Delfina y Carolina esperan reforma migratoria para volver a México

STAFF:MTXNoticias.com/CanalMatrix/CIMAC/por: Isabel Ortega, corresponsal

LA OTRA RUTA MIGRATORIA
Delfina y Carolina esperan reforma migratoria para volver a México
Viven en EU y carecen de documentos de estancia legal

Chilpancingo, 30 nov 12 (Cimacnoticias).- Tras padecer el infierno de viajar de manera indocumentada hacia Estados Unidos, las guerrerenses Delfina López Gutiérrez y Carolina Arroyo Nava aguardan la esperanza de que con la reelección de Barack Obama se apruebe una reforma migratoria que regularice su estancia en el vecino del norte, y puedan regresar a México para reunirse con sus familias.

Hace 30 años que Delfina partió de esta capital estatal hacia EU y no ha vuelto porque carece de documentos que comprueben su nacionalidad estadounidense.

Ella relata a Cimacnoticias que en ese entonces se cansó de no encontrar trabajo en su tierra natal para mantener a su hijo –hoy de 32 años– y a sus padres.

Delfina contrató un “coyote” (traficante de personas) que la llevó desde Guerrero a Tecate, Baja California, con la promesa de llevarla hacia EU. Pero se quedó sin dinero y tuvo que trabajar durante un año sin recibir salario como pago al “pollero”. Se encargó de cuidar a cinco niños menores de 10 años de edad.

Después del año de trabajo, Delfina logró que le pagaran y esperó seis meses para reunir dinero y seguir su camino hacia el norte. Atravesó el desierto de Arizona. “Como en Guerrero no conocemos el desierto, se enfrenta una al miedo hacia un sol fuerte, hacia un terreno que sientes que te cocina por su alta temperatura”, platica.

Hoy Delfina vive en Nueva York, donde labora, pero todos los días teme ser detenida y deportada, narra en entrevista vía telefónica. La mujer dice que mantiene la esperanza de tener pronto tener sus documentos migratorios para venir a México y visitar a su hijo y a sus padres.

RECORRIDO MORTAL

Carolina Arroyo Nava partió hacia EU en febrero pasado. Al contrario de Delfina, ella tuvo la suerte de que un familiar pagara a su arribo “el rescate” por su traslado por parte del “coyote”.

Cuenta cómo fue su travesía también por el desierto de Arizona. Ella viajó desde Guerrero sólo con la ropa que llevaba puesta: pantalón de mezclilla, camiseta blanca, una camisa y un suéter. “Además una gorra para el calor y unos tenis para aguantar el viaje”, detalla.

Carolina iba sin dinero extra, sólo la cantidad que tendría que pagar por el traslado a Nogales, Sonora,  y para comer. “No puedes llevar mucho porque finalmente te lo roban”, advierte.

Dice que desde las terminales camioneras los carteristas y extorsionadores hacen de las suyas: “Se hacen pasar por la migra, incluso llevan credenciales y otros de plano te sobornan en las salas de espera. Te amenazan y el miedo te hace creerles cuando te dicen que si no cooperas no sales en el siguiente viaje”.

“Lo peor es que son los mismos mexicanos, los mismos paisanos, los primeros que nos joden”, lamenta en charla telefónica.

Carolina relata que en su grupo de migrantes –de no más de 10 personas–  viajaban una mujer con sus dos hijos, y puros hombres, no sólo de México, sino también de Belice y Guatemala, en su mayoría de no más de 30 años de edad. “Son los fuertes, los débiles no sirven para esto de migrar”, apunta.

En el desierto “los coyotes no llevan agua”, coincide Carolina con el relato de Delfina. “Te piden que orines y que tomes agua antes de salir, pues no hay tiempo para eso”, narra.

Son tres horas de camino bajo el sol incandescente, dice Delfina López, que como Carolina, no llevaba más alhajas que unos aretes de oro que “te sirven para negociar y no ser violada”.

Ambas mujeres refieren que el auto en el que las trasladan es un Lincon color negro. “Te dan menos de un minuto para que te metas, te tires al piso y te apiles unos sobre otros, como un taco, quedes donde quedes no te quejas, no gritas, a pesar de que la respiración se dificulta y de que vas oliendo a los otros y los otros a ti que no nos hemos bañado en días”.

Delfina y Carolina platican que en el negocio del “coyotaje” “hasta los carros son arreglados”. “Tienen suspensiones firmes para que la parte de atrás se levante y no se incline por el peso. Adelante van el chofer y un asistente”.

