Cesáreas en el ISSSTE arriesgan salud de las mujeres

STAFF:Matrix Noticias/CanalMatrix/CIMAC/por: Guadalupe Cruz Jaimes

CIMAC Noticias
CIMAC Noticias

SALUD

Cesáreas en el ISSSTE arriesgan salud de las mujeres
Es la instancia pública donde más se aplica la cirugía

México, DF, 17 dic 12 (Cimacnoticias).- En México durante los últimos 12 años la práctica de cesáreas aumentó en 50.3 por ciento, a pesar de que esta cirugía duplica el riesgo de enfermedad y muerte de las mujeres, puede dañar la salud del producto, y de que su costo es 5.4 veces más alto que el de un parto vaginal.

Lo anterior según el análisis “Elevada recurrencia a las cesáreas: revertir la tendencia y mejorar la calidad en el parto”, elaborado a partir de la Encuesta Nacional de Salud (Ensa) en el año 2000, y la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut) 2006 y 2012.

Las encuestas sostienen que de 2000 a 2012 la proporción de cesáreas pasó de 30 a 45 por ciento, lo cual representa un incremento de 50.3 por ciento.

En ese periodo, la práctica de la cesárea aumentó 33.7 por ciento en el sector público y 60.4 por ciento en el privado.

La proporción de cesáreas en el país rebasa el límite señalado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), la cual recomienda realizar de 10 a 15 por ciento, y de la Norma Oficial Mexicana (NOM-007) que establece llevar a cabo un máximo de 15 a 20 por ciento de procedimientos.

Desde el año 2000 todas las entidades federativas (excepto Chiapas y Oaxaca) rebasaron el límite en esta práctica clínica. Y en 2012, 22 de las 32 entidades federativas duplicaron el número de cesáreas recomendadas.

En ese lapso, el incremento en el número de cesáreas fue más crítico en el ISSSTE donde se ubicó hasta en 68 por ciento, mientras que en hospitales, clínicas y consultorios privados llegó a 70 por ciento.

El aumento de esta cirugía no ha significado ningún beneficio para la madre o el producto, por el contrario duplica el riesgo de enfermedad o mortalidad materna y perjudica la salud del producto.

Con el alto número de cesáreas, México se sitúa en el cuarto lugar en el mundo con el mayor número de esas cirugías sin indicación médica, sólo detrás de China, Brasil y Estados Unidos.

A nivel internacional se practican cerca de 18.5 millones de cesáreas al año, de las cuales la mitad son consideradas innecesarias y ocasionan un costo 5.4 veces más alto que un parto vaginal.

De acuerdo con información del IMSS, en 2012 el costo aproximado de un parto vaginal y de una cesárea, ambos con dos días de hospitalización es de 17 mil 400 pesos y de 21 mil 600 pesos, respectivamente, mientras que en uno de los hospitales privados en el DF los precios se elevan a 32 mil pesos en un parto vaginal y a 40 mil 800 pesos en una cesárea.

Entre los principales motivos por los que se realizan cesáreas programadas (innecesarias) destaca la información “sesgada” que reciben las usuarias acerca de los beneficios del parto vaginal y de los riesgos que conllevan las cesáreas, además de la falta de preparación del personal para realizar partos vaginales con instrumentos (fórceps o ventosa), y de los “incentivos económicos” que perciben las instituciones privadas al practicar esta cirugía.

El análisis concluye que debe haber una “disminución decisiva” de la cesárea programada (innecesaria) en todas las instituciones de salud de México, pues expone a la mujer y al producto a una mayor enfermedad y muerte.

Para lograrlo se requiere la capacitación de médicos con un mayor apego a la atención de partos vaginales y con pleno conocimiento de la normatividad actual.

Al tiempo se debe fomentar la formación de enfermeras obstetras, parteras profesionales y enfermeras generales que puedan atender un parto vaginal.

Además es preciso difundir información acerca de las desventajas de las cesáreas innecesarias y de los prejuicios sobre el parto vaginal, mediante campañas masivas y pláticas con las usuarias durante la atención prenatal.

Columna Invitada: El segundo acto del Inmujeres

STAFF:Matrix Noticias/CanalMatrix/CIMAC/por: Lucía Lagunes Huerta/ @lagunes28

CIMAC Noticias
CIMAC Noticias

COLUMNA
Zona de Reflexión
El segundo acto del Inmujeres
 
El próximo viernes arranca el proceso para la selección de la nueva presidenta del Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), con ello, sin duda,  también veremos concretar la propuesta para las mujeres de este gobierno que usa la equidad de género en su discurso.
 
