por las autoridades migratorias. “Son las cosas más crueles que he vivido”, lamenta Ester.
 
Según el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), en la última década los controles migratorios en la frontera de EU se han recrudecido. El desvío de flujos migratorios a zonas más inseguras para evadir esos controles y la contratación más frecuente de traficantes de personas, ponen en peligro la vida de más migrantes, especialmente niñas y niños.
 
En tanto, la cancillería salvadoreña cuenta con 20 denuncias de  migrantes menores de edad que según sus familias están desaparecidos. De ese número, 11 casos fueron registrados en México, siete en EU y dos en Guatemala.
 
UNICEF reporta que en su travesía a EU las y los niños migrantes sufren accidentes (asfixia, deshidratación, heridas); son enganchados por redes del crimen organizado; sometidos a explotación sexual o laboral; pueden sufrir maltrato institucional al ser repatriados, o morir en el trayecto.
 
“Yo no recomiendo a nadie que mande sus hijos solos a Estados Unidos”, advierte Ester. “Sin embargo entiendo la necesidad de una madre de abrazar a sus hijos y no tener las posibilidades de que este viaje sea en mejores condiciones”, lamenta.