El campo colimense en el abandono gubernamental

STAFF:Matrix Noticias/CanalMatrix/Diario Avanzada /Por: HEIDI DE LEÓN GUTIÉRREZ

AVANZADA
Diario AVANZADA

SE AUTORIZA SU PUBLICACIÓN DANDO EL CRÉDITO AL MEDIO Y AL AUTOR

Colima, México (12 de diciembre de 2012) El huracán Jova que azotó tierras colimotas en octubre de 2011, agudizó la pobreza del campo colimense. Este fenómeno meteorológico arrasó con tierras, cultivos, sueños y esperanzas,  de los campesinos colimenses que por años han tenido que sobrevivir con la escasa ayuda gubernamental, el burocratismo de los programas oficiales y las enfermedades que han atacado a la agricultura y que ha puesto en jaque a productores y jornaleros en Tecomán, Armería y Manzanillo.

Sin embargo el problema del campo no es reciente, diferentes líderes campesinos han acusado al gobierno estatal y federal de abandonar esta actividad que sigue siendo uno de los sustentos principales en las comunidades rurales de la entidad.

En Colima los agaveros y citricultores han enfrentando diversas dificultades para concretar sus proyectos. El 18 de mayo de 2011 el dirigente de los agaveros en Colima Elías Valdovinos anunció que estaban en riesgo de perder 200 millones de pesos debido a que no encontraban lugar para vender su cosecha.

El productor solicitó el apoyo del gobierno del estado para rescatar  por lo menos el 80 por ciento de la producción del agave, pero hasta el momento no ha habido un pronunciamiento claro en torno a esta problemática que se desató desde la administración de Silverio Cavazos Ceballos.

Los agaveros no son los únicos que enfrentan problemas: En mayo de 2010 la Secretaría de Desarrollo Rural y la Sagarpa informaron que se había detectado el virus delHuanglongbing o dragón amarillo, lo que obligó a las dependencias a implementar un plan de emergencia en el que se incluyó la destrucción en un primer momento de más de un millón de plantas, lo que afectó gravemente a los viveristas del estado.

A pesar de que la autoridad sostuvo que se apoyaría a los productores de cítrico en Colima, hasta julio de 2012 el presidente del Consejo estatal del Limón Oscar Avalos Verdugo reconoció que el 60 por ciento de las plantaciones de limón en Colima se encontraban contaminadas.

Antes en diciembre de 2011 durante la Tercera Asamblea Extraordinaria de la agrupación Productores Unidos por Colima, A.C. (PUC), el preside Arnoldo Vizcaíno Rodríguez, lamentó  que hasta esa fecha no haya existido ningún tipo de diálogo con el mandatario estatal a pesar de que ya llevaba dos años en el cargo.

“Esa situación nos preocupa, porque hemos tenido y tenemos pendientes que sólo él puede resolver y no ha existido forma de encontrarnos”.

Asimismo en entrevista con Avanzada el pasado mes de noviembre, Vizcaíno Rodríguez insistió en que los problemas del campo se seguían agudizando y sostuvo que al sector agrícola le hacía falta más apoyo de los gobiernos estatal y federal pues “no es suficiente”, pero también “falta que se hermanen y sientan la situación del campo”.

El ex diputado local del PRD recordó que en el municipio de Cuauhtémoc la empresa arrocera Covadonga, defraudó a los productores de ese municipio y hasta la fecha no ha habido el apoyo suficiente para que los afectados puedan recuperar el dinero que han perdido.

“Cuando se presentó el problema en la federación y el gobierno del estado daban por muerto ese asunto, sin embargo se logró que se restituyera una pequeña parte, pero apenas llegó al 15 por ciento de lo defraudado”.

En este sentido dijo que ese tipo de hechos suceden principalmente cuando un gobierno no se compromete con los problemas que están atravesando los productores o campesinos.

Es en ese punto donde a decir del entrevistado necesitan una alianza con el gobierno, ya que hay robo cotidiano e institucionalizado, “que le da a la torre a un particular.

“A nosotros nos ocurrió varias veces con una persona, en los dos últimos viajes se desapareció y no les paga, y ahí se acaba la ganancia, pues el del papayo se lleva 20 toneladas y el precio de 5 pesos, pues le diste en la torre, porque el cultivo es carísimo, y eso es común con el plátano, con cualquier producto, y para eso se requiere que haya un verdadero compromiso de parte del gobierno, para que respalden a los productores y perseguir a esos sinvergüenzas”.

Aunado a ese problema, refirió que los productores han tenido que enfrentar el robo en sus parcelas, pues cuando llegan a éstas, “a veces ya no encuentras la bomba aspersora, o un arado, o un tractor”, asegura que incluso ha habido casos de tractores nuevos que desaparecen.

EL ABANDONO DE LA AUTORIDAD

El dragón amarillo avanza rápidamente por Colima, principal productor mundial del limón mexicano. Las más de 25 mil hectáreas cultivadas en la entidad están en peligro inminente, aunque los productores de cítricos tratan de conservar la cordura pero su preocupación no es para menos: La bacteria una vez que contagia a los árboles, comienza a secar su producción hasta que los mata.

Es  considerada como la enfermedad más destructiva debido a la severidad de los efectos, la rapidez con que se dispersa y porque afecta a todas las especies de cítricos.

En abril de 2010 las autoridades estatales y federales emitieron la alerta sanitaria porque 24 árboles dieron positivo a este virus tan letal que según expertos, una vez que se infecta un plantío, no hay forma de controlar el contagio, a dos años de ese hecho, los resultados son alarmantes: Más del 60 por ciento de los árboles del limón están contagiado

Ante esta situación los diputados locales aprobaron un exhorto para que el gobierno federal destine recursos extraordinarios que apoyen la difícil situación que enfrentan jornaleros de Tecomán y Armería, quienes han perdido su trabajo por las afectaciones que provoca el dragón amarillo en plantaciones de limón.

Durante la última sesión ordinaria, en el Congreso del Estado, los legisladores respaldaron de manera unánime esa propuesta de la diputada Esperanza Alcaraz Alcaraz, misma que pide a la Secretaría de Hacienda la creación de un Fondo Emergente de Recursos Financieros.

En este sentido señaló por un periodo de poco más de 4 meses, doce mil jornaleros se quedarán sin empleo y junto con sus familias estarán en condiciones de total desamparo, sin tener alternativas de un ingreso para subsistir y atender sus necesidades básicas.

De la actividad realizada en más de 20 mil hectáreas dependen 3 mil productores y 20 mil jornaleros, es decir, se perderían el 50% de los empleos generados en la actualidad, pues según expertos, las pérdidas de las plazas laborales en la citricultura serían por el orden de los 2 millones 764 mil 800 jornales.

De aprobarse, ese dinero se destinaría a cubrir necesidades básicas de los jornaleros y sus familias como alimentación, salud, educación, servicios asistenciales, además de insumos como agua, luz, gas, entre otros servicios.

La diputada Esperanza Alcaraz refirió que miles de jornaleros son afectados por la baja producción de limón, misma que, a su vez, se debe a la presencia del dragón amarillo en las plantaciones que se ubican principalmente en Tecomán, Armería y Manzanillo.

Colima además de ser el primer productor mundial de limón mexicano con medio millón de toneladas anuales cosechadas, genera trabajo para cerca de 20 mil familias que están en riesgo de perder su empleo.