ContraCOLUMNA :FIDEL Y HANK: PASAJES DE LA REVOLUCIÓN

STAFF:MTXNoticias.com/CanalMatrix/por:DIFUNET/Por:José Martínez M.

Se autoriza reproducción con crédito al autor

(Segunda y última parte)

Contracolumna

FIDEL Y HANK: PASAJES DE LA REVOLUCIÓN

México, D. F., a 26 de octubre de 2012

Durante su estancia en México Fidel Castro le pidió a Carlos Hank González un lugar para preparar a sus combatientes para la Revolución cubana.

Fidel le pidió a Hank un lugar que se asemejara a la cadena montañosa en la región suroriental de Cuba, en las provincias de Granma y Santiago. Días después Hank recibió un reporte confidencial de sus allegados. De acuerdo a las necesidades de Fidel y sus huestes sugerían un paraje en las faldas del Nevado de Toluca; como segunda opción se le ofreció a Fidel unos terrenos cercanos a Ixtapan de la Sal. Ninguno de estos parajes convenció al mítico comandante, hasta que por fin se decidió por un lugar cercano a Chalco, la Hacienda de Santa Rosa, a la que vio como el lugar ideal, pues en ese entonces la zona se encontraba alejada de la mancha urbana y estaba rodeada de cerros.

Mientras tanto, informes de la CIA reportaban a Washington y La Habana sobre los movimientos de Fidel Castro y sus hombres en territorio mexicano. Incluso el dictador Fulgencio Batista envió esbirros para asesinarlo.

Durante un buen tiempo los guerrilleros pasaron inadvertidos.

El profesor Carlos Hank mantenía una estrecha relación con Fidel y con Camilo Cienfuegos. De vez en cuando comían o cenaban en casa de Hank.

Según una anécdota (ratificada en Cuba, por el propio Jorge Hank Rhon), la noche del 27 de enero de 1956, durante una cena en la casa del Profesor, en Toluca, su esposa la señora Guadalupe Rhon comenzó a sentir los primeros dolores de parto. En casa de los Hank estaban como invitados Fidel Castro y Camilo Cienfuegos.

Jorge Hank Rhon lo contó así: “El 27 de enero de 1956 estaban cenando en la casa mi papá, Fidel Castro, creo que el Che Guevara, mi tío y dos o tres personas más. En ese momento mi mamá se fue al hospital para tenerme; ¡nací el 28 a la una de la tarde!”.

Meses después, por un hecho circunstancial, los disidentes cubanos fueron detenidos por policías preventivos de la ciudad de México, pero jamás delataron al Profesor, aun cuando fueron torturados. Algunos detalles de su detención constan en documentos provenientes del Archivo General de la Nación.

De acuerdo con los expedientes policiacos, Fidel Castro y el Che Guevara fueron detenidos cinco meses antes de que partieran en el Granma hacia la isla para iniciar su lucha armada.

Los documentos contienen la declaración inicial y una ampliación de la misma, ambas realizadas en algún lugar del Distrito Federal. Estaban en la sección Investigaciones Políticas y Sociales de la Secretaría de Gobernación, que se encuentra en el Archivo General de la Nación bajo resguardo y clasificación de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla.

Según uno de los expedientes, Fidel Castro fue aprehendido accidentalmente por policías preventivos el 20 de junio de 1956, y fue entregado para su custodia a la Dirección Federal de Seguridad, donde se mantuvo literalmente secuestrado. Luego se supo que para dejarlo en libertad debieron intervenir varios personajes de la política mexicana, entre otros el ex presidente Lázaro Cárdenas y el propio presidente Adolfo Ruiz Cortines, así como Fernando Gutiérrez Barrios.

Casi una semana después de su detención, Fidel Castro fue presentado ante el Ministerio Público para que rindiera su declaración.

El 24 de junio fue aprehendido Ernesto Guevara, junto con otras doce personas, tras un operativo de la Federal de Seguridad en la Hacienda de Santa Rosa, en Chalco, que el profesor Hank les había facilitado a través de intermediarios.