Carolina llegó hasta Michigan, donde vive actualmente. Ambas mujeres aguardan a obtener los documentos que las acrediten como “norteamericanas”, pues los papeles mexicanos no les dieron la oportunidad de una vida mejor y quieren visitar a su familia “aunque sea cuando mueran llevarlos al panteón”.

Escala violencia contra defensoras de DH en Mesoamérica

STAFF:MTXNoticias.com/CanalMatrix/CIMAC/por: Redacción

DERECHOS HUMANOS
Escala violencia contra defensoras de DH en Mesoamérica
En 3 años asesinan a 24; Guerrero: foco rojo

México, DF, 30 nov 12 (Cimacnoticias).- En medio del recrudecimiento de la violencia contra las defensoras de Derechos Humanos (DH), y a sólo un día de que concluya la administración de Felipe Calderón –la más sangrienta contra las mujeres, a decir de activistas–, organizaciones civiles denunciaron que en la región mesoamericana han sido asesinadas al menos 24 defensoras humanitarias en los últimos tres años.

La denuncia ocurre a unas horas de que en el estado de Guerrero fueron asesinados la ecologista Juventina Villa Mojica y su hijo, en la comunidad de La Laguna, municipio de Coyuca de Catalán.

Como parte del Día Internacional de las Mujeres Defensoras de Derechos Humanos, que se conmemora desde 2005 cada 29 de noviembre, la Iniciativa Mesoamericana de Defensoras de Derechos Humanos emitió un comunicado en el advirtió que el aumento acelerado de ataques contra defensoras se explica en el contexto de inseguridad, militarización y descomposición del Estado y el tejido social en la región mesoamericana.

“Se agudiza la violencia contra las mujeres. La violencia patriarcal es un poderoso instrumento del Estado y los poderes fácticos para controlar a la población y atemorizarla”, advirtió la Iniciativa Mesoamericana.

“Las mujeres que defienden los DH están en la primera línea de los movimientos que denuncian esta situación. Son las que buscan a las víctimas de desaparición forzada, las que sacan a la luz los casos de violencia cometida por militares, las que se movilizan por la defensa del territorio de los pueblos originarios, las que defienden a las mujeres encarceladas por abortar y defienden los derechos sexuales y reproductivos…”, agregó la organización.

De los 24 asesinatos de defensoras de DH en la región mesoamericana, 14 ocurrieron en México, 7 en Honduras y 3 en Guatemala. A los crímenes ocurridos en nuestro país se agregaría el cometido ayer contra Juventina Villa.

En México, la mayoría de las defensoras asesinadas proviene de Chihuahua y Guerrero, estados que concentran también el mayor número de ataques contra defensoras y defensores de DH, precisó la agrupación.

Para 2011, de los 68 ataques individuales cometidos contra hombres y mujeres, 41 por ciento correspondió a mujeres defensoras. México ocupa el segundo lugar en la lista de los países de América en que más amenazas, incluidas de muerte, reciben defensoras y defensores.

El 76 por ciento de las activistas reconoce especificidades de género en el tipo de violencia que vive: 40 por ciento se refiere a la violencia sexual como la principal forma de violencia específica, y 12 por ciento señala las amenazas contra su familia, hijos e hijos como la principal forma de violencia.

La Iniciativa Mesoamericana de Defensoras de Derechos Humanos –integrada por decenas de organizaciones civiles de la región– exigió a los Estados que protejan a las defensoras, se les reconozca su lucha, y se les apoye en sus estrategias de auto cuidado.

CASO JUVENTINA

En tanto, agrupaciones humanitarias como el Colectivo contra la Tortura y la Impunidad, el Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, y la Red Guerrerense de Organismos Civiles de Derechos Humanos, entre otras, condenaron el “artero asesinato” de la ecologista Juventina Villa Mojica y su hijo de 17 años.

Dijeron que el asesinato de Juventina se suma a los más de 15 homicidios que han sucedido en Coyuca de Catalán de 2011 a la fecha.

La dirigente de la Organización de Campesinos Ecologistas de la Sierra de Petatlán y Coyuca de Catalán fue emboscada y agredida a balazos por desconocidos cuando se desplazaba en una cuatrimoto a las orillas de la comunidad de La Laguna.

Villa Mojica pretendía encabezar a unas 45 familias de esa localidad que se desplazarían a la comunidad Puerto de las Ollas, ante el acoso que han sufrido por parte de talamontes y paramilitares.

“La inacción de las autoridades y la impunidad que impera en la región son causa de esta violencia imparable donde los grupos de la delincuencia organizada han impuesto su ley con el terror de las armas”, acusaron las organizaciones defensoras de DH.

