Miles de mujeres desplazadas por conflicto armado en Malí

STAFF:Matrix Noticias/CanalMatrix/CIMAC/por:Redacción

CIMAC Noticias
CIMAC Noticias

INTERNACIONAL

Miles de mujeres desplazadas por conflicto armado en Malí  
Rebeldes islamistas cometen violaciones sexuales

México, DF, 25 ene 13 (Cimacnoticias).- El conflicto armado en la República de Malí representa una de las mayores opresiones históricas en contra de las mujeres.

Además del desplazamiento fuera de sus hogares y las violaciones sexuales que se han cometido, las tropas rebeldes les imponen a ellas un código de comportamiento restrictivo a su libertad y a sus derechos.

Luego de que en marzo de 2012 grupos islamistas salafíes invadieron la zona norte del país africano, al menos 174 mil personas, en su mayoría mujeres, han sido desplazadas internamente y otras 250 mil se han visto forzadas a abandonar su país, lo que pone en riesgo tanto su vida como su integridad física, de acuerdo con cifras de la ONU.

La región de Gao, al norte de Malí, se ha convertido en el principal campo de batalla entre los grupos armados y el Ejército, lo que ha provocado que, además del desplazamiento, la violencia sexual y los matrimonios forzados se conviertan en algo habitual.

A principios de este mes de enero, Michelle Bachelet, directora ejecutiva de ONU Mujeres, declaró que “la violencia sexual se está utilizando para esparcir el miedo entre la población”, por lo que las mujeres y las niñas de la región se convierten en el medio por el que las tropas rebeldes se imponen ante la población.

La instancia de Naciones Unidas documentó los testimonios de al menos 50 mujeres que fueron sometidas a violencia sexual y que tras la agresión sufrida muchas veces son rechazadas por sus familias, lo que las deja en mayor vulnerabilidad.

Aunado a ello, los grupos salafíes buscan imponer su propia versión de la Sharia (código de conducta islámica) que resulta extremadamente restrictiva para las mujeres.

En los lugares que han ocupado, los rebeldes obligan a la población femenina a cubrir por completo su cuerpo y en algunos casos se les ha impuesto un matrimonio o varios.

Organizaciones internacionales de defensa de los Derechos Humanos, como Médicos sin Fronteras y Amnistía Internacional lanzaron iniciativas para detener los ataques en territorio africano y ayudar a la población afectada.

Las tropas rebeldes están integradas por grupos islámicos como Al Qaeda, AQMI, así como los locales Ansar Dine y Muyao.

El pasado 11 de enero el ministro de Comunicaciones de Malí, Manga Dembelé, decretó un estado de alerta por los múltiples ataques, agresiones y muertes que ha cobrado hasta ahora el conflicto armado.

Ese mismo día tropas francesas entraron al país africano para apoyar al gobierno de Dioncounda Traore y detener el avance de los grupos islámicos hacia el sur.

La canciller federal alemana, Ángela Merkel, anunció que su nación se sumará a la operación militar en Malí, mientras que Estados Unidos ya comenzó el envío de tropas.

La República de Malí es el séptimo país más extenso de África; su población es superior a los 15 millones de habitantes, alrededor del 90 por ciento son musulmanes aunque no todos siguen las reglas más restrictivas del Islam.

Violencia intrafamiliar afecta desarrollo infantil

STAFF:Matrix Noticias/CanalMatrix/CIMAC/por: Anaiz Zamora Márquez

CIMAC Noticias
CIMAC Noticias

INTERNACIONAL
Violencia intrafamiliar afecta desarrollo infantil
También tiene repercusiones económicas en los países: BID

México, DF, 25 ene 13 (Cimacnoticias).- Las consecuencias de la  violencia doméstica que viven las mujeres en América Latina (AL) se expanden más allá de la vivencia personal, ya que inciden en la salud y mortalidad de sus hijas e hijos, e incluso en el desarrollo económico de su país.

La violencia que viven las mujeres dentro de su hogar está relacionada con la presencia de enfermedades en las y los niños y con un alto índice de mortalidad infantil, dijeron especialistas durante el panel “El costo de la exposición de la mujer a la violencia”, organizado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en Washington.

En el evento se presentaron resultados de investigaciones sobre las consecuencias intangibles y económicas de la violencia contra las mujeres, cometida principalmente por personas cercanas a ellas y en su entorno inmediato.

Jorge Agüero, investigador del Grupo de Análisis para el Desarrollo (Grade), y Marco Manacorda, académico de la Universidad Queen Mary de Londres, aseguraron que la violencia doméstica va más allá de una violación a los Derechos Humanos de las mujeres, pues también afecta el desarrollo económico y personal de las futuras generaciones.

Según el estudio “Estimaciones causales de los costos intangibles de la violencia contra las mujeres en AL y el Caribe”, presentado por Agüero, la salud de las y los niños se puede ver altamente afectada si viven en una familia donde la madre es violentada, toda vez que presentan bajo peso al nacer, sufren diarreas constantes en los primeros años de vida, desnutrición o baja estatura y en algunos casos no tienen las vacunas completas.

Con datos recolectados en Colombia, República Dominicana, Haití, y Perú, de la investigación se desprende que las probabilidades de que una mujer sufra agresiones disminuyen si cuenta con la posibilidad de ir a un centro de atención especializada.

Al presentar el análisis “Vida y muerte en las favelas”, Marco Manacorda dijo que los nueve meses del embarazo son primordiales para garantizar oportunidades de desarrollo futuro a las y los niños, pues se puede asegurar un buen desempeño escolar que con los años se reflejaría en posibilidades de empleo, lo que al mismo tiempo determina el desarrollo económico de un país.

De acuerdo con los estudios, los elevados niveles de violencia durante el embarazo inciden en las altas tasas de mortalidad infantil, ya que sufrir una agresión durante la gestación puede derivar en abortos espontáneos o en nacimientos prematuros.

A lo anterior se agrega el estrés psicológico que vive la mujer y sus efectos sobre el feto, si se encuentra en un ambiente de violencia.

Las y los niños nacidos en un ámbito con altos índices de violencia tienen menos posibilidades de enfrentar de manera positiva los efectos de la vida, así como menores posibilidades de desarrollo personal, aseguró Manacorda.