En los expedientes del Ministerio Público Federal no aparece ningún número de folio, ni el nombre del agente ministerial, sólo una firma ilegible; tampoco se registra la ubicación de la oficina. Lo único que aparece al calce es el logotipo que identifica a la Procuraduría General de la República.

Ernesto Guevara manifestó en sus declaraciones tener más o menos año y medio de vivir en México, procedente de Guatemala, con pasaporte argentino y visa de turista.

Dijo contar con 28 años de edad y ser originario de Rosario, provincia de Santa Fe, Argentina, y que realizó sus estudios de médico en la Universidad de Buenos Aires, mismos que concluyó en 1953.

Aseguró haber salido de su país en ese año y haber residido en Bolivia, Perú, Ecuador, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras, El Salvador y nueve meses después haber partido a Guatemala.

En ese país se dio de alta en el ejército, bajo el mando del coronel De León, jefe de operaciones del presidente Jacobo Arbenz, quien fue derrocado un día antes de que Guevara fuera mandado al frente.

En su declaración niega ser comunista militante, pero reconoce la inquietud que le había despertado la teoría marxista, la cual consideraba que no se interpretaba exactamente en la URSS.

Acerca del Movimiento 26 de Julio en México, expuso en su declaración que a su llegada a la capital del país ingresó a la Agencia Latina de Noticias, que era mantenida extraoficialmente por el gobierno argentino, y que al mismo tiempo prestaba sus servicios en el Hospital General y en la Facultad de Medicina de la UNAM.

El Che afirmó que, un año antes, un amigo, cuyo nombre no identifica, lo llevó a la calle de José Amparán 49, donde conoció a Fidel Alejandro Castro Ruz, quien preparaba un movimiento revolucionario contra el gobierno de Fulgencio Batista, y que después le pidió de favor arrendar el rancho Santa Rosa, a 10 o 12 kilómetros al sureste de Chalco, Estado de México.

Por su parte, Fidel Castro declaró haber salido de una reunión donde se ingirió ron, y cuando caminaba tranquilamente con otros dos cubanos, unos policías preventivos capitalinos les marcaron el alto y, al darse cuenta de que estaban armados sin poder explicar las causas, fueron remitidos a la autoridad superior, que los entregó a la Dirección Federal de Seguridad.

Relató, además, que el 7 u 8 de julio de 1955 llegó como turista a la ciudad de Mérida por vía aérea y de inmediato voló al puerto de Veracruz. De allí viajó en camión al Distrito Federal, donde permaneció hasta octubre para salir a Estados Unidos a organizar clubes patrióticos de cubanos, y que regresó a México en diciembre para viajar luego a Costa Rica, cuando se le vencía la visa, y que retornó a los cuatro días con sus documentos en regla.

Manifestó que las casas de residencia de los cubanos exiliados, con 8 a 10 habitantes, estaban en Insurgentes Norte 5, en Kepler y Copérnico, en Avenida México 33, y que en el Rancho Santa Rosa había entre 15 y 20 personas.

Durante su declaración, Fidel hizo constar varias cosas: que la Revolución cubana no la estaban organizando desde México, sino que se planeaba en Cuba por miles de ciudadanos.

Insistió que él era el dirigente del Movimiento Revolucionario 26 de Julio en Cuba, Estados Unidos y México y que en ningún momento había incluido en sus planes revolucionarios atentar contra el dictador Batista. E hizo constar que Ernesto Guevara no era miembro activo de su organización, sino que únicamente actuaba en calidad de médico.

Al ampliar su declaración, Fidel Castro contó sus orígenes políticos, su formación en la que obtuvo los títulos de doctor en derecho civil, licenciado en derecho diplomático, licenciado en derecho administrativo y doctor en ciencias sociales, así como su afiliación al Partido del Pueblo Cubano, denominado allá como ortodoxo, al que perteneció desde el 22 de marzo de 1952. Precisó no tener ningún nexo con el Partido Comunista (de Cuba) ni participar de la ideología comunista.

