El derecho a la alimentación no debe quedar fuera del TLC India- UE

STAFF:MTXNoticias.com/CanalMatrix/CIMAC/ Por:Guadalupe Cruz Jaimes

INTERNACIONAL
El derecho a la alimentación no debe quedar fuera del TLC India- UE
224 millones de personas padecen hambre crónica en ese país
 
México, DF, 25 abr 12 (CIMAC).- Organizaciones internacionales y de México advirtieron que la firma del Tratado de Libre Comercio (TLC) entre la India y la Unión Europea (UE), cuyo acuerdo podría cerrarse a finales de este año, perjudicará sobre todo a las y los pequeños productores agrícolas, de granjas lecheras y avícolas.
 
Ranja Segunpta, investigadora del Centro para el Comercio y Desarrollo de Nueva Delhi, quien visita el Distrito Federal para intercambiar su experiencia acerca del tratado bilateral “en puerta” con organizaciones mexicanas, expresó su temor porque el TLC con la UE se traduzca en la reducción de derechos, como el derecho a la alimentación.
 
Segunpta explicó que la India, donde hay 224 millones de personas que padecen hambre crónica y desnutrición, está en una posición desigual para negociar con el conglomerado de países europeos, los cuales buscan la desaparición de aranceles en esa nación para poder exportar libremente sus productos.
 
En la definición del acuerdo, que denunció, se lleva a cabo de manera “secreta”, no se está considerando el derecho a la alimentación, el cual debe ser garantizado por el gobierno no sólo en el discurso sino generando un ambiente que les permita producir y competir en el mercado.
 
Sin una evaluación del impacto humano, las personas más afectadas serán las y los pequeños productores, aseveró la investigadora, durante la presentación en México del estudio “Right to Food Impact Assessmente of the EU-India Trade Agreemment”, organizada por la Fundación Heinrich Böll.
 
Cabe mencionar que el 83 por ciento de los agricultores posee menos de 2 hectáreas para cultivar, 11 por ciento no tiene tierra, y los principales propietarios son los terratenientes.
 
Sagari Ramdas, cofundadora de la organización Anthra -también de visita en esta ciudad- detalló en su intervención que en la India 75 por ciento de las y los productores tiene apenas tres hectáreas de cultivo.
 
Ramdas recordó que en 1999, el primer año en que su país ingresó a la Organización Mundial de Comercio, India redujo sus aranceles a cero por ciento y el impacto fue inmediato, la UE incrementó sus exportaciones (a la India) hasta 35 mil toneladas, mientras las y los pequeños agricultores no podían cumplir con los costos de producción porque cayeron los precios que les pagaban por sus productos lácteos.
 
“Muchos agricultores vendieron sus animales, tenemos registro de muchas mujeres que tuvieron que salirse de la industria porque con el ingreso que recibían por la venta de la leche, estaban pagando sus animales”, ejemplificó Ramdas.
 
Con la firma del TLC entre la India y la Unión Europea, ocurrirá una situación semejante, pues a pesar de que sostienen que “la leche barata de la UE puede ayudar a los consumidores”, los costos quedan a disposición de “fuerzas externas y pueden subir de la noche a la mañana”.
 
De aprobarse el tratado bilateral, también afectará al sector avícola, donde las mujeres rurales participan de manera importante. Ejemplificó que para ellas puede resultar muy importante un ave pues en caso de necesidad por enfermedad de alguien en casa, pueden venderla y obtener dinero.
 
Además, el acuerdo perjudicará la agricultura de traspatio, a la que se dedican comunidades indígenas, mujeres y pequeños agricultores que cultivan cereales.
 
Otro perjuicio, de aprobarse el TLC, es que permitiría que la inversión extranjera directa de la Unión Europea en la India fuera de 51 por ciento, y, al ser mayoritaria, es probable que entren a ese país trasnacionales como Wal-Mart, Costco o Carrefour.
 
La introducción de estas empresas en el país impactará negativamente a por lo menos 37 millones de familias que venden en los mercados, a pequeños productores que ahí venden sus productos, y a las y los consumidores pobres que no podrían adquirir alimentos en los supermercados.
 
En este escenario, Sagari Ramdas concluyó que el tratado bilateral no debería permitirse sin una evaluación del respeto a los derechos humanos de la población hindú. Además, deben excluirse o colocarse en una categoría diferente productos “sensibles”, como aves, lácteos y cereales.