Exigieron al gobierno estatal y federal que detenga el patrón de  aniquilamiento contra las y los defensores del bosque, garanticen la seguridad de las familias amenazadas, investiguen todos los crímenes que se han cometido en la región y detengan y castiguen de manera ejemplar a los responsables.

“Epidemia” de muertes violentas de mujeres en El Salvador

STAFF:MTXNoticias.com/CanalMatrix/CIMAC/por: Tatiana Félix

INTERNACIONAL
“Epidemia” de muertes violentas de mujeres en El Salvador
Niñas y jóvenes de entre 10 y 29 años, principales víctimas
 
San Salvador, 30 nov 12 (Cimacnoticias).- En el marco del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, celebrado el pasado 25 de noviembre, el Instituto Salvadoreño para el Desarrollo de la Mujer (Isdemu) presentó el lunes su Informe Nacional 2012 “Estado y situación de la violencia contra las mujeres en El Salvador”.
 
El estudio reúne datos de enero de 2011 hasta junio de 2012, recolectados por instituciones gubernamentales que tratan esta problemática.
 
El Informe Nacional 2012 afirma que el país avanzó en el reconocimiento de la violencia, de la desigualdad y de la discriminación contra las mujeres, como principales formas de violación de sus Derechos Humanos (DH).
 
A pesar de esto, cinco departamentos registraron durante 2011 las tasas más altas de muertes violentas de mujeres, que sobrepasan la cifra nacional de homicidios femeninos (630).
 
Se trata de La Libertad (92, 14.6 por ciento); San Miguel (63, 10 por ciento); San Salvador (206, 32.7 por ciento); Santa Ana (72, 11.4 por ciento), y Sonsonate (58, 9.2 por ciento).
 
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), números superiores a 21 muertes violentas por cada 100 mil mujeres, sobrepasan –y mucho– lo que clasifican como epidemia.
 
Chalatenango y Morazán son, de acuerdo con el documento, los únicos departamentos que registran tasas de homicidios de mujeres menores que el considerado como epidemia, con 9 muertes por cada 100 mil mujeres.
 
“Estos datos son alarmantes, ya que revelan que en la totalidad del territorio nacional se registran muertes violentas de mujeres, siendo únicamente dos departamentos los que no presentan tasas de epidemia de muertes violentas de mujeres según los criterios de la OMS”, se alerta en el informe, y también se destaca que las principales víctimas de la violencia son mujeres jóvenes con edades de entre 10 y 29 años.
 
El Informe Nacional 2012 resalta que “la violencia contra las mujeres tiene su fundamento en la desigualdad social de género, y en otras desigualdades sociales (…) y afecta seriamente sus vidas”, y explica que la causa más frecuente para el asesinato de mujeres se denomina “apropiación masculina”.
 
“Los asesinos tienen la tendencia a considerar a las mujeres como un bien, asumiendo el derecho a decidir, controlar y dominar sus vidas, cuerpo, sexualidad y capacidad reproductiva”, se asienta.
 
Los principales tipos de violencia sufridos por las mujeres son delitos contra la libertad sexual, agresiones y abusos sexuales, estupros, amenazas, humillaciones y culpabilización, entre otros.
 
En el informe se afirma que para revertir esta situación alarmante contra la vida de las mujeres “es imperativo avanzar en el combate a la impunidad y a la violencia institucional, avanzar en el reconocimiento de las causas y los efectos de la desigualdad y la violencia”.
 
Además, en el documento se reclama al Estado el papel de transformar las instituciones y culturas necesarias para garantizar una vida “libre de violencia”.
 
*Texto retomado de la agencia de noticias ADITAL.

Chile: explotación sexual de niñas al amparo del Estado

STAFF:MTXNoticias.com/CanalMatrix/CIMAC/por: Marianela Jarroud

INTERNACIONAL
Chile: explotación sexual de niñas al amparo del Estado
Agresores quedan sin castigo, acusan activistas
 
Santiago, 29 nov 12 (Cimacnoticias/IPS).- La explotación sexual de niñas en Chile “está amparada por un Estado y una cultura patriarcales” que hacen posible que algunos hombres dispongan libremente de sus cuerpos e, incluso, paguen por abusar de ellas.
 
“La agresión sexual es un atentado gravísimo contra la integridad física, psíquica y sexual de las niñas y un ataque a su dignidad como personas”, precisó Camila Maturana, abogada de la no gubernamental Corporación Humanas, una de las expertas consultadas por IPS/Cimacnoticias que denuncian esta realidad.
 