Días después de ser liberados, los guerrilleros se dieron a la tarea de organizar su partida rumbo a Cuba. No obstante, faltaba un medio de transporte que los llevara a la isla. Por fortuna, Fidel conoció a Antonio del Conde, quien se dedicaba a la venta de armas, un negocio legal entonces en México.

Del Conde le habló de una barcaza de su propiedad, la cual Fidel no conocía físicamente. Se trataba de un viejo yate destartalado, con el motor y la quilla descompuestos. A pesar de ello, Fidel Castro le dijo: “Si usted me arregla ese barco, en ese barco me voy a Cuba”.

Así se escribió el inicio de la Revolución cubana

*José Martínez M., es periodista y escritor. Es Consejero de la Fundación para la Libertad de Expresión (Fundalex). Es autor del libro Carlos Slim, Los secretos del hombre más rico del mundo, y otros títulos, como Las enseñanzas del profesor. Indagación de Carlos Hank González. Lecciones de Poder, impunidad y Corrupción y La Maestra, vida y hechos del Elba Esther Gordillo.

QUINTANA ROO, 2º LUGAR EN DESERCIÓN UNIVERSITARIA

STAFF:MTXNoticias.com/CanalMatrix/por:DIFUNET/Por: Hugo David Pérez / Luces del Siglo

Se autoriza reproducción con crédito a la Revista y autor

QUINTANA ROO, 2º LUGAR EN DESERCIÓN UNIVERSITARIA

Cada año miles de jóvenes que ingresan a las escasas universidades que existen en Quintana Roo tienen que dejar sus estudios por diversas razones, lo que coloca al estado entre los índices más altos de deserción escolar, aunado a la falta de cobertura educativa al sector juvenil

Cancún, Qna. Roo., a 26 de octubre de 2012

La meta de concluir una carrera universitaria en Quintana Roo es sólo una ilusión para muchos de los estudiantes que con esfuerzo llegan a ella. Ya sea por falta de recursos, reprobación o simplemente por la nula oferta académica, casi el 15 por ciento de los 24 mil 576 alumnos que cursan la educación superior abandonan sus estudios y colocan a Quintana Roo como el segundo estado con mayor deserción en estudios superiores.

Datos de la Secretaría de Educación Pública (SEP) arrojan que en el ciclo escolar 2010-2011 se contabilizaron 24 mil 576 jóvenes estudiando en alguna de las 58 escuelas de nivel superior en el estado. De estos, el 15.1 por ciento, es decir, 3 mil 686 alumnos desertan, y colocan a Quintana Roo, junto con Veracruz (14.40) y Baja California Sur (16.20) entre los índices de deserción más altos del país con respecto a su población.

Las cifras son relevantes si se tiene en cuenta el filtro que existe en la educación media y media superior. Según la SEP en el mismo ciclo escolar existían 72 mil jóvenes cursando la secundaria y 45 mil 502 la preparatoria, es decir, el sistema de educación superior del estado sólo atiende a un tercio de la población inscrita a la secundaria.

Aunado a esto, Quintana Roo también tiene uno de los peores índices de cobertura a nivel nacional, pues sólo da cabida en aulas universitarias, públicas y privadas, al 17.5 por ciento de la población de 19 a 23 años, que en la entidad suman 141 mil 134 jóvenes.

A nivel nacional las cosas no son mejores. Cifras de la SEP señalan que en el ciclo 2010-2011 la matrícula escolarizada fue de 2 millones 773 mil 088 alumnos, que equivale al 27.9% de la población de 19 a 23 años de edad. Además, la matrícula escolarizada y mixta para el mismo ciclo es de 2 millones 904 mil 829 estudiantes que equivalen al 29.2%, a lo que se debe agregar 166 mil 814 estudiantes registrados en la modalidad no escolarizada, con lo cual la cobertura en la educación superior se eleva a 30.9 %.