Tras la defensa ciudadana del Inmujeres para rescatarlo de la Secretaría de Desarrollo Social y exigir ser tratadas como ciudadanas plenas, el segundo acto inicia con el proceso de selección de la próxima titular del instituto.
 
La Junta de Gobierno del Inmujeres tendrá que elaborar una terna de candidatas que se enviará al presidente Enrique Peña Nieto, quien definirá a la nueva titular.
 
La Junta de Gobierno está integrada por las y los titulares de 13 secretarías de Estado; de la Procuraduría General de la República; Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, y el Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF).
 
También la conforman las 16 integrantes de los consejos Consultivo y Social del instituto. En la definición de la terna participarán como “invitados permanentes”, con derecho a voz pero no a voto, representantes de la Suprema Corte de Justicia, el Consejo de la Judicatura Federal, la Cámara de Diputados y el Senado.
 
Sin duda quien quede al frente del Inmujeres dará una clara señal de que lo dicho para defender el instituto fue escuchado y que quienes se proponen son mujeres con un trayectoria acorde a las necesidades de las ciudadanas.
 
Hasta ahora tres nombres se mencionan: la coahuilense Martha Laura Carranza Aguayo; la yucateca Dulce María Sauri Riancho y la sonorense Laura Carrera Lugo.
 
Dulce María Sauri Riancho, priista de larga historia, dirigió la Comisión Nacional de la Mujer, antecedente fundamental del hoy Inmujeres, y ex gobernadora de Yucatán.
 
Como senadora, junto con 47 legisladores, interpuso ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación una controversia constitucional contra la llamada Ley Televisa.
 
Ex presidenta nacional del PRI, durante las elecciones en que el tricolor pierde la Presidencia de la República, mujer con pensamiento propio, muchas veces disidente dentro de su propio partido.
 
Laura Carrera Lugo, antropóloga social por la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH), ex socia de SOSTEN, Centro de Inteligencia, la empresa que creara Rosario Robles para el apoyo a la participación política de las mujeres.
 
De las primeras acciones de SOSTEN fue la candidatura de la ex gobernadora de Yucatán, Ivonne Ortega Pacheco, hoy secretaria general del PRI.
 
Fue la encargada de diseñar la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim), de la cual fue la primera comisionada. Inició el proceso del Diagnóstico Nacional sobre Violencia contra las Mujeres, el cual concluyó su sucesora Dylcia Espinoza de los Monteros. También puso en marcha el Modelo de Centros de Justicia para las Mujeres.
 
Actualmente es titular del Centro de Justicia para las Mujeres del Estado de México.
 
Durante el gobierno de Vicente Fox se desempeñó como coordinadora de la Red Federal de Servicios a la Ciudadanía en la Presidencia de la República, y durante el gobierno zedillista participó en el DIF al lado de Mario Luis Fuentes.
 
Martha Laura Carranza Aguayo, política priista con trayectoria legislativa y de gobierno, fue secretaria de Desarrollo Social en su entidad, así como fugaz secretaria de la Mujer, de agosto a septiembre de este año.
 
El segundo acto inicia; esperamos ver el tercero y el desenlace de la obra en la que las asistentes al teatro jugarán un papel fundamental para cuidar el proceso de la designación de la próxima presidenta del Inmujeres.
 
*Directora general de CIMAC

Poca transparencia en SP pegará a las mujeres

STAFF:Matrix Noticias/CanalMatrix/CIMAC/por: Anayeli García Martínez

CIMAC Noticias
CIMAC Noticias

REPORTAJE
Poca transparencia en SP pegará a las mujeres
Presupuesto de Peña elimina rendición de cuentas en salud
 
A los pobres resultados del Seguro Popular en la atención de la salud femenina, se suma la eventual discrecionalidad en el uso del presupuesto para este programa.
 
En plena discusión del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2013 en la Cámara de Diputados, la Coalición por la Salud de las Mujeres alerta que en el proyecto que se analiza hay un severo retroceso para las mexicanas, toda vez que el Ejecutivo federal elimina mecanismos de vigilancia de los recursos para atender la salud femenina.
 