Soledad Rojas, de la también no gubernamental Red Chilena Contra la Violencia Hacia las Mujeres, señaló que “en Chile existe una sobrevaloración de lo masculino sobre lo femenino y eso, en concreto, se expresa en que ellas ganan menos en iguales puestos de trabajo que los hombres, es decir que hay un lugar inferior de las mujeres que es permanente y que se da en todo sentido”.
 
Las agresiones a las niñas “forman parte del continuo de violencia que está presente en la vida de las adultas de una u otra forma”, añadió Rojas, en el marco de las actividades previas a la celebración el pasado domingo 25 del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, instituido en recuerdo del asesinato de las hermanas María Teresa, Patria y Minerva Mirabal.
 
La Organización de las Naciones Unidas (ONU) resolvió en 1999 esta conmemoración tomando los homenajes anuales que hacían organizaciones femeninas de América Latina y el Caribe a “Las Mariposas”, como se las conoció a estas luchadoras contra el dictador Rafael Trujillo (1930-1961), quien ordenó torturarlas y ejecutarlas a golpes el 25 de noviembre de 1960.
 
Rojas indicó que en Chile impera una estructura cultural patriarcal que construye a las mujeres como seres dominados e invisibles, que pueden ser violentados por los hombres que, en cambio, son dominadores.
 
El Anuario Estadístico del Servicio Nacional de Menores (Sename), reveló que 21.8 por ciento de los abusos contra niñas y niños perpetrados en 2011 en Chile correspondieron a violencia sexual.
 
Otro estudio, esta vez del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), señaló que 81 por ciento de los menores abusados sexualmente son niñas o mujeres adolescentes, mientras que 96 por ciento de los responsables de estos delitos son hombres. El rango de edad más afectado va de 7 a 13 años.
 
VIOLENCIA INTRAFAMILIAR
 
Con el objetivo de sensibilizar sobre esta tragedia cotidiana, las organizaciones de la Red Chilena se manifestaron el pasado jueves 22 por las calles de las principales ciudades, culminando con una marcha con velas encendidas por el centro de Santiago.
 
Para la psicóloga Vania Acuña, del Centro de Estudio Sistémico, el abuso sexual infantil puede ser antesala de la explotación comercial de menores. “Para que una niña o niño haya llegado a eso, el abandono y el desamparo son muy grandes. Estos menores viven en conductas de riesgo límite, por lo cual relacionarse con personas que los abusan es una más”, sostuvo.
 
Acuña precisó que, en el caso de las explotadas, “en general se trata de niñas que han sido múltiplemente abusadas dentro de sus familias”.
 
“Es muy raro que una joven llegue a la explotación sin haber sido abusada antes”, señaló. Esta realidad saltó a la palestra pública en Chile en los últimos días cuando la policía desbarató una red de explotación sexual infantil de la que eran clientes frecuentes conocidas figuras de la política, el mundo empresarial y la televisión.
 
La justicia procesó a 16 personas y decretó su prisión preventiva por considerarlas “un peligro para la sociedad”.
 
La Organización Internacional del Trabajo y el Sename, que preparan una actualización sobre la explotación sexual a menores de 18 años, señalan en su último estudio, de 2003, que había entonces más de 3 mil 700 adolescentes en esa situación, con 12 años como la edad promedio de inicio en la actividad.
 
Sin embargo, el Sename explicó que sólo en 2011 atendió en sus centros a mil 168 víctimas de explotación sexual infantil, quienes son sometidas en escenarios callejeros o a través de la producción de pornografía.
 
El Sename y otros organismos colaboradores ejecutan 16 programas de lucha contra la explotación sexual comercial en 10 regiones del país.
 
Detrás del comercio sexual infantil y adolescente existe un mercado conformado por adultos, la mayoría hombres, que someten a las víctimas, muchas de ellas cargando experiencias traumáticas, a situaciones de vulneración que demoran años en ser reparadas, explicó la psicóloga Acuña.
 
“La mayoría de las víctimas tienen fracturada la capacidad de vincularse, porque desconfían de todos y han aprendido que nadie las puede ayudar, por lo que, además, están desconectadas de sí mismas”, puntualizó.
 
Por este panorama expuesto, la agresión sexual a las niñas es uno de los ejes de la campaña “¡Cuidado! El machismo mata”, que impulsa la Red Chilena contra la Violencia hacia las Mujeres.
 
Maturana recordó que por mucho tiempo en este país la violencia sexual contra niñas y mujeres ha sido naturalizada e invisibilizada.
 