De acuerdo a los números de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en nuestro país únicamente el 38 por ciento de quienes logran acceder a la educación universitaria no se gradúa.

Entre los 22 países para los que hay datos comparables en 2010, Turquía tiene una tasa de deserción igual a la de México, por lo que juntos ocupan el primer lugar en esta escala, seguidos de Suecia, con 36 por ciento y de Portugal, con 31 por ciento.

El panorama en Cancún

Una de las instituciones de mayor crecimiento en los últimos años en Cancún es la Universidad del Caribe, entre cuyas carreras se encuentra además de Gastronomía y Turismo, Ingeniería Industrial, Ingeniería Ambiental e Ingeniería en Telemática, entre otras. El rector Arturo Escaip Manzur explica que entre sus estudiantes la principal causa de deserción es el cambio de domicilio, una constante en un destino turístico, y en segundo lugar, la necesidad de trabajar.

A pesar de esto las estadísticas del centro universitario reflejan una disminución en la deserción escolar y un aumento de la matrícula: en 2008 se inscribieron 2 mil 33 alumnos, dándose de baja a 185; para el 2009 se registraron 2 mil 248 alumnos, con 169 desertores; en 2010 fueron 2217 alumnos inscritos y 105 que no concluyeron; mientras en 2011 el ingreso fue de 2 mil 302, mientras que sólo 112 abandonaron sus estudios.

El rector apunta que la falta de preparación en las áreas de matemáticas influye para que a nivel nacional sean las ingenierías las que más índice de deserción presenten. “Un gran acierto que tuvimos fue la creación del programa propedéutico. Muchos jóvenes llegan con deficiencias en las ciencias exactas producto de una mala enseñanza en los otros niveles, lo que a la postre ha repercutido en que no entiendan sus clases y abandonen la escuela; con el programa nosotros los nivelamos en algebra lineal y matricial, también cálculo”, señala Escaip Manzur.

Para este ciclo escolar la Unicaribe inscribió a cerca de 2 mil 500 alumnos, de los cuales, casi 10 por ciento no tuvo para pagar la colegiatura, unos 2 mil 100 pesos semestrales, en una sola exhibición, por lo que se decidió llegar a un convenio para que fueran pagando según sus posibilidad. “En la actualidad el pago de la colegiatura no es un factor por el cual los alumnos dejen de estudiar, se presentan más cuando el chico necesita trabajar para contribuir en su hogar o el mismo es proveedor”, señala Escaip Manzur.

Cuestionado sobre la posibilidad de trabajo para los jóvenes, el rector señala que hoy por hoy existen menos ofertas para los estudiantes y que la dinámica del turismo exige horarios puntales, “Un tipo beca que manejamos en la institución es el trabajo de la cafetería escolar, los jóvenes que quieren tener un ingreso pueden laborar ahí, es atendida totalmente por estudiantes”.

La rectora de la Universidad Tecnológica (UT), Leslie Hendriks Rubio, lamenta que aún con los esfuerzos en becas y tutorías, el fenómeno de la deserción escolar sea parte del presente, “en un estado que sigue rezagado en materia de cobertura educativa, los pocos alumnos que llegan a la educación superior no podemos dejarlos ir por causas que se pueden abatir”, señala.

En la UT como en otras universidades del estado, las principales causas para la deserción tienen que ver con el cambio de residencia de los alumnos y, por supuesto, las carencias económicas. Sin embargo, al ser un centro educativo en el que predominan las ingenierías el desempeño académico es muy importante, “es uno de los grandes problemas que existen hoy, el modelo es riguroso y tal parece que los jóvenes piensan que será un camino fácil”, explica Hendriks Rubio.

Aunado a esto, a diferencia de otros centros educativos en la UT no se permite a los alumnos reprobar ninguna materia y de hacerlo se les impide inscribirse en el cuatrimestre posterior. “Sin duda el sistema que aplica la Universidad Tecnológica es muy duro, un chico que reprueba debe esperar casi un año para poder cursar la materia nuevamente”.