Integrantes de la coalición explican que, de un plumazo, en el Proyecto de Presupuesto (PPEF) desaparecen las obligaciones que tenían el Sistema de Protección Social en Salud y su brazo operativo, el Seguro Popular (SP), para transparentar y rendir cuentas del ejercicio de sus montos aprobados.
 
Según un análisis de Fundar, Centro de Análisis e Investigación, el SP no ha sido eficaz para atender la salud de las mujeres, ya que el incremento del gasto no ha implicado un aumento equitativo de la disponibilidad de servicios médicos expresados en camas hospitalarias, consultorios, médicos y enfermeras.
 
La finalidad del SP es brindar servicios de salud a la población sin seguridad social pero de acuerdo con Fundar, en México un paciente desembolsa hasta el 47 por ciento del gasto total en salud mientras que en otros países de América Latina el paciente desembolsa 30 por ciento o menos.
 
El Inegi reportó esta semana que en México hay 29.3 millones de personas ocupadas en la informalidad, y que por tanto carecen de seguridad social, de esta población, 11.3 millones son mujeres.
 
Y es que el SP –vendido desde la administración de Vicente Fox como la panacea para garantizar la atención en salud a las personas de escasos recursos–, le ha fallado a las mexicanas.
 
Información recopilada por organizaciones civiles revela que en 2011 el 40 por ciento de las muertes maternas (MM) registradas en el país fueron de mujeres afiliadas al SP, programa que a pesar de recibir fondos para prevenir la MM, no logró salvar la vida de esas pacientes.
 
MUCHOS RECURSOS, POCOS RESULTADOS
 
El SP impacta en la salud de las mujeres porque uno de sus objetivos es promover acciones de promoción, prevención y detección oportuna de enfermedades establecidas en el Catálogo Universal de Servicios de Salud, tales como la detección del cáncer de mama (CaMa), la preclampsia (hipertensión arterial ligada a la gestación), o el embarazo ectópico.
 
Daniela Díaz, investigadora de Fundar, advierte que la vigilancia del SP es importante porque ahí se concentra el 60 por ciento del gasto total en salud a nivel federal.
 
Para 2013 se proyectan 121 mil 371 millones de pesos (mdp) a la Secretaría de Salud (Ss), de los cuales el SP obtendrá un aproximado de 66 mil 132 mdp.
 
La experta detalla que el SP recibe recursos de tres programas dedicados exclusivamente a la atención de las mujeres: Reducción de Muerte Materna; Prevención y Atención del VIH y otras Infecciones de Transmisión Sexual, y Atención de la Salud Reproductiva y la Igualdad de Género en Salud.
 
En el caso de los montos para prevenir la MM se proyectan 500 mdp; para VIH se proponen 144 mdp, y para salud reproductiva mil 145 mdp.
 
Estos programas están en el Anexo 12 “Erogaciones para la Igualdad entre Mujeres y Hombres” del PPEF 2013, cuyo presupuesto asciende a 18 mil 498 mdp, un aumento respecto a 2012 cuando la cifra aprobada llegó a 16 mil 752 mdp.
 
A diferencia del PEF aprobado para este año, en el PPEF 2013 desaparecen algunos mecanismos de transparencia y rendición de cuentas del presupuesto en salud.
 
Por ejemplo, el PEF 2012 dice que la Ss deberá actualizar el padrón de beneficiarios del SP con la Clave Única de Registro de Población de cada uno de ellos; en cambio, en el proyecto 2013 esta especificación se elimina.
 
En el decreto 2012 las entidades federativas estaban obligadas a publicar el monto para la compra de medicamentos, y reportar cada semestre estas compras ante la Comisión Nacional de Protección Social en Salud; sin embargo en el PPEF 2013 esta obligación también desaparece.
 
Igualmente se borra la indicación para que la Auditoría Superior de la Federación fiscalice el cumplimiento de las entidades federativas sobre las obligaciones aprobadas en el decreto 2012.
 
Según Díaz, lo anterior merma el seguimiento del ejercicio del presupuesto en salud, ya que al no tener el número de afiliadas o un padrón actualizado del SP no se puede planear la aplicación de los recursos ni saber a quién se va a beneficiar.
 
Por ello, la Coalición por la Salud de las Mujeres llama al Congreso a poner especial atención en los mecanismos de transparencia, los indicadores y las metas en materia sanitaria, a fin de evitar retrocesos que favorezcan la opacidad y la falta de información en beneficio de las mexicanas.