“En Chile, la impunidad de la violencia sexual contra las niñas es tremenda. Y cuando el Estado no es capaz de sancionar adecuadamente a los agresores sexuales, contribuye a mantener a las menores en una posición de vulnerabilidad y desprotección y a la violencia sexual como algo permitido o, al menos, posible”, puntualizó.
 
La violencia hacia las mujeres es una de las más graves manifestaciones de la discriminación de género, algo “que no puede ser tolerado ni avalado en modo alguno por los órganos del Estado”, sentenció Maturana.
 
*Este artículo fue publicado originalmente por la Agencia Internacional IPS.

Ni justicia ni atención en salud a indígenas víctimas de violación

STAFF:MTXNoticias.com/CanalMatrix/CIMAC/por: Guadalupe Cruz Jaimes

CAMPAÑA PERIODISTAS POR EL RESPETO DE LOS DSyR DE LA JUVENTUD
Ni justicia ni atención en salud a indígenas víctimas de violación
En Guerrero, comisarías carecen de traductores
 
México, DF, 30 nov 12 (Cimacnoticias).- La violencia institucional representa una traba más para que las indígenas sobrevivientes de violencia sexual tengan acceso a la justicia y al cuidado de su salud sexual y reproductiva luego de la agresión.
 
Lo anterior lo señaló Libni Dircio, líder de la Red por los Derechos Sexuales y Reproductivos (Ddeser) en Guerrero, quien indicó que estas mujeres “son doblemente víctimas, primero por el agresor y luego por las instituciones (de salud y justicia)”.
 
La activista denunció que persiste la discriminación en contra de las originarias de comunidades indígenas. Puso como ejemplo que en la mayoría de las comisarías de Guerrero no hay traductores que atiendan a estas mujeres.
 
Además de la falta de traductores, el personal no está capacitado, ni sensibilizado, por lo que “cuestionan la palabra de las mujeres” cuando acuden a denunciar que sufrieron violencia sexual, dijo a Cimacnoticias la ex titular de la Coordinadora Guerrerense de Mujeres Indígenas.
 
El maltrato por parte de las autoridades merma la posibilidad de que las mujeres continúen el proceso judicial contra su agresor.  Por ello, dijo, “es importante que cuando se animen a denunciar tengan una respuesta favorable”.
 
Otro aspecto que desalienta la denuncia es la corrupción de las autoridades, para quienes “es común” aceptar un “pago” a cambio de la libertad del agresor.
 
La violencia institucional consiste en los actos u omisiones de las y los servidores públicos de cualquier orden de gobierno que discriminen o tengan como fin dilatar, obstaculizar o impedir el goce y ejercicio de los Derechos Humanos de las mujeres, así como su acceso al disfrute de políticas públicas destinadas a prevenir, atender, investigar, sancionar y erradicar los diferentes tipos de violencia, según la Ley General de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia.
 
Sofía Román, coordinadora de Ddeser en el DF y Tlaxcala, indicó a Cimacnoticias que las mujeres indígenas sobrevivientes de una agresión sexual también padecen violencia institucional en los servicios de salud, donde son discriminadas por pertenecer a algún grupo étnico y no hablar español.
 
Este tipo de violencia también se refleja en las barreras que afrontan las mujeres de estas comunidades para acceder a la pastilla de anticoncepción de emergencia (PAE) o a la interrupción legal del embarazo (ILE) cuando sufren violación sexual.
 
Ante este panorama, desde hace cinco años Ddeser apoya económicamente a decenas de mujeres provenientes de estados como Guerrero, Zacatecas, Tlaxcala, Puebla, Veracruz y Oaxaca, para que accedan a un aborto en condiciones seguras en el DF.
 
Román indicó que la mayoría de estas mujeres son rurales e indígenas, y muchas de ellas fueron víctimas de violación: “La mitad de las originarias de Guerrero sufrieron este delito y no tuvieron acceso al aborto en el estado”.
 
Lo anterior a pesar de que la interrupción del embarazo es legal cuando las mujeres son víctimas de violación en todo el país, de acuerdo con la Norma Oficial Mexicana (NOM-046) “Violencia familiar, sexual y contra las mujeres”.
 
La activista concluyó que pese a los avances en leyes y normas para tipificar y sancionar la violencia, todavía falta mucho para que las mujeres la identifiquen y conozcan los mecanismos para obtener justicia y reparar el daño.
 
Para abatir esta problemática es preciso que las autoridades difundan los tipos de violencia, “que sepan que es un delito y que se sanciona penalmente”. Al mismo tiempo, dijo, es necesario capacitar y sensibilizar a los servidores públicos para que garanticen un “trato digno” a las mujeres.