En el ciclo 2011-2012, de mil 700 alumnos inscritos en el programa de Técnico Superior Universitario el primer cuatrimestre se dieron de baja 173 alumnos. Mientras que en el programa de licenciaturas de mil alumnos fueron 120 los que desertaron. Lo que significa que a lo largo del ciclo escolar las cifras de deserción llegan hasta el 30 por ciento

“Debemos estar atentos a la falta de preparación en matemáticas que se está volviendo pieza fundamental para acreditar estudios universitarios, en el tema económico, siendo una institución gubernamental gratuita, con un costo de mil 200 cuatrimestrales, que los chicos no asistan por falta de dinero es imperdonable”, señala la rectora.

Tanto la Universidad del Caribe como la Universidad Tecnológica reciben el apoyo del gobierno en el tema de becas y cada uno a su manera ha aplicado las tutorías a fin de que los alumnos puedan mejorar su rendimiento académico, además de encontrar un soporte para manejar temas ajenos a la escuela.

“A veces los chicos piensan que salirse de la escuela para ayudar a su familia es una buena acción y tal vez necesaria, pero a la larga puede ser una decisión errónea”, afirma la rectora. Por otro lado, Arturo Escaip afirma que reciben 198 becas de Pronabes, pero han institucionalizado un programa para reconocer la excelencia académica, “el mejor alumno de cada programa educativo está exento de la colegiatura y se le entrega una cantidad mensual”.

Con todo esto se pretende abatir un fenómeno que crece en Quintana Roo, un estado que ha quedado rebasado en servicios educativos con respecto al crecimiento poblacional. El ciclo pasado fueron más de 3 mil alumnos que desertaron, cifra que se suma a los años anteriores y por venir. Un verdadero foco rojo para las nuevas generaciones.

Decepción en el paraíso

Al salir de la preparatoria Amanda Chan se dio cuenta que la carrera que quería estudiar no era impartida en ninguna de las universidades públicas en Cancún, por lo que decidió matricularse en una escuela privada donde impartieran Ciencias de la Comunicación.

A mitad de semestre ya no tuvo para costearse sus estudios y se vio obligada a desertar. “Me encantaban las cosas prácticas, hacer reportajes, salir, conocer gente… pero en mi familia vivimos una situación un poco incómoda y tuve que entrar a trabajar”.

– ¿Y no se puede trabajar y estudiar a la vez?

– De que se puede se puede, siempre y cuando las empresas te den esa oportunidad, es raro que encuentres una empresa que te ayude a que estudies y trabajes, porque te piden disponibilidad de horarios o rotar turnos, deberían dar esa facilidad.

El caso de Fernanda Salazar es igual de decepcionante. Ella se vio ante la disyuntiva de no estudiar o elegir una carrera que se apegara más a su vocación dada la pobre oferta académica de la localidad. Así, se inscribió en la Universidad del Caribe en la carrera de Innovación Empresarial.

– “¿Por qué? Porque no había de otra. Nada en Cancún se asemejaba a mis intereses académicos, a la fecha nada lo hace”, dice.

Decepcionada por la carrera, abandonó la escuela y decidió probar suerte en el examen de admisión a la Universidad Nacional Autónoma de México, en la que a pesar de realizar cuatro intentos fue rechazada de la Facultad de Filosofía y Letras.

“Reinicié mis estudios en una escuela de paga, después de dos años fuera de forma en cuanto a la estructura escolarizada. No me gustó. Muy deficiente la institución y una dudosa preparación de los docentes”, añade desconsolada.

TRANSPORTISTAS DE ITEC ESTRENAN CORREDOR Y 20 UNIDADES LUEGO DE 4 AÑOS DE LUCHA

STAFF:MTXNoticias.com/CanalMatrix/por:DIFUNET/ BOLETÍN DE PRENSA

TRANSPORTISTAS DE ITEC ESTRENAN CORREDOR Y 20 UNIDADES LUEGO DE 4 AÑOS DE LUCHA

*Es un caso de éxito y de justicia, afirman quienes fueron desplazados del Eje Central y el Eje 1 Poniente; invierten 36 millones de pesos en corredor que va del Metro Politécnico a Los Reyes Iztacala

México, D. F., a 25 de octubre de 2012

Cuatro años después de haber iniciado su lucha por sobrevivir como concesionarios del transporte urbano concesionado de pasajeros, los miembros del Grupo ITEC que se desligaron de la Ruta 1, lograron estrenar esta mañana los 20 autobuses marca DINA y tecnología EPA IV, para el Primer Corredor Metropolitano que les fue autorizado en exclusiva, con una ruta del Metro Politécnico a Los Reyes Iztacala.

“El nuestro, el del Grupo ITEC, es un caso de éxito, pero también de justicia”, expresó Noé Rendón Ibarra, vocero del grupo, quien junto con Moisés Ventura, presidente del Consejo de Administración de la Integradora del Transporte del Eje Central (Grupo ITEC) y sus compañeros, reconocieron también a los periodistas y medios que les dieron cobertura en su lucha.

Un conflicto es lo único que ensombrece la total operación de los transportistas: la invasión de ruta que les hacen sus ex compañeros de la Ruta 1 de la que se escindieron, quienes a pesar de haber vendido sus concesiones, hoy traen vehículos con placas que no pertenecen a la zona y las autoridades del transporte lo han permitido.

“Nos invade la Ruta 1 con alrededor de 15 unidades, esto implica una pérdida de pasajeros que puede alcanzar hasta el 50 por ciento del ingreso”, afirmó Noé Rendón, quien afirma que más que la autoridad el problema lo genera el propio líder de la Ruta 1 que les solapa actuar por la fuerza aún sin tener derechos.

La lucha iniciada en agosto de 2008, primero para permanecer en el Eje Central Lázaro Cárdenas y posteriormente en el Eje 1 Poniente, de donde fueron desplazados para incorporar ahí el Corredor Cero Emisiones y la Línea 3 del Metrobús, fructificó con una inversión de más de 36 millones de pesos que costarán las 20 unidades DINA motor Cummins, tecnología EPA IV amigable con el medio ambiente y vehículos de amplio confort y seguridad tanto física como mecánica.

El corredor consta de una concesión de 20 unidades en la empresa Integradora del Transporte del Eje Central conformada por 33 socios, quienes prestarán el servicio de 13 kilómetros ida y vuelta.

Este servicio alimentador va a correr del Metro Politécnico a Los Reyes Iztacala en Tlalnepantla, por Avenida de los 100 Metros (Eje Central), pasará por la estación del Metrobús Tenayuca hasta Mario Colín, periférico hacia el oriente y llegará al centro de Tlalnepantla; de ahí se incorporará a la colonia Los Reyes Iztacala. De regreso de norte a sur será de la colonia Los Reyes Iztacala a Mario Colín hacia el poniente, avenida 3ª. hacia el sur hasta cruzar Vallejo; ahí alimentarían la estación Progreso Nacional del Metrobús hasta incorporarse a la calle Perlilla de la colonia Progreso Nacional y finalmente a la avenida 100 metros Eje Central para llegar al metro Poli.

“La base se encuentra aquí atrás, en la confluencia del Eje Central Lázaro Cárdenas y la Avenida Wilfrido Massieu, del lado del Instituto Politécnico Nacional y dará servicio de las 5 a las 24 horas. Tendremos paradas específicas y daremos el servicio a 15 mil usuarios con 44 operadores, con el fin de cubrir enfermedades”, expresó Rendón Ibarra.

Este corredor tiene como característica que cruza con los cuatro principales sistemas de transporte que hay en la ciudad de México: El Corredor Cero Emisiones, la Línea 3 del Metrobús, el Tren Suburbano y la Línea 5 del Metro.

Los transportistas estuvieron acompañados por Raúl Garrido, Ejecutivo de Proyectos de Transporte Masivo Sustentable y Óscar Martínez, gerente de sucursal de Dina.